2+2- Descargar Julio 2020 – Main
HomeInstagramExperiencia Webinar | “El mercado nos da oportunidades, debemos estar preparados para tomarlas”

Experiencia Webinar | “El mercado nos da oportunidades, debemos estar preparados para tomarlas”

El Dr. Javier Paoloni ofreció una charla en la que contó su particular modo de ver la profesión. Propone cambiar de paradigmas, romper con el individualismo y practicar la empatía para lograr el objetivo de ser feliz y rentable ejerciendo la medicina veterinaria.

Ante lo que llama un “malestar generalizado” en el ámbito de los profesionales veterinarios, el Dr. Javier Paoloni acuñó un nuevo término para combatirlo: la felibilidad, el punto en que convergen la felicidad y la rentabilidad. El médico veterinario propietario de la Clínica Veterinaria Vida, con base en Río Cuarto, Córdoba, y especialista en cardiología, cree que es posible ser feliz y obtener ganancias ejerciendo la profesión. Para ello propone cambiar la forma de pensar y romper paradigmas, entre ellos, el individualismo. Alejándose de la interpretación clásica de la evolución, inspirada la teoría de Darwin, que postula la supervivencia del más fuerte, retoma la postulación de Piotr Kropotkin basada en que el colaboracionismo es el motor del proceso evolutivo de las especies. Así, el trabajo en equipo, la colaboración, produce la conectividad colectiva que es muy superior a la suma de las capacidades individuales.

Tenemos que romper el paradigma del individualismo y el ego desmedido». Javier Paoloni.

“Tenemos que romper el paradigma del individualismo y el ego desmedido, pero no el de la autovaloración, la automotivación y el autoconocimiento. Es muy importante que yo reconozcan mis capacidades, mis fortalezas y debilidades para saber gestionar mis comportamientos”, aclaró Paoloni durante la charla.
Es a partir de esta idea que propone romper el círculo de frustración: la competencia, la idea de “salir a ganar” en los negocios, conduce a un modo de pensar reactivo y no receptivo. “Si yo salgo a competir todos los días dentro de un mundo feroz, dentro de la ley de la selva, mi cerebro va a ponerse en un modo de lucha, en un modo de reactividad porque voy a estar preparado para luchar, para huir, para esconderme o quedarme inmóvil. No voy a estar preparado para razonar y ser receptivo. Yo tardé muchos años muchos años en darme cuenta de que ese no era el camino”, explicó el doctor.

Mirar hacia arriba

La formación de los veterinarios, según Paoloni, se basa en interpretar los signos y los síntomas del paciente, “porque es el flujo de información que estamos preparados para analizar”, dijo, y continuó: “pero si no levantamos la vista, si no hacemos contacto visual no podemos saber quién es y qué quiere ese propietario que trae al paciente, nos olvidamos de todo lo que nos está diciendo con su lenguaje corporal antes incluso de decir la primera palabra”.

Este es, según el profesional, uno de los grandes problemas de los veterinarios en el presente, y señaló que “el 80% de las veterinarias que cierran sus puertas no lo hacen por déficit en las habilidades médicas del profesional sino por problemas en la gestión del emprendimiento como una empresa y por fallas en la comunicación”.
De allí su insistencia en la necesidad de incorporar conocimientos “blandos” basados en la creación de vínculos con los propietarios de los pacientes, el equipo de trabajo y la comunidad.

Crear la oportunidad

Una de las principales ideas planteadas por Paoloni es que el mercado brinda oportunidades a los profesionales veterinarios. El proceso de humanización de perros y gatos, propietarios más comprometidos, nuevas generaciones con buenos ingresos, sin hijos y con mascotas a las que consideran parte de la familia, incluso los animales que visitan actualmente las clínicas son oportunidades que ya están ahí, y hay que saber reconocer. “Tenemos oportunidades de sobra, y a veces al alcance de la mano, pero hay que estar preparados para tomarlas”. Paoloni hizo referencia a los animales con cardiopatías, obesidad o hipertensión que entran a la veterinaria y sin embargo no están en un plan de salud adecuado. “Tenemos que generar el trabajo, ofrecer la medicina preventiva, porque al tiempo que jerarquizamos la profesión, diagnosticamos enfermedad en fases iniciales y aumentamos la rentabilidad”, declaró.

La comunicación como diferencial

Una vez identificadas las oportunidades, es el momento de pensar en las diferencias: “las estrategias de diferenciación, que tienen que ser acordes a lo que el mercado está ofreciendo, se transforman en ventajas competitivas”. En este proceso, la creatividad, la innovación y las competencias socioemocionales son claves. “Creo firmemente que la competencia más importante que tenemos que desarrollar es la comunicación. Nosotros somos muy incongruentes a la hora de comunicar, decimos una cosa y nuestro cuerpo dice otra”, señaló durante la conferencia y concluyó: “seamos congruentes porque la comunicación puede ser una estrategia de diferenciación”.

Comentarios

COMPARTIR:
Valoración: