1 agosto, 2012

Los veterinarios siguen hablando de gestión

La tendencia a innovar y conocer herramientas de gestión es cada vez más implementada.
PATRICIO JIMENEZ

Poco a poco, el perfil del veterinario se va modificando. No se trata de un cambio abrupto, ni uno de 180 grados. Se percibe la incorporación de un complemento a su actividad profesional.

Antes se escuchaban voces aisladas, pero lentamente, la inclinación a buscar capacitación en otros rubros se incrementa.

Desde esta publicación destacamos la necesidad de dar este salto, ofreciendo herramientas para que nuestros lectores adquieran nuevos conocimientos.

La idea de “negocio” debe estar presente en la clínica veterinaria y para lograr que la actividad sea rentable, se necesita prestar atención a otros factores que van más allá de la atención médica.

Así lo demuestran algunos acontecimientos que empiezan a insertarse en el ambiente: el Primer Seminario de Gestión para Clínicas Veterinarias, realizado en 2010; la inclusión de la sección de gestión en las Jornadas de AVEACA en 2011, las capacitaciones en Materia Biz patrocinadas por Syntex desde hace ya dos años…

Por suerte las empresas del sector continúan con esta tendencia.

En esa línea, Royal Canin llevó adelante  -recientemente- el Vet Business Forum Latinoamericano 2012, que tuvo lugar en Santiago de Chile, bajo el lema: “Crecer y multiplicar beneficios”. Allí estuvieron presentes unos 230 médicos veterinarios de más de 14 países de la región.

Asistieron 62 representantes de nuestro país, entre ellos, Guillermo Lloveras, Mauricio Espil y Luis Antonio Gastaldi, a quienes tuvimos la posibilidad de entrevistar.

Luis Gastaldi: “Existen muchas carencias”.

Luis Gastaldi: “Existen muchas carencias”.

Mauricio Espil: “No somos Dr. House”.

Mauricio Espil: “No somos Dr. House”.

Guillermo Lloveras: “Es clave el por qué”.

Guillermo Lloveras: “Es clave el por qué”.

“Servicio integral y de calidad”

Este es el planteo propuesto en la Clínica Veterinaria del Carmen de Villa Devoto, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, propiedad de Guillermo Lloveras.

Allí, los nueve empleados -cuatro de ellos, médicos veterinarios- trabajan en pos de cumplir la mencionada misión.

“El área de atención profesional está orientada a la clínica en general. No obstante, brindamos servicio de laboratorio, cirugía e internación.

Además, tenemos un salón donde ofrecemos productos de calidad para las mascotas”, cuenta Lloveras en diálogo con DOSmasDOS.

El profesional se reconoce a sí mismo como intuitivo y seguramente esa condición lo llevó a organizar cada año tres eventos abiertos para la comunidad.

“Realizamos una acción denominada Campaña por el día del perro, que consiste en charlas abiertas a toda la sociedad.

Hacemos tres por año (día del animal, día del veterinario y fin de año).

Cada jornada incluye un agasajo y una disertación sobre algún tema ligado a la salud para mascotas”, explica el profesional y da su punto de vista de la importancia de la capacitación: “El seminario en Chile me pareció excelente; es un apoyo muy importante para los médicos veterinarios” y agregó: “Sirve también para saber por qué y para qué uno aplica herramientas de gestión”.

Vale mencionar que en el seminario en cuestión disertaron especialistas en diferentes rubros.

Anthony DeCarlo, Doctor en Medicina Veterinaria -Universidad de Pennsylvania, Estados Unidos-, se refirió al rol del liderazgo, la selección y la motivación del equipo de trabajo; mientras que el español Pere Mercader -licenciado en veterinaria y consultor- trató temas ligados a las finanzas y la contabilidad en clínicas veterinarias.

Por último, Iván Lopez -médico veterinario y fundador de una consultora chilena- se refirió a la dimensión socio emocional que se produce en una veterinaria.

 

“La gestión no es sólo para las grandes ciudades”

Mauricio Espil maneja el destino de Lawen Veterinaria, en Necochea, provincia de Buenos Aires.

Este veterinario polifuncional lleva los números de su empresa, maneja el stock, negocia con todos sus proveedores, y -además- atiende el local.

“Hasta antes de concurrir al seminario, pensaba que todas estas herramientas de gestión no servían para pueblos chicos, sino para las grandes ciudades, pero me di cuenta de que estaba equivocado”, reflexiona un Mauricio Espil que reconoce un cambio de paradigma en su visión sobre estos temas.

“Difícilmente pueda seguir trabajando sólo en mi empresa y es por ello que tengo planes para ampliarme, en el corto plazo”, afirma el profesional que -pese a la enorme fuerza de voluntad que manifiesta- comprendió la necesidad de un cambio que le permita avanzar en su emprendimiento.

Es crítico Espil también cuando mira hacia atrás: “Uno sale de la Facultad creyendo que va a ser Dr. House, haciendo clínica y nada más. Las cuestiones ligadas a gestión, ventas y marketing son relegadas.

Si bien la Facultad me ha brindado las herramientas centrales para desarrollarme profesionalmente, cuando te enfrentás a la realidad te das cuenta que para atender bien a los clientes necesitás prestarle más atención a estas acciones”, explica.

Es interesante también la descripción que el profesional realiza sobre cómo es visto el médico veterinario en Necochea.

“Para muchos somos como Olmedo: la plata no la tocamos. Estuvo bueno darme cuenta de que eso no tiene por qué ser así”, compartió con nosotros.

 

“La gente siempre vuelve a su veterinario de confianza”

En la ciudad de Santa Fe, Luis Gastaldi dirige una veterinaria donde trabajan tres profesionales que hacen clínica, radiología, cirugía e internación.

Además, allí se desempeñan otro médico veterinario asesor, una secretaria y el personal de la peluquería.

Es interesante reflejar aquí la metodología de trabajo que esta empresa lleva adelante en relación a las guardias, un servicio clave: “Trabajamos en conjunto con otras clínicas y realizamos guardias rotativas.

Es una forma simple y efectiva de ofrecer un mejor servicio, a un menor costo”, explicaba Gastaldi a este medio.

Es también “lógico” presuponer una desconfianza entre pares frente a la posibilidad que los clientes cambien de profesional.

“Empezamos siendo sólo dos clínicas hace más de 10 años y el acuerdo sostenía que en las guardias brindan servicios en caso de emergencias. Hoy somos cuatro las veterinarias que rotamos, con una metodología sencilla: el profesional de guardia redacta un informe y, luego, deriva al veterinario de cabecera.

Evidentemente tiene que existir un respeto mutuo, pero no hemos tenido grandes problemas en este punto. De todas maneras, los clientes siempre vuelven a su veterinario de confianza”, explica el profesional.

Gastaldi considera fundamental la incorporación de estrategias de marketing en las clínicas veterinarias: “Existen muchas carencias y estas iniciativas de capacitación son siempre muy positivas”, agrega.

Tanto la acción de Royal Canin, como las de otras empresas, confirman la tendencia hacia la capacitación gerencial.

Volver a la tapa
FacebookTwitterLinkedInCompartir
Facebook MOTIVAR Twitter MOTIVAR