HomeEdición ImpresaAnálisis y planificación para mejorar la Veterinaria

Análisis y planificación para mejorar la Veterinaria

El año se termina y empieza otro. Es este el momento oportuno para valerse de herramientas que permitan medir y proyectar un nuevo ejercicio con mejores resultados.

Daniel Bonet y Martín Elizalde
Representantes del sistema de gestión MyVete.com.
dbonet@farosdelsur.com
melizalde@farosdelsur.com

Se acerca fin de año y vienen tiempos de evaluación del desempeño y la identificación de oportunidades de mejora para lo que viene.
El análisis del año en base a información confiable y la determinación de un plan estratégico para llevar adelante los objetivos del próximo son herramientas claves para poder encarar la mejora continua del negocio.
Estas herramientas se basan en el análisis sistémico de la información, la obtención de conclusiones de cómo plantear los objetivos del negocio, y la planificación de las tácticas para lograr tales objetivos.
¿Qué pasos podemos dar para llevar adelante esta planificación?

– Evaluar el desempeño anterior: Esto se logra con herramientas de análisis de información del negocio, como la que describimos en el artículo del número de septiembre de esta Revista 2+2, que consiste en analizar todas las aristas de nuestro negocio con la información recabada. Estas son las herramientas de inteligencia de negocio, que nos permiten navegar de forma ágil y desde varios ángulos el desenvolvimiento de nuestro negocio.
Por ejemplo, estacionalidad en la venta de productos y servicios, análisis de bandas horarias de servicios para mejorar la disponibilidad de recursos asignados, tendencias en el comportamiento de nuestros clientes, y su segmentación.
– Identificar las oportunidades de mejoras y fijación de nuevos objetivos: Esta parte involucra el identificar en base al análisis anterior que áreas de oportunidad identificamos, cual es la perspectiva económica-social para el próximo año, y en base a ello fijar objetivos que nos permitan mejorar el rumbo y la rentabilidad de nuestro negocio. Por ejemplo, mejoras en comunicación con nuestros clientes, en el merchandising de nuestra tienda (mejor disposición y visualización de productos y servicios), en probar nuevos canales de comercialización.
– Planificar las acciones y ejecutar las mismas: Esta parte, es muy importante, y consiste en evaluar, diseñar y poner en un plan concreto las actividades a llevar a cabo para poder cumplir con los nuevos objetivos que nos hemos fijado. Planificar nos permite poner en claro los objetivos y el camino para llegar a ellos, a través de la ejecución de acciones y elementos (indicadores) para medir la efectividad de las mismas. Los planes deben contener las actividades a realizar, el objetivo a alcanzar y los recursos involucrados y su costo para alcanzar el mismo. Esto muchas veces nos permite evaluar si fijamos objetivos correctos en función del costo-beneficio de alcanzarlos. Como herramientas para la acción tendremos varias en nuestra cartera, como por ejemplo, acuerdos comerciales con nuestros proveedores estratégicos para alcanzar la mejora de la oferta en valor a nuestros clientes, la utilización de herramientas de comunicación para el armado de campañas para poder llegar en forma efectiva y eficaz a nuestros clientes.

Un ejemplo simple
Supongamos que de la evaluación del desempeño del año anterior, concluimos que los días lunes y martes del año, tenemos muy pocas visitas para la peluquería de mascotas. Por otro lado, supongamos que igualmente tenemos que contar con este servicio activo todos los días por un tema de presencia, ya que hay clientes que acuden al mismo, aunque sea en pocas visitas.
Esto nos permitiría concluir, que un objetivo a plantear sería el ocupar esos espacios, y el mismo se podría lograr con una promoción especial para esos días.
Para ello debemos planificar acciones de marketing y comunicación, para informar a todos nuestros clientes de este beneficio (ya sea vía email marketing, o llamadas dirigidas, o acciones en redes sociales, etc.), y luego, poder ejecutar estas acciones y la medición de resultados en forma continua.
Sin lugar a dudas, la inteligencia de negocio para identificar oportunidades de mejora continua, más la planificación sistemática de acciones para llevar adelante estos objetivos de mejoras, es fundamental para agregar continuo valor a nuestro negocio y al servicio a nuestros clientes.
Para lograr esto, es clave contar con herramientas precisas y confiables para la toma de decisiones, como son las herramientas de inteligencia de negocio, y contar con otras herramientas que nos permitan ejecutar y comunicar de forma eficaz estas acciones a nuestros clientes. Luego, se debe poder medir las mismas con las herramientas de inteligencia. Llevar a cabo las tareas anteriormente mencionadas no resulta complicado, la clave está en tener claro nuestro norte, y contar con herramientas que faciliten esta tarea.

Comentarios

POST TAGS:
COMPARTIR:
Valoración: