HomeEdición ImpresaPeor es no intentarlo

Peor es no intentarlo

Editorial.

Luciano Aba

Con el correr del tiempo, nuestras publicaciones han logrado demostrar que la faceta comercial ligada al normal desarrollo de los comercios veterinarios de todo el país es, al menos, digna de ser tenida en cuenta por aquellos que llevan adelante el destino de este tipo de emprendimientos.

En ese recorrido, hemos logrado generar interesantes debates con profesionales, orientados tanto al rubro de grandes, como de pequeños animales, relacionados con la importancia real de gestionar las empresas, planificar acciones, invertir en recursos y valorizar los stocks de mercadería disponible, entre otros.

Y es allí donde generalmente nos encontramos con barreras, íntimamente ligadas con la falta de tiempo para desarrollar estas tareas o los pocos estímulos económicos que perciben los veterinarios a la hora de sentarse a pensar en este tipo de problemática. Es decir, no son muchos los que aprecian realmente los beneficios de profesionalizar el área gerencial de las veterinarias.

Sin embargo, cuando empezamos a dialogar sobre a las pérdidas que podrían comenzar a evitarse en relación a gestión de cobranzas, políticas de precios, cobro profesional de las consultas, valor potencial de los clientes versus el que actualmente se percibe y demás, la visión cambia y allí sí se hace presente un mayor interés por mejorar la situación actual.

A lo largo de esta edición, estaremos planteando una serie de artículos e informaciones, entre los cuales se destaca un informe especial sobre las redes sociales y su más que importante rol como generadoras de demanda hacia las empresas que ofrecen productos y servicios, como son las veterinarias.

Con casos reales de profesionales de distintas partes del país, exponemos ideas centrales sobre cómo ofrecer -a muy bajo costo- lo que los comercios tienen para brindar.

Claro que disponer de una Fan Page en Facebook o una cuenta profesional en Twitter demanda de una capacitación previa, una estrategia planificada y la designación de una persona específica que se ocupe de la misma.

Pero quedan demostradas las ventajas de “aparecer” en el mundo virtual y presentarse como “disponibles” para atender la demanda de clientes actuales y potenciales. Es evidente que todos estos temas demandarán una mayor dedicación por parte de los veterinarios, pero que no haya dudas: es el camino para lograr la sustentabilidad de los emprendimientos…

Comentarios

COMPARTIR:
Valoración: