HomeEdición Impresa¿Qué se espera hoy de los veterinarios?
Actualidad

¿Qué se espera hoy de los veterinarios?

Reconocida ya como agente primario de Salud Pública, la profesión transita entre la vocación por el bienestar animal y la responsabilidad de certificar procesos de gran importancia para la sociedad.

Por Luciano Aba

Los animales silvestres, otro desafío a futuro.

Rápidamente respondemos la pregunta planteada en el título de esta nota: mucho espera la sociedad y los gobiernos de los médicos veterinarios en el futuro; lo que no termina de quedar bien en claro es a cambio de qué y cómo.
Nadie duda que, el común denominador de las personas, ve en los veterinarios a un ser de bien, comprometido con el bienestar de los animales y con vocación por propenderles el mejor de los pasares.
Nadie lo duda y así es, pero ¿con eso alcanza? Parecería que no.
Si hay un punto que se pretende dejar en claro en el presente artículo es el siguiente: no es menor el rol que se le otorga a la profesión veterinaria, ya no solo en el tratamiento de las enfermedades de los animales, sino también en aspectos clave como la prevención temprana de las mismas; la posibilidad de responder como agentes primarios de Salud Pública; lograr el mayor rendimiento productivo de los destinados a la generación de proteínas animales (bovinos de carne y leche, aves, cerdos y peces, entre otros) y hasta el control y el resguardo sobre la inocuidad y seguridad de los alimentos que consumimos.
Visto así, no parece poco. ¿No?
Desde ya que, en todos los casos, se trata de incumbencias ganadas por la profesión veterinaria, a través del accionar de dirigentes de distinto orden.
Por ejemplo, actualmente, se encuentran los representantes de la Federación Veterinaria Argentina (www.federacionveterinaria.com.ar) y el Colegio de Veterinarios de la provincia de Buenos Aires (www.cvpba.org) en representación de la COFERVET, asistiendo a las reuniones de comisión por el tratamiento de la reforma de la Ley de Protección Animal.
Allí, los representantes de la profesión buscan aportar una mirada técnica sobre los argumentos que se esgrimen en los 14 proyectos que han sido presentados y que se tratarán durante este año.

La firma consciente y responsable de los veterinarios será necesaria para abrir mercados, viajar al exterior con el perro y hasta para producir o no alimento en determinadas condiciones.

En todos los campos mencionados debe haber un veterinario garantizando y, fundamentalmente, certificando el cumplimiento de protocolos sanitarios que cada vez serán más y más estrictos y supervisados de manera oficial.
Poca es todavía la difusión del rol de los asesores veterinarios en cuanto al resguardo de la seguridad e inocuidad de los alimentos que consumimos todos los días.
Tarde o temprano las regulaciones se terminarán de implementar en base a la mirada de los mercados compradores y sería ideal que estos cargos sean ocupados por veterinarios. Decimos ideal, porque alguien los ocupará…
En provincias como Buenos Aires y Santa Fe, los veterinarios dedicados a granes y animales de compañía ya tienen responsabilidades en materia de Salud Pública, formando parte de sistemas de Alerta Temprana, coordinados con los profesionales de la medicina humana y distintos organismos oficiales.
¿Corresponde que si un veterinario trata a un animal con leptospirosis lo denuncie ante las autoridades?
¿Deben los profesionales realizar, firmar y avalar recetas en el campo de los antibióticos? Preguntas obvias, para respuestas obvias. Si, corresponden y deben. Pero ¿cómo?
La resistencia antimicrobiana como tema de Salud Pública atañe no solo a los veterinarios que se dedican a la producción animal, sino también a los que se vinculan profesionalmente con perros y gatos, especies que sin duda han comenzado a tomar otra dimensión en la lógica de nuestras sociedades.
Esto sin dudas que también demandará de los veterinarios en materia de responsabilidades y acuerdos legales que avalen sus recomendaciones profesionales, más allá del cumplimiento efectivo o no de las mismas por parte del responsable primario de ese animal, que es su propietario. Claro que los desafíos son diversos. Tanto que nos interesa saber cuál es su mirada respecto del futuro de la profesión y las responsabilidades y posibilidades que deberán afrontar los veterinario ya, en el muy corto plazo.
Todas nuestras redes sociales están a la espera de sus comentarios, así como nuestro correo electrónico info@dosmasdos.com.ar. ¿Qué posibilidades ven a futuro? Desde una mirada pragmática, el camino ya se ha iniciado.
La firma consciente y responsable de los veterinarios será necesaria para abrir mercados, viajar al exterior con el perro y hasta para producir o no determinado tipo de alimento en determinadas condiciones. ¿Será?

La eficacia comercial en los mostradores, un dilema a resolver.

Capacitación continua y tecnología, dos materias indelegables.

Trabajar en equipo, sobre la base del bienestar.

La prevención será el eje de las acciones en el mediano plazo.

Comentarios

COMPARTIR:
Valoración: