Petsitters: tendencia en el cuidado de mascotas - Revista 2+2
2+2- Descargar Impreso – Main
HomeInstagramPetsitters: tendencia en el cuidado de mascotas

Petsitters: tendencia en el cuidado de mascotas

Te contamos de qué se trata este servicio que pisa fuerte en todo el país. Compartimos testimonios de cuidadoras y las estrategias que implementaron durante la pandemia para continuar trabajando.

Escribe Gimena Rubolino
De la redacción de Revista 2+2

Cuando el tutor de una mascota tiene que viajar, quién cuidará del animal, dónde y cómo hacer para que no se estrese son preguntas que debe resolver. El método tradicional es pedir a un conocido que se instale por un tiempo en la casa o pase con cierta regularidad para alimentar y cuidar del perro o gato en cuestión.
Otra opción es recurrir a los servicios de guardería aunque, si bien han mejorado mucho, nada se compara a la propia casa del animal.
Su espacio, cama y olores son únicos y siempre van a marcar su preferencia.
Las petsitters o niñeras para mascotas surgieron para resolver esta necesidad ofreciendo diversos servicios, ya sea alojando a los animales en sus propios hogares o realizando visitas con regularidad a la casa de la mascota.
Entre los servicios que se ofrecen, se cuentan visitas diarias a domicilio, paseos y juegos, alimentación y cambio de agua diaria, fotografías y videos durante la ausencia del dueño, traslado y acompañamiento a la veterinaria cuando sea necesario.
Para cuidar mascotas hay un requisito primordial: sentir amor por los animales. Durante el tiempo que se requiere el servicio, perros y gatos están alejados de sus tutores por lo que es fundamental el cuidado y el cariño.
También es clave prestar atención al comportamiento del animal y llamar al veterinario o tutor ante una eventualidad o accidente doméstico.

Una forma de brindar amor

Gloria Gallego es niñera de perros desde hace más de 3 años. Comenzó por recomendación de su veterinaria, luego de la muerte de su perro. “Me dijo que yo tenía un trato muy especial con los animales”, explica, y Marta Fernández, una de sus clientas, lo confirma.
“Vivo sola con mi perrita Agnia, una pug de 10 años, y muchas veces no tengo con quien dejarla. Un día su veterinaria me recomendó a Gloria y desde allí es su niñera”, cuenta Marta.
Y sigue: “Me sorprendí por el vínculo que generó con mi mascota y conmigo. Es amorosa, la trata con mucho cariño y cuando pasan varias semanas que no la llevo me pregunta por ella.”
Gloria trabaja en su casa ubicada en Quilmes Oeste, y llega a sus clientes a través de las veterinarias “Mai” y “López Darío”, donde la recomiendan, o bien por medio de referidos. Antes de cuidar a un perro, Gloria exige la libreta sanitaria, las vacunas y que los clientes dejen el alimento balanceado. El costo es de $800 por día y pueden quedarse el tiempo que precisen.
Escucharla hablar de los animales que cuida es reconocer el vínculo afectivo que entabla con ellos: “Como regalo de la casa les hago a todos pechuga de pollo al horno, si los dueños lo solicitan también los baño y les hablo mucho porque amo a los animales. Les doy mucho cariño, los tengo a upa y les hago reiki detrás de las orejas y masajes para sacar el estrés”.

A domicilio

En la Ciudad de Buenos Aires también podemos encontrar muchas personas que ofrecen este servicio. Una de ellas es Valeria, quien realiza este trabajo desde hace más de tres años.
“Yo llevo adelante el emprendimiento MAU en el que cuidamos animales a domicilio, mayormente perros y gatos en las zonas de Belgrano y Núñez (CABA)”, explica. En el caso de los perros, los paseamos si los dueños lo requieren. El servicio consta de una hora de visita en la que jugamos con los animales, les damos de comer, agua fresca, y todo lo que necesiten”, agrega.

Kittysitter: niñeras para gatos

El servicio para gatos requiere de mucha confianza porque se trabaja en el domicilio del cliente.

El servicio para gatos requiere de mucha confianza porque se trabaja en el domicilio del cliente.

Orly Simbler es de Rosario, provincia de Santa Fe, tiene 35 años y en diciembre del 2019 montó su empresa de servicio de niñeras para gatos a domicilio.
“Todo comenzó cuando adopté a mi gatita y me entusiasmé con el mundo felino. De forma natural, amigos y conocidos comenzaron a dejarme sus gatitos para cuidarlos”, explica. Luego de esa experiencia, pensó que ese podía ser su trabajo y así creó Kittisitter.
Orly entiende que es un servicio que requiere de mucha confianza por parte de los clientes porque trabajan en sus hogares, por lo que la recomendación y el boca en boca es de suma importancia. “Fui incorporando clientes a través de referidos pero sí les pido a los dueños que me dejen los contactos de sus veterinarios ante cualquier necesidad de consulta”, explica.
Los gatos son más territoriales que los perros y requieren un trato diferente. “La mayoría necesita permanecer en sus hogares, con sus olores y no tener que ser sometidos al estrés de ser trasladados”, agrega. En cada visita, les cambian el agua, las piedritas, les dan de comer respetando la dieta que siguen, mantienen el espacio limpio y ordenado y juegan con ellos.
“Estamos en contacto con los dueños y generalmente hacemos una o dos visitas diarias en el domicilio. Cada visita suele ser de una hora y el costo oscila los 700 pesos” agrega Orly.

Reinventarse durante la pandemia

Las entrevistadas coinciden en señalar que en pandemia bajó el trabajo porque la gente se mantuvo en sus casas y viajó menos.
Simbler contó cómo se reinventaron: “Iniciamos actividades on line como la “kittyferia”, donde veterinarios dan charlas sobre comportamiento, se ofrecen productos y hot sale a través de Instagram. Nos sirvió para que mucha gente nos conociera y para que muchos emprendedores puedan vender sus productos”.

Cuidar a la mascota a cambio de alojamiento

En Europa, el petsitting funciona de otra manera. Se trata de cuidar de las mascotas de otras personas en sus casas mientras están de viaje a cambio de alojamiento con el objetivo de viajar sin pagar hoteles.Trusted House Sitters y Nomador son dos plataformas en las que se puede ofrecer este servicio.
La primera es la página más confiable para viajar gratis cuidando mascotas. Se trata de alojarse en casas particulares a cambio de cuidar sus animales. Se puede filtrar por ciudades, tiempo de estancia, y hasta tipos de mascotas a las que cuidar. Desde perros, gatos, caballos y todo tipo de animales. Tienen una membresía anual de 80 euros que quedan amortizados en un par de viajes. Para conseguir casa se debe elaborar un buen perfil y verificar la identidad.
Nomador es similar pero además se pueden cuidar las casas sin mascotas. Tiene dos opciones de registro: una gratuita y una membresía de pago por 65 euros al año. La membresía brinda más opciones de contacto y confiabilidad del perfil, por lo tanto más opciones de encontrar casa.

Comentarios

COMPARTIR:
MSD – Bravecto – Dic 21 – Horizontal Notas
Valoración: