HomeEdición ImpresaPara tomar nota: los cuatro costos asociados a las tarjetas
Administración

Para tomar nota: los cuatro costos asociados a las tarjetas

Diversas variables influyen en los gastos deberá afrontar el comercio que incluye los plásticos como opción de pago. Sin embargo, su uso cada vez más difundido convierte su adopción en una necesidad para los comercios.

Escribe Álvaro Casas

Cada vez son más los comercios que reciben pagos con tarjetas de crédito y débito. Cada vez son más las personas que tienen una tarjeta y deciden realizar los pagos con este medio. Ya sea por inflación, promociones o por conveniencia, las tarjetas son parte de la economía y más todavía de la vida diaria de un comercio.
Aceptarlas es casi una necesidad para cualquier comerciante. Controlarlas es un desafío y administrarlas de la manera correcta es una ganancia. El objetivo será explicar los costos asociados a una venta con tarjeta y comprender que son medibles, accesibles y beneficiosos si este mundo se puede comprender.

¿Cuánto cuesta cobrar con tarjetas?
Cada transacción que un comercio reciba con tarjeta de crédito va a tener cuatro costos asociados directamente a la transacción y cada uno corresponderá a un concepto diferente. Los cuatro costos dependen del tipo de tarjeta con la que se realizó el pago y son los siguientes:

Costo de arancel
Se aplica a todas las transacciones, sin excepción. Es el costo que cobra la tarjeta por “aceptar” las mismas en su comercio. Es de un 2,35% para las compras realizadas con tarjetas de crédito y un 1,1% para compras realizadas con tarjetas de débito. Como primer ejemplo: si un cliente ingresa al comercio y paga con una tarjeta de crédito $100, el monto que descontarán por este arancel será de $2,35. El comercio cobrará entonces $97,65.

Cuotas
Las ventas realizadas en cuotas con tarjetas de crédito tendrán un costo extra para el comercio. Este varía dependiendo de la cantidad de cuotas. El costo se origina ya que la tarjeta le pagará al comercio estas compras en 48hs pero estará “financiando” al cliente durante 2, 3, 4, 5 ó 6 meses (dependiendo de las cuotas). Este costo de financiarlo se lo cobra directamente al comercio.
Si el comercio tiene algún acuerdo puntual con la tarjeta (6 cuotas sin interés) o alguna promoción, puede ocurrir que este costo no exista.
Otro ejemplo: Cliente A ingresa y compra $100 en 2 cuotas / Cliente B ingresa y compra $100 en 6 cuotas. Sobre el cliente A se nos van a descontar primero el 2,35% del costo del arancel (punto 1). Luego la tarjeta evaluará la cantidad de cuotas (en este caso 2) y aplicará una fórmula para calcular el monto del descuento. Sobre el cliente B se nos van a descontar el mismo 2,35% del arancel y la tarjeta aplicará también la fórmula para calcular el monto del descuento. La fórmula va a depender de la cantidad de cuotas. Cuantas más cuotas se le dé al cliente, mayor será el costo para el comercio si este mismo, como se aclaró anteriormente, no tiene ninguna promoción o acuerdo con el banco o la tarjeta.
Para evitar perder dinero al vender en cuotas, el comercio puede calcular el costo y trasladarlo al consumidor.

Promociones
Son aquellos acuerdos que el comercio realizó con la tarjeta o con un banco para ofrecer un beneficio extra a sus clientes. Muchos conocen el miércoles de descuentos con el Banco X o el jueves Mujer del Banco Y.
Estas promociones generan un aumento drástico en las ventas para los comerciantes ya que el banco se encarga de difundirlas.
Supongamos que el comercio da un 20% de descuento con tarjetas del banco A los jueves. Este 20% fue acordado con el banco A y en el acuerdo el banco A se comprometió a difundir a todos sus clientes la promoción del 20% en el comercio y se hará cargo de afrontar un 5% de este descuento, pero del 15% de descuento restante se hará cargo el comercio.
Ejemplo: Ingresa un cliente con una tarjeta del banco A un jueves y realiza una compra por $100. Al comercio se le descontará entonces de estos $100 dos cosas: primero y siempre el 2,35% del arancel y luego el 15% del cual el comercio se hará cargo por la promoción acordada.

Impuestos
Es uno de los puntos más complejos pero una vez analizados, computados y presentados de la manera correcta pueden administrarse. El primero de los impuestos que tenemos es el IVA. Las tarjetas deberán cobrarle IVA a los comercios de cualquier costo que le descuenten. Por lo tanto, le descontarán IVA del arancel, promoción y costo de cuotas que les cobraron.
De una venta de $100 pagada con una tarjeta de crédito con una promoción del banco A del 20% (de la cual el comercio afronta el 15%), se descontará por IVA: 21% de los $2,35 de Arancel ($0,49) — 10,5% de los $15 de la promoción ($1,57) ya que el IVA por costos financieros es del 10,5% y no del 21%.
Más allá de los costos descontados por impuestos, las tarjetas son agentes de percepción y retención en el país.
Por ejemplo: el 5 de mayo las tarjetas deben pagarle a un comercio $10.000. Sobre dicho monto la tarjeta realizará Retenciones y Percepciones, las cuales serán sobre el monto total a pagar. No solo sobre los descuentos aplicados por la tarjeta.
Por lo cual suponiendo que la tarjeta va a retener un 3% de IIBB sobre estos $10.000, pagarán $10.000 menos el 3% ($300).

Álvaro Casas

Lic. en Psicología, Emprendedor, e Inversor ángel. Es Head of Customer Success en Increase, una compañía dedicada a potenciar comerciantes con herramientas para poder controlar y entender sus ventas con tarjeta. Ha ocupado diversos roles, desde Especialista en content marketing y SEO a Responsable de calidad para certificación ISO 9000:1.

Comentarios

COMPARTIR:
Valoración: