2+2- Descargar Impreso – Main
Home2021octubre

Un muestreo realizado de manera On Line entre profesionales de Argentina, mostró tendencias en la prevención y el control de parásitos internos y externos en los perros. ¿Cada cuánto tiempo se desparasita en las veterinarias? ¿Cambió esto durante la pandemia?

Bajo el paraguas de VetData y con el soporte de la Revista 2+2, se llevó adelante un muestreo entre más de 100 veterinarios y veterinarias de distintas partes del país, con el objetivo de abordar un tema concreto y estratégico para el rubro: la prevención y control de parásitos internos y externos en perros.

La iniciativa se fomentó a través de las redes sociales y también el envío de mailings a bases segmentadas. De allí, surgieron indicadores interesantes a tener en cuenta para el desarrollo de este segmento estratégico.

Un primer dato tiene que ver con que cerca del 60% de los encuestados aseguró que el impacto de las parasitosis internas en los perros es mayor hoy que previo a la pandemia, por la mayor vinculación que se dio entre los animales y las personas en los períodos de aislamientos.

Coincidencia total también hubo entre los participantes respecto de que son los veterinarios los responsables de advertir a los tutores sobre los riesgos de las zoonosis parasitarias y el modo de prevenirlas.

Sin embargo, esto no siempre se logra.

Un ejemplo de esto se refleja en la frecuencia con la que los encuestados aseguraron desparasitar efectivamente a los perros en sus veterinarias: el 50% al menos cada 3 meses; el 26% una vez cada seis meses; un 16% todos los meses y un 8% una vez al año.

Interesante fue saber que casi un 70% de quienes manifestaron desparasitar cada 6 meses a 1 año, considera que esta frecuencia debería ser mayor.

Además, se consultó a los profesionales si realizan análisis coproparasitológicos en sus pacientes caninos. Un 60% aseguró realizarlo sólo ante sospecha de sintomatología, mientras que un 25% lo realiza esporádicamente y sólo un 15% de manera rutinaria y con frecuencia.

Vale decir que, entre aquellos que sólo realizan controles coproparasitológicos de manera esporádica, se encuentra el mayor porcentaje de los que creen que los tratamientos que realizan deberían ser con mayor frecuencia a la actual.

También te puede interesar
“El control de los parásitos no es una fórmula matemática”
Leé el artículo completo

En este marco, un 55% de los veterinarios y las veterinarias que fueron parte del muestreo expresó haber modificado su estrategia de desparasitaciones en base a la nueva realidad (y vínculo humano – animal) en esta instancia de la pandemia por COVID19.

Hoy un 82% del total aseguró proponer un tratamiento combinado contra parásitos internos y externos en los perros que atendés en su veterinaria.

Esta tarea requiere de una fuerte participaciones de los profesionales en la concientización de la problemática, frente a tutores de animales que a nivel general suelen ser más receptivos en el uso antiparasitarios externos, respecto de los internos, tal como aseguró el 85% de quienes participaron del muestreo realizado por VetData con el soporte de la Revista 2+2.

En la provincia de Córdoba, la habilitación de veterinarias se podrá realizar 100 % de manera online a través de una nueva plataforma digital de gestión de información y datos.

Autoridades del Concejo Directivo del Colegio Médico Veterinario de la Provincia de Córdoba e integrantes de las distintas comisiones de la Institución, junto al Ministerio de Agricultura y Ganadería y la Secretaría de Ganadería de la provincia de Córdoba, presentaron una nueva plataforma 100% digital para la habilitación de establecimientos veterinarios.

Esta nueva herramienta permitirá acortar los tiempos de gestión del trámite y simplificar el proceso ya que dicha digitalización aumentará la fluidez en la comunicación entre las partes involucradas.

La herramienta está destinada a fortalecer el registro Provincial de Establecimientos Expendedores de Productos, Medicamentos, Sueros y Vacunas de uso veterinario. Además, permitirá que el usuario pueda realizar trámites de manera totalmente online, mediante la carga de la documentación requerida y validando una serie de pasos solicitados por la plataforma.

Además, en el marco de presentación de esta potente herramienta, se firmó un convenio de colaboración para aunar criterios en el abordaje para el manejo, actualización y seguimiento del Registro Provincial de Establecimientos Expendedores de Productos, Medicamentos, Sueros y Vacunas de uso veterinario.

Por otra parte, durante el encuentro las autoridades de la cartera agropecuaria y del colegio profesional firmaron un convenio de colaboración para aunar criterios en el abordaje para el manejo, actualización y seguimiento del Registro Provincial de Establecimientos Expendedores de Productos, Medicamentos, Sueros y Vacunas de uso veterinario.

El Ministerio y el Colegio se comprometieron a compartir de manera estratégica las bases de información, consolidando sus datos en un solo lugar, lo que permitirá ahorrar pasos a lo largo de todo el proceso. El documento fue rubricado por el titular de la cartera productiva, Sergio Busso, y por Diego Morini, presidente de la entidad veterinaria.

Fuentes: CMVPC y Ministerio de Agricultura y Ganadería de Córdoba

Cada época del año tiene su historia y su color. El marketing estacional nos da herramientas para sumarnos a las tendencias y así atraer y fidelizar clientes.

Escribe Eliana Mogollón
Clínica Veterinaria Ottovet, Bogotá, Colombia.
elianamogollonvergara@gmail.com

El marketing estacional es una estrategia para promocionar productos o servicios en ciertas temporadas del año, teniendo en cuenta el comportamiento de compra de los consumidores. Es muy método muy práctico para activar promociones, atraer, retener y fidelizar clientes.
Octubre es un mes especialmente atractivo para llevar a cabo esta estrategia ya que tiene una de las festividades más coloridas del año: Halloween. Hasta hace algunos años, este festejo solo se veía en las películas, pero cada vez más está presente en nuestro país, especialmente en los niños que aman disfrazarse y jugar con el miedo.

Veterinaria La Marca, de Mercedes (Buenos Aires), ya lanzó su acción en las redes.

Si bien cada veterinaria debe elaborar su plan de marketing estacional según las necesidades de su consumidor y evaluar los intereses particulares de sus clientes, aquí dejamos algunas ideas bien concretas para llevar Halloween a la veterinaria.

  • Hacer un concurso de disfraces entre las mascotas. Puede ser una pasarela de exposición de disfraces presencial, guardando los protocolos de bioseguridad y haciendo que se genere tráfico en el punto de venta. Pero también puede ser virtual, transmitiendo en vivo un video previamente editado con los concursantes y logrando que haya tráfico en las redes sociales.
  • Adaptar los diseños de redes sociales y pagina web acorde a la temática de terror.
  • Bajar los precios de algunos productos o servicios por tiempo limitado, por ejemplo, solo el 31 de octubre como única fecha. “Precios de pánico” que hagan que el cliente no piense dos veces en tomar la alternativa antes de perder la oportunidad.
  • Comunicar que entregarán dulces en el punto de venta para los niños que vayan disfrazados. A todas las familias que vayan pídanles que compartan la visita en las redes sociales.
  • Premiar a la mascota que llegue a la clínica veterinaria con el disfraz más creativo o elaborado con material reciclado. Las causas ambientales generan gran impacto.

Para las estrategias de concursos o sorteos siempre recomiendo revisar muy bien las condiciones y solicitar patrocinio de las empresas o proveedores con los que trabajen en la veterinaria (empresas de alimentos, medicamentos, juguetes, accesorios, laboratorios, entre otros).
Tener patrocinios garantiza reducir el costo del evento y adicionalmente genera confianza en el público al evidenciar apoyo por parte de otras marcas.

¿Te animás a tener «una veterinaria de terror»? Si decidís hacerlo, recordá que antes de activar cualquier estrategia, es necesario tener en claro:

  1. El objetivo que se busca (tráfico en punto de venta, interacción de la red social, aumento de fidelización, etc.),
  2. La comunicación que se va a manejar. Esta debe ir muy acorde a la personalidad de la marca.
  3. Que la estrategia sea coherente en los canales online y offline.

Para conocer más sobre marketing estacional, leé aquí la nota de Eliana Mogollón publicada en la edición de septiembre de Revista 2+2.

Las nuevas herramientas de publicidad y las tendencias de marketing actuales ponen al marketing personal en primer plano al momento de diferenciarse de la competencia.

Escribe Carlos López Delfino
Consultor en gestión y desarrollo profesional veterinario.
clopezdelfino@gmail.com

El marketing veterinario sufrió grandes cambios en los últimos años. El acceso a la publicidad y a la visibilidad del negocio se hizo mucho más económico y amigable y los veterinarios acompañamos ese cambio, primero en Facebook, luego en Instagram. En estos espacios, el marketing personal es una herramienta que no debe faltar.

¿Qué se logra con el marketing personal? En primer lugar, diferenciarse de la competencia a través del mejoramiento de la imagen profesional, ya que nos permite gestionar nuestra propia reputación y posicionarnos como referentes dentro de nuestro ámbito de acción. Podemos desarrollar un espacio desde el cual aportar un valor diferente y lograr un posicionamiento que involucre talentos, habilidades, valores y objetivos.

Esto nos hace más competitivos en el mercado laboral y mejora nuestra empleabilidad ya que resalta nuestras habilidades y refuerza nuestra identidad e imagen. También nos permite tener una voz propia y conocida, lo que nos pone en una situación de ventaja ante escraches en redes sociales.

Las tres claves del marketing personal

El marketing personal debe incluir tres elementos que, combinados y pensados como un todo, componen una estrategia con el objetivo de destacar las características profesionales y personales y dejar en claro cuáles son los puntos fuertes y el tipo de trabajo que se realiza.

1. Una marca

Lo bueno de la marca personal es que la tenemos desde que nacemos, y también tenemos un título. ¿Por qué entonces el nombre de la clínica o la veterinaria no es el nuestro? ¿Por qué gastar recursos y energía en un nombre que se repite, que nadie registra y que cualquiera puede usar? Muchos veterinarios ya tienen un nombre de fantasía en sus negocios o perfiles de redes sociales, en ese caso pueden agregar su nombre propio en la presentación o descripción.

2. Una propuesta de valor

Una estrategia de marketing personal aborda y desarrolla lo que nos hace únicos, lo que nos diferencia, el por qué nos eligen a la hora de contratar nuestros servicios. Para desarrollar la propuesta de valor necesitamos saber quiénes somos, conocer cuáles son nuestros talentos y aptitudes, qué nos destaca. Tenemos que preguntarnos: qué conocimientos, habilidades y capacidades poseo, cuáles son mis mayores logros, soy clínico general o especialista o hago ambas cosas, cuáles son mis cualidades, qué resuelvo. En síntesis, ¿por qué me pagarían a mí y no a otro que brinda el mismo servicio? Tener una propuesta de valor clara es fundamental a la hora de posicionarnos.

3. Objetivos concretos

Detrás de la gran meta de todo veterinario: “vivir haciendo lo que nos gusta”, se desarrollan la estrategia y los objetivos tácticos que nos ayuden a alcanzarla. Cada uno puede tener diferentes objetivos, pero uno que no podemos dejar de lado son los objetivos económicos. También podemos tener objetivos específicos de corto o mediano plazo alineados a la meta. Esto nos va a brindar foco y nos va a ayudar a administrar mejor los recursos, sean económicos o de tiempo. Cumplir pequeños objetivos nos genera motivación, energía y cada vez vamos a obtener mejores resultados convirtiendo este proceso en un círculo virtuoso.

Hoy tener una marca personal y un plan de marketing personal es imprescindible para crecer y avanzar profesionalmente, por eso debemos comprometernos con el proceso. No se trata de algo estático sino de un desarrollo que nos acompaña todos los días, se crea y recrea a diario.

Para conocer más sobre este tema, leé aquí la nota de Carlos López Delfino publicada en la edición de julio de Revista 2+2.

Dra. Nienke Endenburg, copresidenta de PWG: «Estoy encantada de dar la bienvenida a nuestros tres nuevos miembros, que aportan nuevas competencias y se unen a nosotros en un momento en el que nuestra labor es más importante que nunca.»

Tres nuevos miembros se han unido al Grupo de Bienestar Profesional (PWG) de la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA) para acelerar el trabajo en pos de mejorar la salud y el bienestar de todos los miembros del equipo veterinario.

La salud mental de los profesionales veterinarios es una preocupación desde hace ya tiempo, y el estudio del PWG de 2019 sobre el bienestar veterinario global confirma que es un problema en todo el mundo y particularmente en Asia, África, Europa y América del Norte. La pandemia de COVID-19, en muchos casos, no ha hecho más que aumentar la presión sobre todos los miembros de la profesión veterinaria.

El GTP está copresidido por la Dra. Nienke Endenburg, psicóloga humana, cuyo trabajo incluye la enseñanza a estudiantes de veterinaria en la Universidad de Utrecht (Países Bajos), y Derick Chibeu, veterinario que trabaja en la práctica general de Nairobi (Kenia). Los nuevos miembros son:

  • La Dra. Veerle van Geenhoven, veterinaria senior del Centro de Medicina Clínica Veterinaria de la Universidad Ludwig Maximilian de Múnich. La Dra. Van Geenhoven está especialmente interesada en la integración de la competencia psicosocial en la profesión veterinaria. Adopta el método Balint de la medicina humana para comprender la psicodinámica en las relaciones entre el veterinario y el dueño de la mascota.
  • La Dra. Elli Kalemtzaki, veterinaria que también es coach profesional certificada. Su objetivo es ayudar a los veterinarios a desarrollar sus habilidades de liderazgo, inspirar y motivar a sus equipos y comprometerse con los clientes.
  • La Dra. Debbie Stoewen, veterinaria y trabajadora social, creadora de un programa acreditado de formación continua para veterinarios llamado «The Social Side of Practice», que se centra en el vínculo humano-animal, el bienestar veterinario, la comunicación, el trabajo en equipo, la cultura organizativa y el liderazgo.

Dra. Elli Kalemtzki: «Creo firmemente que todos los veterinarios deberían poder trabajar en un entorno solidario, profesional y atento, donde se les valore y respete.»

La primera prioridad del PWG es completar el desarrollo de las Guías Globales de Bienestar Veterinario de WSAVA. Ellas formarán un conjunto de herramientas basadas en la evidencia pero accesibles y otros recursos para apoyar el bienestar veterinario, que abarcan las diferentes necesidades regionales, económicas y culturales de los miembros de WSAVA en todo el mundo.

De este modo, el Grupo de Bienestar Profesional de WSAVA queda compuesto por:

  • Dra. Nienke Endenburg, copresidenta
  • Dr. Derick Chibeu, copresidente
  • Dra. Janet Donlin
  • Dra. Patricia Dowling
  • Dra. Vicki Lim
  • Dra. Elli Kalemtzaki
  • Dr. Michael Paton
  • Dra. Debbie Stoewen
  • Dr. Veerle van Geenhoven
  • Dra. Ellen van Nierop, miembro de la Junta Ejecutiva de WSAVA, enlace con la Junta Ejecutiva.

La Dra. Elli Kalemtzki dijo sobre su nueva posición: «Me entusiasmó mucho saber de este papel ya que tengo un interés especial en el avance de la salud y el bienestar de los profesionales veterinarios a nivel mundial. Problemas como el agotamiento, la depresión y la ansiedad representan una proporción significativa de los problemas de salud mental en la profesión veterinaria. Creo firmemente que todos los veterinarios deberían poder trabajar en un entorno solidario, profesional y atento, donde se les valore y respete. Tengo muchas ganas de empezar a trabajar con el equipo del PWG y espero contribuir a la mejora de la salud y el bienestar de nuestros colegas veterinarios en todo el mundo».

Por su parte, la Dra. Nienke Endenburg declaró que «el PWG trabaja para apoyar el bienestar de los miles de equipos veterinarios de todo el mundo que trabajan, día a día, para cuidar de los animales y de sus propietarios. Estoy encantada de dar la bienvenida a nuestros tres nuevos miembros, que aportan nuevas competencias y se unen a nosotros en un momento en el que nuestra labor es más importante que nunca».

Además, agregó que «estamos deseando avanzar rápidamente en el desarrollo de nuestras Directrices Globales para su lanzamiento a principios de 2022, esperamos que marquen un paso importante para lograr un cambio positivo y mejorar el bienestar de todos los veterinarios a nivel mundial».

Más información sobre el Grupo de Bienestar Profesional de WSAVA está disponible en https://wsava.org/committees/professional-wellness-group/

Fuente: WSAVA Communications

Un grupo de referentes analizó la situación actual de los tratamientos antiparasitarios (internos y externos) en las mascotas. ¿Todo sigue igual que antes del COVID19?

Fuente: www.motivar.com.ar 

El segmento de productos antiparasitarios para los animales de compañía es uno de los más destacados del mercado veterinario en Argentina y el mundo. Esto no sólo involucra a los laboratorios que los elaboran y comercializan en sus distintos formatos, sino también a la cadena comercial, incluidas las clínicas veterinarias, donde su participación en el rubro “farmacia” se destaca.
Pero no sólo de productos se trata. Hablamos de parásitos externos e internos que afectan decididamente la salud de perros y gatos, con las ya evidentes consecuencias también en la salud de las familias con las que conviven.
Su diagnóstico y tratamiento es muy variado y son sin dudas los profesionales veterinarios quienes deben recomendar las mejores opciones a los tutores de perros y gatos. ¿Pero siempre sobre los mismos paradigmas? ¿Se han modificado las indicaciones en este tiempo, pandemia por medio?
¿Deberían hacerlo considerando el contacto cada vez más estrecho entre personas y animales y los riesgos que eso conlleva?
Con el objetivo de dilucidar estas cuestiones, MOTIVAR (www.motivar.com.ar) plantea el primero de una serie de informes con profesionales de todo el país, a fin de promover la intensificación de la intervención de los profesionales en la atención a los parásitos.
De este informe, fueron parte los médicos veterinarios Pablo Borrás -Magíster en prevención y control de Zoonosis (UNNOBA – ANLIS «Dr. Carlos G. Malbrán)-; Carlos Mucha, médico veterinario, referente en el ámbito de la cardiología veterinaria y también en la gestión y el marketing (Ver recuadro); la referente Fernanda Iglesias, actual presidente de la Asociación Argentina de Parasitología Veterinaria (AAPAVET); Silvina Muñiz, profesional de la actividad privada y presidenta de AVEACA, y Natalia Cardillo, que es veterinaria y Dra. en Parasitología y Salud Pública.

Participá ahora de una encuesta sobre parásitos en perros (exclusiva veterinarios)
Hacé click acá

Pablo Borras: “El desafío veterinario pasa por buscar las herramientas de control para cada paciente teniendo en cuenta el contexto y la realidad local. Esto depende de todo un conjunto de medidas”.

Pablo Borras: “El desafío veterinario pasa por buscar las herramientas de control para cada paciente teniendo en cuenta el contexto y la realidad local. Esto depende de todo un conjunto de medidas”.

“En el marco de la medicina preventiva, un pilar es la prevención y el control de parásitos internos y externos. Estos provocan diferentes cuadros clínicos en el animal (en ocasiones, fatales) y algunos de ellos, pueden transmitirse a las personas (zoonosis)”, nos introdujo al tema Pablo Borrás, especialista en enfermedades infecciosas y parasitarias en pequeños animales (CPMV).
Y completó “El desafío veterinario pasa por buscar las herramientas de control para cada paciente teniendo en cuenta el contexto y la realidad local. Esto no depende exclusivamente de la “medicalización” sino de todo un conjunto de medidas (aparte de los fármacos, incluye acciones ambientales, sobre las mascotas convivientes y modificación de hábitos de los tutores)”.
Por su parte, Natalia Cardillo destacó los principales cambios de paradigma que propone el concepto de Una Salud en la actualidad y la relevancia de pasar del enfoque de curación de la enfermedad al de la prevención.
“Esto demanda la necesidad de que la gente no sólo esté informada, sino que se apropie de los conocimientos necesarios para adquirir hábitos preventivos. Es el profesional quien debe indicar la frecuencia del diagnóstico y la desparasitación, basado en la historia clínica del animal y en la epidemiología”, aseguró la referente.
“No hay dudas que la estrecha convivencia entre los humanos y los animales favorece la transmisión de parásitos Los niños son muy susceptibles, así como las personas inmunodeprimidas”, aseguró Silvina Muñiz, también responsable de Vet Clínica Veterinaria, en Martínez, Gran Buenos Aires, dejando un concepto también remarcado por Fernanda Iglesias: “Es posible que el riesgo se haya incrementado en el contexto de pandemia”, reforzó la presidente de AAPAVET.
¿Habrán aumentado también los diagnósticos y la prevención de las enfermedades parasitarias de la mano de la recomendación veterinaria?
No nos adelantemos. Avanzamos en destacar concretamente los riesgos que conllevan los parásitos internos y externos específicamente en los perros.

Fernanda Iglesias: “Hay algunas zonas del país donde incluso los animales se desparasitan sólo una vez al año. Es un tema cultural. Nuestro rol hoy es cambiar de medicina curativa a medicina preventiva”.

“Muchos de los ectoparásitos (como es el caso de las pulgas, garrapatas y flebótomos, entro otros) transmiten enfermedades que comprometan la vida de la mascota o generen cuadros severos. Además, provocan molestias, prurito y anemia”, explicó Pablo Borrás. Y completó: “En el caso de los parásitos intestinales, los perros y los gatos pueden estar desde asintomáticos a tener cuadros clínicos que comprometan la vida de estos. Esto último, principalmente en animales jóvenes o con comorbilidades”.
Respecto de este punto, Natalia Cardillo sumó: “En animales adultos inmunocompetentes, los parásitos internos (gastrointestinales) suelen provocar infestaciones subclínicas que muchas veces se cronifican, o tornan recurrentes. Estos animales se convierten en la fuente de contaminación del ambiente, principal riesgo de transmisión de parasitosis zoonóticas, especialmente para la población infantil, por el contacto estrecho y los menores hábitos higiénicos”.
Al referirse a los parásitos externos y considerando que solo el 5% de la carga parasitaria se encuentra en el animal y el 95% en el ambiente, la experta destacó la mirada sólo sobre el animal y el control de la parasitosis en el mismo implica que se estará “subestimando la situación real”.

¿Qué papel juegan los profesionales?

“El rol del veterinario es clave, ya que hacemos “salud pública y medicina preventiva” con cada paciente en el consultorio”, explicó Borrás, al tiempo que Silvina Muñiz agregó: “Somos quienes debemos educar a los tutores y las familias, recomendando chequeos coproparasitológicos, desparasitaciones periódicas y aconsejando la buena convivencia con perros y gatos en el hogar”.
Sin embargo, esto no siempre se cumple.
No es sencillo y la vorágine del día a día en las veterinarias es indiscutible, tan indiscutible como la relevancia de unificar criterios y darle la real trascendencia al tema.
“Muchas veces se considera al control de las enfermedades parasitarias como una fórmula matemática, y no es así. Las parasitosis son tan complejas, que cada caso es particular y considerar la epidemiología en el control, se torna fundamental. Es la clave del éxito del tratamiento”, sostuvo Cardillo.
Otro tema central es la frecuencia con la que se desparasitan las mascotas contra parásitos externos e internos en nuestro país.
“No hay un dato global. Aún hoy, persiste en la comunidad, la idea popular del tratamiento antiparasitario de amplio espectro 2 veces al año (cada 6 meses)”, describe Cardillo, poniendo también sobre el tapete un relevamiento que el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires realizó hace unos años y donde midieron precisamente este parámetro.
De allí se desprendió que el 24% de los perros y el 31% de los gatos no fueron desparasitados nunca; el 56% y 60%, respectivamente, entre 1 y 2 veces, el 12 y 14%, entre 3 y 5 veces, y 6 veces o más, el 1 y 2%, respectivamente. “Continuar con esquemas que por diferentes situaciones se grabaron en el inconsciente colectivo, es un error: los contextos epidemiológicos son diferentes, la prevalencia de determinadas parasitosis varía según la zona geográfica y momento del año; las realidades cambian”, completó.
¿Y la intervención de los veterinarios también?, nos preguntamos.
Interesante fue también escuchar la palabra de Fernanda Iglesias quien incluso sostuvo que hay zonas del país donde los perros se desparasitan una sola vez al año. Y resume: “Es cultural. Nuestro rol hoy es cambiar de medicina curativa a medicina preventiva”.
Pablo Borrás agregó: “Debido a la realidad de nuestro país, la prevención contra ectoparásitos (en particular, pulgas y garrapatas) debe ser sostenida y regular durante todo el año para disminuir el riesgo de transmisión de enfermedades y complicaciones producidas por estos artrópodos”.
Y sumó: “La prevención de endoparásitos es clave y será establecida considerando la realidad de cada lugar, hábitos de vida del paciente, presencia o no de comorbilidades, características de la familia y si convive con otros animales”.
Vale decir que, para el caso particular de aquellos lugares donde hay circulación del vulgarmente conocido gusano del corazón (Dirofilaria immitis), el profesional destacó que la prevención mensual con lactonas macrocíclicas es crucial, así como aquellos animales que viajen a zonas de riesgo.
Si estos conceptos están claros, ¿por qué el mayor caudal de visitas a la veterinaria por este tema se da en general solo durante la primavera o previo a las vacaciones en el verano? ¿Cómo hacer para lograr una tendencia a transformar la situación actual en una que se enfoque sobre la prevención?

Recomendaciones post pandemia

Silvina Muñiz: “No hay dudas que la estrecha convivencia entre los humanos y los animales favorece la transmisión de parásitos Los niños son muy susceptibles, así como las personas inmunodeprimidas”.

Al momento de indagar sobre la estrategia de desparasitación recomendada contra parásitos externos en perros, Fernanda Iglesias coincidió en que depende de diversos factores: “Los riesgos son distintos y las medidas preventivas van a ser diferentes dependiendo también de si el perro es cachorro, mediana o alta edad. “Hoy tenemos distintas formas de administrar un antiparasitario: pipetas, collares, comprimidos, spray, etc.”. Respecto de la desparasitación interna, explicó que “el método más sencillo y seguro tanto para el paciente, como para el veterinario es la aplicación Spot On. Nos aseguramos en consultorio que el paciente tiene la medicación aplicada correctamente.
Y Silvina Muñiz reforzó: “En nuestra veterinaria recomendamos una desparasitación trimestral contra internos, salvo en los casos de estrecha convivencia con niños o personas inmunodeprimidas donde la desparasitación debe ser mensual”.
A esto Cardillo sumó que desde su óptica y en cuanto a los parásitos gastrointestinales, la recomendación siempre comienza por el diagnóstico. “No es buena práctica tratar por tratar, o tratar a ciegas, esto genera resistencia a las drogas y el riesgo de no tener eficacia contra ese parásito. Esta práctica es responsabilidad del colega fomentarla en los tutores”, destacó.

Prevención, divino tesoro

“De cada 10 pacientes, podemos decir que solo 4 son desparasitados preventivamente contra pulgas. En general se recurre a la veterinaria cuando el problema ya está instalado”, estimó Fernanda Iglesias.
Y destacó: “Respecto de los endoparásitos, muchas personas piensan que con sólo desparasitar al animal cuando es cachorro alcanza, pero no es así”.
“Los tutores, en general, no discriminan entre los endoparásitos (incluso de otras etiologías infecciosas), y acatan la decisión de desparasitar o no, de acuerdo con la sugerencia del veterinario, y así debe ser. En el caso de los internos, cuando las personas no tienen evidencia de parasitosis en el animal, pueden ser reticentes al diagnóstico y al tratamiento porque implica un costo del cual no ven el beneficio aparente”, plantea también Cardillo. Y profundiza: “Esto es distinto con los ectoparásitos porque los ven, y ello afecta al tutor, visualmente o al tacto, y saben que, de no tratarse, la infestación aumentará pudiendo ocasionar una molestia, incluso para el tutor”.

Una consulta, un mensaje

Natalia Cardillo: “Muchas veces se considera al control de las enfermedades parasitarias como una fórmula matemática, y no es así. Cada caso es particular y considerar la epidemiología en el control es clave”.

MOTIVAR también aprovechó el contacto con los referentes nacionales para avanzar en dilucidar cómo avanzar en consultas veterinarias post pandemia, más pro-activas que en el pasado (Ver recuadro). “Siempre debemos considerar e indagar sobre la situación de cada animal, su entorno y hábitos. Es clave también realizar una completa anamnesis y conocer su historial”, reforzó Fernanda Iglesias en este punto, compartiendo también su metodología personal: “En general, no vendo un antiparasitario sólo porque el dueño del animal lo requiere; busco recetarlo de acuerdo con las necesidades, cuidando así también la resistencia a las drogas”. A su turno, Muñiz completó: “Debemos tener en claro si el animal convive con perros o gatos, realizar controles coproparasitológicos y así determinar la mejor recomendación posible”. Sobre este punto, Pablo Borrás dejó en claro que “la clave es la prevención, el control y la tenencia responsable, que incluye controles periódicos veterinarios. Esto, con pandemia y sin pandemia. Debe ser así”.
“El problema de la pandemia en el contexto sociosanitario de Argentina tiene que ver con el aumento de la pobreza y la marginalidad. Esto se relaciona al riesgo de transmisión de enfermedades zoonóticas, por el contacto estrecho humano-animal, los escasos hábitos higiénicos, bajo nivel educativo, comportamientos relacionados con carencias nutricionales, aumento del hacinamiento y tenencia de gran número de animales de compañía por familia”, reforzó Cardillo.

¿Cuáles son las recomendaciones internacionales?

En este marco, Natalia Cardillo compartió un protocolo consensuado internacionalmente por organizaciones como son la ESCCAP en Europa y la TroCCAP en países tropicales y subtropicales.
“Estas tienen que ver con intensificar las medidas de control en ambientes de alto riesgo; sobre todo, en cachorros que conviven con niños, desde los 15 días de nacido con tratamientos quincenales hasta 2 semanas posteriores al destete, y mensuales hasta los 6 meses o el año de vida del cachorro, dependiendo de la evaluación diagnóstica y clínico-epidemiológica del caso”, nos explicó la profesional.
Y agregó: “Intensificando el control en esta etapa, se reduce mucho la contaminación ambiental y así el riesgo de transmisión de parasitosis zoonóticas a los niños (ej. como las Giardias o la Toxocariasis, entre otras), como la población más vulnerable. Estas medidas siempre deben ir acompañadas de la recolección diaria de la materia fecal, no sólo en la vía pública sino, y sobre todo, en el hogar”.

OPINIÓN DESTACADA

“Es tiempo de un colega más pro-activo que reactivo”

Por Carlos Mucha, médico veterinario

Carlos Mucha, referente veterinario.

Carlos Mucha, referente veterinario.

Siendo partícipe de una serie de acciones vinculadas al tema Dirofilaria (gusano del corazón) en México y otros países de la región, destaco que el rol del médico veterinario se fue modificando con el paso de los años, desde una profesión más “dura” en el sentido de la búsqueda del diagnóstico y tratamiento de enfermedades, hacia un manejo integral del animal y de su grupo familiar como un todo. Hoy nuestro trabajo debería orientarse más a medidas preventivas que a curativas, es el tiempo de un colega pro-activo más que reactivo. Es clave nuestra función educadora y comunicacional.
Tomando como ejemplo Dirofilaria, si vemos datos de USA el 59% de los perros allí reciben un tratamiento preventivo mensual contra esta afección (que también recordemos que es zoonosis), llevando a un número de 80 millones de perros, serían más de 47 millones de dosis al mes, o 566 millones año.
Claramente comprenden el doble riesgo de la enfermedad, que es el riesgo de vida de su mascota y también los que sería el costo de un tratamiento de una enfermedad así.
Frente a eso, vale preguntarnos:
¿Estamos formados para realizar acciones preventivas en pos del beneficio de nuestros pacientes? ¿Acciones repetidas en el tiempo y protocolizadas?
¿Realmente tomamos conciencia de las parasitosis y su impacto zoonótico?
¿Tengo la absoluta convicción de lo que hago en este tema, y comenzando con mis propias mascotas a las que regularmente desparasito?
¿Existe un plan de formación y apoyo desde la formación y desde la industria en todo este proceso?
¿En un contexto de aumento del vínculo y del tiempo de estar con nuestros animales, redoblé los esfuerzos?
Quizá parezca extraño que, en una nota, se planteen preguntas más que respuestas, pero la realidad es que estos cuestionamientos son los que usamos en las campañas de Gusano del Corazón como activadores y llamado a la acción hacia los colegas, buscando generar conciencia, reflexión y acción.

Realizamos un breve pero importante repaso sobre la información científica disponible y los reportes que vinculan a perros y gatos con este virus que afecta al mundo entero.

Escribe Pablo J. Borrás
Vet. Esp. MSc.
pablojesusborras@gmail.com

Al momento de analizar el tema que nos incumbe en esta edición, debemos seguir recalcando que, hasta la fecha, no hay evidencias científicas en cuanto a que los perros y los gatos sean fuente de infección del COVID19 para las personas, como nos aseguran organismos internacionales como lo es la OIE (Organización Mundial de Sanidad Animal).

Conocer lo que pasa

Aunque hay algunos pocos reportes de infección por COVID19 en perros, la mayoría han sido asintomáticos y los mismos serían más resistentes a la infección (Shi et al., 2020).
Se han descripto signos respiratorios leves en algunos de esos perros. La fuente de infección ha sido por el contacto estrecho con sus tutores (Decaro et al., 2021).
Aunque los gatos son más susceptibles a la infección por este virus debido, entre otras cosas, a que el receptor ACE2 presenta una gran similitud al de los humanos (Stout et al., 2020), los casos reportados en felinos han sido esporádicos, en su mayoría asintomáticos (Gaudreault et al., 2020; Shi et al., 2020, Barrs et al., 2020), y sólo algunos con cuadros respiratorios y/o gastrointestinales leves de rápida resolución (Garigliany et al., 2020. Fuentealba et al., 2021).
Probablemente, la fuente de infección sería el contacto estrecho con personas positivas al virus como ocurrió con los tigres y leones del zoo del Bronx, Estados Unidos (McAloose et al., 2020).
Aunque la transmisión entre gatos se ha demostrado en condiciones de laboratorio (Halfmann et al., 2020), no siempre ocurre en condiciones naturales (Newmann et al., 2020).
Los gatos podrían actuar como hospedadores terminales del virus ya que el mismo pierde transmisibilidad en los sucesivos pasajes (Bao et al., 2021)

A tener en cuenta

Considerando la información disponible hasta la fecha, la vacunación de perros y gatos contra el COVID19 no sería necesaria ya que no es un riesgo para ellos ni para los tutores (WSAVA, 2021).
Si tenés COVID19 y mascotas es clave que sigas estas recomendaciones:

  • Usar barbijo cuando estas con ellas.
  • Lavar bien los utensilios y las manos antes y después de tocar a la mascota.
  • Si es posible, que la cuide otra persona, pero si no, simplemente cumplir con estas indicaciones.

No lo olvides, frente a cualquier duda lo importante es siempre fomentar la consulta con los veterinarios de cabecera.

Nuevo Podcast con Pablo Borras

Si querés escuchar más sobre las evidencias y aportes que existen en la actualidad sobre el vínculo entre el COVID19 y las mascotas, accedé a un nuevo Podcast de Pablo Borras para la Revista 2+2, Tu Negocio Veterinario. Encontrarás información actualizada en un formato ágil que sin dudas te servirá en el día a día de tu profesión.

¿Querés más información sobre otros Podcasts de la Revista 2+2?Escribinos a info@dosmasdos.com.ar. También nos podés encontrar ya en Spotify como «Tu Negocio Veterinario». Te esperamos.

Más sobre Pablo Borras

Veterinario. Magíster en prevención y control de Zoonosis (UNNOBA – ANLIS «Dr.Carlos G. Malbrán). Especialista en enfermedades infecciosas y parasitarias en pequeños animales (CPMV). TroCCAP Council Member. ISCAID Member. Instagram: @pablojborras.

Juntos. Miguel Pechin y dos de sus hijos: Romina y Lucas.

Juntos. Miguel Pechin y dos de sus hijos: Romina y Lucas.

La compañía fundada por Miguel Pechin acaba de invertir el equivalente a $100 millones para sumar 750 m2 en General Pico, La Pampa. ¿Cuál fue el rol de su hijo Lucas?

Facundo Sonatti
facundo@motivar.com.ar

Miguel Pechin (71) lleva vividas varias vidas en una. Padre de cuatro y Médico Veterinario, camada 1975 de la Universidad de La Plata, hizo sus primeras armas en la distribuidora de su tío, pero terminó ejerciendo la profesión de la mano de un socio durante más de dos décadas hasta que, promediando los 40, volvió sobre sus pasos y abrió la distribuidora de productos veterinarios, Sivet.
Miguel hoy vive una nueva transición.
El retorno de Lucas Pechin Castagnino, uno de sus hijos, motorizó a una empresa que parecía haber alcanzado su techo.
“La empresa creció de forma exponencial gracias a la reinversión y la formación de un gran equipo de trabajo, pero había alcanzado un estado de confort”, admite el fundador de Sivet.
Y agrega: “Tenía que dotarla de nuevas características y el ingreso de mi hijo significó un gran espaldarazo”.
En los últimos seis años, Sivet multiplicó por tres el número de viajantes en las rutas y amplió su rango de acción llegando a nuevos destinos, como San Luis y Río Negro.
Ese crecimiento exigió inversiones.
La firma con asiento en General Pico, La Pampa, acaba de desembolsar US$ 600.000 en un mega depósito de 750m2 para abastecer una demanda creciente. “Es el corazón de la distribuidora”, resalta Pechin.

Abrir la tranquera

Inversión. “El depósito es el corazón de la empresa”, aseguraron.

Inversión. “El depósito es el corazón de la empresa”, aseguraron.

Si bien hoy Sivet trabaja con más de 50 proveedores, sus comienzos fueron una pequeña extensión de la veterinaria que Pechin compartió durante 13 años con Héctor Otermin: La Tranquera. “Empecé en un local al lado de la veterinaria, en 1998”, hace memoria el fundador y amplía: “Hasta cerca de los 50, trabajé como veterinario en el campo y empecé a notar que los grandes establecimientos se empezaban a dividir y el número de veterinarios crecía. Decidí dar el salto a la parte comercial sacrificando la profesión”. Sin embargo, para Pechin no se trataba de un negocio completamente ajeno.
El empresario había sumado experiencia en la Distribuidora Ferrero, que pertenecía a uno de sus tíos, hasta que la firma mutó a Fedea y se volcó a la provisión de insumos para el agro. A su vez, a través de La Tranquera, perteneció al pool de compras PaCoBa, que agrupaba más de 20 veterinarias entre La Pampa, Córdoba y Buenos Aires y cuyo saneamiento definitivo quedó a cargo de Pechín hacia fines de la década del ‘90.
“Luego de esto empecé con una pequeña distribuidora para atender su demanda con solo un teléfono y un colaborador”, completa el origen de Sivet. Y agrega: “hoy estamos entre los mayores comercializadores de Zoetis en la pata de reproducción y es parte de lo que explica el crecimiento de la empresa”.

El aliado más esperado

A estrenar. Las nuevas instalaciones de Sivet ya están en funcionamiento.

A estrenar. Las nuevas instalaciones de Sivet ya están en funcionamiento.

“Papá pedía a gritos que alguien venga a sucederlo porque había alcanzado un estadio de confort con la empresa, pero siempre hubo lugar para crecer”, confiesa Lucas Pechin Castagnino. “Al principio, no sabía bien cómo iba a funcionar, pero sí que había posibilidades desde el punto de vista económico en la empresa. Si bien trabajar con los padres nunca es fácil, sobre todo porque venís a ocupar un espacio que construyó él, me dio mucha libertad en el manejo de Sivet”, asegura el joven arquitecto que, en 2014, volvió al pago que lo vio nacer desde Buenos Aires.
“Vino con otra cabeza. Le dio una vuelta de tuerca al negocio. A eso, hay que agregar que logramos armar un muy buen equipo y eso resume el éxito de la empresa”, agregó Miguel Pechin.
Hoy Sivet es una organización consolidada con 15 colaboradores, planes y en expansión. Para Lucas, este rubro siempre avanza más allá de los vaivenes de la economía. “Parte del crecimiento de la empresa se explica por el proceso de profesionalización de la sanidad animal al entender que cada explotación ganadera es una empresa”, sintetiza el joven que sumó la colaboración de su hermana Romina a comienzos de este año, siendo ya dos de los cuatro hijos de Miguel los que forman parte de Sivet.
“A pesar de la pandemia tuvimos ventas récord en 2020 sobre todo porque el campo nunca paró y nuestro sector fue privilegiado por ser esenciales”, señala Pechin.
Y agrega: “los graves problemas de entrega debido a que muchos pueblos no nos dejaban entrar también nos terminó generando oportunidades porque muchas administraciones empezaron a comprar mercadería a sus veterinarias, cuando antes esas órdenes se originaban en Buenos Aires. Nosotros muchas veces tenemos mejores números, pero recién notaron eso con la falta de despacho desde CABA durante la cuarentena estricta. Así nos transformamos en proveedores de clientes que antes no teníamos”.
Para su hijo el futuro está puesto en consolidar este nuevo depósito y un sistema de gestión. “En este proceso de profesionalización sumamos de forma permanente a un asesor en la pata logística y pensando sumar a alguien más en administración para luego poder incrementar el número viajantes en la calle sin descartar la apertura de una nueva sucursal”, adelanta Pechin Castagnino.
“Los errores hoy cuestan, entonces tenemos que aceitar la dinámica del negocio bajo ciertos estándares”, agrega su padre y cierra: “Sivet todavía no tiene techo”.

Fuente: MOTIVAR

 

La Cámara de Laboratorios Argentinos Medicinales Veterinarios renovó su Consejo Directivo para el período 2021-2023.

En la Asamblea General Anual, realizada en forma virtual el 28 de septiembre, los miembros de la cámara eligieron a las siguientes autoridades:
Presidente: Jorge Casim (Pro-Ser).
Vicepresidente: José Chaul (Triton).
Secretario: Carlos Rufrano (Dairyfarma).
Pro-Secretario: Vivian Sedmak (Proagro).
Tesorero: Luis Cordone (Lumai).
Vocales Suplentes: Alain Cognard (Ruminal); Sergio Ohanessian (Aviar), Jorge Dale (Deltavet) y Arturo Kraglievich (Laboratorio Mayors).
Revisores de Cuentas: Horacio Arturo (Vetec), Diego La Torre (Tecnovax) y Marcelo Carames (Richmond División Veterinaria).
Comisión Asesora: Bruno Forti, Jorge Grubissich, Carlos Labale y Juan Carlos Repetto.

Vale decir que también se designó al Dr. Arturo Baldini al frente de la subcomisión de Equinos de la Cámara.
“Clamevet fue fundada en 2005 teniendo como objetivos fomentar, prestigiar y defender la industria veterinaria y todas las actividades afines a la elaboración de productos medicinales veterinarios de fabricación nacional”, aseguraron desde la Cámara. Y reforzaron: “En la actualidad, Clamevet nuclea a más de 50 laboratorios veterinarios de capitales nacionales que se encuentran altamente capacitados para garantizar el abastecimiento de productos veterinarios de calidad y costo accesible, tanto a nuestro mercado como al resto del mundo”.
Más información: www.clamevet.com.ar / info@clamevet.com.ar.

Fuente: MOTIVAR

La distribuidora CTO cumplió 18 años y en diálogo con Rubén Filiel repasamos las principales novedades de cara a un futuro prometedor: más acciones, nuevas instalaciones y un e-commerce para veterinarios.

A mediados de septiembre, la distribuidora CTO cumplió 18 años de presencia en el mercado de productos veterinarios dedicados a los animales de compañía y fue momento para tomar contacto con su gerente comercial, Rubén Filiel, a fin de repasar los desafíos que se vienen por delante.
“Estamos inmersos en un plan de crecimiento a 10 años, buscando ampliar nuestra penetración específicamente en el AMBA y colocaciones estratégicas en zonas del interior del país, brindando un cada vez mejor servicio y consolidando el mayor número de clientes posibles”, nos decía el referente.
“Necesitábamos crecer y es por esto que el mismo día de nuestro aniversario confirmamos la mudanza a un nuevo centro de operaciones también en la zona Oeste de GBA. Esto va a mejorar nuestro layout y eficiencia en el ingreso y despacho de mercadería”, aseguró. Y completó: “También sumaremos una segunda cámara de frío para productos biológicos y ampliar los espacios de oficina, pensando en un sector que va a seguir expandiendo. El mercado veterinario de pequeños animales aún no llegó a su techo”.
Destacando los cada vez mayores cuidados de las personas para con la salud de las mascotas, el “boom” de las adopciones en pandemia y la ampliación de las temporadas a todos los meses del año, Filiel asegura que aún queda trabajo por hacer, tanto en el mercado de la mano de laboratorios y distribuidoras, como también desde la profesión y el Estado en el resguardo de las campañas oficiales de lucha contra las zoonosis.
“No nos arrepentimos de haber tomado la decisión de mantenernos firmes dentro del canal comercial, acompañando a los profesionales veterinarios y sosteniendo nuestras convicciones y visión cooperativa”, asegura Rubén Filiel para luego adelantar el próximo lanzamiento de un e-commerce para veterinarios clientes de CTO.
“Estamos tecnificando la empresa, especialmente en el campo administrativo y de ventas, con cambios en listas de precios y sistema de bonificaciones. A través de la nueva propuesta Web, los clientes podrán hacer pedidos, repasar stocks y ver ofertas siempre con su usuario y clave única.”, aseguró quien también se desempeña como secretario en CADISVET, cámara de la que CTO es parte desde 2004. Y agregó: “Es un orgullo cumplir con nuestros principios y valores, evitando trabajar con las grandes cadenas y destacando el rol de los veterinarios. Somos una empresa reconocida en el mercado, que está en busca de un mayor crecimiento”.

Sobre las raíces

Interesante fue repasar junto con Filiel, los pasos dados por la Cooperativa de Trabajo del Oeste luego de la salida de COPROVET en la década del 2000.
Atrás quedaron los años de incertidumbre, el primer local de 76 metros cuadrados y el invalorable apoyo de laboratorios, colegas distribuidores y veterinarios.
“Estos 18 años trajeron aparejadas muchas cosas. Sin dudas el quiebre lo hicimos hace unos 5 años cuando decidimos cambiar y reforzar nuestros valores. Hoy somos 45 personas trabajando en una empresa de la cual todos somos socios”, aseguró Filiel.
Y completó: “También fuimos sumando asesores externos que nos potencien e incluso nos estimulen a sumar colaboradores aún en tiempos de pandemia, tal como lo hemos hecho. Hoy todos los que entraron tienen arraigados los conceptos cooperativos”.
Dejando en claro que la logística es parte destacada del servicio, Filiel reforzó la necesidad de avanzar en la capacitación de vendedores, asegurando eficiencia y calidad en las entregas.
“Estamos cerca de los veterinarios con productos (fármacos y vacunas) de primera calidad y una amplia variedad”, sostuvo Rubén Filiel para luego concluir: “Cuando las cosas se hacen bien, demostrando ser buenas personas y con objetivos concretos, los resultados se alcanzan, tal como lo estamos haciendo”.

Fuente: MOTIVAR