2+2- Descargar Impreso – Main

Tanto en los segmentos de los bovinos, como de los animales de compañía, en 2020 se dispararon las unidades de vacunas comercializadas. ¿Realidad o ficción? ¿De quién depende?

Escribe Luciano Aba
Editor de la Revista 2+2.
luciano@motivar.com.ar

Las teorías que giran en torno al sector veterinario local y su desempeño a lo largo de 2020 son diversas y varían según el ángulo desde el que se las mire.
Como es sabido, esta actividad fue declarada como escencial al inicio de la pandemia, situación que -protocolos, turnos y cambios de hábito por medio- le dio un impulso para muchos inesperado a la actividad profesional y a la comercialización de productos veterinarios.
Es cierto que en el caso de los animales de compañía se vivieron situaciones inéditas. Desde cifras récord en lo que hace a la adopción de perros y gatos, hasta un estrechamiento histórico del vínculo entre aquellas personas y familias que ya tenían mascotas con las mismas, en tiempos de cuarentena.
Es cierto también que mucho del dinero que se solía gastar en actividades como la gastronomía, el entretenimiento o el turismo se volcó, en muchos casos, a la inversión en diversas prácticas y productos veterinarios que en los últimos tiempos habían tenido crecimientos estándar en el mercado.
Es evidente que no a todos los argentinos les sobró la plata el año pasado, ni mucho menos. Pero queda claro que el segmento que tuvo recursos, movió la aguja. ¿En qué casos? Por ejemplo, en el de las vacunas.
Y esta sí que es una buena noticia. Según declaraciones de directivos de la Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios a MOTIVAR (www.motivar.com.ar), la comercialización de productos biológicos para perros y gatos casi se duplicó en 2020, respecto de lo ocurrido en 2019.
Mayor vínculo entre las personas y los animales, más fluidez en la consulta veterinaria y disponibilidad económica. Tres variables bien concretas que dieron forma al avance de la medicina preventiva real en el sector.
De las estimaciones de Caprove surge también que el mercado total de productos veterinarios en Argentina el año pasado alcanzó los $31.000 millones, algo así como US$ 400 millones, considerando un promedio de dólar oficial a lo largo de todo 2020.
Al nivel de los mejores años…

Más biológicos también en el campo

El segmento ganadero no fue la excepción a lo mencionado en las líneas anteriores. De hecho, ha representado el 44% de la facturación total del sector de laboratorios que operan en el país, incluso sin considerar allí la comercialización de la vacuna antiaftosa.
Se vendieron más antiparasitarios, más antibacterianos y diversos tipos de insumos y servicios, con una fuerte participación del canal comercial veterinario.

Según Caprove, la comercialización de productos biológicos para perros y gatos casi se duplicó en 2020, respecto de lo ocurrido en 2019. En menor medida, también en ganadería aumentaron las unidades vendidas de vacunas.

También aquí las teorías son diversas.
En primer lugar y más allá de la opinión particular de cada quien, los precios de la carne y la leche se mostraron competitivos en un mercado que miró al consumo interno, pero vio crecer considerablemente sus resultados en materia de exportaciones.
Y la tendencia, parece continuará…
Además, también fue evidente que al no poder avanzar en la compra de dólares u otros movimientos financieros, mucho de ese dinero se volcó en inversiones en infraestructura, en mejorar los planes sanitarios y también en adelantar algunas compras fijando precios, como ocurrió por ejemplo con el caso del semen para futuras inseminaciones.
¿Esto fue lo que impulsó el crecimiento en las unidades comercializadas de fármacos, como de biológicos? No se pretende ser descortés con la situación, pero ¿“sólo” este mix de variables se necesita para que se multiplique la adopción de tecnología?
Claro que no.
Obviamente que los factores climáticos pesan, pero también lo hace la mayor o menor participación de los veterinarios a campo.
De hecho, entre aquellos segmentos de vacunas que crecieron en 2020 se encuentran dos que desde Caprove también indicaron como estratégicos para ilustrar la situación: aumentaron las dosis de vacunas reproductivas y también de vacunas contra el carbunclo.
En resumen, ya no quedan dudas que más allá de casos particulares, la industria veterinaria argentina tuvo un buen desempeño en 2020, evidenciándose incluso tendencias favorables en los puntos de venta, que pudieron impulsar su prestación de servicios, a la vez de mejorar sus ingresos.
Más vacunas es más prevención.
¿Fue 2020 el piso de lo que el rubro veterinario puede dar en este campo? ¿o será el techo máximo que impulsó la pandemia?
Por lo pronto, parece válido reflexionar sobre lo ocurrido para no perder de vista que más allá de las dificultades, sí es posible impulsar el crecimiento del sector.

Compartimos una serie de conceptos básicos pero estratégicos para los profesionales, frente a temas cada vez más frecuentes.

Escribe Pablo J. Borrás
Vet. Esp. MSc.
pablojesusborras@gmail.com

Las zoonosis son aquellas enfermedades que pueden transmitirse, generalmente, de los animales al hombre. Los veterinarios estamos muy familiarizados con ellas, ya que trabajamos continuamente en la prevención y en ocasiones, debemos lidiar con estas patologías.
Sin embargo, la idea de esta nota es abordar algunas enfermedades que afectan a las especies no tradicionales (en este caso, tortugas y psitácidos) y que potencialmente constituyen un riesgo para la salud pública.

Tortugas y salmonelosis

Diferentes especies de reptiles, entre ellas tortugas terrestres y acuáticas, actúan como portadores asintomáticos de Salmonella spp.
Las tortugas pueden eliminar estos microorganismos en forma intermitente a través de las heces, contaminando el ambiente. Destacamos que esta bacteria puede sobrevivir hasta 6 meses en heces secas, contaminando jaulas y recintos. Se conocen numerosos reportes de transmisión a los seres humanos por la manipulación de estos reptiles o por contacto con objetos contaminados con su materia fecal.
Esta bacteria puede generar cuadros severos, principalmente en niños y personas inmunosuprimidas. En estos pacientes, se producen diarreas severas, vómitos, deshidratación, fiebre, cefalea, mialgias e incluso puede existir meningitis, septicemia y desencadenar en la muerte.
Las medidas de prevención consisten en lavarse con frecuencia las manos con agua y jabón después de manipular a las tortugas o limpiar los recintos; que las tortugas no se desplacen libremente por la casa, y en particular, se debe evitar el ingreso de estos animales a la cocina con el fin de minimizar contaminación del lugar, utensilios y/o alimentos.
Es importante asesorarse sobre qué especies pueden tenerse en cautividad y dónde conseguirlas desde un mercado legal para no fomentar el tráfico de animales ya que la tenencia y comercialización de especies autóctonas silvestres está penada por ley e implica una ruptura de la biodiversidad nacional.

Psitácidos y psitacosis

Es una enfermedad infecciosa, producida por Clamydia psittaci, transmitida principalmente (pero no exclusivamente) por las aves psitácidas. Las mismas cuando están enfermas eliminan la bacteria al medio ambiente a través de secreciones oculares, excrementos secos, secreciones respiratorias y polvo de las plumas. Al secarse permanecen en el aire y son aspiradas por las personas, que de esta forma se infectan.
En los seres humanos, la bacteria puede generar un síndrome febril (hipertermia, cefalea, mialgias, etc) asociado a un cuadro respiratorio.
El periodo de incubación ronda entre los 5 y 14 días. Los signos pueden ser de leves a severos, incluso fatales.
La prevención consiste, principalmente, en asegurar una higiene adecuada de los recintos de las aves, su manipulación apropiada y tenencia responsable. Por último, no convertirse en eslabón, mediante la compra ilegal de estas especies de aves, de la cadena que constituye el tráfico de fauna silvestre.

Nuevo Podcast de Pablo Borras con Nicolás Cohen y Gonzalo Godoy

Aquí podrás escuchar un Podcast, junto a los Dres. Nicolás Cohen y Gonzalo Godoy, quienes profundizarán sobre el tema en cuestión en base a su experiencia y conocimiento.

Más sobre pablo borras

Veterinario. Magíster en prevención y control de Zoonosis (UNNOBA – ANLIS «Dr.Carlos G. Malbrán).Especialista en enfermedades infecciosas y parasitarias en pequeños animales (CPMV). TroCCAP Council Member. ISCAID Member. Instagram: @pablojborras.

Dialogamos con personas y empresas que ya están trabajando sobre una actividad que acompaña las tendencias actuales en el vínculo entre las personas y sus animales. ¿Qué aportaría al negocio?

Escribe Gimena Rubolino
De la redacción de Revista 2+2

A la hora de sumar un servicio de traslado de mascotas a la clínica veterinaria, deberían tenerse en cuenta varios aspectos. En primer lugar, determinar si se apuntará a un servicio nacional o internacional, así como el tiempo disponible para gestionar trámites, personal involucrado, el contexto de pandemia, etc.
En viajes terrestres, las mascotas deben cumplir con determinadas horas de ayuno, adjuntar certificado de vacunas y no encontrarse bajo tratamiento veterinario, cumplimentando las normas de Seguridad Vial. Mientras que, en traslados internacionales, se suman algunos aspectos como el servicio de asistencia al viaje y es mayor el requerimiento de papeles y reglamentaciones.
Además, se necesita supervisión constante y un médico veterinario disponible para presenciar los viajes. La asistencia al viaje funciona como un seguro para mascotas y en términos generales, cubre asistencia médica en caso de accidente, un monto de dinero por robo o fallecimiento, y responsabilidad civil.

Los traslados de mascotas son un ejemplo de servicios orientados a atraer pacientes a las veterinarias y mejorar su tratamiento en cuanto a la cantidad de consultas promedio en el año.»

Otra opción puede ser ofrecer servicios de índole local como: traslado de la mascota a la veterinaria, a la peluquería, baño, visitas a familiares y mudanzas. Algunas empresas como Traslamascota se dedican a estas actividades.
Rafael Rondon y su esposa Carla Pinto, dueños de esta empresa lanzaron su emprendimiento el año pasado al detectar las necesidades que tenían algunas personas de ir de un lado a otro con sus mascotas. “Los servicios de taxis y remises muchas veces no permiten el ingreso de nuestros amigos de cuatro patas a las unidades”, le explicaron a Revista 2+2. Y agregaron: “Lo que más se pide es viajes a las peluquerías, pero también llevamos a turnos de las veterinarias; tratamos de que el viaje sea divertido y les regalamos una golosina tanto a los felinos, como a los caninos”.
En lo que se refiere a costos son muy diferentes los viajes locales de los internacionales. Los traslados a la veterinaria o peluquería suelen ser cortos y los gastos van de $300 a $1.500 promedio.

Traslado local: ¿una oportunidad para las veterinarias?

La licenciada en Marketing digital y trade para el canal veterinario Silvia Graziano sostiene que ésta puede ser una buena oportunidad de negocio: “Considero que ofrecer un servicio de este tipo puede ser una manera efectiva de dar a conocer la clínica, fidelizar y retener clientes, al propiciarles el acercamiento a la consulta y lograr adherencia a los tratamientos que suelen discontinuarse”, explicó. Además, remarcó que “explotar este servicio aportaría una gran solución a los adultos mayores y personas que no disponen de un vehículo propio para poder trasladarse”.
Graziano también es especialista en comercialización y diseño de negocios diferenciales y observa que, en general, las veterinarias tienen poco desarrollo de servicios médicos adicionales. “Los traslados, son un ejemplo de servicio para atraer pacientes y mejorar sus tratamientos en cuanto a cantidad de consultas por año, cumplimiento de agendas de vacunación, etc. Muchas veces se pone el foco en productos como alimentos balanceados, por ejemplo, dejando de lado lo mucho que se puede hacer desde el servicio”, explicó.

Viajes internacionales: una tendencia en alza

Las mascotas son parte de la familia y existen empresas que realizan traslados internacionales a todos los destinos, con las medidas de seguridad necesarias para que las mascotas puedan transportarse de la mejor manera.
El fundador de Petworldtravel, Marcelo Pérez afirmó que su empresa traslada un promedio de 150 a 200 mascotas al mes, tanto dentro del país, como en el exterior, más allá de la pandemia.
Y agregó en diálogo con esta Revista 2+2: “Petworldtravel nació hace cinco años en base a consultas de personas que querían viajar con sus mascotas y, en ese momento, las compañías aéreas no daban información como en la actualidad. Gestionamos los certificados necesarios para salir del país e ingresar en el de destino y contamos con salidas mensuales con cupos limitados y con gente de nuestro staff”, sostuvo quien también es adiestrador canino, escritor y editor del libro “Mi perro trueno”. Además, se dedica a la crianza de perros de la raza Staffordshire bull terrier.
“Trasladamos todo tipo de animales: perros, gatos, peces, hurones, conejos, etc. Si bien lo más habitual es que viajen perros y gatos hacemos importaciones y exportaciones de todo animal vivo a todo el mundo” subrayó.
Otra de las empresas que también efectúa traslados dentro y fuera del país es Globaltravellingpets: “Los traslados son vía terrestre, aéreo o marítimos dependiendo de las restricciones por raza y país de destino”, nos explicó uno de sus dueños, Juan Pablo Fernández. “Cada mascota lleva su comedero y bebedero de acuerdo con las normas IATA (Asociación de Transporte Aéreo Internacional) con su canil correspondiente”, agregó.
Y profundizó: “Ofrecemos un servicio completo con entrega programada de la mascota o retiro puerta a puerta, asistencia veterinaria constante, asistencia al viajero y mantenemos a los dueños al tanto del estado de su mascota en todo momento”.
En el caso de traslados internacionales, de Argentina a Europa, por ejemplo, los costos oscilan los 60 mil pesos dependiendo de la raza de la mascota, peso, edad, lugar de partida y de destino.
Otra manera de incorporar este servicio puede ser a través de un nexo con empresas transportadoras y cobrar un porcentaje por cada mascota referida.
Viajes locales e internacionales, dos variantes que requieren estrategias distintas para incursionar dentro del mercado veterinario.

La incorporación de los gatos en las familias argentinas es una realidad. Sin embargo, son muchos los que no llegan a la consulta veterinaria, ni reciben medicina preventiva. Algunas ideas para revertir esta tendencia.

 

Escribe Natalia Luka
Directora de Dra. Luka Medicina Felina y Regenerativa
dralukat@gmail.com

Que la medicina felina haya llegado para quedarse es, sin duda, un pilar importantísimo dentro de la medicina veterinaria de pequeños animales. La población felina sigue creciendo, tanto en Europa, como en Latinoamérica, donde el número de gatos que nos acompaña es cada vez mayor. De hecho, en nuestro país se estima que hay 6 millones de gatos pero que más de la mitad de ellos no recibe atención médica veterinaria.
Es dentro de esta perspectiva que necesitamos evaluar cómo llevar adelante una atención diferenciada para el felino en las clínicas, teniendo en cuenta las grandes diferencias de especie, sus diferentes abordajes y patologías.
Los gatos domésticos han mantenido muchos aspectos de sus predecesores salvajes: su comportamiento alimenticio, habilidades y, sobre todo, sus características de predador y de presa. Esto último se traduce en su vida cotidiana en la posibilidad de ocultar fácilmente las enfermedades, hecho que muchas veces es un gran desafío para nosotros los veterinarios. Es por ello, que debemos siempre trabajar con anticipación para los mejores resultados.
¿Qué podemos hacer como agentes de salud para acompañar a estos animales en todas las etapas de su vida? En primer lugar y entendiendo estas diferencias con respecto a otras especies, se hace muy necesario evaluar por qué es el tutor quien, con las dificultades y a veces poca información, decide venir poco a visitarnos.

Propongo que pensemos en una consulta distinta, preparada para el gato, pensando en el gato y como un gato, con todo lo que él necesita. Trabajemos anticipadamente. Esto es más simple de lo que creemos.»

Considero que depende siempre de nosotros intentar acercar a los gatos a la veterinaria y el primer paso es reconocer que su tutor o tutora tiene exigencias, a mi modo de ver, absolutamente diferentes a las del de un perro.
El tutor del gato está dispuesto a invertir más en sus cuidados: más dinero, más tiempo, más herramientas, mucho más. Pero lo que más necesita es información, ya que muchas veces no sabe si debe concurrir o no a la veterinaria y cuándo.
Tampoco conoce los planes de vacunación y prevención de enfermedades.
Seamos nosotros quienes le enseñemos la necesidad de los chequeos preventivos y quienes le brindemos información de calidad que, a la vez, favorecerá la fidelización de nuestro vínculo con el paciente-cliente. Al fin y al cabo, este es el objetivo principal: acompañar al gatito durante toda su vida para cuidarlo y cuidar así de su familia.

Un paso más adelante

Si podemos establecer las etapas de crecimiento del gato, podemos pensar en qué tipo de acciones médicas tenemos que realizar y, de ese modo, estar preparados para recibir a un paciente sano o que recibió medicina preventiva durante toda su vida.
Es impactante, en el buen sentido, cuando recibo una familia que ya solicita estudios, incluso a veces por demás, para saber si su gato está sano y una de las primeras preguntas es sobre la alimentación.
Cada vez más me consultan acerca de la nutrición y la calidad de vida, dos pilares fundamentales, lo que tiene sentido en esta era en que la alimentación consciente que nos acompaña a todos mundialmente, y los gatos son sentidos como un miembro más de esa familia que busca comer saludablemente.

¿Son los gatos las mascotas del futuro? Son el presente hace tiempo y nosotros, como médicos y agentes de salud, debemos estar listos, preparados y capacitados para entender y poder atender al gato como especie particular.»

Es por eso que, recomiendo siempre, y me ha dado resultados excelentes, trabajar en cada etapa de la vida del gato.
Así como la Asociación Internacional de Medicina Felina (ISFM) establece el cuadro de edades de los gatitos (Ver Cuadro) podemos basarnos justamente allí, para planificar, con mucha antelación, los cuidados y seguimiento que haremos durante toda la vida del gato.
Los planes de edades adaptados a nuestro trabajo pueden llevarse a cabo mediante planes mensuales o anuales o directamente, como en mi caso, tener formatos pre-armados tanto escritos como en la charla durante la consulta. A veces ayuda mucho tener de alguna manera un speech para poder ordenarnos.
Esos detalles, y el seguimiento individualizado, es muy bien percibida por el tutor.
¿Eso es premeditado? Sí. Si hay algo que considero atractivo, no solo para generar el mejor vínculo propietario-gato-veterinario, sino también para mantener el cliente y la familia contenta, es trabajar minuciosamente con toda el grupo familiar e involucrarlos para que entiendan que, juntos, vamos a intentar darle lo mejor.
Ese es el trabajo en equipo que comienza desde la consulta pediátrica, el mejor momento que tenemos para charlar sobre los primeros pasos a seguir.

Cuadro de edades de los gatos. Asociación Internacional de Medicina Felina (ISFM)

Demos vuelta la tendencia

Entonces, ¿por qué más de la mitad de los felinos no concurren a la veterinaria si cada etapa de la vida del gato tiene sus diferencias y planes a seguir?
Empecemos por el principio: la vacunación y desparasitación serán los pilares de la medicina preventiva durante absolutamente toda la vida del gato. Revirtamos ese 30% de gatos que viven en hogares y no ha sido vacunado nunca.
Es aquí donde podemos trabajar para comenzar con la consulta: la medicina del gato comienza y termina con la prevención.
Y si hay algo que al tutor del gato le gusta es saber, aprender y seguir los pasos para que su gatito viva mucho y bien, con la mejor calidad de vida que nosotros podamos ofrecerles con todas las herramientas que tengamos.
¿Por qué es frecuente que las personas creen que su gato no necesita vacunarse, ni desparasitarse, porque “no sale” nunca?
Hablar de prevención de enfermedades, incluso zoonóticas, muchas veces nos ayuda a cambiar de alguna manera ese mito y avanzar sobre nuestro principal pilar: la medicina preventiva debe ser la medicina del gato.
Nos encontramos frente a una especie diferente, a la cual trataremos de la forma más oportuna posible para lograr nuestros objetivos, con respeto y de manera metódica.
Se hace imperativo entender que dependerá de nosotros que el paciente-tutor venga a visitarnos. ¿De qué manera hacemos esto posible? Como dijimos, los tenedores responsables muchas veces no saben las necesidades médicas de sus gatos y facilitarles dicha información depende de nosotros.

Una consulta diferente

Propongo que pensemos en una consulta distinta, preparada para el gato, pensando en el gato y como un gato, con todo lo que el necesita.
Trabajemos anticipadamente. Esto es más simple de lo que creemos.
Empecemos enseñándoles a nuestros clientes el paso a paso de una consulta, para que confíe en nosotros y para que entienda que venir a la veterinaria bajo un programa de salud, repercutirá positivamente en la salud del paciente durante toda su vida.
Todas estas etapas, desde los primeros años hasta el paciente supersenior, pueden ser explicadas de acuerdo a planes que se adaptan a cada una.
Tener materiales de difusión como una página web, redes sociales, folletos y cartelería hacen que el tutor tenga a la mano la información para poder de alguna manera cumplir con las necesidades de cada etapa en forma ordenada.
Debemos considerar también que el cliente tutor consultará Google para toda la información que necesite. Y para bien o para mal, poder brindarle información fidedigna, ya sea nuestra o de otras empresas o instituciones, nos dará no solo mayor seriedad y compromiso, sino que nos ayudará a generar este vínculo tan importante para poder trabajar siempre en pos de nuestro paciente. Esto no es más que la empatía fundamental en cualquier situación en donde un ser vivo es parte de su familia y nosotros responsables de su salud.

Más sobre Natalia Luka

Veterinaria egresada de la FCV de la Universidad de Buenos Aires. Especializada en Medicina Felina en Casilda, Universidad Nacional de Rosario. Especializada en medicina regenerativa y células madre. Certificada Cat Friendly Práctice por la AAFP, de la cual es miembro al igual que de la ISFM, AaMeFe y la Iacervet. Docente nacional e internacional. Sitio Web: www.draluka.com.ar | Instagram: @dra_luka.

El mercado español sufre fuertes transformaciones que pueden ser un anticipo de lo que pase en Argentina. El consultor José Luis Villaluenga, destaca quiénes son los inversores que avanzan en la actividad.

Escribe Guadalupe Varelli
De la redacción de Revista 2+2

España es foco de atención para los veterinarios. Es el lugar al que muchas veces se suele mirar si se quieren entender las tendencias del sector y conocer lo que probablemente sea una realidad en Argentina dentro de no mucho tiempo.
José Luis Villaluenga, consultor español en gestión veterinaria en Rentabilidad Veterinaria (www.rentabilidadveterinaria.es), habla de grupos inversores y concentración, algo que parece lejano para los veterinarios argentinos.

El panorama

Al igual que en Argentina, una de las características del sector veterinario en España es la de haber sobrellevado la pandemia económicamente sobre la media de otras actividades.

José Luis Villaluenga

“Si lo comparamos con el turismo, la hostelería o la restauración vemos que el veterinario es un sector privilegiado. Si bien se redujeron horarios, se dejó de hacer medicina preventiva y se atendió menos de marzo a abril de 2020, las clínicas veterinarias no han cerrado, y entre mayo y julio del año pasado el sector se recuperó con creces, lo cual se mantuvo en los últimos meses del año”, explicó Villaluenga.
Según las cifras que maneja Villaluenga, quien también es docente en el curso de Posgrado en Gestión y Marketing Veterinario de www.vetesenweb.com, más del 70% de las clínicas terminaron el año con ingresos mayores a las del año anterior; un 20% han bajado los ingresos y el 10% restante los mantuvo.
La otra, es que está profundamente atomizado. “De los 6.000 centros veterinarios que hay en España, el 90% está en manos particulares y son atendidos por un grupo reducido de veterinarios, en muchos casos, tan solo uno o dos profesionales”, asegura nuestro entrevistado. Y agrega: “Esta tendencia histórica está modificándose por la aparición de grupos de inversión que compran clínicas para consolidar grupos de veterinarias bajo una misma marca y funcionamiento”.
Esta Revista 2+2 prendió las alertas y le preguntó a José Luis Villaluenga las cuatro cuestiones clave que se necesitan conocer para entender este proceso.

Revista 2+2: ¿Cuáles son las características del proceso de adquisición de clínicas veterinarias que se está llevando adelante en España?

José Luis Villaluenga: Este proceso comenzó hace dos o tres años, con unos pocos fondos de inversión que crearon grupos para comprar y consolidar clínicas veterinarias. Actualmente, hay unos 10 grupos empresariales con esta filosofía y varias cadenas de clínicas independientes que se han consolidado también.
Hacia adelante, la perspectiva es que algunos de estos grupos empresariales sigan en activos en el sector, al tiempo que algunos seguirán siendo vendidos a otros fondos y algunos comiencen a abandonar el rubro. Además, la perspectiva es que las cadenas de clínicas independientes y la única cadena de franquicia también permanezcan activas en el sector.

¿Cuáles son las variables que los inversores vislumbran en el rubro?

El sector de los animales de compañía es muy interesante para invertir, porque una clínica veterinaria bien gestionada puede tener un EBITDA del 10-15%; que en muy pocos sectores existe. Además, el número de mascotas crece cada año, y aunque todavía estemos muy lejos de otros países europeos, donde hay el doble de mascotas por habitante, muchas personas tienen vínculos emocionales muy fuertes con sus animales y hay hogares unifamiliares que sustituyen hijos por mascotas o los complementan.
A esto se suma que hay nuevas tecnologías diagnósticas y tratamientos que hacen que los animales vivan más tiempo y con mejor calidad de vida, colectivos que buscan que las mascotas tengan una vida más agradable y el estilo de vida actual que propicia tener animales como elemento gratificante.
Vale recordar aquí a qué nos referimos cuando hablamos de EBITDA: el acrónimo inglés de Earnings Before Interest Taxes Depreciation and Amortization.
Es un indicador que muestra los resultados de una empresa sin considerar los aspectos financieros y tributarios. Muestra el beneficio antes de restar los intereses, los impuestos propios del negocio, las depreciaciones y la amortización de las inversiones realizadas.

¿Qué deben considerar los veterinarios para fijar el valor de su empresa?

Por regla general, los veterinarios piensan que sus centros veterinarios valen más de lo que realmente valen. Tiene lógica, llevan años trabajando en él, ha invertido mucho, han dedicado décadas de sacrificio y trabajo duro. Además, suelen temer por el futuro de sus empleados y de sus clientes ante una posible venta. Por todo esto, el punto clave es contratar a un consultor especializado para que haga el trabajo. El valor de una empresa es objetivo, pero el precio que se alcance entre comprador-vendedor es subjetivo y depende de muchos factores. Esta negociación no la puede hacer un gestor que no tiene experiencia en este tipo de trabajo ni un amigo que dice entender del tema. En este proceso lo barato es caro. Y si ese consultor que le pone valor puede ayudar además a vender la clínica, mucho mejor.

¿Hay un valor promedio para adquirir una veterinaria?

Generalmente, los grupos de inversión que compran clínicas veterinarias están pagando el EBITDA multiplicado por cinco. Aunque, dependiendo de la situación competitiva y el equipo profesional, puede llegar a siete. Si una clínica veterinaria está bien gestionada, puede tener un EBITDA del 10%. Si se pagan un cinco del EBITDA, podríamos calcular que el precio de esa clínica sería, tirando por lo alto, un 50% de los ingresos (sin IVA) del pasado año.

¿Quiénes son los grupos de inversión que avanzan en España?

José Luis Villaluenga enumera, por orden de número de clínicas consolidadas, las empresas y grupos inversores que están llevando adelante el proceso de compra y concentración de las clínicas veterinarias en España:

  • ANICURA. Pertenece a la familia estadounidense Mars, propietaria de la cadena de Hospitales Banfield en EE.UU. y LATAM, y de muchas clínicas veterinarias en países europeos, además de Royal Canin. Tiene alrededor de 35 centros.
  • MIVET. Pertenece a un fondo de inversión inglés. Está comprando clínicas grandes. Tienen unas 25 clínicas.
  • VETLAND. Fue el primero en entrar y en comprar. Su propietario es un empresario español del sector dental. Tiene 11 clínicas. Ahora está en un momento de retroceso o con la idea de vender a otro grupo.
  • UNAVETS. Pertenece a un fondo de inversión con capital diverso español y extranjero. Tiene unos 10 hospitales y clínicas.
  • KITICAN. Otro fondo de inversión. Tiene unos 10 hospitales y clínicas.
  • THE GORILLA VET COMPANY. Grupo de capital enteramente español. Tiene unas siete clínicas veterinarias.
  • ZOA VETERINARIA. Grupo de capital enteramente español. Tienen un hospital y tres clínicas veterinarias.

Además, hay otros grupos empresariales que están intentando entrar al negocio y algunos actores con sus particularidades propias. Nexo Centros Veterinarios es la única cadena de franquicias veterinarias en España. Su existencia es anterior a este proceso y tiene unas 30 clínicas veterinarias. Wecan es una cadena de clínicas independiente.

 

Veterinarias: 6 errores frecuentes al enfrentar un proceso de venta

El consultor español José Luis Villaluenga enumeró los principales errores que los veterinarios suelen cometer a la hora de encarar un proceso de venta:

  • Pedirle a un amigo, conocido o a su propio gestor administrativo que valore la clínica. No contar con un consultor experto que valore la clínica y ayude a venderla es el principal error que se puede cometer.
  • Creer que se está vendiendo un local, cuando en realidad vender una clínica es traspasar los activos tangibles e intangibles.
  • Pensar que la clínica vale lo que ingresa ese año (sin IVA, por supuesto).
  • Elegir el grupo que más pague y no tener en cuenta periodos de pago, variables y condiciones.
  • No elegir en base al proyecto propio a mediano y largo plazo (si se queda trabajando allí) o de lo que se vende.
  • No vender por creer que van a dar peor servicio a los clientes. El cliente es dueño de su dinero, si los nuevos propietarios le dan mal servicio se llevará su dinero a otro centro veterinario.

Cada animal debe tener su plan de desparasitación acorde a su realidad. Así, podremos asegurar la salud de ellos y sus respectivas familias.

Escribe Pablo J. Borrás
Vet. Esp. MSc.
pablojesusborras@gmail.com

Hoy, en esta nueva publicación, me toca hablar de un tema muy frecuente en la clínica diaria de las mascotas: los programas de desparasitación para parásitos internos en los perros.
Lo primero a tener en cuenta en este momento tan relevante, es categorizar a cada perro que pase por nuestra consulta con todas sus características clínicas y sus hábitos de vida.

Es clave todo lo que recabemos en la anamnesis e historial clínico cuando armamos el programa de control de parásitos internos en un perro.

Debemos pensar, en forma individual, la forma de diseñar su plan de desparasitación.
De esa manera, podremos evitar o reducir el problema que generan los parásitos internos.
Por eso, es clave todo lo que recabemos en la anamnesis e historial clínico cuando armamos el programa de control de parásitos internos en un perro.
Sin embargo, quiero dejar algunas pautas que debemos considerar cuando armemos ese plan de desparasitación.

  1. A partir de la edad del perro y sus hábitos de vida, pensar en los parásitos más frecuentes para su respectiva categoría y las mejores estrategias para controlarlos.
  2. Indicar análisis coproparasitológicos. Los mismos servirán para hacer un diagnóstico certero y así conocer la problemática del perro en cuestión. Será una herramienta clave para chequear si la aplicación de los antiparasitarios ha sido apropiada. Además, en nuestro medio, es recomendable la indicación de controles, mediante estas técnicas, cada tres meses (TroCCAP, 2019) principalmente en aquellos perros expuestos a altas cargas parasitarias.
  3.  Según los hábitos de vida del perro, en algunos deberá aplicarse prevención mensual para algunos geohelmintos como son Ancylostoma caninum o Trichuris vulpis. A pesar de aplicar esta prevención, es recomendable también constatar la eficacia del plan mediante la indicación regular de análisis coproparasitológicos.
  4. Fundamental es la desparasitación de la perra que cursa en el último tercio de la gestación. Esto tiene como objetivo reducir la carga parasitaria en la camada y evitar o disminuir las respectivas complicaciones. Los dos parásitos involucrados en este periodo son: Ancylostoma caninum y Toxocara canis. Deberemos utilizar antiparasitarios aprobados para su uso en perras gestantes y lactantes.
  5. Aquellos perros que vivan en áreas donde circula Dirofilaria immitis (vulgarmente conocido como el gusano del corazón) deberán recibir prevención mensual durante todo el año contra este parásito. La misma deberá comenzar a partir de los dos meses de vida y para ello, se utilizan lactonas macrocíclicas aprobadas para tal fin. Los perros que viajen a estas zonas en particular por un periodo determinado deberán recibir prevención contra este parásito.
  6. El diagnóstico de los cestodes puede llegar a ser un gran desafío. Muchas veces debemos los veterinarios sospechar de estos parásitos y pedir métodos diagnósticos acordes, como las técnicas de sedimentación, para llegar finalmente a identificar el problema.

Más sobre Pablo Borras

Veterinario. Magíster en prevención y control de Zoonosis (UNNOBA – ANLIS «Dr.Carlos G. Malbrán).
Especialista en enfermedades infecciosas y parasitarias en pequeños animales (CPMV). TroCCAP Council Member. ISCAID Member. Instagram: @pablojborras.

Fernanda Iglesias, jefe de TP de Enfermedades Parasitarias de la UNCAUS y miembro de la World Association for the Advancement of Veterinary Parasitology, se suma a una nueva propuesta de Fatro Von Franken.

 

Las enfermedades transmitidas por vectores a perros y gatos representan un verdadero desafío para los médicos veterinarios en su práctica diaria. Atentos a la relevancia del tema, desde Fatro Von Franken (www.fatrovonfranken.com) se invitó a la Dra. María Fernanda Iglesias, a sumarse a la campaña “El especialista responde”, desde la cual se compartieron conceptos estratégicos para los profesionales a través de las redes sociales del laboratorio nacional.

A lo largo de la propuesta, la Dra. Iglesias se refirió a cómo llevar adelante un buen control de pulgas en gatos que salen a la calle, así como también a la prevención y tratamiento en animales que se desplazan a zonas endémicas de Dirofilaria, el efectivo control de garrapatas tanto en los animales, como en el ambiente y las mejores opciones frente a casos de miasis tanto en perros como en gatos.

 

PARÁSITOS EXTERNOS: UN DESAFÍO PARA LOS VETERINARIOS
¿Más información?
HACÉ CLICK ACÁ

 

En este contexto, la Dra. Fernanda Iglesias destacó la importancia de avanzar siempre con tratamientos estratégicos teniendo en cuenta cada situación en particular, “el tratamiento al animal y a su ambiente deben ir en conjunto” y de esta manera controlar la presencia de enfermedades transmitidas por vectores haciendo un especial hincapié en su prevención.

En el caso de los gatos a la hora de elegir por la practicidad se les colocan pipetas. A aquellos felinos que tienen acceso al exterior podríamos colocarle una pipeta cada 15 días con total tranquilidad. Recordemos que el 90% de las pulgas que ingresan con el Felino van a ir a la casa.

“No podemos perder de vista que más allá de tratamiento que apliquemos sobre el animal es imprescindible tratar el ambiente ya que el 90% de las pulgas se encuentra allí”, destacó la referente. Y agregó: “Las pipetas representan un aporte para la práctica diaria de los veterinarios, tanto en perros, como en gatos”.

Asimismo, y al referirse al control y tratamiento de garrapatas, la Dra. Iglesias destacó la necesidad de que los veterinarios conozcan la realidad y los hábitos del paciente (si vive en casa o departamento, por ejemplo), al recomendar la mejor alternativa posible, tal como lo explica en el siguiente video.

 

 

Como se dijo, la referente en parasitología de pequeños animales avanzó en su participación en “El especialista responde”, de Fatro Von Franken dejando recomendaciones concretas sobre el tratamiento de las miasis y también en la prevención a realizar en animales que suelen desplazarse por zonas endémicas de Dirofilaria.

En el caso de las Miasis, además de la toilette que se realiza para el tratamiento específico, también se utiliza en los caninos un curabichera que es fácil de aplicar: se busca el efecto insecticida, repelente y expelente que facilite luego extracción de cada una de las larvas. 

En el caso de los gatos, debido a que los curabichera contienen órganos fosforados, no sería tan recomendable. En estos casos, se podría utilizar una lactona macrocíclica como la ivermectina, por ejemplo. 

Finalmente, y por medio de la campaña de Fatro Von Franken “El Especialista Responde”, quedó claro que en las zonas endémicas de Dirofilaria, el tratamiento preventivo es mensual; con alguna lactona macrocíclica. También es importante evitar que el mosquito pique al animal.

Fernanda Iglesias es jefe de trabajos prácticos de Enfermedades Parasitarias de la Universidad Nacional de Chaco Austral (UNCAUS); miembro de la World Association for the Advancement of Veterinary Parasitology (WAAVP).

Para ser más eficiente, el productor agropecuario necesita recolectar información, medir, comparar y buscar mejorar. ¿Cómo hacerlo? Lo explica el director comercial de Grupo Cencerro, Ezequiel Cruz.

Escribe Solana Sommantico
De la redacción de Revista 2+2

En un mundo hiperconectado, donde el sector agropecuario pisa cada vez más fuerte con la adopción de tecnologías, quienes tengan la habilidad de generar los mejores datos sobre su actividad, para luego interpretarlos y poner accionar en consecuencia, serán los que definitivamente lideren los mercados.
En varias oportunidades, destacamos que el punto clave en toda explotación agropecuaria es tomar registros e interpretarlos en pos de mejorar la toma de decisiones, tal como quedó claro en un encuentro On Line organizado por Digirodeo y en el cual los profesionales del Grupo Cencerro (www.grupocencerro.com), donde desarrollaron el tema “Innovación y gestión: las dos caras de una misma moneda”, con el objetivo de capacitar a productores y profesionales del sector.

Dos caras de una misma moneda

Ezequiel Cruz, Grupo Cencerro.

“El objetivo del encuentro virtual fue generar un espacio para que la audiencia reconociera nuevas herramientas, pero con un enfoque 100% práctico. Es decir, transmitiendo el valor que tiene el efectivamente ponerlas en práctica”, explicó Ezequiel Cruz, director comercial de Grupo Cencerro.
Y agregó: “Creemos que es importante incorporar tecnología de acuerdo con el momento en el que está la empresa. No sirve de nada comprar algo si no estás preparado para utilizarlo. En el caso específico de la ganadería, es fundamental tomarse el tiempo para analizar lo que dicen los datos y llevarlos a un análisis económico financiero. Finalmente es entender si esa inversión vale la pena”.

A la hora de referirse a Innovación y Gestión fueron los conceptos claves de la jornada desarrollada en formato digital, nuestro entrevistado explicó que “hoy vivimos en un mundo donde cada día sale alguna aplicación nueva que promete ser la solución de un problema. Sin embargo, los problemas y los desafíos hay que gestionarlos y eso ocurre cuando las empresas tienen procesos claros, presupuestos y umbrales”, comentó Cruz a esta Revista 2+2.

Los problemas y los desafíos hay que gestionarlos y eso ocurre cuando las empresas tienen procesos claros, presupuestos realizados y umbrales.»

A la hora de consultarle sobre la receptividad por parte de los productores y profesionales a estos temas, Cruz declaró: “Entendemos que tanto incorporar tecnología cómo hacer gestión, son temas profundos que llevan tiempo de análisis. Cambiar procesos no es fácil y cada una de las 180.000 explotaciones agropecuarias del país son distintas y con sus particularidades. Hay que ser pacientes, pero siempre mostrando el valor de estas prácticas que llegaron para quedarse”.
Sin más vueltas, para ser más eficiente el productor agropecuario necesita recolectar información, medir, comparar y buscar mejorar. Para eso es necesario incorporar tecnología, pero, sobre todo, gestionar la empresa a diario.
“Desde Grupo Cencerro nos enfocamos en dar a conocer nuestro servicio, por medio del cual aseguramos que con 15 horas mensuales es posible tener la gestión económica-financiera de una empresa agropecuaria”, reforzó nuestro entrevistado.

En los últimos meses, el vademecum electrónico www.sani.com.ar sumó listados de distribuidoras georreferenciadas, laboratorios de diagnóstico y la posibilidad de hacer Transfers On Line de productos veterinarios.

La posibilidad de contar con un vademecum de productos veterinarios de manera On Line no es una novedad.
De hecho, en Argentina existe desde 1999 la plataforma www.sani.com.ar, donde se almacena la información de más de 4.000 presentaciones de fármacos y biológicos aprobados por el Senasa para las distintas especies animales.
La novedad radica en que, a fines de 2020, SANI mostró algunas novedades respecto de sus ya conocidos beneficios.
Así es, además de recibir más de 1.5 millones de visitas únicas el año pasado, incorporar la información de los laboratorios que operan en nuestro país y lograr un potente posicionamiento orgánico en las búsquedas de productos veterinarios en Google, www.sani.com.ar suma ahora un listado con más de 178 laboratorios de diagnóstico que se distribuyen por toda la Argentina.
Más información para los veterinarios, más puntos de contacto y más interacción entre el canal profesional.

Transfers On Line

Activo también en sus redes sociales @vademecumsani en Instagram y Facebook, así como un sistema de envío de Mailings con novedades y acciones comerciales, SANI anunció ir por más: sumó un listado con cerca de 130 distribuidoras georreferenciadas en todo el país, a fin de comenzar a ser también un nexo que una a la oferta con la demanda de productos veterinarios, siempre en el marco del canal profesional y sin concretar operaciones comerciales.
¿Cómo es esto? Claro, a partir de la figura de Transfers On Line que lo que busca es emular la realización física de Transfers, pero en el campo digital.
De este modo, www.sani.com.ar ofrece a los veterinarios y las veterinarias de todo el país una plataforma exclusiva para tomar contacto directo con dos tipo de acciones. Por un lado, el pedido de promociones comerciales específicas a los distribuidores que las ofrecen y, por otro, la posibilidad de ir incorporando a un carrito de Transfers productos veterinarios, incluso de diferentes empresas, para luego solicitarlo a uno o más distribuidores, según su ubicación.
“Unir la oferta y la demanda de productos veterinarios en el marco de lo que la regulación actual permite es el nuevo objetivo de SANI. Claro que los veterinarios podrán seguir usando nuestro vademecum digital, pero ahora tendrán más opciones y la solución a una de las preguntas más recurrentes en la historia de la plataforma: ¿adónde consigo X productos”, aseguraron desde Asociación de Ideas, empresa que comercializa esta y otras herramientas en el sector.
La invitación está realizada: www.sani.com.ar, información de valor y un vínculo directo con el canal comercial exclusivo veterinario.

La gestión eficiente de tu empresa veterinaria es perfectamente realizable, observa objetivamente y de forma ordenada, y planifica acciones correctivas evaluando los impactos sobre las diferentes dimensiones.

Escribe Javier Sánchez Novoa
MERCADER Consultora en Gestión Veterinaria.
javier.sanchez@consultoramercader.com.ar

¿Círculo virtuoso en un fracaso? Sí, aunque no lo creas, entorno a una situación negativa como un fracaso en la producción de servicios, se genera un espacio de análisis para observar cómo se desencadenan diferentes sucesos muchas veces imperceptibles para el profesional veterinario que está administrado su clínica veterinaria al mismo tiempo que está por entrar a una cirugía.
Por lo tanto, es vital que analicemos suceso por suceso para entender por qué los servicios se erosionan en un tiempo determinado, donde su salud comienza a complicarse y, lamentablemente, muchas veces la empresa veterinaria entra en un espiral negativo que puede llevarla al cierre y la generación de deudas.

A medida que exploremos este proceso vas a descubrir la acción y reacción de tomar ciertas decisiones, sin tener en cuenta el contexto actual.
Acomodate en tu silla y tomate el tiempo de realizar este pequeño viaje al corazón de tu empresa veterinaria.
Pero antes de sumergirnos en la maquinaria productora de servicios, te invito a entender cómo están relacionados los engranajes de tu empresa. Para ello, quiero regalarte una imagen, el cubo de Rubik.
Ese cubo con sus caras repletas de colores que teníamos que agrupar (que nunca lo he logrado) en cada cara.
Si te preguntaste si estoy loco o qué tiene que ver este cubo con tu empresa veterinaria, estás conmigo todavía leyendo.
¿Te acordás cuando tenías una cara completa de un color y movías otra cara y comenzaba a desordenarse todo? Terrible, mientras más movías esas caras sin tener en cuenta esta relación entre las diferentes facetas, más se complicaba el cuadro de situación…, más lejos estabas del equilibrio.

El juego de las dimensiones

Ahora te invito a pensar tu empresa veterinaria como el cubo de Rubik, donde cada cara (ahora la llamaremos dimensión) es un área vital de tu veterinaria.
Por un lado, tenemos la dimensión de comercialización, otras es la de los Recursos Humanos, Finanzas y Administración y por último Comunicación y Marketing. Todas están íntimamente relacionadas unas con otras.
¿Cómo? Si descuidás las finanzas (mover una cara en el cubo), te aseguro que vas a generar un efecto en otra dimensión de tu empresa: por ejemplo, en la de RRHH a la hora de reunir el dinero para las remuneraciones de tus colaboradores, o el crecimiento de las cuentas corrientes de tus proveedores, entre otras situaciones.
No nos podemos olvidar de las tareas administrativas (sé que no te gustan), ya que nos dan orden también en las cuentas corrientes de los proveedores.


¿Esta factura la tengo paga o impaga? Y si la pagás dos veces, tendrás un impacto en tus finanzas, seguro. Incluso si no tuvieras en cuenta una buena comunicación (online y offline) no podrías llegar a nuevos clientes o generar procesos de fidelización para los actuales. Esto va a generarte grandes dificultades para aumentar tu facturación y devolverle la salud a tu empresa.
Cuando hablamos de comunicación, no es sólo el diálogo con tu cliente, es también lo que comunicás en cada sector de tu fábrica de servicios, tu clínica veterinaria.

A la práctica

Te quiero traer un ejemplo muy común en relación a la comercialización de productos y servicios. Muchas veces para poder “enamorar” al cliente querés quedar bien y no le cobrás una consulta, o aplicaciones o no le cobrás los controles.
Todo esto es un error comercial ya que la solución para enamorar al cliente no es dejar de cobrarle, ya que vas a generar un acostumbramiento y desprestigio de tu profesión, entonces fijate que al no cobrar, bajan tus ingresos (dimensión financiera).
Incluso, le estás mostrando a tus colaboradores una falta de política de los descuentos y beneficios a los clientes: los vas a desorientar, incluso podrían animarse a generar descuentos sin tu autorización… ¿grave no?
Ahora sí, con esta introducción del dinamismo interno de tu empresa quiero que exploremos juntos el Ciclo del Fracaso de los Servicios (C.F.S para los amigos), te lo presento en la imagen N° 1.

Ejercicio

Por un instante lográs hacerte un momento para “revisar los números” y observás que tenés menos clientes activos y que existen clientes de años que hace mucho no los ves por tu clínica, sumado a que estás comercializando menos unidades de productos de farmacia, o del salón de ventas, entonces observás que el principal síntoma es la baja de clientes. Entonces ¡manos a la obra!
Aumentemos los clientes activos y busquemos nuevos clientes, y de pronto en una iluminación tomás la decisión de bajar los precios sin un análisis previo y de forma no estratégica. De ese modo, baja tu rentabilidad, que es el combustible de tu máquina productora de servicios.
Entonces al tener poco margen no estás en condiciones de desarrollar acciones de marketing para poder atraer nuevos clientes a tu clínica veterinaria. Incluso te va a costar absorber los costos para mantener a los clientes actuales activos
Entonces…, comienza una alta tasa de rotación de clientes, y volvés al punto de comienzo, preguntándote ¿Por qué no logro crecer en clientela?
En ese momento, podés cometer otro error fatal: volver a modificar la rentabilidad de productos y servicios.
Cuando contás con poco margen, la salud financiera de tu empresa veterinaria empieza a complicarse; las remuneraciones de tus colaboradores comienzan a pesar mucho, técnicamente estaríamos hablando de un costo fijo que impacta todos los meses, trabajes o no.
El problema es que con poco margen tendrás que diseñar puestos de trabajo muy rudimentarios, incluso ofrecerás sueldos bajos. Esto hace que tengas colaboradores en un estado muy particular, seguramente no tan arraigados a tu empresa, evaluando otras necesidades, incluso lo peor es que no podrás capacitarlos por falta de dinero.

¿Y el equipo?

Cuando contás con colaboradores poco motivados ocurren dos efectos letales para tu empresa, por un lado tenés empleados aburridos, sin un plan de trabajo, haciendo lo que el día a día presenta sin una planificación. Y, al mismo tiempo, la calidad de tu servicio decae, primero en pequeñas cosas como el orden y la limpieza, pero luego observarás la forma de atender al cliente con cierto aire de desatención.
Esto el cliente lo va a sentir y se generarán experiencias desfavorables, tenés que tener cuidado cuando observás esta sucesión de situaciones ya que es uno de los pasos con mayor impacto negativo en la percepción que tiene tu cliente sobre la clínica veterinaria.
Si el cliente no es bien atendido en el mostrador o en el teléfono (aunque realices un gran trabajo como médico/a veterinario) puede llegar a dejar de elegirte.
Como desencadenante del aburrimiento, bajos salarios, baja capacitación y pocas funciones, es probable que aumente la rotación de tus colaboradores.

Te invito a emprender una profunda observación de lo que estás realizando con tu empresa, incluso en los mínimos detalles para poder mantenerte alerta.

Esto, aunque no lo creas, tiene un impacto enorme en la imagen de tu empresa, el comentario de tus clientes podría ser “¡Cómo cambian de gente en la veterinaria!”.
Cuidado con este punto por que se da la falta de continuidad en la relación con los clientes y el debilitamiento de la misma.
Y en esta instancia se produce una retroalimentación negativa ya que comienza a haber mayor rotación de los clientes por una no fidelización, y como reacción correctiva buscarás generar nuevos clientes.
Todo comienza nuevamente si no desarrollás la capacidad de observación desde lo alto, para poder identificar si te encontrás en un momento en particular de este ciclo, o incluso si estás por realizar alguna acción que pueda ponerte en riesgo.
Por ese motivo cuando conversamos sobre gestión veterinaria no podemos dejar de mencionar este ciclo que, a priori parece como procesos ocultos, pero siempre está en el corazón de tu empresa veterinaria, listo para activarse y erosionar su desempeño.
Te invito a emprender una profunda observación de lo que estás realizando con tu empresa, incluso en los mínimos detalles para poder mantenerte alerta.
La gestión eficiente de tu empresa veterinaria es perfectamente realizable, observá objetivamente y de forma ordenada, planificá acciones correctivas evaluando los impactos sobre las diferentes dimensiones, recordá el cubo de rubik y las relaciones entre sus caras.
Te recomiendo que utilices al máximo tu sistema de gestión para poder trabajar siempre con la información que se puede generar a partir de los indicadores de desempeño. Tu mejor aliado es la información para tomar decisiones acertadas e implantar al mismo tiempo un control sobre los “números” de tu veterinaria.
Ahora es momento de preguntarte, ¿estás dentro o fuera del Círculo Virtuoso del Fracaso de los Servicios?

Más sobre javier Sánchez Novoa

Director en MERCADER Consultora en Gestión Veterinaria. Sub director y Docente del Posgrado en Gestión y Marketing para Veterinarias Veterinarios en Web (www.vetesweb.com). Lic. en Comercialización (Escuela Argentina de Negocios – EAN). Posgrado en Coaching, PNL y Liderazgo de Equipos (En curso en ENEB – Escuela de Negocios Europea de Barcelona). Instagram: @consultora_mercader.