Hace un tiempo entrevistamos al consultor español Pere Mercader, quien fue contundente ante nuestras inquietudes: “Aquel veterinario que no gestione su emprendimiento, no tiene ni una sola oportunidad en el mercado que viene”, sostuvo.
Así de contundente. Así de sencillo.
Y a eso nos dedicaremos en esta edición.
Seguiremos compartiendo con nuestros más de 5.500 lectores una serie de claves para sumar a su actividad profesional.
Sea una clínica veterinaria de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; un Pet Shop en Rosario (Santa Fe) o una Agroveterinaria en el norte correntino, la gestión comercial y administrativa será determinante en los tiempos que se vienen.
Es por esto que, en las próximas páginas, encontrarán un compendio de información y recomendaciones para poner en marcha acciones vinculadas a la gestión de las empresas, con foco en la parte contable, pero también en su imagen, estrategia y visión, entre otros aspectos.
Será clave también comprender que la experiencia de compra que se ofrezca desde este tipo de locales tiene que cambiar.
Y el cambio debe ser radical (de raíz).

No nos quedaremos solo en el dicho. Avanzaremos también desde esta Revista 2+2 en la puesta en marcha del segundo curso de Liderazgo para profesionales vinculados al sector.

Las veterinarias deben comenzar a mostrarse del lado de la prevención de las enfermedades y ya no como aquella última carta frente a los problemas sanitarios que perjudican no solo el bienestar de las mascotas, sino también la productividad de los rodeos animales y, fundamentalmente, la Salud Pública en general.
Y esto no se logra solo cambiando la fachada del local; se debe avanzar en el convencimiento de que este tipo de acciones agregan valor a los productos y servicios que hoy allí se ofrecen, fomentando el vínculo directo con los clientes, sus problemas y las posibles soluciones.
El contexto económico local no es sencillo, de más está decirlo. Y es por esto que hacemos hincapié no solo en mirar lo que ocurre, sino más bien intervenir sobre lo que viene. Claro que para ello resultará clave ser un buen profesional y brindar un servicio acorde. Pero no es todo.
El sector de la sanidad animal en su conjunto deberá reformular el modelo que lo trajo hasta aquí, analizando las tendencias y actuando en consecuencia.
Claro que no nos quedaremos solo en el dicho. Avanzaremos también desde esta Revista 2+2 en la puesta en marcha del segundo curso de Liderazgo para personas vinculadas al sector.
El mismo comenzará en agosto e incorporará una serie de temáticas estratégicas para aquellos que lideren los puntos de venta veterinarios en el futuro.
Bernardo Bárcena, de Experiencia Líderes, y Sandra Felsestein, de la Consultora Dinka, serán los responsables de poner en concreto una serie de conocimientos no solo ligados a la Innovación, la Creatividad sino también ajustados a un plan de gestión que permita a los asistentes conocer, analizar y evaluar variables concretas que permitan mejorar sus negocios.
Desde ya que aquellos interesados en sumarse a esta iniciativa pueden solicitar más información sobre el curso escribiendo a info@dosmasdos.com.ar.
Del dicho al hecho dicen que hay un largo trecho. Les proponemos transitarlo juntos; a paso firme y sobre la realidad del mercado que nos agrupa.

Más allá de la última devaluación, quien adquirió vacas antes de 2010 y mantuvo su stock, logró un resultado por tenencia positivo y superior al obtenido por quien apostó a la divisa norteamericana.

Escriben: Ing. Agr. Msc.
Eduardo Ponssa y el Vet. MBA. Antonio José Castelletti.

En Argentina y debido a las diferentes situaciones económicas vividas en el país, los ahorros personales suelen ser destinados a la compra de dólares, cuyo valor depende de distintos factores: liquidación de los exportadores, intervenciones del Banco Central, tasas de interés de las Letras del Banco Central (Lebacs), reservas internacionales y especulaciones dependientes de las noticias.
Asimismo, las posibilidades de inversión en el ámbito agropecuario devienen en propuestas agrícolas o compra de vientres, ya sea en el caso de pequeños, como de grandes productores.
No cabe duda de que la cría vacuna tiene sus particularidades al compararse con otras actividades agropecuarias.
Su gran dependencia de procesos biológicos con más de un año de duración ya impone consideraciones, retroalimentaciones, demoras y restricciones que deben ser muy tenidas en cuenta al momento de planificar y tomar decisiones.
Se trata de una actividad en la cual el impacto de las decisiones que se toman recién se verá al transcurrir al menos un año; o a la inversa: resultados que se logran hoy (por ejemplo, el destete) responden en gran medida a factores ocurridos el año anterior.
Otra diferencia entre la cría y la agricultura es la posibilidad de generar “resultado” sólo en base a la simple y mera “tenencia”. El capital hacienda –las vacas- que debe invertirse en la actividad, muchas veces es visto como una restricción para iniciarse.
Pero también podría verse como la oportunidad de generar un resultado a favor, más allá de la producción; siempre y cuando el precio del mercado (vacas) aumente más que la inflación.

Hasta 2010 fue más o menos lo mismo tener vacas, dólares o bienes que siguieran a la inflación. Sin embargo y a partir de aquel año, las vacas se hicieron más rentables que la divisa norteamericana.

Una comparación posible es la del inversionista que decide comprar un departamento con el objetivo de “resguardarse de valor”. Supongamos que tiene la posibilidad de adquirir el inmueble en un momento favorable (cuando su precio se encuentre históricamente “bajo”) y especula que en el largo plazo su valor se incrementará más que la inflación (en el peor de los casos piensa que su valor al menos “seguirá” a la inflación: no perderá capital). En ese caso, la simple tenencia del bien ya estaría generando una “rentabilidad inmobiliaria”, la cual a su vez se verá potenciada por la “rentabilidad productiva”si es que -además- el inmueble se alquila, por ejemplo.
En esta analogía, el departamento vendría a ser el vientre y el alquiler su producción (el ternero). La renta final será la suma de ambos resultados: el de la tenencia y el de la producción.

Cuadro Nº 1. Tasa promedio anual
de aumento de precios:

DOLAR VACA IPIM TERNERO
45% anual 49-50% anual 44% 49%

Resultado por tenencia
Obviamente que el resultado por tenencia también puede terminar siendo negativo. Esto ocurrirá si el precio del bien disminuye con el tiempo, lo que en una economía con inflación significa aumentar menos que la tasa inflacionaria.
Por ejemplo, si al 1º de julio de un año una vaca vale $9.000 y al cabo de un año valiera $9.900, habría tenido un aumento nominal del 10%. Pero si en dicho período la inflación hubiera sido del 17%, en realidad podríamos afirmar que la vaca se devaluó un 6%. Nuestro resultado por tenencia en ese año es negativo.

GRÁFICO 1. Valor en pesos de marzo 2018 de 100 dólares y de una vaca.

GRÁFICO 2. Índice de precios del Dólar, Vaca usada, Vaca Consumo, Inflación mayorista y Ternero.

¿El que apuesta gana?
Vale entonces preguntarnos qué ocurrió con el valor de la hacienda de cría a lo largo del tiempo en nuestro país.
Aquel productor que mantuvo sus vacas ¿ganó, empató o perdió respecto del mencionado “efecto tenencia”?
En la Serie de Precios Agropecuarios que expuso recientemente CREA, se indexó por la inflación mayorista (IPIM) a moneda de marzo de 2018 los precios históricos (desde enero de 1984 a marzo de 2018) de US$100 y de una vaca usada con cría.
Allí queda claro que entre 1984 y 2009, con algo así como $2.500 actuales podíamos -en promedio- comprar US$ 100 o una vaca.
La situación cambia significativamente a partir de 2010, cuando la vaca aumenta más que el dólar.
Mientras que la moneda de referencia se mantuvo en unos $20 por unidad (más allá de la suba ocurrida en mayo), la vaca prácticamente triplica su valor en dólares (o en moneda constante), llegando a un promedio de $7.000 en los últimos años.
Esta suba en pesos indexados ya nos está mostrando que el valor de la vaca “le ganó” a la inflación.

La clave: realizar un
correcto diagnóstico antes
de tomar decisiones

Tal como sucede con la actividad médica de los veterinarios a campo, en el ámbito del asesoramiento a los productores, el diagnóstico de la situación ocupa un lugar preponderante entre las variables que definirán el resultado de las decisiones a tomar. A lo largo de este artículo, los autores han demostrado claramente cómo aquellos productores que decidieron sostener su stock de vientres desde el año 2010 a la fecha han logrado “ganarle” no solo a la inflación, sino principalmente al dólar.
Considerando únicamente este “efecto tenencia” (sin evaluar las cuestiones productivas propias de la actividad ganadera), también la categoría “ternero” pudo imponerse al avance de la moneda norteamericana, inclusive luego de la última devaluación del Peso en mayo.
Este tipo de información resulta de vital importancia para que veterinarios y productores puedan planificar a largo plazo. ¿Cómo hacerlo? Medir, comparar y analizar, tal como se propone en el presente artículo.

Luego y si se evalúa la evolución de precios corrientes (sin indexar) desde enero de 2001 a marzo 2018 del dólar, la vaca usada con cría, la vaca consumo por kilo, la inflación mayorista (IPIM) y el ternero de invernada por kilo, veremos que si un dólar valía 100 en 2001, valdría 2026 en marzo 2018 (aumentó 1926% en 17 años); una vaca que valía 100 en 2001 ahora valdría 4516 (aumentó nada menos que 4416%).
De modo similar, la vaca consumo aumentó 3576%, el ternero 4046%, contra una inflación mayorista que aumentó en 1577% en dicho período.
Aquí también vemos que la cosa venía bastante “pareja” hasta 2010, momento a partir del cual se dispara sobre todo la vaca y el ternero.
En el Cuadro N° 1 se muestran las “tasas de interés” anuales (a interés compuesto) que surgen de estos aumentos.
Nuevamente observamos que la vaca (y el ternero) en promedio, “le han ganado” a la inflación y al dólar.
Cabe aclarar que esta distribución de resultados no ha sido siempre la misma a lo largo de los años.
Hubo momentos (2007 – 2008, por ejemplo) en los que la inflación y la suba del dólar fueron superiores al incremento de los valores ganaderos.
En definitiva, todo esto nos muestra que en esta “carrera” de precios, los corredores venían bastante parejos hasta 2010. Hasta entonces, podríamos afirmar que fue más o menos lo mismo tener vacas o dólares o bienes que siguieran a la inflación. Sin embargo, a partir de 2010 la cuestión se modifica y las vacas se hacen más rentables que los dólares (vale nuevamente la aclaración que no estamos considerando la última devaluación del peso).
En el ranking final obtendríamos que: gana la vaca, seguida del ternero, luego el dólar y finalmente la inflación.
Si –ahora sí- consideramos el incremento del dólar ocurrido en mayo, el aumento del dólar pasara a ser de 2.500% (desde 2001), lo cual lo seguiría ubicando en tercer lugar (luego de la vaca y el ternero).
La conclusión es que quien adquirió vacas antes de 2010 y mantuvo su stock obtuvo un resultado por tenencia positivo y superior al obtenido por quien apostó al dólar. ¿Y la producción? Esa es otra historia (y otra nota).

Juan Gómez, de Alltech, en Buenos Aires.

En exclusiva, dialogamos con el director global del negocio de animales de compañía en Alltech, Juan Gómez, quien destacó los planes de la compañía en nuestro país y repasó las principales novedades del mercado global.

Escribe Luciano Aba

Aprovechando su cuarta visita a nuestro país, esta Revista 2+2 entrevistó al director global del negocio de animales de compañía de Alltech, el Dr. Juan Gómez, quien lleva 23 años en la compañía.
“Desde 1980 nuestra empresa se ha vinculado con fabricantes de alimentos balanceados. Hoy el 80% del negocio corresponde al sector de salud animal ligado a los animales de producción y un 20% al segmento específico de alimento para los animales de compañía. Tendencia que esperamos comience a revertirse en los próximos años”, explicó el profesional recibido en la Universidad Federico Villareal de Lima, Perú. Y agregó: “En este camino, buscamos también vincularnos con las personas que influyen en el mercado, como pueden ser los veterinarios, y también con un consumidor final que muchas veces no sabe cómo está compuesto el producto que adquiere. Para lograr esto, las redes sociales juegan un rol preponderante”.

Revista 2+2: ¿A qué se debe esta nueva visita a nuestro país?
Juan Gómez: El mercado argentino de alimentos balanceados para mascotas es el segundo de Sudamérica (en volúmenes producidos), luego de Brasil.
Esto lo hace muy interesante para Alltech.
En un mercado global de US$100 mil millones a nivel de retail, vemos un sinnúmero de oportunidades en países como este, donde sin dudas comenzarán a verse los cambios que ya se han iniciado en el sector a nivel mundial.

¿Cuáles son esas tendencias?
Vemos un consumidor interesado en saber qué hay dentro del alimento que ofrece a su mascota. También los jóvenes exigen hoy saber si las compañías que eligen están siendo responsables con el medio ambiente.
Inclusive esperan ver que su inversión tenga algún retorno desde lo social.
Esto se traduce en cambios dentro de las formulaciones, reemplazando ingredientes sintéticos por otros naturales. Se percibe también el interés por los productos húmedos, aunque aún hablamos de un nicho.
Desde ya que el concepto de “grain free” no es una tendencia, sino una realidad en otras partes del mundo. También es importante contar con alimentos balanceados que empleen carnes que puedan ser trazadas para conocer el uso de antibióticos. Las tendencias en la alimentación de las personas se trasladarán a las mascotas. Y esta es un área donde tenemos experiencia.
Más allá de esto, del diálogo con nuestros clientes principalmente de Estados Unidos surge el dato de una mayor presencia de perros pequeños, los cuales viven más años y manifiestan problemáticas ligadas a la edad, para las cuales existen soluciones.
Pero volviendo a la pregunta inicial: muchas de las tendencias que van a las mascotas vienen del área de consumo humano y eso lo vemos con las adquisiciones que se dan a nivel mundial. Hoy las grandes multinacionales de alimento de mascotas son parte de marcas que van a consumo humano.
Sin dudas se va a trasladar este lenguaje y siendo las mascotas parte hoy de las familias, es lógico que así lo sea.

¿De qué manera esperan incrementar su presencia en el segmento?
Esperamos que la participación del sector de animales de compañía crezca en el total de la compañía, para lo cual mercados como los de Sudamérica nos permitirán incrementar los volúmenes. Desde el punto de vista de adopción tecnológica, será Estados Unidos seguramente el que lidere. Allí venimos creciendo en los últimos 5 años. El otro gran mercado es China, con muchas oportunidades.
La ventaja que tenemos es que en todos estos lugares tenemos presencia (120 países), con más de 20 años inclusive en Argentina.
Desde el punto de vista de nuestra comunicación, sin dudas que las redes sociales nos plantean un desafío. Es una comunicación más dinámica y con mucho contenido: debe ser interesante para el consumidor. No se trata de minimizar lo científico, pero sí de traducir el conocimiento para que todos podamos entender.
¿Cuáles son los objetivos concretos de Alltech en esta región del mundo?
Tenemos tecnologías que tienen mucho respaldo científico, como son los prebióticos y probióticos. Pero hacia adelante nos enfocamos en dar respuesta a las necesidades y desafíos de determinadas condiciones específicas, desde la salud digestiva. Es algo central porque el aparato digestivo es responsable por el 80% de la respuesta inmune. Entonces, si mantenemos un buen tracto digestivo, el desempeño del animal será mejor. Otro aspecto a desarrollar tiene que ver con la salud articular, siempre en el marco del compromiso para con la seguridad alimentaria.

¿Qué características tendrá el alimento balanceado para mascotas en el futuro?
Si bien hoy tenemos oferta de productos secos, también contamos con los húmedos y otros que fusionan estas características están comenzando a aparecer. Imaginen que hasta podríamos disponer de sensores que nos indiquen cuál es el gasto calórico diario de nuestros perros para así ofrecerles una nutrición personalizada.
Pero más allá de esto, lo importante es que cualquiera sea el alimento, tiene que ser ingerido por el animal, garantizándole a su propietario la ausencia total de daños, dejando a la mascota contenta.

La flamante presidente de la Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía, Dra. Silvina Muñiz, comparte los principales objetivos de la renovada Comisión Directiva de la entidad frente a lo que resta del año 2018.

Escribe Facundo Sonatti

El ascenso de las mujeres en diversos órdenes de la vida cotidiana argentina es innegable.
En esa tónica, la Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía (AVEACA) acaba de renovar autoridades y su flamante presidente es, por primera vez en su historia, una mujer.
La médica veterinaria Silvina Muñiz ocupará el cargo por dos años con la opción de renovarlo por un período idéntico adicional, con el firme interés de enaltecer la profesión y sumar nuevos socios.
Frente a la novedad, esta Revista 2+2 visitó a la profesional en su clínica de Martínez, Buenos Aires, para analizar los principales objetivos de esta nueva Comisión Directiva y tener un adelanto del próximo Congreso Nacional de AVEACA (Ver nota adjunta).

Objetivos definidos
Con la firme intención de sumar nuevos socios, la presidente de la Asociación propone el nombramiento de delegados regionales que puedan abocarse a las necesidades particulares de cada punto del país.
“Serán los Colegios y Consejos provinciales los que nos ayuden a detectar a personas claves para tal rol”, asegura Muñiz. Y explica: “La práctica profesional demanda herramientas distintas según la región del país, por lo cual debemos hacer lo posible por entender lo que se necesita en cada caso y acercar información verdaderamente relevante”.

Cinco metas claras

En diálogo con esta Revista 2+2, Silvina Muñiz repasó los principales objetivos de la gestión que inició al frente de AVEACA.

  • Sumar nuevos socios
  • Descentralización de la Asociación con una mirada regional.
  • Nuevo plan de comunicación digital.
  • Plan anual de ateneos junto a las asociaciones de especialistas.
  • Congreso Nacional AVEACA 2018 (Ver nota adjunta).

Sigue nuestro diálogo y Muñiz redondea: “Lo que buscamos es beneficiar a los socios, acercándoles información y conectándolos con las últimas novedades. No hay que olvidar que AVEACA es el punto de conexión nacional con la FIAVAC (Federación Iberoamericana de Asociaciones Veterinarias de Animales de Compañía) y la WSAVA (World Small Animal Veterinary Association)”. Y profundiza: “En sintonía con las últimas gestiones seguiremos avanzando en materia de comunicación, tanto puertas adentro, entre los miembros de las distintas comisiones, como hacia afuera, para lograr que los socios refuercen su sentido de pertenencia”.
Informar y difundir material nacional e internacional, cursos y congresos, y trabajar junto a las asociaciones de especialistas, forman parte de la estrategia de comunicación digital.

“Sumaremos nuevos beneficios para socios como lo es el acceso On Line a una herramienta que les permita obtener información sin necesidad de suscribirse a publicaciones internacionales”, adelanta la profesional. Y agrega: “Es clave seguir sumando socios a la Asociación que confíen en este emprendimiento que puede aportar muchos beneficios. Fundamentalmente uno que casi no se puede ver: la unión entre profesionales. A su vez, los especialistas que, están en ascenso, deben estar conectados con los clínicos para recibir la derivación y para eso también es fundamental estar unidos”.

 

Mujeres al mando
“Mientras que en mis años de Facultad las mujeres éramos pocas y ganarse un lugar era muy complicado, hoy somos mayoría en el rubro”, afirma Muñiz, en

Nueva Comisión Directiva de AVEACA

Presidente: Silvina Muñiz.
Vicepresidente: Lidia Pesatti.
Secretario: Laura Ontiveros.
Pro secretario: Guillermina Manigot.
Tesorero: Jorge García.
Protesorero: Pablo Sande.

1° vocal titular: Javier Céspedes.
2° vocal titular: Oscar Luna.
3° vocal titular: Luciano Casas.
4° vocal titular: María José Carusso.
1° vocal suplente: María Teresa Caher.
2° vocal suplente: Adrián Rigazzi.

Comisión Revisora de cuentas:
– Javier Más.
– Diego Blanco.
– Ernesto Bruzzone.

dialogo con Revista 2+2.
“Las mujeres tienen la capacidad de hacer muchas cosas a la vez y una buena administración del tiempo, es una condición muy natural”, asegura.
Y reflexiona: “El liderazgo es un recurso que requiere de formación y hay que dedicarle tiempo si pretendemos estar frente a un equipo de trabajo. Es imprescindible que eso suceda porque es mucho mejor tanto para uno como para nuestro negocio”.
Con respecto al crecimiento de las mujeres en diversos roles de la sociedad, señala que es muy positivo, pero más positivo aún es el trabajo en equipo entre hombres y mujeres, algo que pensamos particularmente para la nueva Comisión Directiva de AVEACA (Ver recuadro).
Entre las estrategias de crecimiento de la Asociación también se cuenta el Plan Universidades con el cual buscará estar cerca de los estudiantes del último año de la carrera para trazar un puente entre los profesionales que forman parte de la institución y la nueva camada.
“Queremos que sepan que hay un espacio donde se pueden sentir parte como ocurre con los profesionales veterinarios en otras partes del mundo”, cierra la presidente de AVEACA.

Se viene el Congreso Nacional

El gran acontecimiento de cada año pasa por el Congreso Nacional de AVEACA y ya está todo listo para lo que será el encuentro los días 4 y 5 de octubre en el Plage Rouge, de la Ciudad de Buenos Aires.
“El cambio más significativo en esta edición es que los temas serán tratados de forma multidisciplinaria por salas. Por ejemplo, habrá una dedicada exclusivamente a tórax, del mismo modo que otra a traumas. Serán charlas de no más de 30 minutos”, adelanta Silvina Muñiz. Y cierra: “Estamos pensando en encuentros reservados para los asociados de AVEACA con los disertantes en salas reservas o durante los almuerzos”.

Así lo recomienda el Ministerio de Salud de Buenos Aires por medio de su dirección de Epidemiología, tras el último informe de situación publicado en relación a la confirmación de casos de rabia en murciélagos.

 

egún el informe de la División Zoonosis Urbanas de la Dirección de Epidemiología del Ministerio de Salud de Buenos Aires hasta el 15 de junio se registraron 75 casos confirmados de rabia en murciélagos insectívoros en esta provincia.
En las estadísticas publicadas (las cuales pueden ser solicitadas vía info@dosmasdos.com.ar) se percibe un aumento en los casos positivos de rabia durante este 2018 en relación con años anteriores.
Vale decir también que, del total de casos positivos en murciélagos en Buenos Aires, siete se detectaron en febrero, 16 en marzo, 24 en abril, 24 en mayo y 3 hasta el 15 de junio.
¿Adónde se dieron los mismos? En distintas localidades de la provincia: Ayacucho, Azul, Bahía Blanca, Benito Juárez, Bragado, Castelli, Chascomús, Chivilcoy, General Pueyrredón, General Rodríguez, Ituzaingó, Junín, La Matanaza, La Plata, Madariaga, Mercedes, Miramar, Moreno, Olavarría, Pinamar, San Antonio de Areco, San Miguel, San Pedro, San Nicolás, San Isidro, San Miguel del Monte, Tandil, Tapalqué, Tres Arroyos y Villa Gesell.
“Esta situación se debe a un incremento en la remisión de muestras para vigilancia”, aseguraron desde la División provincial.
Asimismo, el ente oficial sostuvo que es oportuno tomar las medidas de profilaxis adecuadas, “incentivando la vacunación antirrábica de caninos y felinos”.
Vale también aquí recordar que la rabia es una zoonosis de origen viral que afecta al sistema nervioso central (SNC) de todas las especies de mamíferos, incluido el hombre, que en la gran mayoría de los casos presenta desenlace fatal.
Está distribuida en todo el mundo y es la responsable de la muerte de más de 60.000 personas por año.
Aunque se considera que hay un importante subregistro, la mayoría de los casos tienen lugar en África y Asia, con diferentes grados de control en el resto del mundo.
Si se suma la distribución de la rabia aérea, todos los países, salvo Nueva Zelanda, están afectados. Se considera emergente porque ha reaparecido con nuevos genotipos virales.
En definitiva, la rabia es una enfermedad inmunoprevenible, tanto en animales como en humanos, y es precisamente la inmunización el factor fundamental para su control.

Difundir y vacunar
Frente a esta situación, desde el Estado y también desde los Consejos y Colegios de Veterinarios se han puesto en marcha campañas de concientización, muchas de las cuales incluyeron volantes y afiches para ser difundidos al público general en los puntos de venta veterinarios.
“La gente no se lleva el material”.
“Al final no colgué el póster” y otras frases similares pudimos escuchar en el último tiempo al consultar a los dueños de estos locales.
Esto nos lleva a repasar algunos conceptos centrales.

  1. La gente no “se lleva” los materiales de la veterinaria. Debemos ofrecérselos, explicando la situación y dejando en claro la gravedad de la enfermedad.
  2. Más allá de la vocación profesional por informar, es clave trasladarnos a la acción y lograr hacer cumplir la vacunación obligatoria y anual de los perros y gatos que visitan todas las veterinarias.
  3. En los tiempos que corren e independientemente de cumplir con su labor profesional, aportando al bienestar de la población en general, este tipo de tareas también servirán para “mover” el servicio de vacunación, rotar productos y mejorar los ingresos de la empresa.
    La rabia mata. Hay que vacunar.

Pedí la Guía para la prevención, vigilancia y control de la rabia en Argentina

Este material fue publicado recientemente por el Ministerio de Salud de la Nación. Allí y entre otros aspectos centrales vinculados a la prevención y el control de la enfermedad, se comparte una interesante mirada sobre la situación epidemiológica actual en materia de rabia humana y también animal. Asimismo, el documento cuenta con un apartado sobre la rabia paresiante (bovinos).
Aquellos interesados en recibir la información completa pueden escribirnos a info@dosmasdos.com.ar.

El MV Franco Filippi, de Veterinaria Saint Germain, en la ciudad de Santiago del Estero, genera un 70% de sus ingresos a partir de la práctica profesional. Pros y contras de ser dueño de su propio negocio.

Escribe Facundo Sonatti

En la ciudad de La Banda, Santiago del Estero, Franco Filippi vivía frente a una veterinaria que hacía las veces de base de operaciones para hacer las tareas escolares, rodeado de mascotas y sus dueños. Así fue como aprendió el trato con los clientes y la proximidad y comunicación con los animales desde chico.
Esa relación temprana con la actividad, lo llevó a estudiar Veterinaria a la Universidad Nacional de Tucumán.
En el transcurso de la Carrera, las prácticas profesionales formaron parte de su formación hasta que, con Título en mano, en 2015, ingresó formalmente a trabajar en la veterinaria de un profesor de cirugía de la ciudad de San Miguel de Tucumán.
“Soy apasionado por la cirugía y siempre que pude pasar tiempo con alguien que me instruyera en la materia estuve ahí”, confiesa el ahora propietario de Veterinaria Saint Germain, en diálogo con Revista 2+2.
“Hoy tengo un pequeño local, pero mi sueño es poder ampliar la clínica. De hecho, ya tengo los planos en la cabeza”, adelanta el profesional asentado en la capital de Santiago del Estero.

Si bien el 70% de sus ingresos provienen del área profesional, Filippi trabaja para hacer crecer la farmacia.

Con una estrategia desde el inicio
“En los primeros meses, empecé con la atención clínica y algunas cirugías menores pero con el tiempo fue creciendo también la división Pet Shop”, recuerda Filippi.
Y sigue: “Sumé un equipo de rayos para ofrecer más soluciones, ya que la veterinaria con radiología más cercana estaba a 5 kilómetros de mi local. A su vez, se incorporó Gustavo, mi primer colaborador. Luego comencé a recibir apoyo de dos veterinarios que ocasionalmente me ayudan o remplazan en las tareas diarias”.
La experiencia que sumó en sus años de estudio y como empleado de otra veterinaria fueron la base de lo que hoy plantea en su propio local. “En el aspecto administrativo, todo fue a prueba y error, sobre todo apoyándome en el conocimiento de proveedores y colegas. Luego me volqué más a las tareas profesionales y delegué en Gustavo la parte administrativa: armado de las fichas de clientes y pacientes, cobros, etc”, explica el fundador de Saint Germain.
El primer paso para debutar como propietario en el sector fue la búsqueda del local. Un zigzagueo por el barrio Saint Germain, en el sur de la capital santiagueña, donde el desarrollo de al menos seis nuevos barrios, con un promedio de 2.000 viviendas cada uno, despertó el interés del joven profesional, le permitió notar la ausencia de veterinarias en la zona.

La Clínica Veterinaria lleva el nombre del barrio donde está ubicada.

Lo más grato de esta profesión es la posibilidad cotidiana de tener una comunicación constante con un paciente no humano.

“Encontré un local en construcción y firmé un contrato con la propietaria; se finalizó la obra y abrí el 12 de septiembre de 2016”, resume el paso a paso inicial.
“Al comenzar, tenía ciertos ahorros para cubrir los primeros meses de alquiler, pero por suerte desde el inicio la respuesta fue

Si bien el 70% de sus ingresos provienen del área profesional, Filippi trabaja para hacer crecer la farmacia.

muy buena”, comenta Filippi que adoptó el nombre del barrio para su local como parte de la estrategia comunicacional.
A su vez, el emprendedor se apoyó en las redes sociales. “La presencia en Instragram y Facebook ha tenido una muy buena repercusión como también campañas sociales que he impulsado, como comederos comunitarios. A su vez, realizamos un sorteo de una casa para perros y para participar debían hacer una réplica en cartón y eso también tuvo buena repercusión”, ejemplifica el veterinario. Y agrega: “Un diferencial desde el inicio es la prestación de cirugías en la veterinaria, algo que me permitió recibir derivaciones y también incrementar el número de pacientes”.

Los pacientes no humanos
A diario Veterinaria Saint Germain recibe más de 20 pacientes y el regreso de los mismos, en promedio, se da cada dos meses. En cuanto a la facturación de la empresa, la parte profesional (entre consultas y cirugías) se lleva el 70%, según confiesa su propietario. El resto de los ingresos se explican por medicamentos (15%), accesorios (10%) y alimentos (5%).

El foco puesto en la camilla.

La presencia en Instragram y Facebook ha tenido una muy buena repercusión.

“En un comienzo y al momento de cobrarle a los clientes, la situación se tornaba incomoda: era yo quien concretaba la atención y el cobro. Sin embargo, desde que tengo un colaborador se subsanó ese problema porque es él que se encarga del cobro”, analiza Filippi. “En cuanto a las urgencias, contemplo la atención teniendo a disposición mi número celular y siempre que puedo acudo a solucionar el problema o lo derivo”, afirma el profesional.
El perfil de los clientes es variado y está bastante equilibrado entre mujeres y hombres, en su mayoría jóvenes.
“En líneas generales, los planes sanitarios son conocidos por los clientes y lo que suelo hacer para concientizar y educar es subir a las redes tratamientos clínicos u operaciones que realizó”, asegura el veterinario que reparte sus pacientes entre perros (70%) y gatos (30%).

Ficha técnica

Nombre: Veterinaria Saint Germain
Locación: Santiago del Estero
Propietario: Franco Filippi
Inauguración: 12 de septiembre de 2016
Colaboradores: 3
Pacientes (día): 20

Se calcula que en la ciudad de Santiago del Estero coexisten unas 30 veterinarias orientadas a pequeños animales y 400 médicos veterinarios matriculados.
“Uno de los diferenciales que tenemos es mantener la higiene del local y creo que eso ayuda a la relación con mis clientes y su fidelización”, analiza.
“Hay tres cosas que siempre tengo en cuenta desde que soy profesional y la primera es la más grata: la posibilidad cotidiana de tener una comunicación constante con un paciente no humano. A tal punto, que al mirarlo podés saber si algo le esté doliendo o no, y eso me da ganas de ir a trabajar a diario”, reflexiona Filippi y sigue: “Otra cosa que hace la diferencia, es entender que la mascota es un integrante más de la familia. Mientras que por el contrario, lo más tedioso es que es una profesión que no es tan valorada como debería, muchas veces no se valora el conocimiento científico y los años de estudio que hacen al profesional y esa baja valoración se encuentra en una charla informal hasta en el cobro de los honorarios profesionales”.

En el futuro cercano el creador de Veterinaria Saint Germain tiene pensado crecer en infraestructura y a su vez, sumar el servicio de ecografía.
“Siempre tengo en mente sumar servicios y personas al equipo”, confirma.

Así lo sostuvo Martín Dilucca, gerente de la distribuidora Drovet, responsable por la organización del 4° Congreso Veterinario Latinoamericano que se llevó adelante en Rosario, Santa Fe.

En lo que ya se ha constituido como un clásico previo al inicio de cada invierno, la convocatoria que organizó la distribuidora Drovet los pasados 1 y 2 de junio fue un éxito. El 4° Congreso Veterinario Latinoamericano 2018 sumó más de 1.000 inscriptos y alrededor de 50 sponsors en el salón Metropolitano de la ciudad de Rosario. Hasta allí se dirigió el equipo de Revista 2+2, como uno de los stands presentes en la doble jornada, donde dialogamos con disertantes, veterinarios, sponsors y dos de los responsables de la iniciativa, Ricardo y Martín Dilucca.
La cobertura completa, en Video, está ya disponible en www.dosmasdos.com.ar.

Capacitación y entretenimiento

Martín Dilucca puso el foco en la capacitación.

Dos salones de exposición simultáneos albergaron tres temáticas: Animales de Compañía, Porcinos y Grandes Animales. Entre los disertantes argentinos e iberoamericanos orientados a la práctica de Pequeños Animales, se contó con la presencia de Juan Morgaz Rodriguez, profesor de cirugía de pequeños animales del Dpto. Medicina y Cirugía Animal de la Universidad de Córdoba, doctor en veterinaria por la misma Universidad, y Master en Bioestadística por la Universidad de Sevilla; Mónica Rubio Zaragoza, Licenciada en Veterinaria por la Universidad de Murcia que orientó sus disertaciones hacia los pacientes politraumatizados; y la MV argentina Natalia Luka, que disertó por partida doble: “Estomatitis felina: el gran desafío diagnóstico y terapéutico” y “Vilef: un enemigo al acecho. ¿Qué más podemos hacer?”

En el encuentro del día viernes, el salón contiguo al de Animales de Compañía quedó reservado para Porcinos donde el Dr. José Ignacio Linares, desde México, trajo el tema “Biotoxinas y su impacto económico en la producción porcina”. Fernando Chacon Ureña (Costa Rica), “Salud e Inmunidad de hato en el control adecuado de patógenos en granjas porcinas”; MV Gustavo Zielinski (Argentina), “Pasado, presente y ¿futuro? de la pleuroneumonía contagiosa porcina por App, en Argentina”. Y Lali Coma Feliu (España), “Cómo producir más de 30 lechones por cerda productiva al año.”

Andrés Mondino se quedó con la camiseta argentina.

El sábado 2 fue el turno de los Grandes Animales donde Anselmo Odeón y el Dr. Demian Bellido abordaron el siguiente tema: “Nuevo enfoque en el control y prevención del Virus de la Diarrea Viral Bovina”. El MV Lucas Cutaia también fue de la partida con “IATF, una herramienta consolidada en sistemas de producción de carne y leche”.
“Fertilidad en vaquillonas: factores que la impactan y estrategias para mejorarla” fue el tema que abordó Julián Bartolomé mientras que el cierre quedó en manos de Fernando Calvete con los biológicos como tema central.
También hubo tiempo para el entretenimiento. Revista 2+2 se sumó a los agasajos e hizo el sorteo de una camiseta de la Selección Argentina de fútbol, aprovechando la víspera del Mundial, para el cual participaron más de 120 personas tanto través de las redes sociales como aquellos que se acercaron al stand. El ganador fue Andrés Mondino, de Suardi, Santa Fe.
A su vez, Revista 2+2 sorteó una Smart TV 32’ entre los miembros de los distintos stands que formaron parte del Congreso.

Maximiliano Fernández (Elanco) ganó el Smart TV.

Fueron 70 las personas de 32 empresas que sumaron su tarjeta personal a la urna. La clásica cena que organiza la distribuidora entre los stands invitados fue el marco para anunciar al flamante ganador: Maximiliano Fernández, de Elanco.

El rol del médico veterinario es concientizar sobre la responsabilidad de sujetar a las mascotas que viajan en el vehículo, tanto por su propia salud como la de terceros.

Escribe Silvia Vai

El médico veterinario debe hacer lo posible para preservar la salud física y emocional de su paciente. Asesorar al propietario sobre cómo trasladar a los animales en el vehículo es imprescindible, ya que es frecuente que perros y gatos acudan a las consultas por esta situación: si quien los tiene a su cargo no toma los recaudos necesarios, ambos pueden sufrir heridas de diferente gravedad, e incluso morir, en caso de una colisión.
Una pregunta que no debiera faltar durante la anamnesis del paciente es la siguiente: “¿Cómo se comporta en el domicilio y durante las salidas?”, ya sean estas últimas mediante caminatas en la vía pública o paseos en coche.
Es necesario averiguar si en el vehículo viaja suelto (sentado, echado o deambulando de uno a otro lado), en brazos del propietario, sujeto mediante un cinturón de seguridad, o en una caja transportadora atada al habitáculo.
Las dos últimas opciones son esenciales para evitar que en una frenada brusca el animal se lesione o lastime a otros en función de la velocidad de desplazamiento del automóvil, la desaceleración repentina y la fuerza de inercia propia de todos los cuerpos en la Tierra.
Hay que considerar que todo lo que se encuentra en el interior de un auto en movimiento: personas, animales y objetos, se desplaza con él y a su misma velocidad.

El 70% de los accidentes automovilísticos ocurren en trayectos breves, a menos de 15 km del domicilio y cuando el auto se traslada a 50 km /h

Si se detiene bruscamente, lo que no esté correctamente sujeto seguirá la trayectoria hacia adelante y chocará con lo primero que se interponga a su paso.
Así, el elemento o individuo impulsado golpeará con fuerza sobre la parte frontal o el parabrisas del coche, o la persona que se encuentra sentada en los asientos delanteros generando, a sí mismo y a otros, consecuencias más o menos graves según su tamaño.
Si por el golpe se abre la puerta, o el vehículo circulaba con las ventanillas bajas, quien no esté sujeto puede ser despedido hacia el exterior, lo que aumenta hasta seis veces la posibilidad de muerte al impactar contra el suelo.

“Es clave plantearse los verdaderos riesgos de los accidentes de tránsito para evitar problemas”, Silvia Vai.

Graficando las consecuencias
Representando lo citado en números, si el auto circula a 60 km/hora, velocidad permitida en avenidas en la Ciudad de Buenos Aires, y choca bruscamente contra un obstáculo detenido se produce una desaceleración violenta, pero lo que está en su interior sin sujeción sigue desplazándose a dicha velocidad con una fuerza que equivale a 56 veces su peso. Por lo tanto, un perro de alrededor de 5 kg que viaja suelto en el auto saldría proyectado hacia adelante con una fuerza equivalente a 283 kg; uno de 10 kg a 567 kg; uno de 17 kg a 850 kg y uno de 20 kg a una tonelada, todos pesos frecuentes en los perros de compañía. Estos valores, sin duda, harán pensar al lector que quizá nunca se planteó el riesgo, en un accidente de tránsito, de no hacer las cosas bien.
Lamentablemente cuando viajo por las calles de la ciudad observo frecuentemente a perros descansando sobre la luneta trasera que impiden la visibilidad de quien conduce y otros parados o recostados sobre la falda del conductor o el acompañante. Aunque se suponga que el animal de compañía está seguro entre los brazos, en el momento de un choque es instintivo abrirlos y liberarlo para sostenerse y protegerse a uno mismo, facilitando que se lastime.
También los veo asomando la cabeza a través de la ventana o moviéndose inquietos de uno a otro lado, incluso abalanzándose contra la ventanilla mientras ladran a personas o congéneres extraños: la ausencia de contención apropiada que lo resguarde frente una frenada brusca lleva a que cualquier distracción del conductor pueda tener consecuencias fatales.

Lo que está en su interior (del auto) sin sujeción sigue desplazándose
a dicha velocidad con una fuerza que equivale a 56 veces su peso, por lo tanto, un perro de alrededor de 5 kg que viaja suelto en el auto saldría proyectado hacia adelante con una fuerza equivalente a 283 kg

Por lo tanto, es fundamental que personas y animales de compañía viajen siempre sujetos por el cinturón de seguridad que, en el caso de perros de gran tamaño, debe ser lo suficientemente fuerte para sostenerlo y no romperse durante la posible colisión.
Si el animal se encuentra en el interior de una caja transportadora, ésta deberá estar bien sostenida al asiento mediante la bandolera de seguridad del vehículo para evitar así su desplazamiento.
Si el auto es monovolumen y se desea que viaje en la parte de atrás es recomendable utilizar divisiones o redes, o atarlo a puntos de sujeción.
Otro dato interesante es que, aunque no parezca, el 70% de los accidentes automovilísticos ocurren en trayectos breves, a menos de 15 km del domicilio y cuando el auto se traslada a 50 km/h, sucede que el viaje corto lleva a que el conductor no tome los recaudos necesarios y el “no importa, vamos hasta allí nomás” puede resultar fatal.

Según diversos estudios, un choque a esa velocidad (sin estar sujeto) tiene consecuencias semejantes a la caída desde un cuarto piso.
También hay que considerar, que si el animal está libre en el interior del vehículo, su movimiento puede distraer o llevar a que el conductor sienta la necesidad de sujetarlo durante una frenada.
Esto lo obliga a soltar el volante y desvía su atención. Lo mismo sucede si se ubica entre los pies y los pedales, en ambos casos, si alguien (animal, persona) se cruza de repente delante del auto, es factible que se produzca un accidente por la imposibilidad de reaccionar a tiempo para evitarlo.

Si el comportamiento del animal es equilibrado, puede aprender a viajar atado en el interior.

Prevenir antes que curar

Una lesión grave acarrea gastos, pero lo más importante es que una vida -sea cual sea- tiene un valor incalculable. El trabajo de los veterinarios debe contemplar también el asesoramiento respecto de temas cotidianos que parecen no tener relevancia pero impactan fuertemente en el caso de cualquier inconveniente

Si el comportamiento del animal es equilibrado puede aprender fácilmente a viajar tranquilo y atado o en el interior de una caja transportadora, que deberá permanecer siempre sujeta. También es importante enseñarle a esperar la orden de ascender y descender del coche.
Si, por el contrario, evidencia signos como vómitos, nauseas, jadeo, secreción nasal, miedos, temblores, vocalización, está inquieto o hiperactivo, se muestra esquivo para ascender al vehículo, con actividad excesiva o agresivo durante el viaje, el examen clínico etológico es imprescindible para evaluar estos y otros signos acompañantes, arribar al diagnóstico de la causa de estas conductas y diseñar un plan de tratamiento adecuado al paciente con el fin de alcanzar su bienestar durante cualquier travesía.

Un viaje en auto puede empezar y terminar bien o mal, los animales nunca deben viajar sueltos independientemente de su edad y tamaño.

Como expresé anteriormente, cuidar la vida del paciente dentro y fuera del consultorio es importante para el médico de cabecera, y el traslado en un medio de transporte no debe ser menospreciado, asesorar bien al cliente respecto de cómo hacerlo y como enseñarle a su animal de compañía a comportarse de manera adecuada durante el mismo y en la vida diaria asegura su satisfacción y conserva al paciente.
Una lesión grave acarrea gastos, pero lo más importante es que una vida, cualquiera sea, tiene un valor incalculable.

Dra. Silvia I. N. Vai

M. V., Especialista en Etología Clínica caninos y felinos CPMV.
Especialista en Clínica Médica de pequeños animales. Responsable de la Unidad de Etología Clínica, Hospital Escuela FCV, UBA /
vaisilvia@yahoo.com.ar / 011-4701-4366 / http://silviavai.blogspot.com

 

Conocer cuáles son los principales rubros generadores de ingresos dentro de la veterinaria, permitirá tomar decisiones no solo comerciales, sino también ligadas a la orientación en la imagen del local.

Alo largo de las distintas publicaciones de esta Revista 2+2 hemos insistido (y lo seguiremos haciendo) en la importancia de que en los puntos de venta veterinarios dedicados al sector de grandes animales, se trabaje profesionalmente también en la segmentación de sus clientes ganaderos.
¿Cómo? Estableciendo parámetros uniformes en los cuales agrupar personas con el mismo perfil, ya sea este comercial, productivo o social. Lo importante es que los grupos estén claramente definidos.
¿Para qué? Para poder ofrecer servicios “a medida”, pero para también para comprender de qué segmento de los clientes provienen las mayores ventas o los mejores niveles de rentabilidad.
Y esto mismo es que venimos a ofrecer.
La posibilidad de realizar este mismo ejercicio, pero puertas adentro de las veterinarias y, en especial, de las que están ubicadas en las zonas ganaderas de nuestro país.

Saber para decidir
Concretamente, los invitamos a tomarse unos minutos para visualizar cuáles son los grandes rubros que generan los ingresos de la empresa y qué peso específico tiene cada uno de ellos sobre el total de la torta.
¿Cuál sería el paso a paso, entonces?
Definir el 100%. ¿Cuál ha sido la facturación total de la veterinaria en un determinado período de tiempo?
Si bien sería ideal contar con una serie histórica en la cual poder comparar distintos años, invitamos a quienes no tengan esta información a proponerse medir los ingresos al menos durante un mes para luego compararlo con el siguiente y el siguiente… En el medio, seguramente podrán dilucidar algunas tendencias que les permitirán tomar decisiones.
Una vez establecido el total facturado, deberemos establecer cuántos y cuáles son los grandes grupos de ingresos. Por ejemplo: Productos Veterinarios, Alimentos Balanceados, Talabartería, Productos Ambientales.
Como verán, nos interesa conocer únicamente la facturación puertas adentro de la veterinaria, exceptuando todo tipo de honorario en concepto de servicios.
¿Para qué nos sirve la información? En primer lugar, para saber desde qué área es la que mayores ingresos se genera y ponerle el foco comercial adecuado para atenderla de manera acorde al perfil de los clientes involucrados.
Luego, para tomar decisiones en cuanto a, por ejemplo, la imagen del local, su orientación y perfil comercial.}
Finalmente, es información estratégica para medir la rentabilidad de cada uno de estos grandes grupos y así poner en valor el tiempo y esfuerzo que se le dedica a cada uno de ellos.

Ser rentables, mucho más que una fórmula

 

Tal como se destaca en diversas bibliografías, la fórmula para calcular la rentabilidad de un producto tiene en cuenta dos variables concretas: el costo y el precio de venta.
Para ser todavía más prácticos, veamos la fórmula de rentabilidad de un producto: R = ((P-C)/ P) x 100. Donde, R es la rentabilidad que queremos calcular, siempre en porcentaje; P es el precio al que estas vendiendo el producto a tus clientes y C es el costo; es decir: a cuánto compramos el producto, en el caso de las veterinarias.