HomeNoticias de Actualidad¿Cómo logramos que las personas den su mejor esfuerzo?

¿Cómo logramos que las personas den su mejor esfuerzo?

Una vez generado un ámbito laboral en el cual todos los integrantes del equipo se sientan cómodos, será imprescindible lograr espacios en los cuales se puedan compartir ideas y reconocer logros.

Escribe Sandra Felsenstein

Solemos decir que el equipo es más que la suma de las partes. ¿Y por qué es eso? Porque cuando logramos crear sinergia entre las personas, el resultado es un grupo de individuos que trabajan para un mismo objetivo, apalancando esfuerzos y generando no solo aprendizajes compartidos, sino también buenas prácticas comunes.
El valor del trabajo en equipo ha ido cobrando cada vez más importancia en los últimos años, situación que impulsó esfuerzos académicos y estudios orientados a comprender cómo aprovechar al máximo los beneficios de esta modalidad de trabajo.
La globalización, que genera constantes cambios en las tendencias mundiales, sumada a comunicaciones cada vez más rápidas y sofisticadas exige que empresas y emprendimientos se vean obligadas a ser más eficientes. ¿Cómo? Apostando por optimizar la calidad de los productos y/o servicios; poniendo foco en la atención al cliente y en la evaluación continua de procesos internos para reducir costos, etc.

Cada uno de nosotros indefectiblemente trae consigo preconceptos y si no intercambiamos ideas y opiniones con personas de diferente formación y background, siempre vamos a arribar a las mismas respuestas, conclusiones y soluciones.”

Sin dudas que, en este sentido,resultará imprescindible comenzar a incluir los avances tecnológicos en todasnuestras actividades para mejorar los procesossus resultados. Pero no menos importante será mantener el foco en los recursos humanos, los cuales deben cumplir siempre con algunas premisas centrales: ser idóneos y estar dispuestos a implementar tanto nuevas tecnologías, como los cambios que estas traen aparejados.
Vale aquí destacar una frase que siempre deberíamos tener presente: “Si le das una buena idea a un equipo mediocre, ellos la estropearán; mientras que si le das una idea mediocre a un gran equipo, la mejorarán o descartarán, en función de generar otra superadora”. En lo personal, considero que el buen ambiente en el grupo laboral representa una porción importantísima del éxito de una empresa.

A no pasar por alto

Una de las claves para lograr empresas innovadoras es contar con equipos de trabajo heterogéneos. Para ello se requiere prestar especial atención sobre los miembros que los componen. Hay que tener en cuenta que un grupo lo conforman individuos con intereses, valores, ideas y formas de comunicarse diferentes y también con ritmos diferenciados. En otros tiempos, estas discrepancias podían ser percibidas como posibles generadores de desgastes personales, desmotivación, bajo rendimiento o alta deserción, entre otros.
Actualmente, se interpreta justamente lo contario.
Es decir, estas diferencias deben ser aprovechadas en pos de un desempeño exitoso, ya que son las que motivan la generación de nuevas ideas y propuestas. En otras palabras, promueven la creatividad.
Formar equipos interdisciplinarios es la materia prima principal para innovar.
Cada uno de nosotros indefectiblemente trae consigo preconceptos y si no intercambiamos ideas y opiniones con personas de diferente formación y background, siempre vamos a arribar a las mismas respuestas, conclusiones y soluciones.

Generar ámbitos adecuados

Los responsables de los equipos deben fomentar el intercambio, creando espacios para esta práctica; por ejemplo, a través de “canales de sugerencias” o reuniones interactivas, en las cuales todos puedan presentar ideas creativas e innovadoras.
En DINKA, tenemos pautados momentos de reunión, en los cuales planteamos temáticas o problemáticas a la mesa y nos dedicamos a hacer lluvia de ideas en base a dichos temas. Es clave que estos espacios sean “agendados”, tengan un tiempo delimitado y que, a partir de ellos,se saquen conclusiones que deriven en acciones concretas. En el transcurso de las reuniones debe haber momentos de creación “divergentes”, durante los cuales todos deben poder aportar ideas sin filtros, para luego concentrarse en las más viables y con mayor probabilidad de concretarse.

En las veterinarias

Todo equipo de trabajo, ya sea dentro de una empresa veterinaria como en cualquier tipo de organización, requiere que los objetivos sean claros y conocidos en profundidad por todos sus integrantes, para lo cual resulta indispensable una excelente comunicación interna. La claridad y fluidez en la comunicación de los objetivos a cumplir, las estrategias a utilizar, los avances y logros que se van obteniendo, resultan de un inmenso valor para sostener la motivación del equipo.
Asimismo, y también con el fin de mantener un sostenido entusiasmo de sus miembros, es importante el reconocimiento del desempeño y de los logros que se van obteniendo, tanto en forma individual como del grupo en su acción conjunta.
Esto permite alejarnos, en mayor o menor medida de los antiguos procesos de control “por tareas” para pasar al control “por objetivos”, lo que genera empowerment de los colaboradores hacia la empresa, logrando mayor compromiso y consecuentemente mejores resultados.

Tendencias

En la actualidad se tiende a no hablar de “empleado” sino que se utiliza el término de “colaborador”. Para lograr empresas más innovadoras, mayor satisfacción de los colaboradores y como consecuencia mejores resultados, se busca conseguir empoderamiento en los empleados. De hecho, los trabajadores no valoran la remuneración en dinero exclusivamente, sino que otorgan enorme importancia a la satisfacción de pertenecer a un equipo de trabajo dentro del cual poder desempeñarse en forma libre y flexible, con una misión clara, en un ámbito que permita expresarse y ser escuchado y una clara perspectiva de futuro dentro de la organización.
En definitiva y si bien el trabajo en equipo requiere un liderazgo claramente presente que guíe su funcionamiento, también resulta de suma importancia que los integrantes individualmente tengan su espacio para expresar sus ideas y sugerencias personales y realizar sus aportes al proyecto general.
Este es el cambio de paradigma del “jefe tradicional” al “líder actual”. De esta manera se mantendrá un equipo comprometido y permanentemente motivado.
Estos conceptos son los que ocupan gran parte de la agenda de actualidad de los responsables en la conducción de las empresas.

Ing. Sandra Felsenstein

Ingeniera Industrial egresada UBA. Directora y fundadora de la Consultora DINKA, asesoramiento a Emprendedores y Empresarios de PyMES.

Comentarios

Valoración: