2+2- Descargar Septiembre 2020 – Main
HomeEdición Impresa¿Por qué apostar a la indumentaria para mascotas?

¿Por qué apostar a la indumentaria para mascotas?

Se trata de un sector del mercado que continúa en crecimiento y presenta una buena oportunidad de negocio. La tendencia: en el último tiempo aumentó el consumo de accesorios y productos para gatos.

Por Gimena Rubolino

La Argentina es el país con más penetración de mascotas por hogares de la región. Lo hemos dicho ya varias veces en ediciones anteriores de la Revista 2+2 y lo volvemos a decir, esta vez con datos de un estudio realizado en 2018 por la Cámara Argentina de Empresas de Nutrición Animal: alrededor del 80% de los hogares argentinos tiene al menos una mascota. Le siguen Chile, México y Brasil.
En lo que respecta a Buenos Aires, el 58% de los hogares conviven con animales, y la proporción es 71% perros y 29% gatos.
No solo son muchos, sino que además los animales son considerados miembros de la familia.
Esto implica que los humanos que los cuidan se preocupan por su alimentación, su salud y también por su vestimenta.
En este gran universo, hay personas con diferentes gustos y costumbres a la hora de elegir las prendas para sus mascotas.
Hay quienes son convencionales, otros buscan diseños novedosos, otros se preocupan por la utilidad de la prenda más que por la estética.
Para todos, el mercado tiene una oferta.
Desde el punto de vista del negocio veterinario, estas cifras y tendencias nos indican que vale la pena evaluar la posibilidad de incluir una sección de vestimenta y accesorios para mascotas como fuente de ingresos pero también como un modo atractivo de vincularse con los clientes.

Perla y Rosa, dos pioneras

Per-Ros es una empresa familiar pionera en este sector que se desarrolló durante la década del 80. Fabrican y distribuyen – desde Mar del Plata, provincia de Buenos Aires, ropa y artículos profesionales para el cuidado, rehabilitación y bienestar de las mascotas.
La marca fue fundada por Perla y Rosa, dos mujeres con destacadas habilidades en la costura destinada a las personas pero que no encontraban lugar para sus prendas en el mercado.
Sin embargo, la adversidad no las dejó con las manos cruzadas.
Un llamado telefónico, una idea y mucho trabajo fueron el puntapié de esta empresa productora y distribuidora de artículos profesionales para el cuidado, rehabilitación y bienestar para las mascotas en nuestro país.
Para conocer más sobre su historia, pero también sobre la visión a futuro específicamente orientada a este sector, entrevistamos al director de Per-Ros (www.per-ros.com), Carlos Steinmann.

Revista 2+2: ¿Qué más podemos contar sobre el inicio de la firma?

Carlos Steinmann

Carlos Steinmann: Mi madre era modista de alta costura y, por esos avatares de nuestra Argentina; en el año 80 se quedó sin su local. Una amiga que se había ido a vivir a Estados Unidos le propuso dedicarse a confeccionar ropa para mascotas. Así fue cómo comenzó con la  fabricación de estas prendas. Mi madre se llamaba Perla y su socia Rosa, de ahí proviene el nombre Per-Ros. Recuerdo que, en esa época, cuando yo visitaba las veterinarias, lo más parecido que había a un accesorio era un collar o una correa. Es decir, no existía un mercado que se dedicara a este negocio. Mi madre supo explotar esa oportunidad.

¿Cómo fueron los primeros diseños generados por la marca?

Cuando empezamos, los modelos eran acordes con la moda de los humanos. Ya en esa época algunas personas empezaban a tener una visión diferente sobre el perro, lo consideraban un integrante de la familia y actuaban en consecuencia. A medida que nuestra empresa fue creciendo, fuimos prestando mucha atención a cuál era el camino que nos marcaban los consumidores. Así fue como empezamos a incorporar pilotos, ropa con fibras de primera calidad, escoceses y demás, cosas muy lindas, llamativas y que tenían un vínculo directo con los seres humanos.

¿Cuál es la actitud de la gente en relación al consumo de accesorios y vestimenta para sus animales?

Vemos que hay una necesidad de buscar distintos tipos de detalles para las mascotas. En respuesta a eso es que contamos con más de cinco mil artículos que van desde un sencillo collar hasta la correa más costosa. Lo mismo sucede con las camas y los diferentes artículos que ofrecemos, para los que pensamos una gran variedad de alternativas.

Los productos pensados y desarrollados específicamente para los gatos vienen ganando terreno también en los mercados, incluso por fuera de los países desarrollados que lideran estas tendencias.

¿Qué productos tienen más rotación habitualmente?

La parte de entretenimiento cobró un rol muy importante. Los juguetes con los que cualquier miembro de la familia puede interactuar con la mascota han tenido un crecimiento exponencial. Esto tiene que ver con la cuarentena y el hecho de compartir muchas más horas con nuestros animales. Algunas cuestiones tienen que ver con la temporada, porque cuando se aproxima el frío, la demanda de ropa, moisés y colchonetas es mayor. No obstante, nosotros fuimos incorporando alternativas que tienen que ver con la moda del verano y ropa para humanos y para sus mascotas en composé.

¿Cuál es el segmento que más creció?

Se observa una marcada tendencia en donde el gato está velozmente escalando las posiciones que tenían los perros y no solo en los países desarrollados. Por otro lado, se ve un crecimiento de las mascotas más pequeñas que también están -por medio de sus dueños- consumiendo mucho más nuestros productos. Algunas razas preponderantes, como el bulldog francés, tienen una mayor demanda de accesorios.

¿Qué debería tener en cuenta una veterinaria antes de incorporar este servicio al local?

Una veterinaria no debería dejar de tener en cuenta el tema de la comodidad: las personas buscan resolver todo en un mismo lugar. Es clave tener una ubicación comercial adecuada y poder desde allí generar un ámbito agradable para las personas. Para eso recomendaría que el veterinario cuente con un colaborador que le ayude a ordenar y presentar los productos de la forma más estética posible. También es importante atender las sugerencias de los clientes.

El Diván es uno de los productos más buscados por los dueños de las mascotas.

¿Qué cambios notás en los dueños de las mascotas a la hora de buscar estos productos?

Uno de los cambios que vemos con el transcurso del tiempo es la cada vez mayor necesidad de encontrar distintas alternativas y variedades, sobre todo en lo que hace a la parte de elementos de distracción y de juego para con la mascota. También, en lo que respecta a los abrigos… Percibimos sin dudas la necesidad de tener algo especial, al igual que las camas y las colchonetas.

Los juguetes con los que cualquier miembro de la familia puede interactuar con la mascota han tenido un crecimiento exponencial, sobre todo durante la cuarentena, ya que compartimos muchas más horas con nuestros animales.

¿Cuáles son los canales de venta más fuertes?

Se vende mucho en forma presencial y también por redes sociales. Estos canales fueron una gran ayuda para poder continuar con nuestras actividades en el contexto de pandemia. Ahora que la parte presencial se vio minimizada, utilizamos mucho el recurso de la videollamada, por ejemplo.

¿Qué aspectos hay que tener en cuenta para lograr un mejor servicio en este contexto?

Es necesario contar con los elementos que faciliten la comunicación a través de Internet de la mejor manera posible. Otra cosa importante es tomar la precaución de advertir a nuestros clientes que los tiempos son distintos a los que estábamos habituados, debiendo adecuarnos a cuestiones operativas que en este contexto son difíciles de modificar.

Comentarios

COMPARTIR:
Valoración: