2+2- Descargar Impreso – Main
Home2020abril (Page 3)

MSD Salud Animal comparte información a fin de asegurar el bienestar de las personas y los animales de compañía durante la pandemia.

Con el objetivo de asegurar el bienestar de los propietarios y de sus animales de compañía durante la pandemia desatada por el coronavirus COVID-19, MSD Salud Animal comparte una serie de recomendaciones.

DESCARGÁ EL PDF CON LAS RECOMENDACIONES COMPLETAS

Recomendaciones generales

  • Lavar con agua y jabón los platos para comida y agua de las mascotas, todos los días.
  • Si el propietario no cuenta con un patio, se recomienda:
    • Salir a la calle por periodos cortos y solo a cubrir las necesidades fisiológicas de las mascotas.
    • Evitar el contacto con otros animales o personas.
    • Llevar bolsas para recoger las heces.
  • Priorizar horarios de menor afluencia.

Personas infectadas con COVID-19 con mascotas a cargo

  • Buscar apoyo de un tercero, ya sea un familiar o amigo, para que se haga cargo de la/s mascota/s.
  • La persona que se haga cargo de la/smascota/s debe procurar no utilizar los utensilios que hayan estado en contacto con el propietario.
  • Desinfectar perfectamente platos para comida y agua, correas, collares y juguetes, o comprar nuevos.

¿Y si nadie puede cuidar a mi mascota?

  • Designar un espacio dentro de la casa, donde la/s mascota/s pueda/n tener el menor contacto con la persona infectada por COVID-19.
  • El propietario debe lavarse las manos antes y después de interactuar con su perro o gato, teniendo en cuenta que esta interacción se debe limitar a alimentarlo.
  • Usar cubrebocas en presencia de la/s mascota/s.
  • Tener buenas prácticas de higiene y conservar limpios los espacios en los que interactúe con la/s mascota/s.

Tips para llevar a su mascota con el médico veterinario durante el brote de COVID-19

  • Antes de ir al médico veterinario, contactarse vía telefónica o en línea. El especialista determinará si es necesario llevar a la mascota.
  • Solo una persona adulta sin antecedentes de contagio por COVID-19 puede concurrir a la visita.
  • Al llegar a la clínica veterinaria, esperar afuera y seguir las instrucciones del personal médico.
  • En caso de ingresar a las instalaciones, desinfectarse las manos al entrar y al salir de la clínica veterinaria.
  • Mantener las prácticas de distanciamiento social, es decir, no abrazar, besar o saludar dando la mano y guardar al menos un metro y medio de distancia entre las personas.
  • Tratar de no tocar nada en la sala de espera y durante la consulta.

Laboratorios garantizan el abastecimiento; distribuidores comprometen su “máximo esfuerzo” y veterinarios siguen trabajando, aunque con horarios y actividades restringidas. 5 claves para pensar lo que viene.

Luciano Aba
Info@dosmasdos.com.ar

Cerca de 1.000 millones de personas pasaron el fin de semana del 21 y 22 de marzo en sus casas por el avance del nuevo coronavirus COVID-19. Son ya cerca de 40 los países que impusieron cuarentenas obligatorias en sus territorios para mitigar el impacto de una enfermedad que pone en jaque a la salud y la economía del planeta.
Cientos de contagios y muertes a diario en nuestro país desde que se confirmó el primer caso de coronavirus autóctono se sucedieron hasta llegar al momento actual. De la sugerencia a la obligatoriedad, cuarentena para todos.
Pero en realidad, no para todos.
Es que tanto el decreto, como la extensión anunciada por el presidente de la Nación, Alberto Fernández, exceptúa de la obligatoriedad de cuarentena a una serie de rubros, entre los cuales se encuentran:

  • Los profesionales veterinarios.
  • Los consultorios, hospitales y comercios veterinarios.
  • Los laboratorios veterinarios.
  • Las producciones agroalimentarias.
  • La cadena de distribución de fármacos y vacunas veterinarias.

Todos se encuentran desde mediados de marzo con actividades restringidas respecto de “la normalidad” con la cual venían trabajando en este 2020, pero con la firme vocación (tal como lo manifestaron sus representantes en un comunicado conjunto) de seguir abasteciendo a la cadena, tomando los máximos recaudos y exceptuando a aquellos que por distintas características pueden estar mayormente expuestos a las inclemencias de este nuevo virus (las embarazadas y los mayores de 60 años, por citar algunos ejemplos).

MIRÁ EL COMUNICADO CONJUNTO DE LAS ENTIDADES VETERINARIAS

El alerta sanitario es global y la conciencia sobre esto es real y notoria en la sociedad (más allá de los casos excepcionales que podemos ver a diario en la televisión o en las redes sociales). Sin embargo, la actividad sigue. Y como bien le dijo un distribuidor de productos veterinarios del interior de nuestro país a Revista 2+2 la semana pasada: “No es que vamos a ver qué hacemos, tenemos que trabajar. Somos un actor clave para la sociedad”.
Les compartimos 5 claves para repasar y proyectar como fueron las últimas semanas y cómo serán los próximos días de la cuarentena en veterinaria.

Sueldos pagos

Si bien hace solo un mes evaluábamos que la industria veterinaria había iniciado este 2020 con el pie derecho, en las últimas semanas el envión se detuvo. Como en todo.
Home Office para las áreas de administración, cobranzas y marketing. WhatsApp, redes sociales y cientos de llamadas telefónicas para viajantes, vendedores y promotores de los laboratorios. Horarios reducidos para guardias en áreas de calidad y las máximas precauciones para que las plantas de elaboración de fármacos y vacunas veterinarias sigan funcionando, como (a nivel general y no sin excepciones) lo seguirán haciendo en los próximos días. Entre tanto, se hizo fin de mes: se venció el IVA, IIBB y se pagaron los sueldos. Si, se pagaron. En algunos casos tomando créditos y cerrando ventas hasta el último minuto. Pero se hizo. Otra vez. ¿Y van?

Stocks garantizados

La respuesta de la industria es clara. Existe stock de fármacos y vacunas veterinarias para abastecer a los distintos segmentos del mercado al menos por dos meses. ¿En todos los productos? No. ¿Todas las empresas? Tampoco. Pero a nivel general, y entre otro tanto pueda haber en la cadena comercial, la extensión de la cuarentena obligatoria hasta el fin de Semana Santa no parece poner en riesgo el aprovisionamiento de las plantas que producen en nuestro país, tanto como para el mercado interno; como para el externo y para terceras empresas que también lo colocan en el mercado.
Como se dijo, en el caso de las plantas que siguen funcionando (la mayoría) se tomaron las máximas precauciones para garantizar la salud de aquellos que deben seguir yendo a las empresas. A la vez, se busca también favorecer su traslado diario y reconocer el trabajo diario de quienes siempre fueron (pero ahora se hace más notorio) indispensables para que la rueda siga girando.
¿El riesgo? Que comiencen a aparecer casos de contagios en los grupos de trabajo y esa situación obligue a enviar a todo el personal (o a una parte) de manera preventiva a sus casas.

Pagos: que no se corte

Blancos, clearing, mutuales, efectivo, cheques (¿electrónicos?). Plata. También tenemos que hablar de plata. Y de pagos. “Tenemos al virus y a los vivos”, nos decían también hace una semana los más pesimistas en cuanto a lo que podría ocurrir llegado fin de mes. ¿Problemas? Cientos. ¿Llamadas para adelantar o cancelar cheques? Otras tantas. Pero como se dijo, la cadena siguió.
Sabido es que la cobranza “a distancia” no es una de las fortalezas del rubro, razón por la cual se espera poder establecer reglas claras para que, en los distintos segmentos del mercado, se reestablezca el ritmo normal de cobranzas. “No hay aún razones lógicas para que esto no sea así. Estamos atentos”, resumen desde los laboratorios. Tanto que hasta incluso distribuidores medianos y grandes le comentaban a Revista 2+2 que los pocos días laborales de la semana pasada, tuvieron un interesante ritmo de movimiento y rotación de productos. ¿Es la inercia con la que se venía? ¿Se están adelantando compras “por las dudas” de lo que pase en un mes? La primera de las opciones es la que destacan en la industria. Y esto que siguió ocurriendo con la parte de fármacos y vacunas veterinarias, también se percibió en las oficinas de venta de las marcas de alimentos balanceados.
¿Qué puede pasar en adelante? La mayoría espera ya que empiecen a surgir inconvenientes operativos en las cobranzas y un enlentecimiento paulatino de las ventas en las próximas semanas. ¿Será? En unas semanas les contamos.

Logística y distribución, la clave

Los laboratorios pueden mantener su ritmo de producción, las personas dándole de comer y atendiendo la salud de sus mascotas, las producciones animales en marcha y los veterinarios en sus clínicas y en el campo. Pero si los productos no llegan, no llegan. Y está ahí el cuello de botella. No tanto para las empresas que emplean un sistema logístico formal y tercerizado, pero sí para muchos que utilizan canales algo más informales para que sus productos lleguen al destinatario final en todo el país.
¿Se puede resumir en pocas líneas cómo vivió la antesala de la cuarentena, sus primeras semanas y como vivirá los próximos tiempos la cadena de distribución de productos veterinarios? No. Pero lo intentaremos, claro.
Mientras algunos optaron por acatar inmediatamente la cuarentena obligatoria a partir del viernes 20 de marzo y por 14 días, otros distribuidores buscaron caminos alternativos para darle sustento a la excepción mencionada y recibida por decreto presidencial. No sin inconvenientes en los controles, demoras en las entregas y disputas con comisionistas, remises y transportistas no exclusivos del rubro veterinario, el sector sigue promoviendo sus ventas a través de Apps electrónicas, venta online a través de páginas web y mucho, pero mucho WhatsApp. Esa es la vocación y visión de la cadena comercial, sustentada en una logística que, con parches en su engranaje, asegura poder seguir funcionando al menos por los próximos 14 días. En el medio, claro, no podemos obviar que existen aún distintos municipios “cerrados” alrededor de todo el país y que la falta de hoteles y la reducción de actividades en el rubro de las estaciones de servicio, entre otros, claramente complica la operatoria.

Veterinarios: ¿todo sigue igual?

Desde una distribuidora líder en el rubro urbano de productos para los animales de compañía fueron contundentes: “Vemos que entre un 70 y un 75% de las veterinarias están abiertas. Sin embargo, buena parte de ellas lo hace en horario reducido y por ahora de manera no muy organizada” … ¿Es extrapolable la situación al campo de las veterinarias de grandes animales? Difícil saberlo. Lo que sí es cierto es que al campo los veterinarios van: cuando es absolutamente necesario para la producción y tomando los recaudos del caso. Pero van. También están en sus veterinarias, aunque como se dijo, con pautas clara de cantidad de personas dentro de los locales, horarios reducidos y demás precauciones.
Como es evidente, nos encontramos ante un contexto excepcional, en el cual muchas son las posturas en cuanto a qué debe hacerse y qué no; cuáles son los alcances de la excepción a los profesionales y cuál el posicionamiento que los mismos toman frente a la sociedad.
Vivimos una situación excepcional y el paso del tiempo es sin dudas quien dirá cuál de todas las posturas que en las últimas semanas se han escuchado en cuanto al rol como agente primario de salud que tienen los veterinarios. Mientras tanto, la ciudad y el campo han demostrado en las últimas semanas que necesitan de manera primordial al sector veterinario en su conjunto.

El 6 de abril comienza el curso de actualización profesional dirigido a médicos veterinarios. Forma parte de un programa de capacitación a distancia organizado por la FeVA junto con la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNLPam.

La Federación Veterinaria Argentina (FEVA) junto con la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de La Pampa desarrollaron un programa de capacitación a distancia para graduados de la carrera de Veterinaria. El lunes 6 de abril comienza el curso sobre radiología del tórax en perros y gatos a cargo del profesor Dr. Alberto R. Meder.

Esta capacitación tiene por objetivo promover la construcción de conocimientos prácticos de manera que el profesional veterinario desarrolle una interpretación general y particular de las imágenes radiológicas en perros y gatos. Además, se propone abordar las distintas patologías de diagnóstico radiológico que asientan en los aparatos y sistemas que conforman el tórax de pequeños animales. Por último, busca favorecer la realización de un informe radiológico completo, adecuado y de relevancia clínica, diagnóstica y legal.

Conocé aquí la oferta de cursos distancia de la FeVA y UNLPam

El curso tendrá una duración total de cuatro meses (160 horas) y contará con una con evaluación final. Estará compuesto por cuatro módulos mensuales de 40 horas de duración cada uno, cuyos contenidos son:

PROGRAMA

Módulo I

Placa toráxica diagnóstica. Técnica radiológica. Límites de una placa adecuada. Errores. Incidencia. Puntos clave. Valoración de estructuras de referencia. Diferencias entre imágenes laterolaterales y sus ortogonales. Selección de dos o más incidencias. LLD. LLI. DV. VD. Anatomía radiológica topográfica. Laringe. Tráquea. Anatomía radiológica normal. Referencias. Hueso Hioides. Anatomía de tráquea endotoráxica. Carina. Posicionamiento del animal. Alteraciones por la técnica. Mineralización. Banda traqueal. Desviaciones. Dorsales. Ventrales. Valoración objetiva del tamaño traqueal. Relaciones. Hipoplasia. Colapso. Bronquios primarios.

Módulo II

Anatomía mediastínica normal. Fenestraciones. Efusiones. Pliegue craneoventral. Pliegue caudoventral. Aire esofágico. Normal. Anormal. Calcificaciones pleurales y pulmonares normales. Corazón. Grandes vasos. Estructuras toráxicas. Estructuras cardíacas. Cardiometría. Relaciones cardiotoráxicas. Escala cardíaca vertebral (VHS). Diferencias por fenotipos caninos. Valores normales. Parámetros raciales. Analogía de la silueta cardíaca con las agujas del reloj. Patrones de agrandamiento camerales. Relaciones topográficas patológicas. Arterias y venas apicales. Arterias y venas caudales. Diagnóstico de hipertensión y congestión pulmonar. Patrón de edema pulmonar cardiogénico en perros y gatos. Valoración del diámetro de la vena cava caudal. Congestión sistémica.

Módulo III

Paciente sano. Paciente enfermo. Par radiológico Anatomoradiología. Límites. Costillas. Esternón. Cartílagos costales. Diafragma. Espacios intercostales. Lóbulos pulmonares. Topografía de la proyección pulmonar. Cisuras pleurales. LLD. LLI. DV. VD. Patrones pulmonares. Definición. Radiopacidades normales. Algoritmo por eliminación. Patrón alveolar. Patrón bronquial. Patrón intersticial. Estructurado. No estructurado. Patrón Vascular. Signos radiológicos. Parámetros básicos de clasificación. Bases de diferenciación. Broncograma aéreo. Edema. Neumonía. Origen. Posición en el tórax. Atelectasia. Patrón en vías de tren y donas. Anatomía de los bronquios primarios, secundarios y terciarios. Anatomoradiología bronquial. Signo miliar, nodular y masal. Patrón apolillado. Patrón en balas de cañón. Patrón en suelta de globos. Diferenciación con calcificación. Hueso heterotópico. Metástasis.

Módulo IV

Diafragma. Pleura. Mediastino. Porción diafragmática lumbar, costal y esternal. Receso frenicocostal y frenicolumbar. Histo aórtico, de la vena cava y esofágico. Pilares difragmáticos derecho e izquierdo. Incidencias laterolaterales. Diferenciación radiológica. Cúpula diafragmática. Convexa. Abovedada. Signos patológicos de origen diafragmáticos. Hernia. Traumática Hiatal. Peritoneopericárdica. Peritoneopleurales. Signos radiológicos claves. Espacio pleural. Presencia de gas, líquido y tejidos. Efusión pleural. Diferenciación. Cisuras pleurales. LLD. LLI. DV. VD. Signos de presencia de líquido. Neumotórx. Retracción pulmonar. Atelectasia. Enfisema pulmonar. Anatomoradiopatología. Neumotórax a tensión. Mediastino. Órganos mediastínicos. Porciones. División para su estudio. Pliegues. Patologías mediastínicas. Desvíos. Masas. Ganglios. Nódulos. Neumomediastino. Efecto Macklin.

Descargá aquí la planilla de inscripción

ARANCELES

Colegas matriculados en colegios y consejos federados que integran la FeVA: $2.500/módulo.
Colegas matriculados en colegios y consejos no federados (Provincia de Buenos Aires, Mendoza, CABA, Neuquén, Córdoba y Santiago del Estero): $2.800/módulo.

Informes e inscripción: cursospets@federacionveterinaria.com.ar

Bajo el lema “Ser parte tiene sus ventajas”, la distribuidora apuesta al crecimiento de la mano de las veterinarias. ¿El objetivo? Expandirse en la Ciudad de Buenos Aires, GBA y el resto de las provincias argentinas.

El objetivo de CTO sigue siendo el mismo que hace 17 años cuando inició sus actividades como distribuidora de medicamentos veterinarios para pequeños animales: crecer. Con ese blanco en la mira, y para que sus clientes los sigan eligiendo, lanzaron el programa “Sumate a CTO”.

Entrá al programa de beneficios de CTO

Se trata de un plan de beneficios para clientes preferenciales que consiste en sumar puntos por cada compra. Luego, los mismos podrán ser canjeados por diferentes premios en los rubros electrodomésticos, entretenimiento, esparcimiento y elementos instrumentales.

Además, podrán acceder a descuentos especiales y bonificaciones.

Conocé más sobre CTO

Vale decir que la fuerza de ventas de CTO ya comenzó a comunicar a sus clientes en qué consiste el nuevo programa, aclarando que todas las compras suman y que los puntos no tienen vencimiento.

Clientes preferenciales

La propuesta está pensada exclusivamente para clientes preferenciales. Rubén Filiel, gerente general la distribuidora, lo definió de esta manera: “La idea nace de la posibilidad de dar beneficio a esos clientes que siempre nos han apoyado y también a otros que apuestan por nosotros”.

Recordemos que cada cliente que se sume al programa recibirá una tarjeta de Cliente Preferencial CTO con su nombre, número de cliente y una clave con la que podrá entrar a la página web www.distribuidoracto.com.ar y ver qué obsequios hay en el catálogo y cuántos puntos tiene. Al mismo tiempo, podrán ver el stock, precios de los productos y hacer pedidos en línea.

Descargá el Catálogo de premios

Hacia todo el país

CTO nació en Morón, se hizo fuerte en zona Oeste y, con el tiempo, expandió su cartera de clientes (veterinarias) a toda la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires. Hoy, el proyecto es crecer en todo el país. Ya está presente en Santa Cruz, Río Negro, Córdoba, Mendoza, Entre Ríos y Corrientes.

Crecimiento hacia afuera y hacia adentro

La Cooperativa del Trabajo del Oeste (CTO) se formó hace 17 años, cuando 10 personas se tuvieron que enfrentar a la quiebra de la empresa donde trabajaban. Decidieron seguir juntos, en el mismo rubro, sumando experiencias y conocimientos. Así formaron esta distribuidora de medicamentos veterinarios para pequeños animales que ya cuenta con 33 personas entre sus filas y está en vías de incorporar tres vendedores más.

“Trabajamos para ampliar nuestra red en todo el país”, comentó Filiel, y destacó: “Por eso estamos incorporando nuevos clientes. Nos gusta proponer acuerdos en los que ganemos todos, nosotros como cooperativa y los veterinarios, que son nuestros clientes”.

 

Editorial

Realmente nos hubiera gustado empezar esta editorial de otra manera.
Imaginábamos otro inicio para la primera de las seis publicaciones que, a lo largo de este 2020, estarán recibiendo cerca de 5.500 referentes del sector veterinario en Argentina.
Hubiese sido nuestra primera elección contarles aquí que esta Revista 2+2 sigue creciendo, sumando profesionales a su staff y modernizando todas sus plataformas digitales sobre la base de www.dosmasdos.com.ar.
Pero no. El actual contexto nos impone otros desafíos.
Con casi dos millones de personas infectadas en todo el mundo y cerca de 115.

000 fallecidos en meses, el impacto del COVID19 sobre la salud, los hábitos y la economía global es innegable.

Y como si fuera poco ser contemporáneos a una pandemia como la que pocos recuerdan en la historia, pasamos nuestras últimas semanas en “cuarentena”.
Sí. Más de 40 países en todo el mundo dictaron la orden de un aislamiento social obligatorio que logró dejar adentro de sus casas (como medida preventiva) a millones y millones de persona (de manera simultánea) en todo el planeta.
Verdaderamente inédito.
Comprenderán que por el perfil de esta Revista 2+2 y sin desconocer el impacto y el riesgo que aún manifiesta este nuevo coronavirus para la salud de la población, abordaremos la temática desde lo que nos toca.
Compartiremos con veterinarios de todo el país y distintos rubros, una serie de recomendaciones concretas para poder diagnosticar su estado de situación respecto de la actual pandemia y acciones ineludibles para aquellos que decidan hacer frente a un nuevo desafío, nunca antes vivido.
Pero vayamos a lo concreto. ¿Se puede achatar la curva del impacto que seguramente vivirá la economía de las veterinarias en nuestro país?
¿Alcanza con analizar lo que está ocurriendo en otros lugares del mundo donde la enfermedad se encuentra en una etapa más avanzada?
Seguramente no, pero al menos estar atento a ello puede ser de gran valor.
Es por esto que, en esta edición, les ofrecemos un completo informe con 10 medidas estratégicas a tomar en las veterinarias y hospitales veterinarios que hayan tomado la decisión de moverse de manera proactiva.
Pero no respondimos la pregunta.
¿Se puede en nuestro país prevenir lo que está ocurriendo con las veterinarias de España, de Panamá o de Chile?
Difícil saberlo e improbable asegurarlo.
Lo que sí sabemos es que en Argentina conviven distintos modelos de veterinarias, más allá de su lógica segmentación entre especies animales y ubicación geográfica.
¿Afectará de igual modo esta crisis a los que alquilen que a los que sean dueños de sus locales?
¿Será más fácil de sobrellevar para aquellos veterinarios cuentapropistas o para los que en este último tiempo montaron una pequeña estructura con 3 o 4 colaboradores?
¿Quedarán en evidencia cuáles de las herramientas de administración y gestión de veterinarias valía la pena tener en marcha?
¿Era clave o no la tecnología y el manejo de las redes sociales?
Muchos interrogantes frente a una situación global inédita que nos afecta a todos y que, con el paso del tiempo, irá poniendo a prueba no solo la ética y la moral de cada quien, sino también la creatividad y la fortaleza de un sector que fue exceptuado de la cuarentena general por ser considerado de primera necesidad y que es motorizado por la propia sociedad (propietarios de mascotas y productores agropecuarios), para seguir funcionando.

Frente a un contexto sanitario y económico complejo, será clave observar qué está ocurriendo en otros lugares del mundo y evaluar las herramientas necesarias para afrontar las crisis del mejor modo posible.

Por Luciano Aba

La crisis desatada a partir de la expansión del COVID19 nos afecta a todos: más de 40 países impusieron esquemas de aislamiento obligatorios para mitigar el impacto de una enfermedad que pone en jaque la salud y economía del planeta.
Al momento del cierre de esta primera Revista 2+2 del año, la cantidad de personas infectadas por el nuevo coronavirus se acercaba a los 2 millones en todo el mundo, registrándose cerca de 115.000 fallecimientos. Vale decir que casi 100 de ellos se habían producido en nuestro país, donde a mediados de abril aun no se registraba el pico de contagios esperado por los epidemiólogos.
Como se dijo, la pandemia nos afecta a todos. Y en muchos sentidos.
El COVID-19 generará pérdidas por billones de dólares en la economía mundial, dándole un duro golpe a todos los sectores, pero en especial a aquellos vinculados con los entretenimientos, restaurantes y el turismo, rubro este último en el cual hay en riesgo 50 millones de empleos a nivel mundial.
¿Y en nuestro país?
¿Y el comercio minorista?
Para abordar este punto, vale la medición realizada por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) del 1 al 10 de abril en las distintas capitales del país, GBA y CABA, abarcando 1.100 negocios.
“Las ventas en los comercios minoristas se derrumbaron cerca de un 50% en marzo. Todas las actividades cayeron. Algunas como la ligada a “Bazar y regalos”, casi en un 70%, mientras que otras como “Indumentaria y lencería”, lo hicieron en el orden del 65%. En ese marco y también cayendo respecto de 2019, los minoristas de “Alimentos y bebidas” fueron los que menos perdieron (-18%), siguiéndolo en el listado las “Farmacias” (33%).

¿Y las veterinarias?

También puertas adentro del rubro el aislamiento social obligatorio pesó de diferentes maneras. Quizás no al principio, donde veterinarias dedicadas a grandes y pequeños animales de todo el país tomaron prácticamente las mismas medidas: extremaron medidas de higiene, limitaron las atenciones a “urgencias” y redujeron los horarios de atención al público. Para ser concretos y en base a lo que distintos distribuidores de productos veterinarios manifestaron a esta Revista 2+2, durante la primera semana del aislamiento social obligatorio, cerca del 70% de las veterinarias siguieron abriendo sus puertas tras la excepción recibida por medio del decreto presidencial, aunque claro, en la mayoría de los casos solo durante algunas horas al día (5 en promedio).
Sin embargo, con el correr del tiempo quedó claro que las producciones agropecuarias continuaron trabajando y fue así como los profesionales mantuvieron sus visitas a campo Destetes, vacunaciones, control de enfermedades venéreas y otras acciones se mantuvieron en un sector que sigue impulsando la producción de carne y leche.
El caso de las veterinarias de pequeños animales es distinto. Si bien el contexto lógicamente las afectará, no podemos perder de vista que el que están viviendo hoy las personas con sus mascotas será el vínculo más fuerte que tendrán en la historia.
Y ese no es un dato menor para veterinarias que se ocupan de resguardar no solo la salud, sino también la buena nutrición de perros y gatos.

Transmitir seguridad y preocupación por el mantenimiento de normas y protocolos para la atención de pacientes.

Analizar lo ocurrido en otros países

El tiempo transcurrido entre el brote inicial de COVID19 en China, su posterior paso por Europa y el arribo a nuestro país tiene que servir para tomar decisiones en base a evidencia. Poca, pero evidencia al fin. Es por ello que cobra relevancia escuchar a los referentes veterinarios de pequeños animales de otros países de la región, quienes aseguran que uno de los principales rubros que ha afectado el contexto es el de la medicina preventiva (vacunas), el cual en países como Chile, Panamá o México llegó a caer en un 50%, al menos, en facturación. Es un dato inicial, pero sin dudas -como dijimos- sirve de referencia para evaluar potenciales medidas.
Ya tomando como base lo que ocurre en España, la consultora Rentabilidad Veterinaria aseguró recientemente que los ingresos en el mes de marzo cayeron entre un 30-40% respecto al mismo mes del año anterior. Quizás esta realidad haya servido de motor para que, incluso desde los colegios profesionales, se busque hoy dejar atrás aquello de “atender solo urgencias” y volver a ofrecer los servicios tradicionales del sector.
Con veterinarias que han cerrado o reducido turnos y personal, también se han comenzado a hacer notar algunas tendencias a considerar.

  • Crece la atención de Emergencias.
  • Se fortalece el envío de ventas de medicamentos y alimentos balanceados “puerta a puerta”.
  • La situación no favorece la Atención a domicilio.
  • Aumenta el servicio de búsqueda de pacientes por sus hogares para ser trasladados y atendidos en la veterinaria.
  • El hecho de que haya veterinarias cerradas favorece el movimiento de las que permanecen abiertas y activas.

Decisión estratégica

En este marco, los dueños de las veterinarias deberán tomar una decisión, más allá de lo que los atañe como agentes primarios de salud. ¿Qué hacer con la empresa?

Invertir en publicidad tanto física, como digital, para lograr un mayor alcance y así alcanzar mejores resultados.

Desde ya que existen situaciones diversas y “espaldas” distintas para aguantar la realidad, pero de algo no hay dudas: la facturación va a caer.
Para quienes tomen la decisión de afrontar el contexto de manera proactiva será necesario tomar una serie de medidas estratégicas, de las cuales dependerá el resto de la estrategia. Aquí les compartimos tan solo 10 de las principales acciones a contemplar.

1. Disponer de los insumos y productos necesarios

Si la decisión es avanzar, la veterinaria debe contar y asegurarse los recursos básicos y necesarios para hacerlo. Habrá que invertir en barbijos, guantes, geles, alcohol y desinfectantes. De manera urgente habrá que hacer ese desembolso, el cual incluso los contadores deberán -en este caso- tomar como una inversión a mediano plazo y no como un gasto propio de ese mes.
De igual manera, previendo los meses que vienen (su impacto “estacional” sobre la salud y nutrición de las mascotas) y el historial de venta de la propia clientela, las veterinarias podrán ir asegurando stocks en categorías de productos veterinarios y alimentos balanceados bien definidas.

2. Hablar con los proveedores y acceder a créditos

Será estratégico que desde las veterinarias y sin importar su tamaño o facturación, se pueda lograr un diálogo abierto y sincero con los proveedores para lograr algún tipo de financiación que les permita comprar con -por ejemplo- 2 meses de gracia y el posterior pago (aún con intereses), finalizado ese tiempo. Es entre todos que debemos apoyarnos en momentos así. Con una propuesta seria y un plan de adecuación cumplible y auditable, es factible encontrar buena predisposición del lado de aquellos cuya rueda también debe seguir girando.
Es clave también que tanto las veterinarias que estén formalmente constituidas como empresas, así como los profesionales que ejercen bajo las categorías de Autónomos y Monotributistas, hagan su máximo esfuerzo por buscar, aplicar y conseguir algún tipo de crédito bancario para afrontar los próximos meses de manera más holgada, aun teniendo que pagar intereses más adelante.

3. Definir un esquema de entrega “puerta a puerta”

Si bien es cierto que los “negocios” de proximidad, como lo son las veterinarias de barrio, verán posiblemente una afluencia nueva de público en base a su posibilidad actual de movimiento, no cabe duda de que deberán ya instaurar algún sistema de delivery para la entrega de alimentos balanceados o productos veterinarios de primera necesidad, en base a protocolos previamente establecidos. Por más que puedan, a muchas personas les tomará su tiempo volver a la vida “normal” y es por ello que los locales deben comenzar a promover este tipo de servicios para satisfacer esto que no deja de ser una necesidad.

4. Ser prudente con los precios

Desde ya que no es momento para subir los precios de los productos y servicios que se ofrecen en las veterinarias, pero mucho menos, de bajarlos.
Esta es una tentación que en muchos casos termina acelerando los malos resultados de la empresa. Malvender puede ser una de las peores decisiones en los momentos que corren. Esto no quiere decir que desde las veterinarias se promuevan distintas acciones promocionales. Sin embargo, es clave prestar atención sobre este aspecto (Ver nota en páginas 28 a 30 de esta revista).

5. Evaluar lo ocurrido en el último mes (gastos y ventas)

Ser empáticos con la situación. Si la gente no sale de su casa, habrá que acercarse desde la veterinaria.

Desde la gestión y administración del negocio, será clave tomar como base el período comprendido entre el 19 de marzo (entrada en vigor de la cuarentena obligatoria en Argentina) y el 19 de abril, para poder analizar un mes completo bajo la situación actual de pandemia.
En base a ello, podremos tener un estimado en cuanto a niveles de gastos y facturación, segmento por segmento. Claramente, las consultas profesionales habrán crecido considerablemente respecto de otros rubros.
¿Qué otros cambios notaron? ¿Podrían determinar un nuevo punto de equilibrio para sus negocios en base al contexto actual?
Está claro que, si para cubrir los gastos una veterinaria necesitaba generar tantas ventas por día, hoy deberá encontrar la ecuación para poder seguir haciéndolo con la mitad de ellas. Habrá que replantear los modelos del negocio y eficientizar cada uno de los minutos que la veterinaria esté abierta.

6. Cuidar a los colaboradores de la veterinaria

Uno de los principales desafíos que tendrán los titulares de veterinarias por estos tiempos tendrá que ver con la posibilidad de trazar e imaginar distintos escenarios a futuro. Lo que estamos viviendo nunca pasó y seguramente no nos podremos enamorar de una sola estrategia, sino que deberemos ir tomando medidas día a día, semana a semana. Sin embargo, será clave no olvidarse de un aspecto central: preocuparse por aquel que más cerca tenemos.
Es por ello que resulta vital dialogar con los equipos de trabajo ya no desde el lugar de jefe, sino desde el de un buen líder, explicar la realidad de la veterinaria, comunicar la decisión de avanzar aún en el contexto y describir el plan que se va a llevar adelante. Escuchar sugerencias y otros puntos de vista, nunca está de más. Será clave, en la medida de lo posible, mantener el positivismo.
También será clave poder transmitirles la importancia de su trabajo y garantizarles las medidas esenciales para garantizar con acciones concretas y visibles (como la limpieza diaria y el acceso a recursos como barbijos, guantes, etc) el cuidado de su salud y la de toda su familia.
En este punto, vale decir que el armado y la difusión de protocolos de atención y administración, no solo dan garantías, seguridad y confianza a los clientes, sino también a nuestros colaboradores.

7. Empatía, mucha empatía

En tiempos de redes sociales, WhatsApp y aplicaciones digitales, las veterinarias no deberán perder de vista que la comunicación en tiempos de COVID-19 debe siempre buscar ser empática con el otro. Las veterinarias deben seguir funcionando y brindando el mejor servicio, sin perder de vista que atravesamos una situación sensible, en la cual el lenguaje, los tonos y modales elegidos para comunicarnos puede afectar positiva o negativamente nuestro mensaje.
Es clave conocer a nuestros clientes y entender que muchas de sus nuevas necesidades no estaban contempladas por las veterinarias hasta hace tan solo unos meses atrás.

8. Agregar valor concreto en las redes sociales

Mostrarse activos en las redes, evitando presuponer que los clientes conocer ya nuestros medios de contacto.

Como se dijo, los canales de comunicación están híper activos y representan sin dudas una gran oportunidad (sino la única) para que las veterinarias mantengan activa su visibilidad aún en estos contextos de las familias argentinas (y sus mascotas). En ese marco, los especialistas hoy recomiendan generar un mix en ese vínculo entre el entretenimiento y la educación. Será importante que, desde las redes sociales, las veterinarias puedan transmitir conceptos claros, de manera divertida, por medio de los cuales las personas puedan seguir teniendo presentes sus responsabilidades en materia de la tenencia responsable de sus animales. Es clave utilizar estos medios para generar confianza y cercanía, aún a la distancia y en cuarentena.

9. Evaluar la Telemedicina

Sin dudas que el actual contexto generado a partir de la propagación del COVID19 por todo el mundo ha llevado a que se incremente el ritmo en la adopción de herramientas de Telemedicina por parte de las veterinarias.
Algunas ya venían trabajando en el tema y otras, aun con desconfianza, deciden investigarlo para sumarse a la tendencia.
Algunas claves: aconsejan que el uso de estos recursos se haga «siempre que ya exista una relación veterinario-tutor-paciente previamente establecida».
Debe garantizarse «la seguridad, la calidad y la trazabilidad de los servicios prestados».
El hecho de disponer de imágenes de la mascota mientras hablamos con el propietario puede ser de gran ayuda.
¿Vale la pena intentarlo? Claro que sí. Como se dijo, el servicio de consultas médicas, urgencias y emergencias son y serán los que mayor movimiento generarán en la atención médica de las mascotas, con lo cual poder contar con este tipo de servicio servirá no solo para ofrecer una solución a una necesidad concreta de los clientes, sino también para que los veterinarios moneticen de manera formal, mucho de lo que hoy solucionan de manera gratuita vía WhatsApp o atención telefónica.

Dar seguridad y confianza

El hecho de que la actividad que realizan las veterinarias haya sido exceptuada de cumplir la cuarentena obligatoria genera una diferencia entre este tipo de emprendimientos y otros ligados al comercio minorista.
Sin embargo, no por ello las personas están “tranquilas” a la hora de tener que trasladarse de sus casas a las veterinarias. Es por ello que resulta imprescindible poder ya apuntar todas las herramientas de comunicación disponibles a brindarles a los clientes la mayor seguridad posible en cuanto a que pueden recurrir a ustedes tanto de manera física (con turnos), como digital.
Para ello, es clave establecer y mostrar lo que se hace. Ni más ni menos.
Si decimos que no compartimos más el mate, debemos realmente hacerlo, documentarlo y mostrarle. Son pequeños actos que muestran nuestro compromiso para con la situación. Será clave también imprimir y colgar recomendaciones específicas para el trabajo en la propia veterinaria: Recordatorios para lavarse las manos; mensajes claros en cuanto a cuántas personas pueden estar adentro de la veterinaria, etc, etc.
Importante será que la gente vea cómo se limpian y desinfectan las áreas de trabajo cada vez que finaliza algún tipo de intervención o visita. También en caso de haber exceptuado a alguna persona en la empresa por ser población de riesgo (mayores o embarazadas, por ejemplo), deberíamos comunicarlo.

La población felina crece en el mundo y también en nuestro país. Los gatos han sido incorporados a las familias como un miembro más y sus dueños invierten en ellos tiempo y dinero. Sin embargo, más de la mitad no visita al veterinario. ¿Vale la pena pensar una solución?

Por Guadalupe Varelli

Las fuentes de información son diversas pero los datos confluyen al fin: cada vez son más las personas que eligen a los gatos como sus animales de compañía.
Repasemos algunos números.
Ya en el año 2012, la revista especializada en animales de compañía Veterinary Focus publicó una edición especial sobre este segmento veterinario. ¿Qué decía? Que los gatos son el futuro de los veterinarios. Afirmación fuerte, sí, pero sustentada en datos.
Es que mientras la medicina canina crece y se fortalece desde hace años, la felina comenzó a desarrollarse más cerca en el tiempo y en respuesta a una demanda bien concreta.
Si analizamos la evolución comparativa de las poblaciones de perros y gatos en Alemania, el Reino Unido, Estados Unidos, Francia y Japón, veremos que la población felina creció en una proporción mayor que la canina.
Y esto no es todo. Los números publicados en 2015 por la consultora alemana GFK confirman que la tendencia continúa.
Los gatos son la segunda mascota más popular en el mundo, y en algunos países ya hay más gatos que perros en los hogares.
Es el caso de Canadá, Inglaterra, los Países Bajos, Alemania, Francia, Bélgica, Turquía, Suecia, y especialmente en Rusia, donde los felinos casi duplican a los caninos.

¿Y en la Argentina?

Este mismo estudio de GFK confirma lo que ya sabemos: la gran mayoría de los argentinos tienen (tenemos) al menos una mascota en casa. Tan solo un 18% de la población prescinde de su compañía.
Entre todos estos animales que nos acompañan, 66% son perros y 32%, gatos.
Y si bien los primeros siguen siendo la «mascota preferida», la distancia entre unos y otros se achica cada vez más.
¿Otro dato? Se estima que en nuestro país la población felina es cercana a los seis millones de animales y su número sigue creciendo. Veamos un ejemplo.
La Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires publicó en 2016 un informe sobre la tenencia de perros y gatos en ese distrito, y los resultados mostraron números similares.
En los hogares de la Ciudad se contabilizaron cerca de 430.000 perros y alrededor de 250.000 gatos. Esto significa que hay 14 perros y ocho gatos cada 100 personas.
Al comparar esos número con los obtenidos en encuestas anteriores, es posible ver que, entre 2003 y 2014, hubo un incremento anual de 17,7 perros por mil y de 19,4 gatos por mil. La conclusión presentada es la siguiente: “Si bien la cantidad de perros en los hogares de la Ciudad es y fue siempre mayor a la de gatos, la velocidad de crecimiento de la población de éstos en los últimos años supera a la de los perros”.

Los gatos también comen (y bien)

Como también han destacado otras publicaciones especializadas, en general, el gato es ligeramente más urbano y suele vivir en clases socio-profesionales ligeramente superiores a otras. Sus propietarios tienen una mayor tendencia a comprar alimentos específicos e invertir más dinero en ellos.
Esto mismo mostraba el estudio de la Ciudad de Buenos Aires: 82% de los gatos tienen una alimentación basada exclusivamente en balanceado, rasgo que se acentúa en la zona norte, de mayor poder adquisitivo, donde los gatos con dieta basada exclusivamente en balanceado son el 90,5%.
Según datos difundidos por la revista Focus Market, los dueños de gatos gastaban, en noviembre de 2019, un promedio de $2.067 por mes. Dos años antes, el monto era de $424. Para tener una referencia, el mantenimiento de un perro pasó de $2.000 a $3.741 en este mismo período. En términos porcentuales, hablamos de un crecimiento de 387,5% y 87.05%, respectivamente.
Una vez más, vemos que los gatos ocupan un lugar cada vez más importante.

Cuidados diferentes

Pero los números mostraron algo más: los cuidados que reciben perros y gatos no son los mismos. Veamos la paradoja.
Mientras la población mundial de gatos crece y la venta de alimentos balanceados para ellos lo hace en igual medida, en las veterinarias, los ingresos derivados de la atención clínica de felinos son un bajo porcentaje del total.
También el estudio publicado por la Ciudad de Buenos Aires refleja esto, tal como lo viene haciendo hace ya un tiempo la propia realidad en nuestro país.
Cerca del 30% de los gatos que viven en hogares de Buenos Aires no fueron vacunados nunca. En los perros, ese porcentaje se reduce al 11%. Por otra parte, la atención veterinaria alcanzó al 84% de los perros durante ese año, mientras que solo el 68% de los gatos visitaron las veterinarias.

 

¿Por qué, entonces, si la gran mayoría de los dueños de gatos son muy celosos de su mascota, los consideran parte de la familia y están dispuestos a invertir en ellos, no visitan la veterinaria tanto como deberían?
No somos los primeros en hacernos esta pregunta.
Susan Little publicó en 2016 un artículo en el que describía las principales dificultad que se plantean a momento de llevar a un gato a la clínica veterinaria.
Algunos refieren al desconocimiento que tienen sus propietarios respecto de las necesidades médicas básicas de los felinos o la dificultad para reconocer signos sutiles de enfermedad.
Otros son mitos que van contra la salud del animal, como la percepción de que los gatos son capaces de cuidarse a sí mismos o la creencia de que los gatos de interior están protegidos de la mayoría de las enfermedades. Y hay uno que, en lo que respecta al negocio veterinario, es clave: la incomodidad y el estrés asociado a las experiencias en la clínica.
Ante este panorama, ¿se puede hacer algo para promover la visita de los gatos a las clínicas veterinarias? Sí, mucho.
En primer lugar, ayudar a que los dueños de felinos conozcan sus necesidades básicas de salud y se libren de esos mitos que lo único que logran es que el gato llegue demasiado tarde a la consulta.
Para eso, es necesario hacer planes de difusión y concientización.
Por otro lado, tener una clínica adecuada y un equipo de trabajo capacitado especialmente en el trato con gatos. Estos animalitos se estresan sobre manera y, enfermos y asustados, pueden ser peligrosos para los médicos y para sí mismos.
Entonces,

  1. Tener una estrategia de comunicación adecuada que comprenda el perfil del dueño del gato y difunda la importancia del control periódico de la salud de su mascota.
  2. Tener en cuenta a los humanos que los llevan. Establecer una comunicación fluida para ayudarlos transportar al gato hasta la consulta y hacer su seguimiento.
  3. Capacitarse específicamente en medicina felina. Poner en práctica un manejo respetuoso de los felinos. Tener un equipo capacitado para el trato con gatos.
  4. Adecuar la veterinaria para que sea amigable con los gatos o cat-friendly.
  5. Tener una oferta específica para gatos que contemplen planes de salud y alimentación.

De todo esto hablaremos en los próximos números de la Revista 2+2.

Consultorio Cat Friendly para el Hospital de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Buenos Aires

En los últimos años se ha incrementado el número de propietarios que se acercan al Hospital Escuela en busca de atención exclusiva y profesional para sus mascotas: en promedio se reciben 217 consultas de felinos por mes.
Es por ello que el Hospital Escuela de la Facultad de Ciencias Veterinarias UBA decidió inaugurar un consultorio Cat Friendly. Cuenta con una sala de espera y consultorio exclusivo para gatos dentro del hospital, separada de la de perros y otros animales.
A su vez, provee un aislamiento auditivo para reducir el stress por influencia de sonidos externos.
“El gato es una especie doméstica muy sensible a los cambios. El hecho de salir de sus casas y viajar hasta el lugar en el cual serán atendidos, en la mayoría de ellos, supone un fuerte nivel de estrés. Esto se agrava en estados de enfermedad, llevando al animal a padecer alteraciones fisiológicas y conductuales que ponen en riesgo su salud, su integridad y en algunos casos, la seguridad de veterinarios, docentes y alumnos encargados de atenderlos” asegura Amelia Gisbert, Veterinaria, Doctora de la UBA y Especialista en Medicina Felina y Docencia Universitaria.
En la sala de espera los pacientes podrán encontrar repisas en altura para colocar la porta transportadora una vez que el dueño de gato ingresa a la sala de espera, una mesa funcional que contiene un reproductor de música relajante para gatos y un difusor de feromonas, luces tenues y paredes con colores cálidos, creando un ambiente confortable para estos pacientes felinos.
Vale decir que Royal Canin se encuentra apoyando al Hospital Escuela de la FCV con el objetivo de promover las visitas de gatos al veterinario, ofreciéndole un mejoramiento de las condiciones durante la consulta clínica de esta especie.
“La implementación de estas medidas no solo contribuirá a mejorar la atención hospitalaria y la formación docente, sino que además constituirá un cambio innovador en nuestro Hospital Escuela”, comenta la Dra. Amelia Gisbert.

Entidades de profesionales, laboratorios, firmas de alimento balanceado y distribuidores, emitieron un comunicado destacando el rol del veterinario como “guardián sanitario” en los lugares donde se desempeña.

De la Redacción de Revista 2+2

Promediando la cuarentena preventiva y obligatoria decretada en nuestro país a mediados de marzo y en el contexto de las medidas propuestas desde el gobierno nacional para mitigar la propagación del COVID 19 en el país, las Federaciones Veterinarias de Colegios y Consejos Profesionales; la Sociedad de Medicina Veterinaria; la Asociación de Especialistas en Animales de Compañía; las Cámaras de Laboratorios, empresas de Alimentos Balanceados y Distribuidores de productos veterinarios, emitieron un comunicado conjunto.
Allí se manifestaron en relación con la continuidad de las actividades ligadas a la sanidad animal en nuestro país.

¿Quiénes adhirieron?

  • Federación Veterinaria Argentina (FEVA).
  • Federación de Colegios y Consejos Veterinarios (FECOVET).
  • La Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios (CAPROVE).
  • La Cámara de Laboratorios Argentinos Medicinales Veterinarios (CLAMEVET).
  • La Asociación de Veterinarios Especialistas en Pequeños Animales (AVEACA).
  • La Cámara de Distribuidores de Productos Veterinarios (CADISVET).
  • La Cámara Argentina de Empresas de Nutrición Animal (CAENA).
  • La Sociedad de Medicina Veterinaria de la República Argentina (SOMEVE).

¿Qué decía el Comunicado?

En primer lugar, las entidades destacaron la difícil situación sanitaria que se vive a nivel mundial a causa de la pandemia de Coronavirus COVID-19, la cual llevó en nuestro país a la publicación del DNU 297/2020, con medidas restrictivas de circulación, de las cuales rápidamente el sector veterinario y las personas que en el mismo se desempeñan, fue exceptuado.
Más allá de esto, el comunicado resalta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha considerado a los profesionales veterinarios, en el marco de lo descripto como “Una Salus”, como “Agentes de Atención Primaria de Salud”.
«Considerando que los médicos veterinarios son los profesionales mejor capacitados en el control de las zoonosis, es que emitimos nuestra posición frente a los hechos que están sucediendo», sostuvieron.
En este marco, las entidades profesionales que agrupan a Colegios y Consejos Profesionales (FEVA y FECOVET) reforzaron su convicción por que los profesionales matriculados sigan en sus funciones, «cumpliendo el rol indelegable descripto anteriormente y el juramento de cuidar la salud de los animales y las personas».
Por su parte, la industria de medicamentos representada por sus dos cámaras, CLAMEVET y CAPROVE y la distribución de estos, representada por CADISVET se comprometieron a «realizar todo el esfuerzo necesario para continuar con el abastecimiento de los medicamentos para el tratamiento de los pacientes». Asimismo, los proveedores de alimentos balanceados para animales, nucleados en CAENA, «nos comprometemos a abastecer de alimentos balanceados tanto fisiológicos como de prescripción, a las veterinarias para proveer a los animales la comida diaria», aseguraron.
Vale decir también que la Sociedad de Medicina Veterinaria y la Asociación de Veterinarios Especialistas en Animales de Compañía (AVEACA) como Asociaciones Científicas, también propendieron a que sus médicos veterinarios asociados mantengan la atención de los pacientes y la disponibilidad de alimentos.
“Finalmente, se considera que todo lo enunciado se enmarca en el rol social que le atañe a la profesión veterinaria, rol reconocido por la OMS que, por una parte, la reconoce como esencial para la salud y, por otra, le otorga una obligación de cumplir tal deber y responsabilidad profesional como un guardián sanitario en el medio social en el que desarrolla su actividad”, destacaron las entidades del sector en un comunicado conjunto inédito, en tiempos excepcionales.
Finalmente, quedó claro que todo el accionar del conjunto se debe enmarcar en una operatoria que extreme los cuidados y las recomendaciones brindadas por las autoridades sanitarias para el bien de todos sus actores y de la comunidad, promoviendo al mismo tiempo el cuidado de la salud y el bienestar de los animales.

A partir del 10 de junio, la plataforma digital disponible en www.veterinariosenweb.com ofrecerá un Posgrado pensado para los profesionales y sus desafíos a futuro.

De la Redacción de 2+2

En los próximos meses de este 2020 dará inicio el Posgrado en Gestión y Marketing Veterinario que estará ofreciendo VeterinariosenWeb, plataforma especializada en la capacitación On Line de profesionales de toda la región.
Vale decir que se trata de la primera iniciativa “no técnica” que forma parte de la amplia oferta de educación veterinaria a distancia que los interesados podrán encontrar tanto gratuitas (charlas), como aranceladas (Posgrados).
En este caso, el programa de Gestión y Marketing Veterinario estará a cargo del editor de esta Revista 2+2, Luciano Aba, tendrá una duración de 90 horas cátedra (teóricas + prácticas), y cuenta ya con otros 9 docentes confirmados: José Luis Villaluenga (España), Javier Antonio Sánchez Novoa (Argentina), Alejandra Mejía Vallejo (Colombia), Marcelo Zysman (Argentina), Antonio José Castelletti (Argentina), Margarita Briceño (México), Libardo Rivas Cubides (Colombia), Hugo Alberto Ochs Olazábal (Uruguay) y Javier Paoloni (Argentina).

Una propuesta 100% online

El Posgrado en Gestión y Marketing Veterinario de VeterinariosenWeb está dirigido a médicos veterinarios dueños de sus propios negocios o que busquen serlo, tomando como partida el caso de una clínica veterinaria conformada por 3 o más empleados. “El foco principal estará orientado hacia clínicas veterinarias dedicadas a la atención de animales de compañía, teniendo también a disposición casos prácticos ligados al rubro de clínicas comerciales orientadas a grandes animales”, explicó Luciano Aba. Y completó: “Se buscará plantear una clara diferenciación entre la vocación por la medicina veterinaria y la necesidad de los profesionales propietarios de estas clínicas de convertirse en empresarios de su propio destino comercial”.
En definitiva, la idea de la formación que comienza el próximo 10 de junio será introducir a estas empresas en el desarrollo integral de su proceso de gestión y administración por medio de herramientas de administración, marketing, ventas, recursos humanos y atención al cliente.
“Buscaremos también reconocer las nuevas tendencias del mercado y adoptarlas en base a la propia segmentación de clientes para cada caso. Y generar un diagnóstico real en cuanto a la actualidad comercial (y de posicionamiento) de la clínica veterinaria, en virtud de plantear acciones de mejora reales y factibles de ser aplicadas en la práctica”, completó Aba.

¿Cómo Funciona?

La propuesta disponible en los Posgrados de www.veterinariosenweb.com incluye un formato de Clases + Explicación del docente, a lo cual se suman aulas virtuales en las cuales se responderán preguntas, mostrarán casos de éxitos y realizarán ejercicios prácticos sobre las temáticas expuestas. Los interesados en sumarse pueden contactarse vía ventas@veterinariosenweb.com o bien por
WhatsApp: 5491168572673.

Módulos y temas

Como se dijo, ya son 10 los docentes confirmados para el Posgrado, a los cuales seguramente se sumarán algunos más en las próximas semanas. ¿Qué se encontrarán los alumnos respecto del tema? Bueno, en primer lugar, vale un repaso por los módulos que conforman el Programa de 90 horas cátedra.

  • Del dicho al hecho, ¿cómo comenzar a gestionar la veterinaria?
  • Administración y Gestión, factores claves para el éxito.
  • Los clientes, en el centro de la escena.
  • Marketing estratégico y el nuevo foco en los Contenidos.
  • Redes sociales, Páginas Web y los desafíos digitales.
  • ¿Qué es vender en una veterinaria?
  • Recursos Humanos.

¿Querés más información sobre cada uno de los temas y las clases que conforman estos módulos? Ingresá en el Posgrado de Gestión y Marketing Veterinario disponible ya en www.veterinariosenweb.com, o bien solicitalo en formato PDF a info@dosmasdos.com.ar.