HomeEdición Impresa¿Se suman los veterinarios a los festejos de cumpleaños?

¿Se suman los veterinarios a los festejos de cumpleaños?

Si bien en Argentina pocos lugares cuentan con este servicio orientado a perros y gatos, en otros países se ha vuelto un hecho cotidiano. ¿Agrega valor al negocio? ¿Sirve para afianzar la relación con los clientes?

Escribe Gimena Rubolino

Celebrar el cumpleaños del perro de la familia es un ritual que cada vez cobra más fuerza y realmente no tiene nada de malo. Así como van a la peluquería y tienen un paseador, también merecen festejar este momento tan especial.
Las formas de hacerlo son diversas: en un salón o en la casa de sus familias. Así lo explica Karina Albarello, dueña del emprendimiento “El Perro Dinamita”, que lleva tres años en el mercado. “La idea surgió cuando buscamos por Internet tortas para mi perra que cumplía años y no encontramos nada en el país. Investigamos y nos asesoramos. Así fue como logramos un acuerdo con un hotel canino, ubicado en La Reja, Buenos Aires, que nos alquila las instalaciones. También se ofrece el servicio a domicilio, e incluso puede hacerse al aire libre, por ejemplo, en las plazas”, agrega Albarello.

El precio mínimo, a la hora de pensar en el armado de la fiesta para un perro, comienza en los $ 3.500.

El precio mínimo, a la hora de pensar en el armado de la fiesta para un perro, comienza en los $ 3.500. El servicio incluye torta, cupcakes, muffins, cookies, brownies, bebidas, la organización integral, entretenimiento y decoración.
Los juegos incluyen peloteros, anillos y obstáculos. Según el perfil del agasajado se realiza festejos con otros animales amigos o sólo con los familiares, datos que se consultan previo a la organización del evento.
“Días antes solemos ir al lugar donde se realizará el cumpleaños y nos ponemos de acuerdo con la familia en los detalles. La comida es a base de productos naturales, sin conservantes y establecida en base a los gustos del animal”, detalla también Albarello en diálogo con esta Revista 2+2.

# EL NUMERO #

350

Son los pesos que cuesta una súper torta. Infaltable en cualquier celebración; se puede elaborar con carne, avena, pollo, cordero, fruta y galletitas saborizadas según sea el pedido del cliente. Eso sí, siempre con ingredientes aptos para perros y gatos. La elaboración lleva alrededor de una hora y las más grandes son suficientes para 10 perros. Sin embargo, si el cliente lo prefiere también hay mini tortas.

Vale decir que este emprendimiento está presente en todas las redes sociales: Twitter, Instagram y Facebook. La emprendedora reconoce que la mayoría de los clientes llegan por recomendación de otros o a través de las redes. “Por ahora no estamos trabajando con veterinarios, pero estamos evaluando la forma de hacerlo. Nos gustaría”, agrega.

¿Cómo abordar el servicio en la veterinaria?

Pawnia abrió sus puertas hace sólo tres meses. Se trata de una tienda ubicada en el barrio de Recoleta (Buenos Aires) que se dedica principalmente a la venta de accesorios para mascotas. Sin embargo, Victoria Cisneros, entrenadora y también empleada del lugar reconoce que uno de los servicios que ofrecen es el de festejo de cumpleaños.
El local tiene dos pisos, en la planta baja el ofrece productos y accesorios para las mascotas y en la planta alta, se encuentra el dogpark, un minibar pet friendly donde los dueños pueden tomar algo con sus mascotas, un pelotero y sitio de juegos donde se llevan a cabo los festejos.
“Ofrecemos tres opciones distintas de acuerdo a lo que quiera invertir cada persona. Una permite al agasajado traer hasta cinco invitados: incluye torta de cumpleaños, torta para personas, galletitas y una o dos horas de acceso al dogpark (pelotero)”, explica Cisneros y sigue: “Luego, tenemos una segunda opción que incluye cotillón y la tercera que permite una mayor cantidad de invitados, además del cotillón y de comida dulce y salada”.
En todas las opciones, señala que, realizan juegos en el dogpark durante dos horas mientras los dueños toman algo en el bar.

“El cumpleaños se puede festejar cualquier día de la semana. Todo lo que sea interacción supone una mejora para la salud de los animales”. Victoria Cisneros, de Pawnia.

“Muchas veces los perros son amigos de los agasajados, pero también permitimos el ingreso a perros ajenos”, aclara Cisneros. El servicio va desde los $1.500 hasta $ 5.000. También venden tortas de zanahoria y pollo o de queso y crema para los que quieren festejarle el cumpleaños en sus hogares.
“En promedio tenemos unos dos cumpleaños al mes porque recién abrimos y nos estamos haciendo conocidos en la zona, pero también ofrecemos otros servicios como peluquería, acupuntura y adiestramiento, entre otros”, señala.
“El cumpleaños se puede festejar cualquier día de la semana. Todo lo que sea interacción supone una mejora para la salud de los animales. No se dan cuenta que es su cumpleaños, pero sí se ponen contentos porque comparten un espacio recreativo con otros pares”, detalla Cisneros uno de los beneficios.

Cuando el agasajo es en casa

Sabrina Viescas hace años que le festeja el cumpleaños a su perro Gadú en la comodidad del hogar. “Lo celebramos desde que tenía tres años. Somos una familia ensamblada. Cuando nos conocimos con mi marido, él tenía dos hijos chicos y yo a Gadú cachorro de un año y medio. Lo adopté de la calle cuando tenía unos 45 días (calculado por el veterinario)”, señala Viescas.
“Cuando nos mudamos, los chicos un día preguntaron cuándo era el cumple de Gadú y cómo lo festejaríamos. Así que les seguimos la corriente y armamos el festejo. Para los chicos era algo que no tenía cuestionamiento, sino todo lo contrario. Es un integrante de la familia que cumple años y hay que festejarlo”.
“Para el festejo armamos una tortita con galletitas para perro de diferentes gustos y pedacitos de queso fresco. Compramos la vela con el número y también regalos (correas, collares, muñecos con su propia imagen y hasta cajas con sorpresas”, explica.
Y agrega: “En la caja ponemos alguna pelotita para Gadú, golosinas perrunas y para los nenes como cartas, algún autito, spinner, juego de dados, golosinas, cosas simples”. El armado de la fiesta no termina en los regalos, sino que la casa también se viste para la ocasión. “La decoramos con guirnaldas, carteles de cumple, globos lo mismo que usamos para otros cumples. También armamos un cartel con un dibujo de Gadú o su figura hecha con cartulina”, señala Viescas.

Comentarios

COMPARTIR:
Valoración: