2+2- Descargar Impreso – Main
HomeInstagram“La unidad más productiva en una Veterinaria es el veterinario”

“La unidad más productiva en una Veterinaria es el veterinario”

De la mano de la distribuidora Kronen y el laboratorio Brouwer, el consultor español Nacho Mérida realizó un Taller a la distancia para profesionales argentinos dedicados a los animales de compañía.

Nicolás de la Fuente
redaccion@motivar.com.ar

A fines de octubre, la distribuidora Kronen y el laboratorio Brouwer concretaron la participación a distancia del consultor español Nacho Mérida en un Taller práctico para el éxito de los centros veterinarios, del cual participaron vía Zoom cerca de 30 profesionales veterinarios dedicados a los animales de compañía.
Vale decir que Nacho Mérida es veterinario clínico, especializado en animales de compañía, ejerciendo actualmente tanto en España, como en Inglaterra. Además, es consultor en gestión desde hace más de 10 años, habiendo editado incluso su Manual Práctico para la Gestión de Centros Veterinarios.
“Si bien en cuestiones clínicas estamos muy avanzados, sin dudas que la gestión de los centros veterinarios puede mejorar. En todos los países ocurren situaciones similares. No es que lo que pasa en Argentina sea único de los argentinos. Considero que es un tema de maduración de los mercados. Quizás en España o Estados Unidos, lo mismo ocurrió hace algunos años y luego evolucionó, como les pasará a ustedes”, aseguró el disertante. Y completó: “Muchas veces solemos medir el éxito de nuestra Veterinaria en base al resultado de una cirugía o el tiempo de recuperación de un paciente. Hoy, además de esto, debemos pensar en la satisfacción de los clientes. Y esa satisfacción no puede depender de que no le cobremos los honorarios o se lo cobremos menos de lo que valen 2 Big Mac, por citar un ejemplo bien gráfico”.
Según Mérida, luego de esto existe el éxito financiero, cada vez más relevante para las veterinarias, al cual se suma también el hecho de estar contentos y sentirnos gratificados con nuestro trabajo. “Y para eso, hay que fijarse objetivos y cobrar bien. De ese modo, podremos incluso jubilarnos antes”, agregó.

A la práctica

Ya en el marco de la actividad práctica del Taller moderado por el editor de esta Revista 2+2, el consultor español comenzó por el principio. “¿Cuál es su salario? ¿Cuánto quieren ganar como veterinarios principales de sus centros?”, preguntó. Y a partir de allí, fue completando un Excel a la vista de los asistentes en donde luego sumó cargas sociales, inversión en formación y otros gastos de movilidad hasta determinar el número mínimo que representa ese veterinario para el negocio. A ello, sumó un ejercicio más, sumando a la estructura un auxiliar veterinario y los números también de un asistente.
“Es una buena inversión contar con colaboradores que nos quiten las tareas más sencillas y nos hagan ser productivos. La unidad más productiva dentro de la Veterinaria son ustedes los veterinarios, con lo cual no deben distraerse en cuestiones que puede hacer otro”, explicó Nacho Mérida para luego avanzar en un ejercicio para el control de los gastos en los emprendimientos.
Para eso, estableció algunos indicadores básicos a respetar, como por ejemplo que los salarios no pueden representar más del 40% de la facturación total de la Veterinaria, el costo de los productos no más de un 30% y los gastos de explotación, no más de otro 20%.
“Esto nos permitirá avanzar y disponer de al menos un beneficio del 10% sobre el total facturado, si hacemos las cosas bien”, explicó. Y agregó: “Es clave también planificar cómo lograremos las ventas que nos den esos ingresos, para lo cual es clave plantearse objetivos mensuales y anuales”.
A esto, sumó: “Un negocio veterinario empieza a ser seguro cuando los ingresos por servicios profesionales son mayores a los que generamos por la venta de productos. En el mejor de los casos apuntamos a un 70% de los ingresos en medicina preventiva y medicina reactiva y un 30% por venta en Tienda, Alimentación y Farmacias. Esta es la ecuación que permite valorar el trabajo de todos ustedes”.
Finalmente, dejó en claro que existen tres tipos de veterinarias. “El COVID19 ha demostrado que la mayoría son pasivas (sin hacer nada, facturaron más por el contexto). A ellas se suman otras reactivas (invirtieron quizás en publicidad específica, pero sin planificación) y muy pocas son proactivas (hacen un ejercicio de análisis interno y después toman las medidas).
Culminando el Taller, fue la gerenta de Marketing de Brouwer, Mercedes Savickas, quien destacó la importancia de utilizar estas herramientas en las veterinarias. “El ejercicio nos permite medir en dónde estamos parados y cómo avanzar”. A ella se sumó desde Kronen uno de sus socios, Daniel Otamendi, dejando en claro que “el objetivo de este tipo de iniciativas es seguir sumando valor a los clientes veterinarios Es estratégico que puedan confirmar un plan de negocios y trabajar en los procesos que les permitan cumplir con los objetivos planteados de antemano”, cerró Otamendi.

Comentarios

COMPARTIR:
Valoración: