2+2- Descargar Impreso – Main
Home2021febrero (Page 2)

De la mano de Pragma y Pimobendán, la empresa nacional ofrecerá a los veterinarios soluciones en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca congestiva en perros.

Laboratorios Brouwer lanzó al mercado su nueva línea cardiológica. Se trata de dos productos: Pragma y Pimobendán, ambos desarrollados para el tratamiento de la insuficiencia cardíaca congestiva en perros.

“El lanzamiento de ambos productos es el resultado del trabajo de nuestro equipo técnico -conformado por veterinarios, químicos y farmacéuticos- que sigue ratificando nuestro compromiso con el cuidado de los animales”, aseguró Rodolfo Perotti, director del área Técnica del laboratorio. Y agregó: “Pragma y Pimobendán se suman a nuestro ya muy completo vademécum para pequeños animales”.

Si bien tanto Pragma como Pimobendán se utilizan para el tratamiento de la insuficiencia congestiva, cada uno debe ser indicado en determinadas etapas de evolución de la enfermedad. En conjunto, mejoran el tiempo y calidad de vida del paciente.

Una vez más, laboratorios Brouwer refuerza su compromiso con el cuidado de la salud animal.

Fundación Reciduca

Con miles de clientes satisfechos en Argentina y el mundo, el laboratorio Brouwer trabaja desde sus inicios para ofrecer innovación y calidad por medio de productos específicamente pensados para pequeños y grandes animales, desde sus áreas de fármacos veterinarios y de nutrición animal.

“Se terminó un año diferente, que nos llevó a estar más unidos que nunca -aún a la distancia-; a trabajar en equipo y en dar lo mejor de nosotros sin dejar de pensar cómo ayudar al otro. Por eso este año nos enfocamos en lo más importante: la educación”, aseguraron desde la empresa. Y agregaron: “Nos sumamos a Fundación Reciduca para ayudar a que más jóvenes en situación de vulnerabilidad terminen el secundario”.

“El lanzamiento de Pragma y Pimobendán es el resultado del trabajo de nuestro equipo técnico, que sigue ratificando nuestro compromiso con el cuidado de los animales”, Rodolfo Perotti.

Vale decir que Reciduca es una organización con 17 años de experiencia acompañando a los jóvenes para que cumplan este objetivo. Esta nueva iniciativa tiene un objetivo concreto: colaborar para mejorar las cifras que sostienen que anualmente en Argentina solo 5 de cada 10 alumnos que comienzan la escuela completan los estudios y solo 1 accede a un primer empleo de calidad.

Desde Brouwer entienden que parte de la solución está en sus manos, generando más oportunidades. “Vamos a duplicar el dinero invertido en atenciones corporativas y lo transformaremos en 365 días de oportunidades durante 2021; 36 horas de acompañamiento educativo; 21 horas de desarrollo personal; 15 horas de capacitación, 108 horas por año de acompañamiento total; 10 jóvenes apadrinados y 1.080 horas de inversión anual total en educación”, aseguraron.

Los perros ya buscan pareja en las apps igual que los humanos. Otros siguen con el tradicional método de las presentaciones. En ambos casos, la participación de un veterinario implica seguridad y confianza para los clientes y, por qué no, una nueva unidad de negocios para la clínica.

Por Gimena Rubolino

El amor perruno llegó al mundo 2.0 y son muchas las apps y sitios web que permiten encontrar pareja a través de un like, como sucede con el famoso “Tinder” de los humanos. Sin embargo, algunas personas prefieren recurrir a otras herramientas porque sienten desconfianza con respecto a quién está detrás de la pantalla, y hacerlo a través de la veterinaria resulta sin dudas un medio más confiable y efectivo.
Hacer llegar este deseo a la veterinaria puede ser una oportunidad: brindar un valor agregado y responder a otras necesidades (nuevas) de los clientes.
Desarrollar el servicio de “matcheo” entre animales no solamente puede ser una nueva herramienta sino también una forma de despertar sentimientos positivos como alegría y felicidad tanto para los dueños como para las mascotas.

En búsqueda de la media naranja

Encontrar a alguien que te guste y con quien tengas afinidad no es una tarea sencilla para los seres humanos y al parecer tampoco para los perros.
La Dra. Susana Martino, de la veterinaria Cabet, afirma que cuando una perra está en celo y rechaza al perro es porque no quiere saber nada con él. Esto puede ser por varios motivos: porque el perro en cuestión no le gusta o porque la perra no se sienta como tal.
Este problema se llama hiperapego y es muy común hoy en día.
Martino explicó a esta Revista 2+2 que “el hiperapego es una conducta que han desarrollado los dueños con sus perros porque los tienen “a upa” la mayor parte del día, los tratan como humanos. Este tema lo veo en el 50% de mis pacientes”.
El amor no distingue razas, ni hábitats y, en una época donde cada vez es más difícil la interacción con otros, y principalmente ahora que estamos atravesando una pandemia, encontrarse a través de la clínica veterinaria puede ser una opción que sorprenda a los animales para bien y les aporte alegría.
En el Consultorio Veterinario Colegiales hay un espacio para el amor perruno: “muchas veces traen un cartel o una foto para anunciar que están buscando una perra para tener cría y lo colgamos. Pero en el 90% de los casos, son dueños de perros machos”, explica la Dra. Isabel Miraglia.

¿Por qué ofrecer este servicio en la veterinaria?

“Todo lo que sume valor agregado es bueno para el negocio”, sentenció el licenciado Marchello Vera, especialista en e-commerce y marketing digital al ser consultado por esta Revista 2+2. Ofrecer este servicio en la veterinaria a través de redes sociales no solo genera una mayor interacción con los actuales y potenciales clientes, sino que además es una forma de desarrollar el negocio, de brindar un servicio adicional.
En lo que respecta a los dueños de las mascotas, las ventajas de contratar este servicio a través de las veterinarias son múltiples: mayor confianza y seriedad en la búsqueda, contención, profesionalismo. Además, al conocer a las mascotas, el veterinario cuenta con otros recursos para realizar el “matcheo”, como información sobre gustos o condiciones de los animales que por plataformas como Mercado Libre es imposible de predecir.
Con este servicio en línea, “el negocio estará más al alcance de las personas, ellas te van a poder conocer mucho más, vas a poder tener clientes de otras partes, permite llegar a una mayor cantidad de personas. Se trata de desarrollarlo y luego escalarlo, es decir, llevarlo a otro nivel. No quedarse con los mismos clientes, ir por más”, concluye Vera.

¿Cómo ofrecer el servicio?

El servicio de matcheo virtual en la veterinaria puede ofrecerse de dos maneras: a través de una app o a través de las redes sociales.
En relación con las apps, el licenciado Vera explicó que “tener una app propia trae muchas ventajas. Hoy las aplicaciones funcionan de muchas maneras y tienen diferentes ángulos desde donde poder encarar un negocio”.
Algunas aplicaciones se utilizan para atraer clientes a la tienda, la ganancia proviene de aumentar ingresos gracias a esa ventas. Otras incorporan anuncios de Google AdSense, en este caso no paga el cliente sino el anunciante. Otra manera de generar ingresos con las app es monetizarlas.
“Para dar algunos ejemplos, en una app de juegos se puede cobrar por pasar al siguiente nivel y en otra para acceder a una versión premium. En el caso del tinder para perros, el cobro se realizaría una vez que se hace el match para poder iniciar el diálogo entre los usuarios”, agregó Vera.
La segunda alternativa es hacerlo a través de las redes sociales. La más utilizada hoy en materia de negocios e interacción es Instagram. Vera explicó al respecto: “Quien quiera aumentar la visibilidad de su veterinaria debe tener bien desarrollado su perfil de Instagram”. Esto permite tener una mayor interacción y vender productos y servicios. “Al principio lo que hay que buscar es dar valor para que las personas se interesen por ese nicho”, indicó Vera. “Una vez que un perfil tenga seguidores, gracias a la información que se brinda, se pueden implementar otras formas de monetización como volverse influencer o que las personas busquen el negocio por la fan page y lleguen a través de ellas.”

¿Por qué apuntar a Instagram?

Si bien hay otros canales, como Facebook Ads, Google Ads, Pinterest, Snapchat, etc, Instagram tiene mayor potencial porque ofrece la posibilidad de tener seguidores de forma orgánica, es decir, gratuita. “La clave está en hacer buenas publicaciones que marquen una diferencia con la competencia. También es muy importante saber utilizar los hashtag (ver recuadro). Se trata de encontrar los hashtags que están usando personas del mismo nicho y que están teniendo resultado, y colocarlos en cada publicación debajo de los posteos. Además, buscar el intercambio. Lo mejor es no tener tantos likes sino comentarios que es lo que da posicionamiento en Instagram”, explica el licenciado.

¿Qué medios hay disponibles para encontrar pareja perruna en la web?

  • Tindog: Herramienta que ayuda a los usuarios a encontrarles compañero/a a sus mejores amigos y facilitar una conexión, amistad o incluso relación de pareja con otros dueños de perros. Su funcionamiento es bastante similar al de Tinder. Al registrarse, se completan los datos del perro (edad, sexo y raza) y los del dueño y, a partir de ahí, comienzan a desfilar una serie de perros por la pantalla a los que se puede indicar Me Gusta, o No Me Gusta. Cuando dos coincidan en gustarse uno al otro se produce el match y pueden empezar a chatear.
  • Zoa: Esta app ofrece servicios tanto para perros como para gatos, con todo lo que ello significa cuando de buscar tener crías se trata. Es un software que se basa en las compatibilidades y en la localización. Permite crear un perfil para la mascota en el que se pueden incluir fotos, videos y hasta sus costumbres.
  • Matchdog: Alumnos de la Universidad del Valle de México (UVM) crearon esta aplicación dirigida a los amantes de los perros, que permite encontrar pareja, amigos, productos y servicios para las mascotas.
  • Mercado Libre: Permite encontrar un servicio de monta para perros o perras a diferentes precios. Lo positivo es que se puede seleccionar por zona geográfica y ver las fotos de la mascota. La desventaja es no conocer el precio o si está disponible hasta que no se hace contacto con el dueño.

Tips para montar un Cupido perruno en Instagram

Te contamos algunas formas de mostrar este servicio, generar interacciones, aumentar la visibilidad y ganar seguidores.

  1. Ser claro a la hora de promocionar el servicio. Quien entra a la página debe entender qué es lo que le ofrecen: “matcheo para perros” o “encontrá pareja para tu mascota”, por ejemplo.
  2. Ser constante con las publicaciones. Un posteo diario de un perrito que esté buscando novia, parejas que se hayan formado, cachorritos recién nacidos. La imaginación es el límite.
  3. Postear contenido que incite a los comentarios. En Instagram, a mayor interacción mayor será el posicionamiento de la cuenta.
  4. Ofrecer una buena descripción que incluya nombre, edad, qué le gusta hacer y qué es lo que busca cada perrito. Cuando los interesados vean la publicación de un candidato, querrán saber su aspecto físico, el tamaño y el estado de salud, que serán determinantes para lograr el flechazo.
  5. Ser exigente con las fotografías. El dueño deberá esmerarse en mostrar la belleza de su mascota con la mejor calidad de imagen posible. Eso afecta la búsqueda y también al posicionamiento de la cuenta.
  6. Generar un encuentro real. Al concretarse el matcheo (con previo consentimiento de los dueños de las mascotas y el visto bueno del veterinario) se acordará un encuentro “cara a cara”. En ese encuentro podrá verse si realmente hay o no enganche entre las mascotas.
  7. Cobrar. Esto dependerá del criterio del profesional y la estrategia de cada negocio. Se puede cobrar por el posteo de la fotografía, por la gestión del encuentro entre las mascotas o por el hecho consumado.

Este artículo fue publicado en la edición n• 55 de julio de 2020 de la Revista 2+2

Predisposición genética, ambiente y experiencias pueden causar problemas de comportamiento en los animales. Para corregirlos, los etólogos utilizan diferentes técnicas y ofrecen recursos a los propietarios para que sepan cómo actuar en determinadas situaciones. ¿Estás ofreciendo este servicio a tus clientes?

Gimena Rubolino

El comportamiento es uno de los aspectos que más preocupa a las personas que viven con perros en su hogar.
Muchas veces, se ven en la necesidad de interpretar determinadas conductas para poder ayudar a sus mascotas a tener una vida plena. Satisfacer esta necesidad dentro de la clínica veterinaria puede ser una puerta de acceso para nuevos clientes y un mejor servicio para los que ya las visitan.
Para ello, será de gran importancia contar con un profesional en etología, la disciplina que se encarga de cuidar la conducta de los animales.
Incorporar un especialista etólogo siempre es una buena oportunidad de crecimiento para el negocio porque funciona como un complemento del trabajo clínico diario y porque los dueños de las mascotas tienen la comodidad de hacer todo en el mismo espacio, el que ya conocen.
Para acercarnos a esta especialidad, conversamos con el Dr. Rubén Mentzel, médico veterinario de la Universidad de Buenos Aires, especialista en clínica y etología de caninos y felinos doméstico, miembro del Colegio de Veterinarios de la provincia de Buenos Aires.
Mentzel también es presidente fundador del Colegio Latinoamericano de Etología Clínica Veterinaria (CLECVe) y tiene una gran trayectoria como docente en distintas universidades.

Revista 2+2: ¿Cómo se trabaja desde esta especialidad?

Rubén Mentzel: Los etólogos trabajamos siempre junto a los clínicos, los generalistas y los diferentes especialistas, como los dermatólogos, ya sea formando parte del equipo de una clínica o de un hospital veterinario. Trabajamos generalmente por derivación, una vez que el paciente ha sido evaluado por el veterinario generalista o clínico y presenta algún signo que no se debe a una enfermedad física.

¿Cuáles son los temas de consulta más habituales?

Los dueños de las mascotas llegan al consultorio para entender qué pasa cuando los perros empiezan a tener ciertas conductas inadecuadas y cómo modificarlas.
Los problemas más frecuentes de los animales son: reacciones agresivas, problemas de elección del lugar de evacuación, desobediencia, comportamientos destructivos o actividad excesiva. Estas conductas, en algunos casos, son parte del temperamento del animal. En otros pacientes, en cambio, son conductas fuera de contexto, que presentan falta de control y diferentes patologías que tienen que ver con problemas de adaptación y alteraciones en los mecanismos de relación con el entorno.

¿Cuál es el origen concreto de estos problemas?

El comportamiento de los animales se determina por muchas causas, como la constitución genética, hay marcadores genéticos relacionados con trastornos de comportamiento. Pero, además, su conducta se ve influenciada por el entorno, no solo en lo que se refiere al trato del dueño sino también a las experiencias vividas por los animales desde muy temprana edad.
Es decir, el trato que le brinda la madre biológica, más los estímulos, las interacciones y el trato que le ofrezcan los humanos que participan de su crianza, sumado a la predisposición genética que traiga, van a determinar el temperamento de cada animal.

¿Cuáles son las estrategias terapéuticas más utilizadas?

Para corregir conductas, los etólogos utilizamos diferentes técnicas combinadas en función del diagnóstico de cada paciente, como los enfoques sistémicos, la manipulación del ambiente, ciertas pautas de manejo y directivas. Son recursos que se brindan a los propietarios para que actúen de determinada manera en distintas situaciones. Todo esto arma un esquema de modificación del comportamiento de las mascotas.
En los casos de conductas mal canalizadas, con esto es suficiente, como cuando un perro rompe la basura, saluda de forma inadecuada, salta y molesta, o mastica objetos indebidos. Pero cuando la conducta es patológica, es necesario complementar esta terapia con el uso de fármacos de acción central que apunten corregir o regular aquella parte del comportamiento cerebral que necesita ser modificado sin alterar los otros aspectos.

¿Qué se debe tener en cuenta antes de incorporar este servicio en la veterinaria?

El etólogo es un profesional que requiere una formación específica en esta disciplina. El dueño de la clínica puede formarse en esta área si le resulta de su interés o trabajar con otro profesional capacitado.
Las competencias de esta especialidad se basan en haber profundizado significativamente los conocimientos y haber adquirido práctica a través del ejercicio de la especialidad durante varios años.
Además de eso, hay que ser un buen observador y un buen semiólogo en lo que tiene que ver con la entrevista al dueño del animal basada en el diálogo dirigido.
También es necesario saber leer entre líneas y superar lo que los tenedores de los animales no pueden ver.

¿Qué beneficios aporta incorporar este servicio en la veterinaria?

Ofrecer este servicio es una responsabilidad que tenemos como profesionales veterinarios porque los problemas de comportamiento son también parte de la salud de los animales.
Hay datos estadísticos que indican que la mayoría de los casos de eutanasia o abandono de animales de compañía son por problemas de comportamiento.
Entonces, los beneficios son muchos: ayudar a los animales a tener una mejor salud, dar respuesta a una necesidad de quienes llegan a la consulta y, sin dudas, tener más trabajo porque las consultas por este tema son diarias y constantes.

¿Cómo funciona el cerebro de los perros?

Rubén Mentzel

Rubén Mentzel

El cerebro de los perros funciona muy parecido al nuestro.
La diferencia está, desde el punto de vista estructural, en una corteza cerebral con menos capas celulares y circunvoluciones. Y desde el punto de vista funcional, en un menor grado de procesamiento de la información.
Si nos referimos a la capacidad de aprender, ellos son inteligentes. Si hablamos de procesar información previa para resolver nuevos problemas, también. Pero, obviamente, menos que el ser humano.
Además de tener un espectro olfatorio y auditivo mucho más amplio que el nuestro, tienen una capacidad de pautar el tiempo que todavía no sabemos cómo funciona. Con respecto a si distinguen los colores, sí que lo hacen, pero menos que nosotros y de una manera menos intensa. Principalmente ven el azul, verde y rojo.

La atención en tiempos de pandemia

Dr. Hernán Naccarato

“Al comienzo de la pandemia bajaron mucho las consultas”, comentó a esta Revista 2+2 el Dr. Hernán Naccarato, médico veterinario de la Universidad de Buenos Aires y especialista en etología clínica canina y felina. “Cuando la gente volvió a consultar, tuvimos que adaptarnos a atender por videollamada, en los casos en que se puede aplicar”, agregó.
Naccarato, quien trabaja en clínica de pequeños animales y como docente universitario, recibió un premio del Consejo Profesional de Médicos Veterinarios (CABA) en 2014 por las tareas desarrolladas por el Equipo de Trabajo de Intervenciones Asistidas con Animales. Sobre la atención en tiempos de cuarentena, insistió en que “es importante poder diferenciar qué casos requieren la presencia física terapéutica y cuáles no. Para ello, resulta necesario hacer un análisis global del problema mediante una llamada telefónica previa con la familia de la mascota y hacer una aproximación inicial a la problemática para poder evaluar si es factible manejar por vía virtual el conflicto o no”.
Cuando es necesario, realiza visitas a domicilio, siempre respetando las indicaciones de Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía Argentina (AVEACA), la Asociación de Medicina Veterinaria Americana (ADMA) y la Asociación Mundial de Veterinaria de Pequeños Animales (WSAVA), que indican atender todo lo que se pueda a través de forma virtual y dejar la asistencia presencial solo para los casos que así lo requieran.
En lo que refiere a los tiempos, el MV afirma que la durabilidad de los tratamientos depende del problema de cada paciente.
“Si son casos puntuales de comportamiento, los tratamientos suelen ser de uno o dos meses. En casos más patológicos se requiere más tiempo e incorporar algunos manejos, es decir, hábitos, que deben mantenerse de por vida”, explicó.

Esta nota fue publicada en la edición N•56 de agosto de 2020 de Revista 2+2

Todas las clínicas veterinarias deberían planificar el presupuesto de ingresos anual, mensualizarlo, controlarlo y actuar en consecuencia de los resultados. Es la manera más segura de seguir en camino.

Por José Luis Villaluenga
www.rentabilidadveterinaria.es

Cuando nos nombran la palabra “presupuesto” nos pueden venir a la mente diferentes cosas: el presupuesto de una reparación de un automóvil, de una refacción en la clínica, de una campaña de marketing, de un viaje de vacaciones… Pero también podemos pensar en el presupuesto de ingresos que queremos conseguir este año en la veterinaria, los presupuestos que debemos entregar al cliente antes de realizar servicios veterinarios complejos (cirugía, limpieza de boca, castración) o de los gastos estimados en determinadas partidas. En esta nota, nos vamos a centrar en el presupuesto de ingresos y analizaremos por qué hay que hacerlo y cómo.

¿Qué es y cómo hacer un presupuesto en una veterinaria?

Presupuestar es adivinar o predecir con antelación los números que se van a conseguir de determinadas variables.
Es pronosticar e intentar acertar en las previsiones que se hacen. Generalmente, son datos numéricos y están circunscritos a un periodo determinado de tiempo.
Para hacerlos, se toman los números históricos de los últimos 3-5 años de las variables que queramos presupuestar y se ajustan las cifras en función del entorno PESTEL (político, económico, social, tecnológico, ecológico y legal), el entorno competitivo (clientes, competencia y proveedores) y nuestras fortalezas y debilidades.
En el caso de que no exista un histórico, que no tengamos acceso a los datos anteriores o que iniciemos la actividad por primera vez, presupuestar será más difícil y habrá que intentar averiguar cómo les fue a empresas competidoras en sus inicios, a otros sectores industriales parecidos o contratar a un consultor especializado en el área de gestión. En este caso, posiblemente haya una mayor dificultad a la hora de presupuestar.

Presupuesto de ingresos

Todas las clínicas veterinarias deberían planificar el presupuesto de ingresos anual dos o tres meses antes de acabar el año anterior. Es decir, el presupuesto de ingresos de tu veterinaria para el año 2021, lo deberías hacer en octubre-noviembre de este año.
Veamos, a través de un ejemplo real, cómo se calculó el presupuesto de ingresos totales de una veterinaria española para el año 2020. Utilizando una planilla de Excel, hemos identificado los ingresos totales y los ingresos por servicios (clínica), productos (tienda) y peluquería de los últimos siete años, aunque con cinco años podría ser suficiente (Ver Figura N° 1).

FIGURA N° 1: INGRESOS ANUALES SIN IVA EN EUROS POR ÁREAS DE NEGOCIO
2013 2014 2015 2016 2017 2018 2019
Clínica 110,343 107,979 107,769 110,279 110,216 110,081 118,059
Tienda 38,031 32,678 32,024 30,886 31,992 28,17 28,43
Peluquería 6,467 6,338 6,651 7,268 5,71 6,012 6,492
Total 154,841 146,995 146,444 148,433 147,918 144,263 152,981
% +/- Año anterior -5,00% 0,30% 0,60% -0,50% -2,00% 6%

Al analizar el histórico de ingresos y su comportamiento, vemos que la clínica, después de 5 años de unas ventas cercanas a los 150.000 euros (por ejemplo), creció un 6% en el 2019 e invirtió la tendencia de los años anteriores.

¿Qué presupuesto estimaremos para el año 2020?

Con estos números en la mano, analizaremos el entorno PESTEL y el entorno competitivo del sector. Valoraremos el crecimiento estimado del sector (siempre habrá alguna fuente que lo pronostique), valoraremos las fortalezas y debilidades y cómo actuar sobre estas últimas, y definiremos el plan comercial de la veterinaria para el siguiente año.
En este caso real (evidentemente sin contar el papel del COVID19 porque en ese momento no sabíamos nada de él) el entorno era positivo. Nos propusimos implementar herramientas de fidelización de clientes y un mayor control de los recordatorios de la medicina preventiva, además de contratar a media jornada a un nuevo auxiliar. Por otro lado, planificamos ofrecer bonificaciones con puntos por la venta de alimentación y accesorios, y poner en marcha un nuevo servicio de autolavado de mascotas dentro de la peluquería, en las horas que no se brinda este servicio.
Entonces, en el presupuesto de ingresos por áreas de negocio y global se estimó un crecimiento anual del 9%, como se ve en la Figura N° 2.

FIGURA N° 2: PRESUPUESTO ESTIMADO 2020
Ingresos € Año anterior +/-
Clínica 129,865 10%
Tienda 29,881 5%
Peluquería 6.817 5%
Total 166,533 9%

Control y seguimiento

Nos queda un aspecto importante para analizar: cómo controlamos y hacemos seguimiento del presupuesto anual para saber si se está cumpliendo y, en caso de no ser así, tomar las acciones necesarias para corregirlo.
Pues la única opción es mensualizar el presupuesto anual global (total) y hacer un control y seguimiento mensual y acumulado, según se vayan sumando los meses sucesivos.
¿Y cómo hacemos esto?
Si dividimos 166.533 unidades monetarias por 12 meses nos quedan 13.877,75 unidades monetarias mensuales.
¿Es esto correcto? No, porque hay estacionalidad en determinados meses y por lo tanto trimestres. ¿Qué se debería hacer?
Tomar los últimos 3-5 años y sus ventas mes a mes, y calcular la media aritmética de cada uno de los meses. Todos ellos sumarán el 100%. Para mensualizar ese presupuesto de 166.533 unidades monetarias deberemos multiplicar esa cantidad por el porcentaje resultante de cada uno de los meses. Aquí hemos repartido en los 12 meses del año un presupuesto anual de 484.214 euros para el 2020, multiplicando esta cantidad por la media aritmética de cada uno de los meses, haciendo el histórico de los últimos cinco años (2015 a 2019). Veremos que en cada mes hay una cantidad diferente.
Esta es la mejor forma de controlar mes a mes la evolución de los ingresos globales y analizar desvíos potenciales para poder tomar decisiones.
Podríamos incluso “rizar más el rizo” y disponer de un presupuesto de ingresos globales diario. ¿Cómo hacerlo? Tomando cada mes el presupuesto monetario global asignado y dividirlo por el número de días de trabajo, descontando domingos y feriados.
En la Figura N° 3 podemos ver un ejemplo real de una clínica veterinaria.


En el mes de marzo de 2020, con un presupuesto mensual de 45.572 euros y 26,5 días de trabajo (esta clínica abre los sábados y domingos por la mañana por lo que el fin de semana lo contamos como un día completo), se obtuvo un presupuesto de 1.720 euros por día.
Al sumar día a día se ve cómo va el acumulado mensual a esa fecha.

Es posible

Parece trabajoso, pero vale la pena hacer estos presupuestos anuales, mes a mes y día a día. Cuanto más al detalle bajemos y controlemos, más fácil será tomar decisiones si no se alcanzan los objetivos porque nos permitirá analizar detalladamente en qué día o mes está el problema y valorar las causas.
Igualmente, si utilizamos los ingresos mensuales para incentivar al personal de la clínica, es importante que las personas sepan día a día si están cerca o lejos de los objetivos, para poder tomar acciones correctoras y al final alcanzarlos.
Una veterinaria es una empresa y como tal hay que contemplarla.
Para trabajar de forma profesional, es necesario realizar este y otros presupuestos. Si no, te quedarás desfasado y no podrás seguir coescribiendo el libro de futuro del rubro de animales de compañía.

 

Esta nota fue publicada en Motivar el 4 de noviembre de 2020.

Entre el 27 y 28 de marzo se realizará este encuentro virtual que tendrá como ejes el entrenamiento y la conducta animal. Contará con un diverso panel compuesto por especialistas nacionales e internacionales.

La Asociación Internacional de Consultores de Conducta Animal (IAABC por su sigla en inglés) invita a participar de su segunda Conferencia Latina, un encuentro internacional de expertos en entrenamiento y conducta animal.

El evento, que se realizará entre el 27 y 28 de marzo de manera virtual, lleva por título “La conferencia de la limonada”. Desde la asociación, explicaron de este modo el llamativo nombre: “Para los entrenadores de animales no se trata de lo que no podemos hacer, sino de lo que sí podemos hacer. Así que, cuando COVID-19 nos obligó a cancelar las conferencias presenciales de comportamiento de la IAABC, tomamos esos limones que la vida nos dio, los exprimimos, añadimos un poco de agua, azúcar y una pizca de actitud, e hicimos limonada”.

La IAABC es una asociación que nuclea profesionales de distintas disciplinas que abordan los problemas de conducta de los animales de compañía, entre ellos veterinarios conductuales, entrenadores animales, trabajadores y voluntarios de refugios de animales, académicos, entre otros practicantes. Además, la institución cuenta con seis divisiones: perros, gatos, loros, caballos, animales de trabajo y refugios.

Esta diversidad se ve reflejada en la composición del panel, que incluye médicos veterinarios, psicólogos y biólogos, entre otros, de Argentina, Chile, España, México y Estados Unidos. Serán más de 12 expertos compartiendo sus conocimientos durante dos días.

Encontrá el programa completo aquí.

Desde Argentina, Silvia Vai, médica veterinaria, especializada en etología clínica, ofrecerá la conferencia “¿Raza peligrosa, o perro peligroso por falta de bienestar?”. Vai es miembro de la comisión directiva de la Asociación Veterinaria Latinoamericana de Zoopsiquiatría (AVLZ) y pertenece a la Asociación Argentina de Medicina Felina (AAMeFe), la Sociedad de Medicina Veterinaria (SoMeVe) y la Asociación de Veterinarios Especialistas en Animales de Compañía de Argentina (AVEACA).

Quienes ya son miembros o se asocien a la IAABC, podrán acceder a precios promocionales y diferentes beneficios como acceso diferido a la conferencia, invitaciones para colegas y discusión en línea. Además, tendrán acceso gratuito a charlas de conferencias pasadas y a otras presentaciones, a la biblioteca de documentos y podrán registrarse en el Localizador de Miembros, sin costo adicional.

Más información:
https://m.iaabc.org/espanol/limonada/

Una de las formas de organización del trabajo que es tendencia en las principales compañías del mundo puede ser aplicada en el día a día de las clínicas veterinarias. Observación, organización y liderazgo son el camino para ponerla en práctica.

Por Javier Sánchez Novoa
Lic. en Comercialización y director de la Consultora Mercader.
Docente en el Posgrado de Gestión y Marketing Veterinario de VeterinariosenWeb.
javier.sanchez@consultoramercader.com

¿Te preguntaste alguna vez, sentado/a en tu silla del consultorio, por qué no lográs organizarte en tu veterinaria? Si esto te pasó, es muy positivo. Estarás observando que hay situaciones, controles o tareas que no estás pudiendo realizar, o simplemente no llegás a realizarlas (vos o tus colaboradores). Como sabrás, el primer paso para un cambio real es poder reaccionar y asumir que tenés algo que solucionar, para luego determinar la causa y tomar el timón para desarrollar una acción correctiva.

Te cuento que para todo esto, no tenés que ser un especialista en cambio organizacional, solo necesitás tu voluntad como fuerza motriz del cambio. ¿Pero tengo que mágicamente transformarme en otra persona? ¿Otro jefe? No, claro que no. Lo que sí tenés que hacer es enfocarte en las tareas críticas, en las decisiones y en la delegación; pero vamos de a poco. Como me dijo una colega española en gestión, la Dra. Ana Anglada: “Si realizás tres veces la misma tarea, tenés que desarrollar un proceso o protocolo de trabajo”.

Es esta observación incial la que tenés que realizar; solo la observación (lo más objetiva que puedas) de las tareas de todos/as los colaboradores/as de tu empresa veterinaria, tuyas como líder y administrativas propias de la veterinaria.

El primer paso para un cambio real es asumir que hay algo que solucionar y reaccionar: determinar las causas y desarrollar acciones correctivas. Solo necesitás tu voluntad como fuerza motriz del cambio.»

Tené en cuenta que cada acción que realizás en tu veterinaria está conectada con otra, y el producto de una tiene un impacto en otra. Te pongo un ejemplo: si controlás mal una factura de un proveedor, te falta un producto al recibir el pedido; pero no lo viste, firmaste sin controlar y pasó. Incluso luego vas a preparar el pago de una factura con mercaderías que nunca recibiste. Es un costo irrecuperable para tu empresa.

De esta forma vas a poder trazar un mapa con todas las tareas/acciones que debes formalizar como un simple proceso de trabajo. Lápiz en mano, te propongo tomar nota para organizarte en este proceso de observación:

  • Dividí todas la tareas/acciones/trabajos de tu veterinaria en cuatro grandes áreas: la comercial, la de comunicación, la de recursos humanos y la financiera administrativa.
  • Comenzá con una de estas áreas, determinando qué colaboradores intervienen en las tareas. Una vez que las tenés individualizadas (tarea=colaborador) reunite -café de por medio- con la persona que realiza la tarea y preguntale ¿“Cómo lo hacés?”, en lenguaje llano, coloquial, que te cuente los detalles. Tomá nota de todo lo que te dice, qué hace primero, luego y por último.
  • Algunos ejemplos de los procesos de trabajo que podés “asignar” a estas grandes áreas. En lo comercial, por ejemplo, preguntá cómo carga un producto al sistema, si hace un control de stock, cómo fija el precio al que se va a vender el producto o servicio; simplemente cómo recibe, atiende y vende un producto o servicio veterinario al cliente. En lo administrativo, por ejemplo, preguntá qué se hace cuando llega un pedido de un proveedor, cómo se controla, dónde se guarda la factura, y pregúntale también cómo cree que controlás vos esta situación previa a preparar el pago. En relación con la comunicación, preguntá a tus colaboradores cómo orientan al cliente, qué preguntas hacen, si hay una queja, cómo la atienden, etc.
  • Una vez que tenés el relato escrito, pasalo a una estructura de esquema (lo tendríamos que llamar flujograma), donde cada acción de la persona que realiza un proceso se transforma en un cuadrado unido a otra función (otro cuadrado), quedaría algo así como lo mostramos en el esquema N° 1.

Esquema N° 1: Cada acción que realiza un integrante del equipo queda unida a la función de otro.

Administrar tareas

Te propongo vencer el temor de no saber cómo hacer esta tarea. Si no hacés el proceso de trabajo como el flujograma del esquema propuesto, podés redactarlo; es igual: lo más importante es que puedas identificar paso a paso la secuencia de acciones. Seguramente te estés preguntado: ¿qué logro haciendo estas estructuras de rectángulos conectados? Te cuento que vas a poder hacer varias cosas muy importantes, entre ellas:

  • Identificar los puntos claves donde “fallar” es riesgoso para tu comunicación, finanzas, etc.
  • Analizar los puntos delgados en relación a la seguridad del movimiento de tu dinero.
  • Determinar los puntos claves donde vas a generar experiencias en tus clientes, donde vas a definir si el cliente va a volver a visitarte o no.
  • Tener una visión macro del proceso, del funcionamiento de los engranajes de la maquinaria productora de un servicio, o simplemente el camino que sigue una factura, un pago, etc.
  • Algo fundamental, podés mejorarlos para un mejor funcionamiento. Ahora hasta acá te conté cómo podés trabajar en forma simple con los procesos de tu empresa; vuelvo a repetirte este concepto de “empresa”, trabajar con procesos no solo es para las grandes empresas, están pensados para todas las empresas, no importa el sector ni el volumen de producción.

Liderazgo

Me gustaría sumarte otro concepto que es el de cliente interno, te cuento que el concepto de cliente también se aplica al personal de tu empresa veterinaria, una tarea realizada por vos o por uno/a de tu colaboradores (producto) es el sustrato necesario para que otra persona de tu empresa realice su tarea.

Una tarea realizada por un miembro del equipo es el sustrato para la tarea de otro. Si uno realiza mal su trabajo, el otro recibirá un producto deficiente que le robará tiempo y bajará su productividad. Esta situación se transformará en un conflicto a corto plazo.

Si uno desarrolla su tarea con baja calidad, el otro compañero recibirá un trabajo deficiente que le llevará más tiempo, bajará su productividad y esta situación se transformará en un conflicto a corto plazo. Incluso, si en esta cadena de acción–reacción está involucrada la relación con el cliente, el impacto puede ser muy importante. Trasmitile este concepto a tus empleados para que puedan valorar la importancia de su puesto en la empresa, del trabajo que día a día pone en marcha a tu veterinaria y lo importante que es realizar cada acción en torno a un esquema de trabajo organizado y controlable.

Con esto que te conté hasta el momento seguro generarás grandes cambios, anímate a hacer un trabajo de introspección en tu veterinaria. Pero claro que no todo surge por arte de magia, para poder guiar un proceso de trabajo tengo que mencionarte la palabra “liderazgo” que tan superficialmente se trata en muchos casos.

El líder positivo está presente siempre, las 24 horas, no son acciones esporádicas en momentos puntuales, debes trabajar fuertemente en tu función como líder en tu veterinaria, acompañar en estos procesos de mejora, escuchando y muchas veces rectificando el rumbo. Para ser un buen líder también tenés que ser el primero/a en organizarte, de lo contrario, sin dar el ejemplo, es muy difícil de sostener en el tiempo un proceso de mejora como el qe te mencioné. Comenzá a trabajar con los procesos donde vos estás involucrado/a.

A la práctica

Esquema N° 2: Con la matriz de Eisenhower podrás mejorar la dinámica de trabajo entre tus colaboradores y también la tuya.

Te recomiendo un ejercicio muy simple que podés realizar vos y también tus empleados para poder determinar las tareas que realizan en sus puestos y qué grado de importancia le asigna cada uno. En este cuadro vas a poder conocer cuál es la visión de tus empleados en relación a las tareas desarrolladas y descubrirás esas tareas que se pueden delegar, que muchas veces son devoradores de tiempo para vos.

Esta ejercicio lo podrás realizar con la matriz de Eisenhower (ver Esquema N° 2), creada por el expresidente de los Estados Unidos. Simple pero efectiva, te va ayudar a pensar cada tarea, cada puesto. Trabaja fuertemente en lo importante y urgente para hacer sin excepción, es tu prioridad.

Revisa lo importante y menos urgente, agendalo sin dudar.
Delega lo menos importante y urgente, tenés que aprender a delegar y controlar.
Elimina de raíz todas las tareas menos importante y menos urgente.
Una vez que tengas completa la matriz de Eisenhower podrás mejorar los puestos y dinámica de trabajo entre tus colaboradores y tuya también.

Te invito a sumarte en esta aventura de los protocolos de trabajo y en la introspección sobre funciones que se desarrollan en tu veterinaria, habrá un antes y un después luego de esto, podrás trabajar ordenado/a.

 

Esta nota fue publicada en la edición N• 56 de agosto de 2020 de la Revista 2+2.