2+2- Descargar Impreso – Main
HomeEdición Impresa¿Alguien dijo KPI?

¿Alguien dijo KPI?

Estrategia, objetivos y métricas. Los indicadores de rendimientos son clave. ¿Qué son? ¿cómo definirlos?

De la Redacción de Revista 2+2

Como muchas de las palabras vinculadas al marketing, KPI es una sigla con la que se abrevia una expresión en inglés: Key Performance Indicator. En castellano, indicador clave de rendimiento o desempeño.
Son métricas que ayudan a medir y cuantificar el rendimiento de una determinada acción o estrategia. Estas unidades de medida indican el nivel de desempeño en base a los objetivos que se han fijado con anterioridad y a las actividades necesarias para alcanzarlos. ¿Para qué definir indicadores clave, medirlos a través de métricas y realizar su seguimiento? Parece mucho trabajo, pero hay una razón para hacerlo y es muy simple: mejorar la eficiencia y la productividad, y con ello la rentabilidad.
Los KPI permiten ver clara y rápidamente el estado de situación de un negocio, evaluar los resultados e identificar puntos de mejora.

Datos e información no son lo mismo

Vivimos en una época donde los datos son tantos que abruman. Las nuevas tecnologías digitales y los sistemas de gestión nos permiten medir casi cualquier cosa. El desafío es identificar cuáles son los datos que importan y transformarlos en información que nos ayuden a tomar decisiones.
Para eso, es necesario diferenciar las métricas, que son todas las unidades de medida con las cuales evaluar la evolución de un negocio, y los KPI, que son las métricas más relevantes, aquellas que estén vinculadas con los objetivos planteados previamente.

Objetivos claros para KPIs efectivos

El método más utilizado para definir KPIs es el modelo S.M.A.R.T. que vincula la identificación de objetivos claros con la posibilidad de medirlos y evaluarlos. ¿Qué significan estas siglas?

  • S: specific/específicos. Es necesario tener muy en claro qué es lo que se quiere lograr. Se puede partir de objetivos más generales e ir desglosándolos para llegar a ser cada vez más específicos. Mientras más al detalle se llegue, más fácil será medir y evaluar.
  • M: mesurable/medible. Los objetivos tienen que ser cuantificables para poder medir la evolución y ver si las acciones puestas en marcha son suficientes para alcanzarlos. Utilizar los KPI adecuados es una forma eficaz de eliminar la subjetividad y trabajar en la optimización del indicador de rendimiento sobre datos fiables.
  • A: achievable/alcanzable. Se debe partir de la situación actual y la tendencia de crecimiento del negocio, así como del posicionamiento de la competencia para poder plantear objetivos alcanzables en función del presupuesto de inversión, tiempo disponible y equipo que va a aunar fuerzas para conseguirlo.
  • R: relevant/relevante. Será clave poder identificar aquellos indicadores más importantes y descartar los que no ofrezcan información relevante para los objetivos planteados. Deben ser factores que realmente influyan en el modelo de negocio para poder identificar rápidamente los resultados negativos y actuar en consecuencia.
  • T: time-related/acotado en el tiempo: Un objetivo debe cumplirse en un momento y en un plazo determinado para que sea efectivo. Por esto mismo, el indicador deberá poder ser analizado periódicamente (semanal, mensual, trimestral, etc.) en función de la periodicidad que se haya determinado. Este aspecto va a ayudar a mejorar su rendimiento y poder realizar comparativas con el mismo período del año anterior o con el período anterior.

Dicho todo esto, queda claro que no es posible encarar un plan de marketing o negocio sin definir los KPI que nos ayudarán a medir los resultados. ¿Tenés en claro los objetivos para tu clínica y cómo medirlos? ¿Cuáles son tus métricas?

Fuentes consultadas:
https://www.marketingandweb.es/ 
https://laculturadelmarketing.com/
https://vilmanunez.com/

Comentarios

COMPARTIR:
Valoración: