2+2- Descargar Impreso – Main
HomeEdición Impresa«Las sucursales llegaron a partir de observar oportunidades»

«Las sucursales llegaron a partir de observar oportunidades»

La dupla formada por Victorio Firpo y Pablo Mangioni dirige una cadena con nueve sucursales y atiende 3.000 productores en una zona con 2 millones de cabezas de ganado. ¿Cómo lo lograron?

Facundo Sonatti
facundo@motivar.com.ar

El crecimiento de las empresas de familia muchas veces no está signado por la planificación estratégica, sino más bien motorizado por la mera necesidad de progreso en pos de satisfacer las necesidades propias tanto como las de los clientes.
Esa máxima se multiplica si detrás de la empresa no es una sino dos las familias que dirigen los destinos del negocio, como sucede con la historia de Veterinaria Hernández, asentada originalmente en esa localidad de Nogoyá, Entre Ríos, y hoy presente en otras nueve.
Los MV Victorio Firpo y Pablo Mangioni son los protagonistas de esta historia que acumula 44 años de trabajo, más de 40 colaboradores, 3.000 clientes y una zona de influencia sobre 2 millones de cabezas de ganado. “Las aperturas de las sucursales llegaron a partir de observar oportunidades en algunas plazas y en otras, simplemente sucedió que los productores de la zona nos las pedían”, resume Mangioni lo que fue la expansión de la cadena.
“Siempre hicimos buena letra: se corre el comentario y se asocian valores de compromiso y eficiencia a Veterinaria Hernández que nos llevan a instalarnos en nuevas zonas. De todos modos, siempre analizamos las oportunidades y evaluamos qué tan competitivos somos antes de abrir una nueva sucursal”, agrega Firpo que inició el negocio en 1976.

Una relación win-win con los veterinarios

La pata comercial es una de las cuentas pendientes de muchos veterinarios. En el caso de Veterinaria Hernández el vínculo con la profesión se hizo carne. “En la mayoría de las sucursales, los veterinarios son los encargados del manejo de la veterinaria y es una simbiosis porque le damos un lugar para desarrollarse en la parte profesional y nosotros le proveemos insumos agropecuarios. Así nos quedamos con una comisión y los honorarios corren por su cuenta”, señala Firpo y completa: “Todos los empleados tienen un rol participativo y eso genera un buen clima de trabajo. Tenemos muy buena relación”.
En la práctica la comercialización de insumos veterinarios es el corazón del negocio de la compañía que, hoy, tiene base operativa en San José de Feliciano, Entre Ríos. Por eso, otra relación de valor que construyó la firma entrerriana es con los laboratorios.
“En cada una de las veterinarias se trabaja mucho con los laboratorios, es muy importante su apoyo”, asegura Mangioni y agrega: “Tenemos una inversión inicial que si bien no suele ser tan grande, se repaga con la comercialización de los productos”.
Veterinaria Hernández hace las veces de distribuidor. En palabras de Firpo, cuentan con un gran stock, eso hace más fácil la apertura de un local. “Lo importante en cada sucursal es el equipo de trabajo que se conforme, eso nos asegurará el éxito de la misma”, agrega.

Oportunidad

La última apertura de la marca se concretó en Paraná, a fines de 2017. “El potencial de la sucursal está relacionado con que está en la capital de la provincia de Entre Ríos, estratégicamente ubicada a 10 km de la ciudad de Santa Fe, por donde pasa mucha gente de todas las provincias. De este modo, es una manera de tener presencia institucional con la marca en una ciudad importante”, repasa los beneficios Firpo, socio fundador de Veterinaria Hernández. Allí está a cargo de la atención uno de sus hijos. “La presencia en esta ciudad nos ayuda mucho también en la parte logística. La sucursal tiene mucho potencial”, sostiene.
En la nueva generación recaerá la nueva etapa de expansión. Mientras que dos de los cuatro hijos de Firpo ya forman parte del negocio, son tres de cinco en el caso de su socio. Es así como Ignacio Mangioni, también veterinario, hace trabajos profesionales junto a su padre; Juan se desempeña en todo lo que tiene que ver con Pago a proveedores y Cuentas Corrientes; y Santiago, está en el área de Stock y Logística. Mientras tanto, Agustín Firpo es el responsable de la sucursal de Paraná y su hermana, Andrea, está a cargo de las relaciones institucionales y el marketing de la firma. “La próxima generación tiene como desafío profesionalizar la red de veterinarias y generar una nueva hipótesis de negocio para ampliar la cadena”, resume Mangioni padre la visión de la compañía multifamiliar.

Comentarios

COMPARTIR:
Valoración: