La parasitosis gastrointestinal de los bovinos es una enfermedad que usualmente afecta a los animales jóvenes y está producida por una variedad de nematodos (lombrices) que se alojan en el tracto digestivo generando lesiones y trastornos funcionales que impactan seriamente la ganancia de peso y el desarrollo de los animales. De tal forma y como consecuencia de una carga importante de lombrices en cuajo e intestinos, en un período de 6-8 meses los animales pueden acumular pérdidas subclínicas –no se perciben- de peso de 20-30 kg/animal y llegar a 40-50 kg/animal cuando se presentan diarrea y edema submandibular (fuente IPCVA-UNCPBA).

El desafío actual para el control incorpora el concepto de que, en la producción pastoril, resulta imposible la erradicación de la enfermedad de los campos ganaderos obligando a convivir en un equilibrio biológico y económico que haga sustentable el sistema de producción. El diagnóstico de laboratorio es un complemento indispensable para definir no solamente la oportunidad del tratamiento antiparasitario sino también, el principio activo apropiado y eficaz para cada establecimiento ganadero. Las técnicas de diagnóstico que se utilizan en la práctica se limitan al recuento de huevos de lombrices en la materia fecal de los animales (HPG: huevos por gramo de heces), coprocultivo para determinar el “tipo” (género parasitario) de lombrices involucrado en la infección y complementariamente, la estimación de la cantidad de larvas infectivas en el forraje.

Es por esto que resulta de suma importancia la implantación de un programa de control en todos los sistemas de producción animal, aunque esto ocasione un incremento en los costos, dado que existe un alto retorno al capital invertido.

Los objetivos que se deben perseguir para un control integrado y sustentable de las parasitosis son:

  • Minimizar las pérdidas en producción.
  • Utilizar los antiparasitarios cuando es necesario, rotar los principios activos.
  • Producir carne sin residuos de antiparasitarios.
  • Generar una metodología de trabajo sustentable en el tiempo.

Laboratorio Proagro investiga y desarrolla productos para el control de las parasitosis. Promectina Leva (fosfato de levamisol) es un antiparasitario inyectable destinado al control de parásitos gastrointestinales y pulmonares cuyo principio activo mantiene una alta efectividad y prácticamente no se ha encontrado resistencia. Completan la lista de productos antiparasitarios: Promectina, Promectina plus 3,15, Doraprox AD3E, Probendazol, Albendazol Proagro y Triclatioc.

Consulte a su Médico Veterinario.

 

 

Repasamos junto a Marcos Giordano, gerente de Marketing de Agroindustrias Baires, la realidad de un mercado que incorpora tendencias y sigue creciendo en el país.

Por Nicolás de la Fuente

El alimento balanceado para las mascotas se ha convertido en un insumo clave de la canasta básica de las familias argentinas que conviven con perros y gatos. Esto se suma la importancia del rubro de la nutrición animal, principalmente en aquellos Pet Shops o puntos de venta veterinarios específicamente dedicados a los animales de compañía.
Con esto en mente y a fin de conocer más sobre la situación del sector, las expectativas y tendencias que llegarán al país, Revista 2+2 se trasladó a General Las Heras, en Buenos Aires, para conocer la planta de Agroindustrias Baires, la cual produce más de 10.000 toneladas de alimentos balanceados al mes, no solo para abastecer a sus marcas propias (Old Prince, Kongo, Waffen Criadores, High Pro Criadores, Maintenance Criadores, Natural Meat, Company y Voraz, entre otras), sino también a otras empresas que ofrecen productos en la actualidad.
“Somos una empresa que año tras año ha decidido invertir en tecnología de última generación para aportar más salud y mejor calidad de vida a los perros y gatos. Tenemos el firme propósito de brindar excelencia en nutrición e ingresar todos los días a un nuevo hogar para compartir el cuidado con sus familias”, nos comentó Marcos Giordano, gerente de Marketing de Agroindustrias Baires, quien destacó el avance de la empresa.
Como se dijo, Revista 2+2 visitó una planta en la cual la inversión en tecnología impacta a primera vista. Allí se producen más de 40 marcas, entre las cuales logran una alta participación sobre las 734 mil toneladas que configuraron el mercado en el año 2018.
“En la planta de Las Heras ingresan y se analizan en promedio 50 camiones diarios con materia prima, se realizan alrededor de 4.600 análisis mensuales y se despachan cerca de 500 camiones mensuales a nuestros clientes del mercado interno. Respecto de comercio exterior, exportamos a 15 países, incluido China. Hoy tenemos el compromiso y la responsabilidad de alimentar a más de 2 millones de perros y gatos todos los días”, aseguró el representante de una firma surgida en 2002, la cual creció más de 50 veces (en volumen) desde aquel entonces, duplicando su capacidad productiva hace 5 años.
“Las nuevas tendencias giran en torno a los alimentos naturales, holísticos y todas las forman de nutrición que permitan brindar una alimentación sana y saludable. Cuanto más natural, más sano y mejor para mi perro y/o gato. En nuestro caso, trabajamos en la incorporación de más proteínas nóveles para fomentar la nutrición preventiva. Old Prince Dermadefense es el único alimento que utiliza, hace más de 10 años, el cordero como fuente principal de proteína y arroz como hidrato de carbono.
Estos nutrientes permiten reducir las probabilidades de alergias y brindar una nutrición de excelencia”, aseguró Giordano para luego resaltar la apuesta que realizan sobre el canal veterinario, apoyando -por ejemplo- las Giras del Instituto de Gastroenterología y Nutrición Veterinaria (IGV) “Dr. Ernesto Bruzzone”.
«Realizamos una alianza técnico-científica para difundir conocimientos en gastroenterología y nutrición. El objetivo es brindar al veterinario las últimas herramientas diagnósticas, terapéuticas y nutricionales para resolver las patologías que se presentan en la clínica diaria y al mismo tiempo generar mayor bienestar en la salud de los perros y los gatos”, concluyó Giordano, de Agroindustrias Baires.

 

Juan Pablo Zingoni, gerente general en Elanco Argentina, adelanta los planes de la compañía en nuestro país, a partir de la llegada de este tratamiento oral contra garrapatas y pulgas, de 30 días de duración.

En el marco de las 28° Jornadas Veterinarias de Intermédica, Elanco presenta Credelio: un nuevo tratamiento contra garrapatas y pulgas para perros; un comprimido de uso oral que asegura eficacia durante 30 días.

“Este es el punta pie inicial de lo que será el nuevo porfolio de Elanco específicamente en este segmento”, explica el gerente general de la compañía multinacional en Argentina, Juan Pablo Zingoni.

Vale recordar que, en línea con su salida a la Bolsa de Nueva York (ELAN), la firma ha puesto el foco en ofrecer productos de alto valor percibido por los consumidores. Y esto queda en evidencia al referirse al sector de animales de compañía, considerado un pilar estratégico en el crecimiento a futuro. ¿Sobre qué base? Sin dudas orientándose a soluciones preventivas (antiparasitarios y vacunas) y terapéuticas, ligadas a terapias innovadoras para hacer frente, principalmente a enfermedades crónicas.

Credelio es el primero de estos productos y Argentina será el primer país en lanzarlo en América Latina”, asegura Zingoni para luego referirse al principio activo específico del producto. “La droga es Lotilaner, una isoxazolina que ha demostrado eficacia y rapidez contra las garrapatas en el perro; así como también contra las pulgas”. Más allá de esto, vale decir que Elanco sigue sosteniendo que -ante los problemas de pulgas-, principalmente concentrados en las grandes ciudades, la primera elección sigue siendo Comfortis. “Es un producto cuya eficacia y velocidad es distintivo en el mercado. Además, tiene la ventaja de ser el único Spinosad oral indicado también para gatos”, refuerza nuestro entrevistado en las oficinas de Elanco en la zona norte de GBA.

Pero volvamos a Credelio. “Es un producto que nos permitirá ampliar el porfolio, a la hora de darle soluciones concretas a los clientes actuales que nos pedían un producto de la misma compañía para hacer frente a problemas de garrapatas en zonas donde avanzan las enfermedades transmitidas por este parásito, como puede ser Ehrlichia”, asegura Zingoni. Y destaca “Para nosotros significa un avance territorial hacia zona donde epidemiológicamente con Comfortis no podíamos entrar.  Nos va a permitir ampliar los horizontes”.

EL mundo dado vuelta

Tal como asegura Juan Pablo Zingoni, la idea de Elanco es segmentar desde comienzo: la campaña está enfocada en la relación del perro con su dueño; dejando en claro cómo el mundo del animal “se da vuelta” cuando tiene garrapatas y pulgas, y poniendo el foco en de qué manera Credelio contribuye con la solución. El mensaje de la campaña apunta a que sea el propio perro quien pida al veterinario que le recete Credelio para recomponer su situación.

La llegada de Credelio al país también pondrá en marcha la presencia de Elanco tanto con una nueva página Web para este producto, así como también con sus distintas redes sociales (disponibles en www.credelio.com.ar).

Tres pilares estratégicos

Los pilares sobre los cuales Elanco sustentará su estrategia son tres.

Por un lado, no solo la eficacia, sino también la rapidez y la duración con la cual el producto ataca garrapatas y pulgas. Asimismo, resaltan la seguridad de la tecnología: Elanco ha realizado diversos estudios que avalan la confiabilidad de este tratamiento oral. Finalmente, el otro pilar tiene que ver con la facilidad de administración. “Credelio es un comprimido masticable y más allá de su demostrada palatabilidad, es fácil de administrar por ser más pequeño que el resto de los comprimidos del mercado gracias a un proceso de purificación que lleva adelante Elanco”, asegura Zingoni.

Otra ventaja es que contamos con una indicación para perros o cachorros de 1.3 kilos, más allá de las habituales presentaciones. “Estas son todas características propias de la empresa que inauguró la categoría de orales en el mundo cuando en 2007 lanzó Comfortis y que fue sumando conocimientos y soluciones en favor de estar cerca de los profesionales veterinarios”, afirma Juan Pablo Zingoni. Y concluye: “Queremos que los veterinarios prueben el producto. Apuntamos a un crecimiento orgánico, enfocado en la expansión territorial. Sabemos que tendremos una buena recepción. No podemos desconocer que una de las fortalezas de Elanco en el mundo, pero en especial en Argentina, es la calidad de una fuerza de ventas que siempre se muestra cercana a los clientes”.

 

La Dra. María Gabriela Martelli asegura que el uso de la línea Recovery de Royal Canin genera resultados inmediatos. ¿Cuál es su experiencia en Alcorta, Santa Fe?

 

En la localidad santafesina de Alcorta, la médica veterinaria María Gabriela Martelli realiza unas 60 intervenciones quirúrgicas cada mes. Hace un año y medio, en el Centro Médico Veterinario Alcorta, implementó el uso de la línea de nutrición para cuidados intensivos de Royal Canin en sus pacientes hospitalizados.

Si bien algunos médicos veterinarios suelen plantarse diferentes barreras al momento de pensar en la nutrición de los pacientes críticos, Martelli no lo duda ni por un segundo. Y argumenta: “Podemos tener el diagnóstico más certero, acceder al mejor tratamiento, pero si nos olvidamos de sostener nutricionalmente al paciente, nos faltará una pata importantísima para su correcta y pronta recuperación”.

Ver: ¿Qué es un tratamiento eficaz para cuidados intensivos?

“La llegada de Recovery al país plantea un antes y un después para quienes veníamos practicando la alimentación forzada”, señala la profesional que, en todos aquellos pacientes que llegan con un cuadro severo de desnutrición, implementa el uso del producto específicamente diseñado para veterinaria, en reemplazo de los suplementos alimenticios de uso humano.

Vale decir que se trata una fórmula líquida específica para uso veterinario que aporta el adecuado balance de proteínas, grasas, hidratos de carbono y energía.

Para la responsable técnica del Centro Médico Veterinario Alcorta, no existen efectos colaterales. “Es un beneficio completo para los pacientes”, asegura y amplia: “En aquellos más débiles, con problemas propios de la vejez, con demencia senil o problemas en la mandíbula, también suelo recomendar el uso de Recovery de forma ambulatoria”. Entre las ventajas de este producto versus los suplementos alimenticios que utilizaba anteriormente, Martelli señala la inmediatez del resultado y que -además de sus propiedades nutricionales- tiene buena palatabilidad.

En perros y gatos

“Uno de los casos que atendí recientemente fue un perro Mastín por parasitosis ehrlichia, transmitida por garrapatas, lo cual lo llevó a perder 15 kilos tras afrontar una anorexia de 10 días”, recuerda la profesional que inmediatamente implementó una esofagostomía a través de la cual suministró Recovery y la línea gastrointestinal de Royal Canin a su paciente.

“Con esa combinación, recuperó ganas de vivir y ganó dos kilos de peso por semana”, cuenta satisfecha y continúa: “Siempre hay que medir la albúmina para saber cuál es el nivel de proteína generada por el hígado, un recurso clave para que se puede recomponer el paciente. Es clave el aporte nutricional porque sin alimento no hay energía para afrontar el estrés que acarrea una enfermedad”.

Ver: Alternativas nutricionales para pacientes en cuidados intensivos

La recomendación y prescripción de Recovery por parte de los veterinarios es crucial para ver resultados positivos tanto en su utilización en perros, como en gatos. “En el caso de los felinos, no nos podemos permitir que pasen más de tres días sin comer porque, de lo contrario, se genera una patología secundaria debido a que ellos movilizan sus recursos energéticos de forma diferente a los perros y los seres humanos”, explica la profesional. Del mismo modo, recuerda que el producto de Royal Canin produce cambios favorables inmediatos, un tema crucial en lo que al cumplimiento del bienestar de los animales respecta.

 

Royal Canin® pone a disposición de los veterinarios una serie de productos formulados para cubrir los requerimientos nutricionales de pacientes en cuidados intensivos, ofreciendo la primer gama de dietas veterinarias diseñadas para la alimentación asistida por sonda enteral.

El periodo de internación es crítico para la mascota y sus dueños; son situaciones donde cada minuto cuenta en favor de lograr una mayor supervivencia en pacientes hospitalizados.

Es en estos casos donde los veterinarios deben poder garantizar una nutrición completa en base a los productos adecuados. Entendiendo esto y reforzando la estrategia de Royal Canin en innovación y nutrición, Recovery es una fórmula líquida específica para uso veterinario que aporta el adecuado balance de proteínas, grasas, hidratos de carbono y energía. Vale decir que el producto solo puede utilizarse como alimentación enteral por sonda esofágica.

Más allá de esto, desde Royal Canin aseguran contar con diferentes opciones de dieta, considerando las diferentes necesidades, pero todas con una característica en común: su simplicidad de uso.

Se trata de una consistencia líquida especialmente pensada para la facilidad de uso con sondas de alimentación, aunque sean pequeñas. ¿Cómo se logra esto? Por medio de un innovador envase que permite el llenado de las jeringas directamente de la botella.

 

Para que lo prescriba el veterinario

La primera gama de dietas especialmente diseñada para la alimentación por sonda de Royal Canin ofrece

tres fórmulas altamente digestibles formuladas para cubrir los requerimientos nutricionales de pacientes en cuidados intensivos.

Asimismo, la línea garantiza una ingesta energética óptima para el abordaje de distintas patologías y necesidades. “Todas características válidas para que los veterinarios prescriban el producto y lo incorporen como un insumo más durante la internación de sus pacientes”, completaron desde Royal Canin.

El crecimiento en ventas de dietas asociadas a obesidad nos genera una pregunta a aquellos que trabajamos en este mercado, preocupados por la salud y el bienestar de perros y gatos. La obesidad, al igual que en los humanos, ¿es un fenómeno que llegó para quedarse? La prevalencia de esta patología marca una tendencia ascendente con tasas en la población canina que van desde el 17% al 44% (sobrepeso y obesidad) y en los felinos entre el 17 y el 52%. El cambio en los hábitos de alimentación como también la humanización de las mascotas y el sedentarismo provocan el incremento y acumulación de grasas en animales domésticos. Por último, pero no menos importante, el hábitat por lo general, es cada vez más reducido: grandes ciudades, casas más pequeñas y departamentos sin espacios pensados para un animal, son algunos de los factores que colaboran directamente al aumento de esta enfermedad. Siempre dejando de lado en este recorte de realidad los problemas de peso derivados de patologías o enfermedades pre-existentes.

El número crece y cada vez es mayor. La pregunta es: ¿Estamos tratando correctamente este problema?

MV Obesidad Natural Support, surge ante la necesidad de tratar estos cuadros tan frecuentes en la consulta veterinaria. Esta línea de alimentos es el aliado perfecto al momento de la prescripción médica de los profesionales que toman el aspecto nutricional como parte inseparable del resto del tratamiento. Corregir el problema de base, es también siempre, trabajar en la prevención de futuras enfermedades asociadas al exceso de peso.

MV Obesidad perros y su versión gatos ofrece una composición dietaria ideal, sin exceso de fibra dietética que permite un descenso gradual y saludable de peso.

Además de sus bajos niveles de hidratos de carbono y grasas, MV Obesidad Natural Support aporta ingredientes diferenciales con respecto a otras dietas de la misma categoría como son la Garcinia Camboya, los CLA y Carnitina. Estos componentes naturales disminuyen la grasa corporal sin perder masa muscular y además poseen acción antidiabetógena, con lo cual puede indicarse como coadyuvante en el manejo dietario de pacientes diabéticos.

MV Dietas Prescriptas, es la única línea de alimentos medicados, diseñada y elaborada por un laboratorio veterinario, disponible en toda Latinoamérica. Ese dato no menor, ofrece garantías indiscutidas de calidad, conocimientos profundos en su elaboración y efectos reales sobre la salud de perros y gatos.     

Para más información ingresa en www.dietasmv.com.ar

 

Diversos pueden ser los motivos, pero la realidad es innegable: las exposiciones, jornadas y talleres orientados a la Gestión, el Marketing y la Administración de puntos de venta veterinarios comienzan a ganarse un lugar en una agenda de capacitaciones que, hasta hace no mucho tiempo, apuntaban todos sus cañones a la formación científica de los profesionales argentinos.
No seremos precisamente nosotros quienes omitan que, desde hace 10 años esta Revista 2+2 viene aportando ideas y difusión al tema. Pero desde ya que el desembarco masivo de la propuesta a las bases de la profesión veterinaria se ha incrementado gracias a las puertas que se abren con la llegada de una nueva y masiva camada de veterinarios que llegan a la actividad práctica.
Pero ¿cuáles son esos eventos? ¿De qué avance hablamos?
Puntualmente esta edición se estará distribuyendo en el marco de las Jornadas Veterinarias #28 de Intermédica, en las cuales se incorporó una quinta sala orientada a la Gestión de las Veterinarias, de la mano de expertos de la Consultora chilena VetCoach. En ese caso, tanto Iván, como Víctor, López apuntan a compartir una jornada inédita con los veterinarios argentinos, compartiendo información sobre Motivación, Trabajo en Equipo, Comunicación Efectiva y otras temáticas de interés para los asistentes.
No menos importante será la participación en ese contexto del médico veterinario argentino Javier Paoloni, quien hace ya tiempo ha estado disertando sobre el tema de la mano de Intermédica y empresas del sector, logrado desde su provincia de Córdoba, avanzar fuertemente en la materia.
Lo mismo podríamos decir del rol que viene ocupando el Dr. Marcelo Zysman, como director científico del Business Veterinary que se realiza en Chile y al cual cada vez más veterinarios asisten de manera privada e independiente.
Claro que esto no será todo, ya que el tema también será difundido en el Congreso Veterinario Latinoamericano de DROVET, a realizarse los días 14 y 15 de junio próximos, en Rosario Santa Fe.
Asimismo, interesante será para los interesados, poder participar no solo de la Expo Veterinarias 2019 que se realizará 29 y 30 de junio en Costa Salguero, Buenos Aires, sino también en la Jornadas de Marketing y Negocios en la cual los temas tendrán que ver con Empresas familiares, Category Management, Técnicas de Ventas, Liderazgo y Comunicación
¿Y qué decir de nuestra Revista 2+2?
Seguimos, de la mano de nuestro editor, Luciano Aba, ha concurrido recientemente a compartir con más de 100 veterinarios herramientas claves para lograr veterinarias sustentables económicamente en el marco del Foro de Graduados que se llevó adelante en la FCV de Esperanza (UNL).
Asimismo, continua nuestra participación en los Talleres de Gestión y Administración veterinaria para clientes de la Distribuidora Krönen, los cuales se dictan mensualmente en su sede de La Plata, Buenos Aires.

¿Por qué ahora?

Sería complejo establecer un solo motivo por el cual el tema Gestión Veterinaria desembarca ahora sí de manera definitiva en nuestro país. Sin dudas que para ser incluidos en las temáticas de jornadas como las mencionadas debe haber una contraparte interesada, en este caso, los médicos veterinarios.
Y así es. Tanto los que se dedican a la parte comercial en pequeños, como en grandes animales, comienzan a buscar este tipo de contenidos para poder complementar sus conocimientos técnicos y lograr también generar los recursos necesarios no solo para sostener su emprendimiento, sino ganar dinero a fin de prosperar y mejorar su situación socioeconómica.
Como tantas veces hemos demostrado desde estas páginas, el perfil de los consumidores ha cambiado. Y claro está, el de los veterinarios también.

La puesta en marcha de servicios de consultas a distancia con foco en medicina humana pone sobre el tapete una discusión que tarde o temprano impactará en el sector veterinario. ¿Qué opinan hoy los referentes?

Por Luciano Aba

Las diversas visiones de los veterinarios entrevistados en este artículo pone de manifiesto la importancia de debatir el tema.

No hay dudas. La telemedicina ya es una realidad en la vida de las personas.
Se trata de una suerte de acuerdo tácito entre quienes no disponen de las condiciones o el tiempo necesario para esperar una consulta personal y los que pretenden una mayor cobertura territorial, con un servicio de calidad sobre temas de baja complejidad, inclusive pudiendo reducir sus costos.
Nadie podrá negar, tampoco, que la raíz de esta temática existe desde el momento mismo de la aparición de la electricidad, la telefonía o la televisión.
Pero hoy la situación es distinta.
La tecnología permite soluciones concretas que complementen la consulta personalizada entre médicos y pacientes.
Además, la protocolización de la atención a distancia asegura muchas veces respuestas concretas a partir de las cuales las recomendaciones surgen de manera natural y avaladas científicamente.

| LA OPINIÓN DE LOS VETERINARIOS |
Silvina Muñiz

Médica veterinaria. Actividad privada y presidente de la Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía (AVEACA).

Veo posible la aplicación de la telemedicina en veterinaria si se dirige a los propios pacientes, como un complemento de la consulta. Esto implica que es una continuidad de la relación veterinario – propietario – paciente, donde ya existe un vínculo y un conocimiento.
Una limitante es que para llegar a un diagnóstico certero se necesita el contacto con el animal y su evaluación, y sería un grave error que los veterinarios emitieran diagnóstico por esta vía.
Las oportunidades están en poder llegar a distancia, contener a un propietario que puede estar preocupado, favoreciendo el vínculo, y anticipando problemas a veces serios que pueden pasar por alto si no llevan al perro o gato al consultorio. A su vez, el riesgo potencial más importante es el error y la mala praxis.
Generar un sistema de comunicación que le haga creer a las personas que acudieron a una consulta o fomentar el contacto virtual, en la medicina favorece indefectiblemente a la pérdida del diagnóstico presencial y el desarrollo de la clínica médica.
Si es bien comprendido, este avance puede generar muchos beneficios. Si no se comprende la utilidad y se desvirtúa, generará un caos. Médicos y pacientes robots.
Estoy de acuerdo en su utilización como una extensión del servicio médico veterinario en el domicilio.
Como una forma de mantenerse en contacto.

| LA OPINIÓN DE LOS VETERINARIOS |
Maricel Bianchi

Médica veterinaria, actividad privada y miembro del Colegio de Médicos Veterinarios de San Luis.

La telemedicina aplicada a la medicina humana es una práctica muy común que, como pacientes, solemos usar.
Todo aquel que tenga un amigo médico, especialista o podría recurrir vía WhatsApp en cualquier momento.
Suena lógico, entonces, darle un marco de consulta virtual desde una prepaga o empresa privada a esta metodología, que le permite al paciente contar -de forma permanente- con un profesional a su disposición.
Claramente trasladado a la veterinaria veo como impedimento el hecho de que nuestro paciente no habla. Por ende, es fundamental tener un diálogo con el propietario del animal y hacer una correcta anamnesis, como así también -y quizás más importante- hacer una buena revisión clínica. Creo que podría ser una opción para clínicas veterinarias que hagan medicina preventiva; que tengan un historial clínico prolijo y completo de cada paciente y como estrategia comercial. Por otra parte, se me ocurre pensar en la posibilidad de que genere un servicio de atención primaria con un profesional que este 24 Hs a disposición y que pueda resolver determinadas consultas y/o derivar casos urgentes a guardias, siempre y cuando se filtre con un pago anticipado de esta consulta.

| LA OPINIÓN DE LOS VETERINARIOS |
Marcelo Zysman

Médico veterinario. Actividad privada, presidente de la Sociedad Iberoamericana de Algiología Veterinaria (SIAVET).

La telemedicina ya no es el futuro, sino el presente y abre un campo de acción importantísimo para el trabajo en este mundo globalizado, donde el concepto de una sola Salud ya es indiscutible.
Esto no solo ocurre en cirugías complejas, donde un cirujano reputado asiste con su presencia virtual a una resolución para un paciente complejo.
La telemedicina también rige para la interconsulta virtual, donde un médico -no importa la especialidad-, puede aportar información para la solución hablando con el paciente y el médico. Es decir, analizar posibilidades que le den al paciente un beneficio directo. Y de eso se trata la medicina: el beneficio del paciente, en tiempo y espacio real.
No contábamos con esto antes y puede ayudar muchísimo a las necesidades de los pacientes.
Y si bien es un avance para la profesión, tiene sus riesgos: porque puede caer en manos de gente inescrupulosa que le de una visión mercantil. Habrá que buscar una serie de pautas para sostener un criterio ético y moral.
A modo de conclusión, la telemedicina es una herramienta y como toda que eleve el nivel es bienvenida y sería ilógico en este momento limitarla porque viene a expandir el negocio, pero siempre bajo pautas y legislaciones claras.

¿Funciona en la actualidad?

No son pocos ya los hospitales (públicos y privados) y las empresas de medicina prepaga que incluyen a la telemedicina como un servicio más entre sus prestaciones.
También están disponibles Apps que ofrecen una consulta virtual -en tiempo real (sin importar ni el día, ni la hora)-, abonando con tarjeta de crédito.
Si bien es cierto que la fortaleza inicialmente destacada por las empresas de medicina prepaga tenía que ver con la posibilidad de contar con una herramienta con la cual tener acceso a pacientes en lugares alejados y poblaciones vulnerables, la realidad indica que el servicio es ofrecido para que las personas puedan resolver casos tan sencillos como un dolor de cabeza.
Aunque siempre destacando que se amplía la disponibilidad de profesionales de la salud a todo el territorio y que no reemplaza a los médicos, en el último tiempo se han generado herramientas que ya están al alcance de todos, gracias a la conectividad de Internet y al soporte de una computadora o un celular.

| LA OPINIÓN DE LOS VETERINARIOS |
Carlos Mucha

Médico veterinario. Actividad privada en Cardiología. Titular en Cardiología Veterinaria.

La telemedicina es, sin dudas, un cambio que llegará y se instalará en la sociedad. Como todo, genera una negación por parte de las partes involucradas, pero con el tiempo y bajo ciertas normas y regulaciones se transformará en una práctica habitual. Quizá el primer error es pensar que la telemedicina remplaza a la consulta clínica, cuando en realidad se trata de una herramienta más y con utilidad en casos específicos.
Sin dudas esto llegará también a nuestro sector, pero pudiendo presentarse de diferentes formas. Nosotros tenemos hace más de 8 años un servicio aquí y en varios países de América Latina de telemedicina basado en equipos de ECG que se colocan en las clínicas y teniendo de este modo un vínculo directo con el veterinario. En este modelo el servicio es entre profesionales directamente, esto es una forma de hacerlo (b2b).
En el planteo de la nota en cambio es otro modelo, es entre profesional y paciente como usuario final (b2c). Este último es el que requerirá de más regulaciones, y tendrá más limitantes.
En el 2017, la AVMA en USA aprobó las primeras guías en telemedicina veterinaria, y se aclara perfectamente el concepto base “la telemedicina es una herramienta en la práctica, no una disciplina dentro de la profesión”.
Particularmente considero esto como un área de oportunidad para la profesión, pero repito que bajo cierta forma de regulación y muy claramente expresadas.
Para las clínicas generales el modelo b2b con prestadores de servicios veterinarios será de gran utilidad, sobre todo para lugares en donde el acceso a especialistas sea dificultoso. Es decir, brindará mejores opciones en diagnóstico o terapéutica al veterinario. Nosotros estamos en este momento trabajando en un proyecto de este estilo b2b. Es un modelo más “simple”, ya que el vínculo es solo entre profesionales. Es decir, es una plataforma que une a dos veterinarios, sin vínculo directo con el dueño de la mascota. Ya un modelo b2c, es decir veterinario – dueño mascota, precisará más pautas y, como dije, regulaciones específicas, ya que también existirá un riesgo legal.

| LA OPINIÓN DE LOS VETERINARIOS |
Mónica Ponce del Valle

Médica veternaria. Presidente de Consejo Profesional de Médicos Veterinarios (CABA)

Adhiero a las palabras vertidas en la nota por un profesional: «el acto médico es presencial y requiere de la interacción del profesional con el paciente…» y agrego que, además, en el caso del ejercicio de nuestra profesión ni siquiera contamos con los síntomas, sino tan sólo con el relato de los dueños que, desde ya, pueden carecer de objetividad.
Por lo tanto, cobra doble importancia la identificación de los signos, cosa que no puede hacer otro que el médico veterinario por medio de la observación y revisación del paciente.
La tecnología claramente es importante y su advenimiento ha ayudado en mucho a un mejor diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y/o problemas de salud. Pero su mal uso puede llevar a retroceder en igual magnitud con respecto a lo que se ha avanzado. No es un fundamento valedero la falta de tiempo o la distancia a un centro de salud en el caso de personas mayores.
Existe la posibilidad de solicitar una consulta a domicilio y si no se puede esperar un tiempo prudencial, ergo, es una urgencia que debe atenderse en una guardia.
La única oportunidad que veo para aprovechar de la tecnología es la educación acerca de la medicina preventiva. No hay beneficio en la consulta a distancia. Sí puede ser útil, como en el caso del servicio que utiliza la SAD, tener acceso a las historias clínicas y turnos por medio de una App.
No es correcto hablar de desventajas, sí de riesgos.
El primero es el desprestigio en primer lugar por el propio profesional que ejerza de esa manera, y en segundo lugar por la comunidad. Por otro lado, también puede estimular el intrusismo profesional desde el momento en que no es necesario interactuar con el paciente. Cualquier persona puede «responder preguntas concretas», habiendo buscado en Internet en cualquier Blog veterinario la respuesta «científica», y entonces estaríamos frente al principal riesgo, que es la mala atención de nuestros pacientes.

¿Cuáles serían sus ventajas?

Luego de repasar la información que comparten quienes ofrecen distintos tipos de telemedicina, podemos resumir las principales ventajas destacadas, en las siguientes: 1) El aumento en la edad de la población y la cronificación de enfermedades constituyen un desafío sanitario y financiero gigantesco. 2) Es un servicio que favorece a los adultos mayores: evita que tengan que desplazarse para una simple revisión y disminuye su dependencia. 3) Evitar movilizaciones innecesarias y mayor seguridad y sobrevida de los pacientes crónicos.
El gran desafío es hoy que el ejercicio de la telemedicina esté regulado, protegido y se realice bajo estándares de calidad.
En primera persona
Al tanto de la novedad que la telemedicina plantea y frente a un estado febril que -en apariencia- no representaba ninguna gravedad, Milagros se predisponía a llamar a un pediatra a domicilio para que, en el lapso de 5 horas, un/una profesional acudiera a ver personalmente a León y establecer allí si al día siguiente podría o no ir al jardín. Pero antes de hacerlo, recordó la posibilidad de Consultorio a Distancia que le ofreció durante todo el verano su Obra Social. Y lo hizo, vía celular.
No solo logró quedarse tranquila en cuanto a que la situación no tenía ninguna gravedad, sino que la médica que la atendió llevó adelante un protocolo tan detallado de preguntas, validaciones y sugerencias, que no quedó ninguna duda en cuanto a los pasos a seguir. ¿Otro dato? En todo momento quedó claro que se trataba de un servicio complementario y se indicaba la necesidad de visitar en persona a un médico en caso de que al día siguiente no se vieran mejoras.
Tal lo promedito, Milagros recibió vía e – mail dos adjuntos.
Por un lado, el certificado para que León no fuera al jardín al día siguiente y la receta (con código de barras), para comprar el medicamento en cuestión en alguna de las farmacias de la zona, adheridas a este tipo de servicio.

| LA OPINIÓN DE LOS VETERINARIOS |
Germán Mina

Médico veterinario. Actividad privada. Presidente del Colegio de Veterinarios de la provincia de Santa Fe.

Considero que en el ámbito de la comunicación y la informática, estamos lejos de poder imaginar cuáles pueden ser los límites y los alcances posibles.
Hoy en día no se puede negar la implementación de la telemedicina vía Web, ya se hacen algunas consultas por WhatsApp, Facebook, Instagram, etc. Pero que siempre están sujetas a verificar la gravedad del caso, ya que estamos tratando con un interlocutor que no es el paciente en sí, sino un cliente.
Pero al tratarse de la medicina no es sencillo pensar en una aplicación adecuada a esta modalidad. Por supuesto que deben existir innumerables situaciones que puede ser una verdadera solución, sobre todos a pacientes imposibilitados a un traslado o de lugares de difícil acceso. De ahí a pensar en una medicina personalizada y a distancia, seguramente sobran los argumentos para tomarlo como una práctica lógica.
La limitante es que debemos conocer muy bien al paciente para decidir un diagnóstico y tratamiento a seguir, ya que todo se basa en lo que el cliente expresa o intuye que le sucede a su animal de compañía. Dar calma a cliente en situaciones puntuales y allí decidir cómo se procede.
Lo considero factible en el ámbito de las interconsultas profesionales, permitiéndole al veterinario clínico tener a disposición las distintas especialidades que hoy demanda la clínica veterinaria.
Y en algunas situaciones sería factible la aplicación del seguimiento de algunos postoperatorios o de algunos casos clínicos determinados.
Las ventajas están más asociadas al tiempo que puede disponer el cliente y distancias por recorrer.
Con respecto al veterinario, no hay muchas ventajas sobre lo mencionado, ya que la atención será el mismo tiempo de consulta, como lo haría de forma presencial.
La implementación del cobro de honorarios vía débito en la consulta virtual, en tiempo real sería un gran avance.
La mayor desventaja es que se generalicen y no se sepa discernir en que oportunidad hacer un uso racional del servicio, prescindiendo de la consulta clásica que es irremplazable, es un acto médico presencial donde interactúan el médico veterinario con su paciente en forma personal.
Asimismo, cada veterinario deberá poner horarios de acuerdo al funcionamiento de la clínica.

¿Qué dicen los involucrados?

«El acto médico es presencial y requiere de la interacción del profesional con el paciente en forma personal, en un ámbito adecuado y respetando todas las implicancias ético-legales que rigen la profesión en nuestro país, para constituirse en una consulta médica”. Así de contundente fue en sus declaraciones el presidente de la Federación de Entidades Médicas Colegiadas (CONFEMECO), Dr. Mauricio Eskinazi.
También mediante un comunicado de prensa, esta entidad expresó: “No estamos en contra de la tecnología, pero reafirmamos la importancia del análisis de un paciente a través de la historia clínica y del examen físico adecuado, y esto sólo se logra de manera presencial».
Más allá de esto, Eskinazi manifestó que “si bien puede ser visto como atractivo por los afiliados por la presunta comodidad que denota, los médicos lo consideramos una estrategia marketinera y con evidente intención de bajar costos al evitar las consultas en las clínicas o consultorios».
En ese mismo tono, fue Héctor Garín, secretario general de la Asociación de Médicos de la Actividad Privada (AMAP), quien reafirmó a través de una columna recientemente publicada en el diario Clarín la ganancia extraordinaria que estas prácticas generan a las prepagas: “Es una forma de reducir costos, en la cual los médicos son los grandes perdedores”, aseguraba.
«Lo que fomentamos es que el servicio de atención de consultas virtuales sea un complemento de la atención presencial y no un reemplazo», manifestó -en cambio- el doctor Fernando Plazzotta, coordinador del programa de telemedicina del Hospital Italiano de Buenos Aires (HIBA). Y completó: «Se busca aumentar la accesibilidad y la calidad del servicio y no disminuir la seguridad del paciente».
En este sentido, también resultó interesante conocer la opinión de Pablo Utrera, cofundador de DOC24, empresa que ofrece una App de consulta médica directa: «Buscamos resolver consultas de baja complejidad, que son casi el 70% de las visitas a las guardias médicas, y no dudamos en indicarle al paciente que debe ser visto por un médico en forma presencial en los casos que sea necesario».
¿Otro caso? La Sociedad Argentina de Dermatología (SAD) ofrece hoy a todos sus miembros el uso en forma gratuita de Consultorio MÓVIL, desde la cual ofrece turnos online, historia clínica digital, recordatorios y una app para promover la interacción médico-paciente de manera formal y remunerada.

Voces a favor y en contra de la telemedicina se escuchan en medicina humana, con planteos similares a los que se esgrimen en el mundo veterinario

Queda claro que, para sus promotores, la telemedicina brinda resultados exitosos. Un caso es el Hospital Garrahan y sus más de 300 Oficinas de Comunicación a Distancia en diferentes provincias. Más allá de esto y al momento de evaluar esta tendencia sobre la práctica, Luis María Degrossi, presidente de la Asociación de Empresas de Medicina Privada (ADEMP) consideró que la telemedicina es «algo nuevo del mercado» y que apunta a seducir a los millennials. «Las entidades de medicina privada y las obras sociales no pueden quedar afuera de esta innovación tecnológica porque los jóvenes lo requieren. Ellos quieren concurrir lo menos posible a un lugar físico», señaló.

Definir cuánto cuesta abrir la veterinaria cada día, servirá para estimar la venta potencial necesaria no solo para cumplir con el objetivo de cubrir gastos, sino también para poder ganar dinero.

De la Redacción de Revista 2+2

La definición de punto de equilibrio hace referencia al nivel de ventas de una empresa para cubrir costos fijos y variables. Esto implicará que una compañía, en su punto de equilibrio, contará con un beneficio igual a cero, en donde no perderá dinero, pero tampoco lo ganará (Ver ilustración).
Este concepto permite que la veterinaria, por ejemplo, cubra los costos con ventas reales en primer lugar. Asimismo, y en el momento en que aumente las ventas, conseguirá situarse por encima del punto de equilibrio, cosechando de esa forma un beneficio. Por su parte, una bajada de las ventas reducirá el punto de equilibrio generando pérdidas.
Los negocios deberían tener en cuenta, incluso antes de sus comienzos, una posible estimación del punto de equilibrio para conocer de esa manera el nivel de ventas preciso para recuperar la inversión realizada. De apreciar que no cubren los costos, la empresa tendría que afrontar una serie de cambios para conseguir un mejor punto de equilibrio.

¿Cómo se calcula?

Si lo que una empresa quiere conocer es la cantidad de unidades de su producto o productos que debe vender para alcanzar el citado punto de equilibrio, la operación es muy sencilla. Debe dividir lo que son los costos fijos entre el resultado de restar el costo variable unitario, por el precio de venta por unidad.
Si por otra parte lo que se desea es conocer ese punto de equilibrio mediante el cálculo para ventas la fórmula sería la siguiente: hay que dividir los costos fijos por 1 – el resultado de dividir el costo variable total por las ventas totales.
Para hallar su punto de equilibrio, la empresa debe conocer cuáles son sus costos.
Este cálculo debe considerar todos los desembolsos (es decir, toda la salida de dinero de las arcas de la empresa). Es necesario, además, clasificar los costos en variables (varían de acuerdo al nivel de actividad) y fijos.
El paso siguiente es encontrar el costo variable unitario, que es el resultado de la división entre el número de unidades fabricadas y las unidades vendidas. Entonces se podrá aplicar la fórmula del punto de equilibrio, comprobar los resultados y analizarlos.

¿Cómo aplicar el concepto en las veterinarias?

Aquellos interesados en repasar los artículos que Revista 2+2 ha publicado en estos 10 años de existencia haciendo foco en cómo calcular el Punto de Equilibrio en una veterinaria modelo, pueden hacerlo directamente desde el buscador de www.dosmasdos.com.ar o bien solicitando la información vía e – mail a info@dosmasdos.com.ar.

Fuente: Pérez Porto y Merino (https://definicion.de/punto-de-equilibrio/).