HomeEdición Impresa“Queremos generar el hábito de consumo de snacks para mascotas”

“Queremos generar el hábito de consumo de snacks para mascotas”

Martín Proetto, propietario de la marca Dr. Zoo, fabricante de golosinas, galletitas y hasta helados para perros asegura que el segmento tiene todo para crecer. ¿Una tendencia en el punto de largada?

Nicolás de la Fuente

A partir de una tendencia que parece no tener vuelta atrás, donde las mascotas pasan a ser un integrante más del hogar, es innegable que también pasan a contar con todos los beneficios de cualquier miembro familiar. Así las cosas, el menú que supo estar compuesto por sobras del almuerzo, arroz y a lo sumo trozos de alguna viscera, fue mutando hacia una mayor proporción de alimentos balanceados e incluso productos húmedos. Sin embargo, la oferta gastronómica animal ya no se reduce solo a eso: galletitas, golosinas y hasta helados componen una nueva oferta de snacks para perros y gatos que promete transformar la tendencia en hábito.

Made in Argentina
Martín Proetto, propietario de la centenaria compañía familiar Proetto y uno de los creadores de la marca Dr. Zoo, asegura que las cifras globales del consumo de snacks para mascotas son elocuentes y solo resta que se repliquen en la Argentina.
“Si bien en los últimos tres años se desarrolló el mercado local de golosinas y snaks para mascotas, seguimos lejos de mercados más maduros, como Inglaterra y Alemania, donde este segmento representa un 40% del negocio de alimentos. En Estados Unidos esta cifra es del 14% y en Brasil y Chile, gira en torno al 7%. En nuestro país es de apenas un 0,1% del total”, reflexiona Proetto al referirse al negocio doméstico de alimentos balanceados para mascotas, que factura a razón de $ 500 millones por mes, según la consultora Kantar World Panel.
“Si solo imitamos a nuestros vecinos el crecimiento del mercado local será exponencial”, se entusiasma el empresario.
“El disparador de crecimiento de este segmento no creo que pase por solo un producto sino por la posibilidad de generar el hábito de consumo, como podría ser el arribo de una multinacional con una novedosa oferta que pudiera traccionar a todo el segmento”, afirma Proetto y sigue: “A partir de eso, surgirán nuevos actores y nosotros también creceremos”.
La firma Proetto surgió de la mano de un inmigrante italiano, en 1916. Miguel Ángel Proetto llegó a la Argentina a comienzos del siglo pasado, y después de probar suerte haciendo pozos para la Ítalo Argentina, instaló una forrajería en Ciudadela.
“Eran años donde los forrajes hacían de estación de servicio y expedían pasto y avena para los caballos, que eran los vehículos de la época”. A su vez, vendía carbón y leña”, relata uno de sus bisnietos.
“Siempre acompañamos a nuestros clientes ofreciendo los alimentos para aquellos animales que están más cerca del hombre. Así, tras la segunda oleada inmigratoria, donde las gallinas y los pollos pasaron a ocupar un lugar en los patios de las casas apuntamos a ese segmento. Ya instalados en Ramos Mejía, en los ’70, los supermercados ganaban terreno, pero pájaros pasaron a ocupar un lugar en los hogares. Eso nos llevó a vender unas 1.000 toneladas mensuales de alpiste, mijo, colza, lino y girasol, entre otras semillas hasta fines de los ‘90”, repasa la historia Proetto y completa: “Entre otros factores, la crisis de 2001-2002 y el final abrupto de los pájaros como mascotas nos hizo pensar en que debíamos abandonar el commoditie y ofrecer un producto con valor agregado. La salida de una multinacional del mercado local, incentivó nuestro desembarco en la fabricación de galletitas para perros y gatos a pedido de nuestra red comercial”.

Un modelo de alta rentabilidad
“El 80% de lo que comercializamos se produce en nuestra planta de 400 m2, donde trabajan 20 personas, y la totalidad de nuestra materia prima es nacional”, garantiza el empresario que, con la marca Dr. Zoo ofrece un abanico de propuestas, como galletitas, golosinas y hasta helados para la mascota.
“A la hora de vender, pensamos en los mascoteros, sin distinción, todo aquel que ame a las mascotas”, afirma Martín Proetto.
Sin embargo, ante el incipiente despertar del segmento, nuestro entrevistado esboza algunas ideas para explicar las razones de esa pequeña participación en el mercado. “En el punto de venta, muchas veces el vendedor ve esto como un regalo y no como parte del negocio. Nosotros queremos que sea un negocio para ellos porque puede suceder algo similar al concepto de “agrander el combo” en un Mc Donald’s”, con un producto adicional podes incrementar hasta un 30% las ganancias de cada venta. Son los únicos productos que le podes vender siempre junto al alimento, no pasa lo mismo con los medicamentos o una correa”, sostiene y refuerza: “Antes las farmacias ofrecían los antibióticos en el mostrador y ahora llenaron la caja de golosinas y desodorantes, es clave que los puntos de venta lo comprendan. Mientras tanto, en Brasil y los Estados Unidos ya destinan un 10% del local a estos productos. Incluso, la suma de snacks y accesorios debería representar un 30% de los ingresos y hasta el 60% de la rentabilidad del local”.
El creador de Dr. Zoo se apoya en otra tendencia que crece sin prisa, pero sin pausa para adelantar que el segmento avanzará con fuerza en los próximos años.
“A partir de nuevos actores en el sector tienen una nueva visión del negocio pet y eso lo notamos en las exposiciones del sector; el mercado va a mutar a partir de esta renovación. Hoy algunas localidades de la Patagonia, Córdoba y Santa Fe son también fuertes consumidores de nuestros productos”, explica y completa, “nuestra comunicación apunta a fortalecer el lazo con la mascota”.

Generar la necesidad
“El mascotero argentino está subofertado; si comparo las categorías de alimentos, el peso en el volumen de compra del Súper Premium argentino es muy bueno, a niveles internacionales. A su vez, si pienso en la comercialización de medicamentos, como pipetas y antiparasitarios, también.
Esto me hace pensar que aún en accesorios y snacks no existe el hábito de consumo”, continúa su análisis el empresario y adelanta novedades: “Este año lanzaremos la línea de gatos y una nueva oferta de palitos con una característica especial. A su vez, a partir de noviembre volvemos con los helados, un producto semi húmedo que al ponerlo 30 minutos en el freezer se transforme en helado”.
Entre los contratiempos, Proetto se toma unos minutos para describir los inconvenientes que suelen planteárseles a las empresa del rubro el momento de registrar y aprobar un producto ante el Senasa.
“Consideramos que no tiene sentido que nos pidan los mismos requisitos que a los alimentos para animales que terminan en el consumo humano”, sostiene el empresario.
“Los distribuidores del canal veterinario representan el 90% de nuestra venta, pero también observamos que las mayores cadenas se están profesionalizando y eso nos permite crecer”, cierra Martín Proetto, líder de una empresa con presencia también en Uruguay, Bolivia y Costa Rica.

Comentarios

POST TAGS:
COMPARTIR:
Valoración: