2+2- Descargar Mayo 2020 – Main
HomeInstagram“Es clave poder buscar estrategias de prevención para cada paciente”

“Es clave poder buscar estrategias de prevención para cada paciente”

Así lo sostiene el MV Pablo Borras, con quien pudimos dialogar no solo sobre la prevención y el control de las enfermedades transmitidas por vectores, sino también de otros temas ligados a la profesión.

Desde hace un tiempo solemos asistir a conferencias y talleres para veterinarios, orientados específicamente al tratamiento de las enfermedades transmitidas por vectores en perros y gatos. Este ha sido un tema cada vez más importante para el día a día de los profesionales, a la vez de abrir un campo para que comiencen a surgir nuevas voces, con mensajes claros y concretos en referencia al tema.

Y este es el caso del médico veterinario Pablo Borras, quien a sus 37 años ya forma parte del Tropical Council for Companion Animals Parasites, junto a referentes como Gad Baneth, Gabriela Pérez Tort, Peter Irwin, Filipe Dantas Torres y Rebecca Traub, entre otros.
“Me recibí en la FCV de la UBA y tuve muchas instancias de formación, tanto de mi propia Universidad, como -posteriormente- con cursos de posgrado dentro y fuera del país”, asegura el profesional que también fue concurrente durante dos años en el Servicio de Zoonosis del Hospital Francisco J. Muñiz. “Esto me dio la oportunidad de ver las zoonosis y las enfermedades vectoriales desde otro lado”, le explicó Borras a Revista 2+2, al tiempo que resaltó el modo en que fue combinando estas experiencias, con su Maestría, sus distintos proyectos de investigación y los años que se desempeñó en la clínica de mascotas.

Mi objetivo es seguir perfeccionándome para generar este espacio, el de la prevención y el tratamiento de enfermedades transmitidas por vectores, en el consultorio de pequeños animales”.

“Mi objetivo es seguir perfeccionándome para generar este espacio, el de la prevención y el tratamiento de enfermedades transmitidas por vectores, en el consultorio de pequeños animales”, aseguró el profesional con el cual compartimos un mano a mano para este medio.

Revista 2+2: ¿Cuáles son los desafíos que enfrentan los veterinarios en el control de las enfermedades vectoriales?

Pablo Borras: El mundo se ha modificado por diferentes razones: el cambio climático, la dinámica de los artrópodos vectores y las infecciones que transmiten, los movimientos de los animales dentro y fuera del país, el mayor conocimiento frente a estas problemáticas y el acceso a mejores herramientas diagnosticas.
Todo esto genera un continuo y arduo desafío para el clínico.
Hace unos años apenas se conocía sobre la Ehrlichiosis en perros, o que la Leishmaniosis Visceral tiene rutas alternativas de transmisión; o que los gatos deben ser protegidos contra garrapatas porque hay patógenos que los afectan.
Debemos considerar también otros cambios que se han producido como el advenimiento de diferentes herramientas diagnosticas (principalmente a nivel molecular) y de estrategias de prevención como, por ejemplo, el uso de comprimidos para pulgas y garrapatas.
Aprovechando la pregunta, es bueno recordar la necesidad de usar productos adecuados (comprimidos, pipetas y/o collares) para disminuir el riesgo de transmisión de patógenos a nuestras mascotas.
Por otro lado, no olvidar la asesoría con el veterinario de cabecera, que indicará lo más adecuado para cada animal: la mejor opción es la medicina preventiva.

¿Cuánto han podido transmitir los veterinarios a las personas la importancia de prevenir estas enfermedades?

Los veterinarios somos agentes de salud y es en el consultorio el momento para poder transmitir estos conceptos. Es fundamental la educación para asegurar mascotas sanas y prevenir enfermedades zoonóticas.
Es una acción sostenida en el tiempo la que se necesita, teniendo en cuenta las diferentes realidades: cada mascota, cada propietario, cada lugar. El mensaje se basa en la medicina preventiva, la tenencia responsable y el control veterinario.
La prevención de las enfermedades transmitidas por vectores consiste precisamente es eso, en buscar estrategias de control para cada paciente (no solo el uso de productos farmacéuticos, sino también de estrategias ambientales) y los chequeos con el veterinario de cabecera.

El mensaje se basa en la medicina preventiva, la tenencia responsable y el control veterinario”.

¿Cómo creés que la tecnología puede colaborar tanto con la capacitación de los veterinarios? ¿Y en la difusión masiva de estos temas?

Creo que los cursos a distancia en plataformas virtuales, así como la transmisión de una conferencia en vivo (o en diferido) permite a muchos colegas que se encuentran en distintos puntos del país obtener una continua capacitación y actualización en los diferentes temas. Ha sido un gran avance para la profesión. Por otro lado, las redes sociales permiten difundir información concisa y concreta sobre algunos tópicos para la comunidad en general y de esa manera, generar conciencia y fomentar la tenencia responsable de las mascotas. Siempre esta información debe ser de fácil interpretación, que pueda llegar a todo público, sin olvidar que debe estar basada en fundamentos y evidencias científicas

¿De qué manera describirías tu rol actual como difusor / capacitador?

Mi objetivo es difundir a los colegas las diferentes problemáticas con respecto a las enfermedades transmitidas por vectores, que afectan a las mascotas y en algunas ocasiones, a las personas.
Siempre tengo dos metas: acercar todos los avances científicos en el tema sin olvidarme del consultorio, ni de la interacción con los pacientes. Es decir, dar herramientas para la clínica diaria basadas en la evidencia científica. La última data, tratando de aplicarla a la consulta de todos los días. Ese es mi gran desafío.

¿Te considerás ya un líder de opinión?

Me considero un veterinario con diferentes grados de formación académica, con experiencia en consultorio, generador de conocimientos (mediante la presentación y publicación de trabajos científicos) y que continuamente está estudiando. Esto permite que tenga la oportunidad de llegar a otros colegas y ayudar, de alguna manera, a sus pacientes.
He tenido (y sigo teniendo) muchos profesionales que me han formado y que me acompañan en este proceso. Solos nunca podemos, ya que el conocimiento se genera en comunidad, presentándolo, sociabilizándolo, desarrollándolo y confrontándolo con la realidad.

Hoy también es demanda de la sociedad que exige que sus mascotas accedan a una medicina de calidad. Lo noto día a día, con los pacientes que me derivan”.

¿Entendés que hay una cierta transformación en el sector en cuanto a un trabajo más colaborativo entre los veterinarios?

Es una gran alegría decir que eso está pasando.
Se está trabajando en equipo, entre los clínicos y los especialistas. Como todo, es un proceso pero que está avanzado. Esto trae como consecuencia llegar a diagnósticos y tratamientos cada vez más específicos para nuestros pacientes.
Hoy también es demanda de la sociedad que exige que sus mascotas accedan a una medicina de calidad. Esto lo noto en el día a día, con los pacientes que me derivan. Siempre trabajo con el clínico de cabecera y a veces, en conjunto con otros especialistas.
Y sinceramente es una manera excelente de trabajo ya que el paciente es acompañado de manera más integral y con excelentes resultados.

Comentarios

COMPARTIR:
Valoración: