HomePosts Tagged "primer Simposio de Geriatría en Pequeños Animales"

Así lo sostuvo Maria Belén Villar, responsable de comunicación técnica de Labyes, en la presentación del Primer Simposio de Geriatría para Pequeños Animales impulsado por el laboratorio.

Patricio Jiménez

Mirá la cobertura completa del Simposio

Las mascotas tienen un rol cada vez importante en la vida de las personas y su bienestar cobra un rol central.
Esta situación gana mayor trascendencia a medida que la edad de perros y gatos aumenta y, con ella, los problemas en su salud.
Ante este escenario, el laboratorio Labyes -responsable de la marca líder del segmento Gerioox- organizó el Primer Simposio de Geriatría en Pequeños Animales, que tuvo lugar el pasado 2 de agosto en la Ciudad de Buenos Aires.

Un segmento clave
María Belén Villar, responsable de comunicación técnica de Labyes, sostiene que los pacientes gerontes (también llamados adultos mayores) representan alrededor del 40% de la población de perros y gatos, en la Argentina.
“Impulsamos este encuentro de geriatría porque notamos la necesidad de actualizaciones técnicas que existe entre los veterinarios sobre el tema. Luego de escuchar las opiniones de nuestros colegas de la actividad privada, pensamos e implementamos este encuentro”, asegura Villar.
Durante el Simposio se hizo hincapié en las problemáticas más frecuentes de esta categoría animal, como nefrología, psiquiatría, cardiología, oncología, diagnóstico y clínica médica, entre otras.
La presencia del mexicano Carlos García Alcaraz, desde el inicio, fue acompañada por el profesional brasileño Júlio Cambraia, en el cierre. A su turno, los argentinos Mario Bartolomeo, Guillermo Lamarca, Matías Tellado, Javier Mas y María de la Paz Salinas ocuparon el escenario y sus reflexiones pueden revivirse en una completa cobertura (audio y video) disponible para los interesados, ingresando a dosmasdos.com.ar.
La talla, la raza y la edad son los elementos que influyen a la hora de determinar si se está en edad geriátrica o no. Sin embargo, no son estas variables las únicas que intervienen. “Algunos animales jóvenes, pero con problemas crónicos o que tuvieron algún tipo de desgaste por diversas circunstancias hacen que se puedan anticipar los síntomas relacionados al envejecimiento”, afirma la responsable de comunicación técnica de Labyes.
“La frecuencia de visitas al veterinario es cada vez mayor a medida que se incrementa la edad de las mascotas y esto se debe a que hay nuevas tecnologías, avances en la medicina preventiva y, a su vez, una mayor responsabilidad por parte de las personas”, analiza Villar. Y completa: “muchas veces son más exigentes que aquel que tiene un cachorro, porque más allá que este último tiene toda la vida por delante, la relación que se forja con un animal que ya es mayor hace verlo como un miembro más de la familia. Todo esto requiere de un cuidado especial, incluyendo la comunicación por parte de los veterinarios a la hora de estar en contacto con sus pacientes”.