HomeGestiónToman mate

Toman mate

Nos permitimos cuestionar el aporte real de las materas, como espacio de debate en el seno de las veterinarias del interior del país. ¿Distraen? ¿Ayudan? ¿Cuál es su verdadero rol?

Escribe Luciano Aba

No se ofendan, pero en tiempos en los cuales hasta la más comprobada de las verdades corre el riesgo de ser puesta en debate, avanzaremos en el análisis de uno de los integrantes más históricos, tradicionales y que menos resultados comerciales les ha brindado a las veterinarias del interior del país: la matera.
Nadie duda del rol social de los comercios veterinarios en las ciudades y pueblos de nuestro país. Tradicionalmente han sido sede de encuentros, debates, discusiones, bromas y anécdotas.
De hecho, nosotros mismos debemos haber compartido un sinnúmero de buenos momentos compartiendo una mateada con veterinarios y productores a lo largo de nuestro desempeño en este rubro.
De mañana, a la tarde y hasta por las noches. Su rol es clave. Pero ¿para qué?

En debate

“Las materas de las veterinarias tienen el nivel de chusmerío de una peluquería… ¿explicará esto, en parte, la ineficiencia de la actividad ganadera?”.
Esta frase / pregunta fue compartida hace unos días por un veterinario, asesor técnico de una firma del rubro, en clara alusión al tema que planteamos.
Ahora bien: ¿es incorrecto tener un espacio donde compartir momentos con el equipo y los clientes? En absoluto.
¿Cuál es el problema entonces? No es uno solo, sino que los potenciales inconvenientes son variados.
De hecho, si ese espacio se destinara a cerrar negocios, proponer acciones, planificar tareas y ofrecer nuevos servicios nadie se atrevería a cuestionarlo.
Pero sabemos que eso no siempre ocurre.
Por el contrario, la matera suele convertirse en un ámbito de reclamo, queja y confrontación permanente. De hecho, no son siempre los clientes que más invierten en la veterinaria lo que más tiempo pasan allí.

¿Qué podemos hacer?

En primer lugar sería interesante poder hacer una evaluación objetiva del impacto que las discusiones que este espacio plantea generan en las veterinarias.
¿Suma? ¿Es útil para estimular a los productores a que sigan invirtiendo? ¿Incorporen tecnología y piensen en que es la ganadería su lugar en el mundo?
Si la respuesta es afirmativa, les pedimos disculpas y prometemos nunca más escribir al respecto.
Sin embargo, no podemos dejar de mencionar el caso de aquellos lugares donde o bien el mate desapareció, o se tomó la decisión de comunicarle a quienes dispersan con “malas ondas” el ambiente, que lo mejor sería seguir camino al campo.

¿Cómo darle un uso eficiente?

De igual manera que en otro tipo de acciones, lo necesario no es modificar el espacio sino la actitud. Una mirada positiva, en la cual no se le “saque al cuero a nadie” sino que, por el contrario, se entusiasme a las personas puede bastar para revertir una tendencia que hasta el momento ha dado resultados dispares.
¿Quieren compartir sus experiencias con nosotros? Serán bienvenidas vía e-mail a info@dosmasdos.com.ar.

Comentarios

COMPARTIR:
Valoración: