2+2- Descargar Impreso – Main
HomeNewsletterMycoplasmas hemotrópicos: un desafío en la clínica diaria

Mycoplasmas hemotrópicos: un desafío en la clínica diaria

Para tomar las medidas pertinentes debemos: conocer al agente causal y lograr un diagnóstico de certeza, tener una evaluación completa del cuadro clínico y saber con qué armas medicamentosas encarar el tratamiento.

Por María Soledad Varela*
labocentrovet@gmail.com

Diariamente los veterinarios nos enfrentamos al dilema de implementar, o no, el tratamiento contra mycoplasmas hemotrópicos en nuestros pacientes felinos, sabiendo que es sumamente difícil deshacerse por completo de la infección.

Para tomar las medidas pertinentes debemos: conocer al agente causal y lograr un diagnóstico de certeza, tener una evaluación completa del cuadro clínico y saber con qué armas medicamentosas encarar el tratamiento.

El agente

Los myocplasmas hemotrópicos son clasificados dentro del orden de los Mycoplasmatales, familia Mycoplasmataceae, género Mycoplasma. Microorganismos Gram negativos que carecen de la capacidad de sobrevivir fuera del hospedador. Afecta a un gran número de mamíferos incluido el hombre.

La vía de infección más frecuente es a través de artrópodos, pudiendo contagiarse también a través de heces y saliva, así como mediante transfusiones.

Debemos recordar que otra vía posible es la vía vertical (willi B, 2007).

Las especies que afectan a los felinos son principalmente Mycoplasma haemofelis (la más patógena), Candidatus Mycoplasma haemominutum, Candidatus Mycoplasma turicensis y Candidatus Mycoplasma haematoparvum. (Nibblett,2009) (1). Todos ellos viven unidos al glóbulo rojo del huésped, causando anemia, ya sea por daño directo a la membrana del eritrocito o a través de un proceso inmunomediado (Raimundo, 2016).

Cuadro clínico

Debemos tener en cuenta principalmente, que un paciente infectado con Mycoplasma no siempre es un paciente “enfermo” de Mycoplasma.

Hacer una correcta evaluación del cuadro clínico general y la existencia de signos de enfermedad, nos ayudará a tomar decisiones correctas. En casos agudos el Mycopalsma desarrolla una anemia hemolítica florida, con hipertermia, decaimiento, letargia, anorexia, ictericia y franco descenso del recuento eritrocitario.

La evaluación del hemograma arroja policromasia, anisocitosis marcada y anemia regenerativa. Cabe destacar que estos pacientes deberán siempre ser testeados contra otras patologías, especialmente VIF y VILEF, ya que raramente en un felino competente inmunológicamente el Mycoplasma causará cuadros severos.

Existe otro grupo de pacientes en el cual el Mycoplasma es simplemente un hallazgo en un análisis de rutina. Sin embargo, su recuento eritrocitario en normal y no presenta signos de enfermedad. Ese paciente no está enfermo.

Simplemente mantiene una infección latente.

¿En qué basar el diagnóstico definitivo?

Como expuse más arriba, el veterinario debe determinar si está frente a un paciente “enfermo” de Mycoplasma. Para esto necesitamos la evaluación completa, rigurosa y conjunta de una serie de datos.

Debemos tener presente siempre otras causas de anemia (causas tóxicas, endócrinas, déficit nutricional, enfermedad renal, enfermedad hepática, enfermedad medular), así como también, presencia de comorbilidades que pueden predisponer a agravar el cuadro clínico base.

  1. Correcta anamnesis y examen objetivo general. Factores predisponentes: (Pérez Tort, 2017) (Raimundo, 2016):
  • Vida o costumbre outdoor.
  • Status sanitario.
  • Mayor presentación en machos enteros.
  • Presencia de pulgas.
  1. Hemograma: Nos ayuda a evaluar correctamente el comportamiento eritrocitario (policromasia, anisocitosis, signos de regeneración). La anemia infecciosa felina es regenerativa.
  2. Un perfil bioquímico completo: nos guiará a descartar o confirmar enfermedades sistémicas causales de anemia. Recordemos que generalmente este tipo de anemia son arregenerativas.
  3. Frotis de sangre capilar: si bien la posibilidad de resultados erróneos (tanto negativos como positivos) por este método es alta (se estima que sólo el 30% de los diagnósticos emitidos por este método son certeros), es un técnica fácil, rápida y económica, que, junto con el resto del cuadro clínico, nos ayudará a armar el diagnóstico completo.
    El Mycoplasma se observa como un puntillado sobre la superficie del eritrocito con las tinciones de rutina. Debemos tener en cuenta que, en las muestras remitidas para hemograma, el EDTA produce un desprendimiento del microorganismo de la superficie de los hematíes.
  4. ELISA: El dosaje de anticuerpos por ELISA no se dispone de rutina en los laboratorios. Pero han sido utilizados en numerosos estudios e investigaciones.
  5. PCR: Es la técnica más sensible disponible hoy en día ya que nos permite aislar material genético del microorganismo, e inclusive a través del uso de enzimas de restricción clasificar correctamente la especie. Actualmente es costos para la clínica diaria.

Nunca debemos basar el diagnóstico y el uso de la terapéutica en un único método complementario, ya que probablemente estemos cometiendo un error.

 

CONOCÉ LA DOXICICLINA COMPRIMIDOS DE RAPIDA LIBERACIÓN DE RUMINAL
(PARA PERROS Y GATOS) 

 

Terapéutica

Las medidas terapéuticas se basarán en el diagnóstico certero y la severidad del cuadro clínico. Tenderán, no sólo a compensar al paciente, sino también a atacar al agente causal.

Medidas establecidas para compensar al paciente si presenta un cuadro severo:

  1. Fluidoterapia conservadora.
  2. Transfusión de hemocomponentes.
  3. Uso de corticoides (preferentemente metilprednisolona) para detener hemolisis inmunomedida.

Medidas establecidas para atacar al agente causal:

  1. Tratamiento con antibiótico adecuado.

Las tetraciclinas son los agentes terapéuticos indicados para el tratamiento de micoplasmas. Debemos considerar que son agentes bacteriostáticos, que inhiben la correcta síntesis proteica y por lo tanto deben administrarse por tiempo prolongado. La doxiciclina es la mayormente utilizada por sus amplias ventajas por sobre el resto de las tetraciclinas.

  • Es la de menor toxicidad en gatos.
  • Altamente liposoluble, lo que permite atravesar mejor la membrana lipídica de los microorganismos.
  • Tiempo de vida media prolongado, lo que permite menor cantidad de tomas diarias.
  • Escasos efectos secundarios (esofagitis).
  • Excelente distribución por la mayoría de los tejidos.

La dosis utilizada es de 5 mg/kg BID por vía oral o 10 mg/kg en dosis única. Los tratamientos por 21 días, que fueron monitoreados luego por técnicas de PCR, demostraron, en los pacientes testeados presencia de Mycoplasma. Por lo tanto, se recomienda que el tratamiento tenga una duración de 4 a 6 semanas.

La marbofloxacina a 2 mg/kg por vía oral SID durante 14 días, debe considerarse en pacientes que no negativicen la PCR o no presenten mejoría en el cuadro clínico.

La oxitetraciclina ha resultado también efectiva en el tratamiento, teniendo como desventaja su corto intervalo posológico, y el dolor causado en el sitio de aplicación. Sin embargo, es una alternativa viable para aquellos pacientes que no pueden ser medicados por vía oral.

El uso de enrofloxacina a 5 mg/kg /día PO puede evidenciar una mejora clínica en los gatos, pero, la eliminación del organismo, según lo indicado por los resultados de PCR, no siempre se logra.

Plan terapéutico inteligente

Dado el acotado espectro antibiótico efectivo que poseemos contra micoplasma, debemos extremar las medidas para hacer un uso inteligente y apropiado de los mismos. Entonces… ¿a qué pacientes medicamos?

  • A los que reúnan todos los criterios de anemia infecciosa felina.
  • A los felinos con frotis positivos, anemia y comorbilidades asociadas (VIF, VILEF, sobre todo).
  • A los felinos con frotis positivos, anemia y que estén recibiendo tratamiento con corticoides a dosis inmunosupresoras.
  • A felinos con frotis positivo, anemia y que estén recibiendo quimioterapia.
  • En felinos donantes de sangre, en cuyo caso se hace imprescindible la falta de detección de material genético del microorganismo por la técnica de PCR.
  • A felinos cuyos propietarios no sean inmunocompetentes (se han reportado casos de micoplasmas hemotrópicos en pacientes con VIH)

Siempre se recomienda además el control de vectores y la esterilización para evitar hábitos de vagabundeo.

Debemos recordar siempre que el mero hallazgo del microorganismo no supone estado de enfermedad. Nuestra intervención como veterinarios implica actuar sobre un paciente enfermo para que recupere su salud. Si no tenemos en cuenta este concepto tan básico, estaremos medicando a “un frotis positivo”.

 *La autora de este artículo es Veterinaria (UBA). MN 8977. Directora de Centro.vet
Centro de hematología y análisis clínicos veterinarios.

 

CONOCÉ LA DOXICICLINA COMPRIMIDOS DE RUMINAL (PARA PERROS Y GATOS) 

Comentarios

COMPARTIR:
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Valoración: