EDITORIAL | Decir que no. ¿Para qué? ¿Quién puede? - Revista 2+2
2+2- Descargar Impreso – Main
HomeEdición ImpresaEDITORIAL | Decir que no. ¿Para qué? ¿Quién puede?

EDITORIAL | Decir que no. ¿Para qué? ¿Quién puede?

Si nos tomáramos unos minutos para repasar la cadena de decisiones cuyo fruto nos lleva a tensionar nuestro bienestar laboral veremos que, en algún punto, nos faltó decir que no.

Luciano Aba
Editor de la Revista 2+2.
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

Si nos tomáramos unos minutos para repasar la cadena de decisiones cuyo fruto nos lleva a tensionar nuestro bienestar laboral veremos que, en algún punto, nos faltó decir que no. ¿Por qué cuesta tanto?
“No puedo”; “no voy a llegar”, “prefiero no hacerlo”, “no soy capaz” …
Casi como un recordatorio para quien escribe, a continuación, analizaremos cuestiones que muchas veces pasan desapercibidas pero que impactan no solo en nuestra calidad de vida, sino también en la planificación y el real potencial de nuestro rendimiento por más jóvenes y emprendedores que seamos.
Seamos sinceros. Por mucho que busquemos organizar y calendarizar nuestro día a día, nos chocaremos siempre con una realidad incontrastable: el tiempo es un recurso escaso. Los días no tienen más de 24 horas, ni las semanas más de 7 días. Es obvio, pero a veces no parece que lo fuera.
Volvamos al centro de nuestro análisis. ¿Por qué nos cuesta tanto decir que no? ¿Cómo podemos resolver ese misterio?
Les propongo ir por partes e iniciar segmentando entre aquellas situaciones en las cuales sabemos que, por tiempo, capacidad o sobrecarga de actividades nos serán difícil de resolver, pero igual aceptamos.
Inicialmente, podríamos hacer alusión a tres grandes grupos:

  1. Los que no pueden decir que no por necesidad.
  2. Los que no pueden decir que no para aprovechar una “oportunidad”
  3. Los que no pueden decir que no por compromiso.

Respecto del primer grupo, será sencillo comprender quiénes lo integran. Nos pasa cuando claramente necesitamos “sumar horas” o “conseguir un trabajo adicional” porque debemos hacerlo, la situación nos apremia.
Ya sea por temas económicos, financieros o familiares, estas situaciones suceden. Esto nos lleva a aceptar e incluso buscar propuestas que claramente estarán por sobre nuestras posibilidades de cumplimiento y que afectarán no solo la dinámica diaria, sino también nuestros momentos de descanso.
Distinto es el caso de esos momentos en los cuales ante una propuesta o iniciativa en la cual hace tiempo venimos “sembrando” logra concretarse. “Si hice el esfuerzo de llegar hasta acá, ¿cómo no voy a seguir adelante”. ¿Se sienten representados por esta frase? Claro que sí. ¿Quién es capaz de aceptar (y decir) que no puede ocuparse de algo en lo que ya venía invirtiendo?
Lejos de contrarrestar aquí el espíritu emprendedor de los lectores de esta Revista 2+2, insistimos en analizar en qué momento de estas situaciones que vivimos a diario debimos haber dicho que no y no pudimos.
El tercero de los grupos es el integrado por personas que si bien cuentan con una actividad principal bien definida y organizada, se ven “atrapadas” en compromisos previamente asumidos (que muchas veces ni siquiera son rentables) y de los cuales es complejo salir. ¿Cuándo debimos decir que no?
Podríamos seguir sin dudas enumerando perfiles y situaciones. ¿Ustedes? ¿Con cuál o cuáles se sienten representados?

El desafío de vender servicios

Es duro y chocante, pero si nuestras agendas están completas, nuestra creatividad al límite y nuestro cuerpo agotado, el primer no que deberíamos poder decir es el que nos permitirá evitar ocuparnos de temas que no nos interesan, ni promueven nuestro bienestar mental y económico.
Por algún no deberemos empezar.
Sobre todo, aquellos que vendemos servicios. Poder determinar qué es específicamente lo que ofrecemos y el tiempo que nos lleva realizarlo de manera eficiente y sustentable es uno de los grandes desafíos por delante.
No es lo mismo que vender un producto.
El servicio contempla sin dudas al conocimiento como su principal insumo, pero no perdamos de vista que segundo o tercero, ahí pegadito en el ranking, viene el tiempo. Y de allí la imperiosa necesidad de poder establecer su valor real.
Los ejemplos podrían ser múltiples y variados. De hecho, seguramente podrán encontrar algunos en esta nueva edición de la Revista 2+2, también disponible en www.dosmasdos.com.ar y sus redes sociales (@revistadosmasdos).
Con un plantel de columnistas de primer nivel local e internacional, podrán ustedes seguir adquiriendo conocimientos y herramientas para hacer más eficiente la gestión de sus veterinarias.
Todo lleva tiempo. Mantener nuestras tareas operativas mientras lideramos los equipos, planificamos y planteamos estrategias es de por sí desafiante.
De allí, la importancia de replantearnos nuestros mecanismos de toma de decisiones y ponernos al frente de las mismas, con el objetivo de poder llevar adelante nuestras tareas y emprendimientos de manera sustentable.
En toda situación que tensiona nuestro bienestar laboral existió previamente la ausencia de un “no”. ¿Quién puede?

Comentarios

COMPARTIR:
MSD – Bravecto – Dic 21 – Horizontal Notas
Valoración: