2+2- Descargar Septiembre 2020 – Main
HomeInstagramGarrapatas: claves para recomendar un antiparasitario

Garrapatas: claves para recomendar un antiparasitario

Siempre bajo asesoramiento veterinario, se deberá evaluar la mejor opción dependiendo de la edad, si se trata de un perro o un gato, si es una hembra preñada y otras, como la salud general o la presencia de comorbilidades.

Por Vet. Pablo Jesús Borrás MSc.
pablojesusborras@gmail.com

Todos hemos visto, aunque sea alguna vez, una garrapata.
Están en nuestro imaginario: nos dan repulsión, impresión, miedo y, a algunos, nos genera fascinación. Inclusive hay alguna película de terror dando vueltas por ahí, llamada “Ticks”. En la misma, un grupo de adolescentes enfrenta a unas garrapatas mutantes, consecuencia del uso de esteroides en los cultivos. Dicen que es una joya del cine bizarro de los 90s. Habrá que verla en esta cuarentena.
Las garrapatas pertenecen a la clase Arachnida (al igual que los ácaros que producen la sarna). Son parásitos externos que, con mayor frecuencia, aparecen en los meses más cálidos del año. En cuanto a las macotas, afectan a los perros y a veces, a los gatos. Se prenden sobre la piel y por días se alimentan a expensas de ellas. Existen distintas especies en la Argentina, siendo probablemente la más común en los perros, Rhipicephalus sanguineus s.l.
También hay otras, como Amblyomma tigrinum, que pueden afectar a las mascotas dependiendo de las diferentes regiones y lugares de nuestro país.
Hay que tener en cuenta que las garrapatas pasan gran parte de su vida en el medio ambiente. La mayoría de ellas sobreviven en lugares como parques, plazas, zonas rurales, patios y jardines de los hogares. Es ahí donde ponen los huevos. Cuando el perro pasa por un sector infestado, la garrapata accede a él, generalmente, a través de sus patas. Empieza a trepar y recorrer todo su cuerpo hasta encontrar el mejor lugar para instalarse y empezar a alimentarse.
Con frecuencia, las garrapatas se localizan en la zona de las axilas, entre los dedos, el abdomen, las orejas y otros lugares. Las garrapatas pueden quedar prendidas por días.
En ese tiempo toman sangre lentamente.
Esto lo hacen tanto las garrapatas adultas como los estadios juveniles (larvas y ninfas).
Obviamente, esto trae sus consecuencias: lesiones en la piel por las estructuras bucales y cuando hay muchas garrapatas, puede producirse anemia en el animal.
Junto con los mosquitos, las garrapatas son importantes transmisores de enfermedades para las personas y los animales (Sonenshine & Roe, 2014).

El uso de productos antiparasitarios externos sobre perros y gatos tiene como objetivo protegerlos de las garrapatas y disminuir la
probabilidad de que adquieran enfermedades por estos vectores.

Con la saliva, inyectan distintos tipos de microorganismos que se transmiten en un periodo de horas a días. Para el caso de los perros, existen diferentes enfermedades que se adquieren por esta vía: Ehrlichiosis, Anaplasmosis, Babesiosis, entre otras. La Hepatozoonosis, en cambio, se adquiere cuando el perro se come una garrapata infectada.
Estos agentes infecciosos o parasitarios afectan distintos tipos de células de la sangre y generan diferentes síntomas.
Algunos perros pueden estar sin síntomas por años y luego, la enfermedad aparecer. Otros pueden tener cuadros graves muy variados (fiebre alta, sangrados, mucosas ictéricas, lesiones en la piel, problemas oculares, entre otros) que, en ocasiones, pueden llevar a la muerte del animal.

A la acción

Por todo esto, hay que prevenir que las mascotas sean infestadas por garrapatas.
Existen diferentes productos antiparasitarios que pueden ser usados. Siempre bajo el consejo del veterinario, que indicará el antiparasitario más adecuado teniendo en cuenta si es perro o gato, edad, si es una hembra preñada o no y distintas variables, como su salud general o presencia de comorbilidades. Se considerarán los hábitos de vida, por ejemplo, si sale a pasear, si vive o va al campo, si convive con otros animales, etc. Cabe resaltar que jamás se deben usar antiparasitarios externos de uso exclusivo para perros en los gatos, ya que son tóxicos para estos últimos.
Esto es algo que los veterinarios debemos recordar siempre a los propietarios/tutores.
El uso de productos antiparasitarios externos sobre perros y gatos tiene como objetivo protegerlos de las garrapatas y disminuir la probabilidad de que adquieran enfermedades por estos vectores. En muchos casos, se deben usar estrategias combinadas.
Deben administrarse de forma rutinaria y regular, principalmente, en los momentos de mayor abundancia de estos parásitos.
Por último, las garrapatas nunca tienen que ser desprendidas de las mascotas mediante fuego o sustancias inflamables.
Se debe extraer entera, sin hacer movimientos giratorios, con una pinza y desinfectar la zona luego de sacarla.
Si la mascota tiene garrapatas es importante que el propietario haga una consulta con su veterinario de cabecera.

Comentarios

COMPARTIR:
Valoración: