HomeEdición Impresa“El modelo de una ganadería de bajo costo no va más”

“El modelo de una ganadería de bajo costo no va más”

El periodista Félix Sammartino analizó el desempeño del sector en el corto plazo, haciendo especial hincapié en cómo se deberá ir modificando el perfil de los productores a nivel local.

Luciano Aba

Félix Sammartino en el lanzamiento de Proinvet.

Félix Sammartino en el lanzamiento de Proinvet.

“Nadie cree que va a desaparecer, hasta que desaparece. Guste o no, se viene una transformación en el perfil de los actores de nuestra ganadería”.
Así inició su disertación el periodista Félix Sammartino durante el lanzamiento de PregAll, progesterona inyectable de liberación controlada que el laboratorio ProinVet propone sumar al manejo reproductivo bovino.
“El corto plazo nos encontrará con la constitución de empresas ganaderas locales, con jóvenes equipos profesionales que gestionarán aquellos campos cuyos propietarios no tengan un recambio generacional. Hablamos de compañías integradas, que deberán manejar de manera adecuada tanto su estrategia de riesgos climáticos, como la financiera”, explicó el profesional. Y Agregó: “Esto es lo que vemos hacia el futuro. En el presente existen aún grandes dificultades generales, como puede ser la fuerte presión impositiva que sufren todos los productores. Más allá de esto, queda claro que las puertas del mundo se han abierto, razón suficiente para tener que intensificar la producción”.
Ante un nutrido grupo de veterinarios, productores y personas ligadas a la industria veterinaria, Sammartino justificó sus dichos durante la jornada realizada en Hotel Windham de la localidad bonaerense de Tigre, destacando el peso específico del continente asiático en lo que a la demanda de alimento respecta.
“Hace 20 años China no compraba soja y ahora importa 80 millones de toneladas al año. Es nuestro principal cliente en carne bovina, tanto en volumen, como en facturación y de 2016 a 2017 incrementó su consumo de leche en un 18%. No sé hasta qué punto los productores argentinos son conscientes de esto”, aseguró el periodista especializado. Y destacó: “Asia se come todo lo que el mundo produce y lo va a seguir haciendo”.

El uso de la tecnología
Según Sammartino, el perfil del ganadero local también se verá modificado por la irrupción de innovaciones y nuevas herramientas que ya están disponibles localmente, las cuales van desde la biotecnología, hasta el manejo de la información, pasando por la robotización y la inteligencia artificial, entre otras.
“El modelo de una ganadería de bajo gasto está oxidado; no va más. Quienes se sumen a las nuevas tecnologías sacarán cada vez más ventajas”, aseguró para luego ejemplificar en casos que suelen verse, por ejemplo, en la Cuenca del Salado, donde existen establecimientos que producen 60 kilos de carne por hectárea, cuando alambre de por medio se logran 220 o más kilos. Y completó: “Tenemos la posibilidad de aumentar la producción porque lo que se produce cada vez es más fácil de ubicar. Para ello es clave nivelar las brechas que existen entre los distintos jugadores”.

¿Qué van a hacer las nuevas generaciones?
Otro factor que será determinante en la ganadería que se viene en el corto plazo es, como se dijo, el que tiene que ver con el recambio generacional que se empieza a percibir en los establecimientos ganaderos menos productivos. “¿Quién agarrará el carro de modelos de baja productividad? ¿Quién está dispuesto a continuar hoy con la “epopeya” de sus padres o abuelos?”, se preguntó Sammartino, destacando que en el presente las nuevas generaciones prefieren sostener otros estándares sociales a los cuales ya han accedido.

La ganadería en una etapa de transición.

La ganadería en una etapa de transición.

“Este perfil seguramente se verá más atraído por otro modelo de empresa, más profesionalizada y que seguramente no estará ligada directamente a la propiedad de la tierra, como puede ser algún pool ganadero local”, aseguró el disertante que formó parte del lanzamiento de PregAll.

En el clima, basta de promedios
Otro factor al cual las empresas ganaderas deberán amoldarse tiene que ver con el manejo de un clima cada vez más variable y, por lo tanto, más riesgoso para las producciones. En este punto, Sammartino fue contundente: “Debemos empezar a dejar atrás el tema de los promedios como unidad de medida y prestar mucha más atención a las variabilidades en el enfoque de los negocios”.

Comentarios

POST TAGS:
COMPARTIR:
Valoración: