HomeEdición ImpresaEficiencia, eficacia y efectividad: tres caras de la misma realidad

Eficiencia, eficacia y efectividad: tres caras de la misma realidad

Recorremos distintas instancias por medio de las cuales poder calcular indicadores válidos para cuantificar los niveles productivos en los establecimientos ganaderos.

Escribe Eduardo E. Ponssa

Muchas veces escuchamos acerca de “la importancia de ser eficientes”; más aún en el ámbito de la producción agropecuaria.
Pero a veces se confunde el concepto “eficiencia” con el de “eficacia”. ¿Cuál es la diferencia? Simple: mientras la eficiencia es la relación entre la cantidad de producto logrado en cierto período y la cantidad de recursos aplicados para ello; la eficacia se relaciona con el logro de los objetivos últimos del proceso.
En definitiva: la eficiencia tiene que ver con el cómo, mientras que la eficacia, con el por qué. Ahora bien, ¿se puede ser eficaz y no eficiente?
Por supuesto que sí. Por ejemplo, cuando logramos un objetivo pero su cumplimiento nos llevó más tiempo o insumos de lo previsto. Asimismo, de poco valdría ser eficiente (usar adecuadamente los recursos) si no nos estuviéramos dirigiendo en la dirección deseada.
En el ámbito de la actividad ganadera, por ejemplo, de nada valdría buscar eficiencia en la producción de hacienda para exportación mientras existieran trabas para la colocación del producto en el mercado externo.
La eficiencia debería supeditarse a la eficacia, y no a la inversa. Cumplir los objetivos planteados, ir en la dirección correcta y utilizar adecuadamente los recursos disponibles, de eso se trata ser eficientes y eficaces. A esto (eficacia + eficiencia) podría llamársele “ser efectivos”.

¿Cómo se calcula un índice de eficiencia?
Siempre hay que relacionar una variable de producto con otra de insumo o recurso (tierra, capital, trabajo), efectuando el cociente entre ellos. Por ejemplo, el rendimiento de un cultivo (Kilos logrados/ Hectárea).
Con esto en mente, avancemos en un ejercicio sencillo. ¿Se animan a identificar –al menos mentalmente- cuáles de estos indicadores constituyen índices de eficiencia y cuáles no?
A Kilos de carne producidos en un año.
B Litros de leche producidos por día.
C Kilos de carne producidos por hectárea.
D Kilos de carne producidos por cabeza y por día.
E Superficie del campo (en hectáreas).
F Litros de leche producidos por vaca en ordeñe por día.
G Cantidad de terneros destetados al año.
H Porcentaje de toros en relación a las vacas.
I Porcentaje de terneros destetados sobre vacas entoradas.
J Carga animal en kilos de peso vivo por hectárea.
K Porcentaje de rendimiento en res.
L Relación de conversión de alimento en carne.
M Número de vientres en servicio.
N Cantidad de vientres preñados sobre los entorados (tasa de preñez).
O Área ojo de bife.
Una vez que terminen de responder, estarán en lo cierto si marcaron como indicadores de eficiencia las respuestas: C, D, F, I, K, L y N.
Veamos, entonces, ¿por qué los otros no lo son? Ocurre que tanto los kilos de carne producidos en un año, así como los litros de leche logrados por día y los terneros destetados en un año(puntos A, B y G) constituyen variables de producción pero no se relacionan con una unidad de recurso, por lo que indican escala productiva, pero no eficiencia. Asimismo, las hectáreas de superficie y la cantidad de vientres en servicio (E y M) tampoco indican eficiencia, sino que dan cuenta de la cantidad de recurso disponible (tierra, hacienda) independientemente de lo que ocurra con la producción a obtener.
Son indicadores de tamaño.
A su vez, el porcentaje de toros (H) y la carga en Kg/ha (J) señalan la relación entre dos variables de recurso (toros en relación a vacas, Kg de hacienda en relación a la superficie) pero no se vinculan al producto que se obtiene del proceso, por lo que no indican necesariamente eficiencia.
Por último, el Area Ojo de Bife (O) se relaciona en primer lugar con la calidad del producto (eficacia) antes que con la eficiencia. Resumiendo, podemos decir que existen indicadores de:
– Eficiencia: miden la relación Producto/Insumo (por ejemplo kilogramos de carne producida / hectárea ganadera).
– Eficacia: miden la calidad (nivel de satisfacción de los requerimientos del mercado) o el grado de cumplimiento de objetivos.
– Efectividad: a la Eficiencia y Eficacia le suman el balance entre resultados deseados y no deseados del proceso.
– Tamaño: miden la cantidad absoluta de recurso disponible (por ejemplo cantidad de vacas o de hectáreas disponibles).
– Escala: miden la cantidad absoluta de producto logrado en un período determinado (por ejemplo kg totales de carne en un año).

La producción de carne
Así como en agricultura lo primero que se determina es el rendimiento obtenido por hectárea, un indicador comúnmente utilizado en sistemas ganaderos es el de la “Producción de Carne anual”, el cual -al relacionarse con la superficie empleada- permite medir la eficiencia en kilos por hectárea. Ahora bien: ¿cómo se calcula?
Lo determinaremos en base a un ejemplo de Análisis de Gestión para un ejercicio anual (1° de julio y 30 de junio del año siguiente).
Supongamos que al inicio del ejercicio anual había en el campo 100 novillitos de 230 kg cada uno. De estos y a lo largo del año, se vendieron 75 (entre 390 y 400 kg) y murieron 2, quedando 23 en el campo (410 kg al 30 de junio).
Claro que a ello se sumó la compra de 70 terneros con un peso medio de 180 kg, los cuales al 30 de junio (cierre del ejercicio) pesan 250 kg.

Con la calculadora en la mano
Para establecer la producción de carne de los 100 novillos iniciales deberemos sumar a los kilogramos vendidos, los de los animales que permanecieron en el campo y se le restan los kilos (no se produjeron durante el año bajo estudio).La mortandad de animales no debe restarse, ya que se encuentra implícita al restar el peso de la cantidad inicial a los 98 animales restantes.
Siguiendo el ejemplo en cuestión, se resolvería con este cálculo:

Operación Nº 1 = (40 x 390) kg + (35 x 400 kg) + (23 x 410 kg) – (100 x 230 kg) = (39.030 kg – 23.000 kg) = 16.030 kg.

En definitiva, la operación que se ha realizado es: (1) Kilos salidos + Kilos de inventario final – Kilos de inventario inicial.
Avancemos: para calcular la producción de los 70 terneros comprados se debe establecer la siguiente operación: (2) Kilos de inventario final – Kilos ingresados. Siguiendo el ejemplo:

Operación Nº 2 = (70 x 250 kg) – (70 x 180 kg) = 4.900 kg.

Ahora sí podemos calcular la “Producción de Carne anual”. ¿Cómo? Uniendo las operaciones Nº 1 y Nº 2 en una sola. Hablaremos entonces de Salidas – Entradas + Inventario final – Inventario inicial (todo expresado en kilos vivos). ¿Y cómo llegamos a esos valores? Siguiendo este breve repaso:

– Salidas = (40 x 390 kg) + (35 x 400 kg) = 29.600 kg
– Entradas = (70 x 180 kg) = 12.600 kg
– Inventario final = (23 x 410 kg) + (70 x 250 kg) = 26.930 kg
– Inventario inicial = (100 x 230 kg) = 23.000 kg

En definitiva, el cálculo a realizar será:

Producción anual de carne =29.600 kg –12.600 kg + 3.930 kg = 20.930 kg

Hablar de eficiencia
Vale decir entonces que mediante esta fórmula arribamos a un indicador de escala, paso obligatorio para luego poder determinar los de eficiencia.
Si deseamos ahora evaluar la eficiencia en el uso del recurso tierra, deberemos dividirlo por la superficie efectiva ganadera. Supongamos que en el ejemplo que venimos desarrollando la misma fuera de 80 hectáreas, entonces la Producción por Hectárea (índice de eficiencia) sería:

(20.930 kg / 80 has) = 262 kg/ha

Otros indicadores de eficiencia podrían ser la “Producción de Carne por cabeza promedio” o la “Producción de carne por Kg de carga (Eficiencia de Stock). Sobre esta última profundizaremos.
Ya disponiendo de la “Producción de Carne/Ha”, nos queda determinar la carga media, la cual la estimaremos del siguiente modo:

Carga media total = 7.233 kg + 8.269 kg + 7.360 kg + 3.762 kg = 26.624 kg.

Clave es destacar que este valor determina una carga media anual de:

Carga media anual = (26.624 / 80 has) = 332,8 kg/ha

A estos valores arribamos considerando el siguiente razonamiento:

– 40 animales con peso promedio de 310 kg, durante 7 meses. Stock medio = 40 x 310 kg x 7/12 meses = 7.233 kg.
– 35 animales con peso promedio de 315 kg, durante 9 meses. Stock medio = 35 x 315 kg x 9/12 meses = 8.269 kg.
-] 23 animales con peso promedio de 320 kg, durante 12 meses. Stock medio = 23 x 320 kg x 12/12 meses = 7.360 kg.
– 70 animales con peso promedio de 215 kg, durante 3 meses. Stock medio = 70 x 215 kg x 3/12 meses = 3.762 kg.

Finalmente, la eficiencia del stock es:
¿Qué significa este valor? Que por cada 100 kg de carga se producen 78,7 kg de carne al año, lo cual sería comparable a una “tasa de interés” (ganancia en relación al “capital” invertido) anual en kilogramos (en vez de en pesos).
En la producción de commodities, el imperativo de eficiencia es fundamental a fin de lograr eficacia (cumplimiento de objetivos).
En definitiva, medir es el primer paso para conocer, y conocer es un requisito para gestionar. La ganadería de precisión a la que aspiramos requiere de información cuanti y cualitativa para constituirse como tal y facilitar la toma de decisiones bajo un criterio empresarial.

Eduardo E. Ponssa

Area Economía y Administración Rural. Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional del Centro. Tandil, Buenos Aires.

Comentarios

COMPARTIR:
Valoración: