2+2- Descargar Impreso – Main
HomeEdición Impresa¿Cómo manejamos la desparasitación en los perros?

¿Cómo manejamos la desparasitación en los perros?

Cada animal debe tener su plan de desparasitación acorde a su realidad. Así, podremos asegurar la salud de ellos y sus respectivas familias.

Escribe Pablo J. Borrás
Vet. Esp. MSc.
pablojesusborras@gmail.com

Hoy, en esta nueva publicación, me toca hablar de un tema muy frecuente en la clínica diaria de las mascotas: los programas de desparasitación para parásitos internos en los perros.
Lo primero a tener en cuenta en este momento tan relevante, es categorizar a cada perro que pase por nuestra consulta con todas sus características clínicas y sus hábitos de vida.

Es clave todo lo que recabemos en la anamnesis e historial clínico cuando armamos el programa de control de parásitos internos en un perro.

Debemos pensar, en forma individual, la forma de diseñar su plan de desparasitación.
De esa manera, podremos evitar o reducir el problema que generan los parásitos internos.
Por eso, es clave todo lo que recabemos en la anamnesis e historial clínico cuando armamos el programa de control de parásitos internos en un perro.
Sin embargo, quiero dejar algunas pautas que debemos considerar cuando armemos ese plan de desparasitación.

  1. A partir de la edad del perro y sus hábitos de vida, pensar en los parásitos más frecuentes para su respectiva categoría y las mejores estrategias para controlarlos.
  2. Indicar análisis coproparasitológicos. Los mismos servirán para hacer un diagnóstico certero y así conocer la problemática del perro en cuestión. Será una herramienta clave para chequear si la aplicación de los antiparasitarios ha sido apropiada. Además, en nuestro medio, es recomendable la indicación de controles, mediante estas técnicas, cada tres meses (TroCCAP, 2019) principalmente en aquellos perros expuestos a altas cargas parasitarias.
  3.  Según los hábitos de vida del perro, en algunos deberá aplicarse prevención mensual para algunos geohelmintos como son Ancylostoma caninum o Trichuris vulpis. A pesar de aplicar esta prevención, es recomendable también constatar la eficacia del plan mediante la indicación regular de análisis coproparasitológicos.
  4. Fundamental es la desparasitación de la perra que cursa en el último tercio de la gestación. Esto tiene como objetivo reducir la carga parasitaria en la camada y evitar o disminuir las respectivas complicaciones. Los dos parásitos involucrados en este periodo son: Ancylostoma caninum y Toxocara canis. Deberemos utilizar antiparasitarios aprobados para su uso en perras gestantes y lactantes.
  5. Aquellos perros que vivan en áreas donde circula Dirofilaria immitis (vulgarmente conocido como el gusano del corazón) deberán recibir prevención mensual durante todo el año contra este parásito. La misma deberá comenzar a partir de los dos meses de vida y para ello, se utilizan lactonas macrocíclicas aprobadas para tal fin. Los perros que viajen a estas zonas en particular por un periodo determinado deberán recibir prevención contra este parásito.
  6. El diagnóstico de los cestodes puede llegar a ser un gran desafío. Muchas veces debemos los veterinarios sospechar de estos parásitos y pedir métodos diagnósticos acordes, como las técnicas de sedimentación, para llegar finalmente a identificar el problema.

Más sobre pablo borras

Veterinario. Magíster en prevención y control de Zoonosis (UNNOBA – ANLIS «Dr.Carlos G. Malbrán).
Especialista en enfermedades infecciosas y parasitarias en pequeños animales (CPMV). TroCCAP Council Member. ISCAID Member. Instagram: @pablojborras.

Comentarios

COMPARTIR:
Valoración: