HomeEdición Impresa¿Por qué es importante tener un contador?
Claves

¿Por qué es importante tener un contador?

Durante un encuentro con matriculados del Consejo Profesional de Médicos Veterinarios de CABA, compartimos información clave para abordar un tema estratégico en la sustentabilidad de las veterinarias.

Escribe Nicolás de la Fuente

Amediados de este año fuimos invitados por las autoridades del Consejo Profesional de Médicos Veterinarios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a compartir con un grupo de matriculados informaciones y actualizaciones respecto de temas que hacen a la administración y la gestión contable en los puntos de venta veterinarios.

¿Por qué y para qué?

Para empezar, decidimos entrevistar a un grupo de dueños de empresas que brindan servicios contables a Pymes.
Vale aquí decir que todos ellos coincidieron en que la razón principal por la cual hoy todo punto de venta debe contar con este tipo de asesoramiento tiene que ver con “no terminar pagando más impuestos de los que uno debería e intervenir el resultado de la empresa”.
Claro que si este vínculo con el contador es de calidad, también servirá para ordenar y controlar las cuentas. ¿Qué es un vínculo de calidad? Recibir un servicio que nos alerte ante situaciones complejas, pero que también nos guíe y proponga acciones para hacer cada vez más viable el negocio: exenciones, aportes.
“Uno de los principales desafíos es lograr seguir estando dentro de la categoría de Monotributistas y “gozar” de los beneficios que ello conlleva, en relación con la figura del Responsable Inscripto”, nos explicaban.

¿Cuáles son los riesgos?

Claro que contar con asesoramiento contable no solo tiene que ver con “llevar las cuentas”, sino fundamentalmente con dar cumplimiento a legislaciones vigentes, cuyas sanciones comenzarán a ser más frecuentes, en rubros donde la informalidad sigue teniendo un peso importante, como el veterinario.
En definitiva, el comercio está regulado y por ahora, algo controlado, es clave estar preparado para recibir cualquier tipo de inspección.
Más allá de esto, fue importante poder refrescarles a los veterinarios que participaron de esta capacitación que existen causales de exclusión del Monotributo, a pesar de cumplir con la facturación (gastos x más de 80% del valor de la categoría). Esta información sorprendió a muchos y generó una interacción de la cual surgieron nuevos aportes al tema.
El secreto está en el control de todos estos temas y de los gastos a los que la AFIP tiene acceso. ¿Cuáles son? Los pagos con tarjeta que realizamos, la cantidad de empleados formales, los metros cuadrados del local y el intercambio con los proveedores de las veterinarias.

Algunas claves para los Monotributistas

El límite de facturación establecido en los $1.400.000 anuales evita salirse de una categoría que reemplaza los impuestos nacionales (IVA, Ganancias y Autónomos –solo para Capital- en provincia están obligados a pagar la Caja).
Sin embargo, el monotributo no reemplaza Ingresos Brutos frente a los cuales los veterinarios están exentos para el caso de la venta de sus servicios profesionales, pero no así de los productos que comercializan.
Claro que en este contexto, el vínculo directo con un contador que siga fehacientemente y a conciencia el desempeño de nuestros negocios permitirá también realizar correctamente (o no) las recategorizaciones semestrales ante la AFIP según la facturación de los últimos 12 meses.

Responsables inscriptos

“El contador es quien lleva una cuenta anualizada, tomando inclusive decisiones intermedias en base a cuánto es lo que cada uno debe pagar cuando corresponda”, nos explicó Jorge Varese, del Estudio Varese, cuando tomamos contacto para recolectar información de primera mano sobre este tema.
Dentro de este circuito de trabajo, el veterinario debe ocuparse de otros temas importantes, a saber:

  • Llevar facturas emitidas y los tickets Z (controlador fiscal).
  • Llevar las compras y todos los gastos (servicios públicos, resúmenes de bancos y de las ventas de tarjetas (hay retenciones metidas ahí adentro).
  • Novedades: sueldos, inasistencias, altas/bajas empleados.
    Asimismo, los contadores de estas empresas:
  • Nos devuelve todos los meses la liquidación de impuestos a pagar de IVA e IIB. Mensualmente la liquidación de sueldos, cargas sociales y sindicatos.
  • Anualmente la declaración jurada de ganancias y confección y firma del balance.

Otras obligaciones a tener en cuenta

En ese marco, no podemos pasar por alto que es obligatorio para todos los médicos veterinarios que tienen venta al público tener controlador fiscal (también talonarios de facturas A y B. En este punto en específico, la recomendación es siempre contar (o intentar hacerlo) con la vieja generación de los equipos de controladores fiscales.
¿Por qué?
Los nuevos requieren entrar en un sistema de información especial con informes cada 15 días en una plataforma bajo declaración jurada.
¿Algo más? Sí. Si bien no siempre es obligatorio, es clave para el orden interno emitir comprobantes ante cada operación que se realice.
Comprendemos que no son temas sencillos, ni del agrado de muchos de nuestros lectores.
Sin embargo, insistimos en que, frente a un contexto más agresivo en torno al cumplimiento de las legislaciones vigentes, es indispensable que los veterinarios, dueños de veterinarias, tengan un circuito bien forjado con el contador que los asesore.

Comentarios

COMPARTIR:
Valoración: