noviembre 2021 - Revista 2+2
2+2- Descargar Impreso – Main
Home2021noviembre

La cita será en Olavarría, Buenos Aires, este sábado 4 de diciembre. Allí se brindarán herramientas para identificar rápidamente un paciente neurológico, indicar los estudios adecuados y derivar a tiempo.

Por Guadalupe Varelli
guadalupe@motivar.com.ar

En la ciudad de Olavarría tendrá lugar un encuentro que se propone concientizar a los veterinarios acerca de la importancia de actuar con celeridad y, de ser necesario, derivar a un paciente neurológico.

La actividad se realizará este sábado 4 de diciembre en la sede del Colegio Veterinario de esa ciudad, a partir de las 19 horas, de manera presencial, con cupos limitados y la organización de la distribuidora Krönen, en conjunto con el laboratorio Brouwer.

Está dirigida a médicos veterinarios de pequeños animales que hacen clínica general y buscan herramientas para saber cómo actuar ante la llegada de un paciente neurológico.

Estará a cargo de los médicos veterinarios Fernando Romero y Daniel Sappia quienes brindarán las herramientas necesarias para que los profesionales no especializados en neurología puedan identificar el problema, indicar los estudios correctos y realizar la derivación del cuadro en tiempo y forma.

La charla contará de dos instancias.

Durante la primera parte, el MV Daniel Sappia hará hincapié en la relación costo-beneficio de un paciente tratado en forma correcta.

Su objetivo es concientizar en qué se pone en juego, tanto para el profesional como para el paciente, cuando se atiende a un animal. También se presentarán algunos casos clínicos, su seguimiento y evolución para ejemplificar qué estudios indicar y cuándo.

Durante la segunda parte, el MV Fernando Romero explicará cómo compensar a un paciente cuando llega a la veterinaria con una afección neurológica, ya sea que presente un trauma, alteraciones motrices o dolor.

Se analizarán cuáles son las herramientas básicas a utilizar en esa primera instancia para estabilizar al paciente hasta su derivación, herramientas mínimas que todos los profesionales deben conocer, más allá de su especialidad, ya que el tiempo es vital en estos cuadros.

Para adentrarnos un poco más en la temática, conversamos con Daniel Sappia, quien nos adelantó algunos de los aspectos que se verán en el encuentro.

¿Por qué es importante que los veterinarios conozcan estos temas?

Daniel Sappia: Cuando un veterinario no tiene el hábito de tratar pacientes neurológicos y realiza un tratamiento sintomático, se ve una mejora temporaria pero que se revierte cuando el proceso se estabiliza, y cuando el paciente entra en etapa final, de parálisis, ya es tarde. Por eso es clave que el veterinario actuante se dé cuenta rápidamente cuándo el paciente necesita derivación.

¿Qué se pone en juego en una derivación?

Algunos profesionales temen perder a un paciente si lo derivan a otro colega, pero lo cierto es que, en lo que refiere a los pacientes neurológicos, el riesgo está justamente en no saber qué estudios indicar o cuándo es el momento de derivar a un especialista, porque arriesga la salud del paciente y su propia reputación.

Si el tutor del animal se da cuenta de que el veterinario tuvo el criterio profesional de contactarlo con alguien más capacitado para tratarlo, le inspirará confianza y lo conservará como su veterinario de cabecera. Es decir, en esa derivación lo que se pone en juego el valor del veterinario como profesional y su capacidad para dar una respuesta en consonancia con lo que busca el tutor del animal: un diagnóstico adecuado y un tratamiento correcto.

¿Qué significa derivar a tiempo?

La neurología no te de revancha, si llegaste tarde, no hay vuelta atrás.

Durante la charla brindaremos elementos para que cualquier veterinario de animales pequeños pueda reconocer qué estudios es necesario indicar, para qué sirve cada uno, cuáles son las diferencias entre una radiografía, una mielografía, una resonancia o una tomografía computada y cómo leer los resultados. Son conocimientos que le permitirán actuar rápidamente y derivar cuando todavía se está a tiempo de tratar.

¿Cuáles son las claves del trabajo con pacientes neurológicos?

Los tres puntos más importantes son diferenciar, neurolocalizar y tratar.

En primer lugar, diferenciar un paciente neurológico de uno ortopédico porque es necesario identificar si, por ejemplo, arrastra el miembro posterior por un problema muscular, articular, osteoarticular o neurológico.

Luego hay que neurolocalizar, es decir, ubicar cuál es el sitio puntual en donde está la afección, en este caso neurológica, ya que eso nos va a permitir indicar los estudios adecuados y hacer un diagnóstico correcto.

Por último, hay que tener la capacidad de identificar cuál es el tratamiento que requiere, si es médico, quirúrgico o necesita fisioterapia. Es necesario saber qué herramientas son las apropiadas para corregir el cuadro que presenta el paciente para darle la mayor cantidad de chances de recuperarse.

¿Qué expectativas tenés respecto de volver al encuentro presencial?

Estoy muy contento. A pesar de haber dado clases a distancia en la universidad, siento que el encuentro cara a cara no tiene comparación. Esa pregunta que surge espontáneamente tomando un café, en el intervalo, a veces es mucho más valiosa que muchas lecturas. Son detalles, un elemento que faltaba y que se lleva el colega, ese valor agregado lo da la presencialidad. Por eso dejaremos un intervalo entre cada charla y haremos un ágape al finalizar para poder tener ese intercambio de conocimientos y experiencias.

Inscripción a la jornada vía mail a danielsappia@gmail.com.

 

El equipo de Veterinaria La Marca: MV Juan Mazzocchi, Valeria Demattei (auxiliar), MV Paula Deluca y MV Alejandro Carballo.

El equipo de Veterinaria La Marca: MV Juan Mazzocchi, Valeria Demattei (auxiliar), MV Paula Deluca y MV Alejandro Carballo.

Esta veterinaria ubicada en Mercedes, Buenos Aires, invirtió en su transformación. Uno de los socios, el MV Alejandro Carballo, nos cuenta el proceso de crecimiento.

Escribe Guadalupe Varelli
De la redacción de Revista 2+2

Alejandro Carballo parece ser de esas personas que, ante la adversidad, encuentra un camino lateral y se deja llevar por nuevos rumbos.
Nació y se crió en la Ciudad de Buenos Aires, pero cuando se quiso inscribir a la carrera de Veterinaria, los cambios en los programas de estudio que estaban en marcha en ese mismo momento complicaron su ingreso. Un amigo le sugirió ir a estudiar a La Plata y ¿por qué no? Allí fue y allí se recibió.
Volvió a Buenos Aires a ejercer su especialidad y su pasión: los caballos. Trabajó como asistente hasta que otra vez un comentario le abrió un nuevo horizonte. ¿Y si nos ponemos una veterinaria en Mercedes? La sugerencia vino de parte de su amigo y colega Juan Mazzocchi, veterinario dedicado a bovinos y propietario de tambos. Entre los dos, en 2005 abrieron La Marca, una veterinaria orientada a grandes animales en la puerta de entrada de Mercedes, en la provincia de Buenos Aires.
Nuevo lugar de residencia, nuevos desafíos. La cosa marchaba bien hasta que llegó la pandemia. La actividad vinculada a los caballos estuvo prácticamente detenida durante más de un año. En contraposición, y siguiendo la tendencia de la que venimos hablando esta Revista 2+2, la atención de pequeños animales crecía día a día.
Podían seguir con su plan inicial, el que tenían previsto, la atención de grandes animales, o podían escuchar la nueva demanda y hacer algo al respecto. Así comenzó el proceso de reconversión de La Marca, hoy con nuevo local, un equipo más grande, más servicios y un gran crecimiento y renovación de su cartera de clientes.
Para conocer más sobre este proceso de cambio, repasamos parte de la entrevista concedida a Facundo Sonatti, de www.motivar.com.ar. y que se puede ver a completa a continuación:

Escuchar la demanda

Ante la pregunta por el puntapié de esta reconversión, Carballo cuenta que el cambio fue progresivo, de a poco. Cuando empezaron a llegar las primeras consultas de pacientes caninos no estaban preparados, los atendían en el mostrador. El primer paso en este proceso de cambio fue destinar un cuarto a la atención de pequeños animales y contratar una veterinaria que se ocupe especialmente de ellos.
El crecimiento del segmento de pequeños siguió siendo gradual hasta el comienzo de la pandemia, cuando aumentó de forma exponencial y la búsqueda de un lugar más grande se convirtió en una necesidad.
“Cuando vimos que los clientes no entraban en el local, que tenían que esperar afuera, incluso con lluvia, nos dimos cuenta de que ya no estábamos brindando el servicio que se merecen”, comentó Carballo para explicar por qué se decidieron a hacer una inversión que implicó una reconversión del plan de negocios de la veterinaria, que sigue atendiendo grandes animales pero hoy tiene una pata fuerte en las mascotas.

La nueva La Marca

Impulsados por el gran crecimiento en el área de pequeños animales, durante la pandemia se mudaron a un lugar más grande, con un local de 200 metros cuadrados para servicio, 3 oficinas en el primer piso y lugar para estacionamiento de 8 autos.
“Hicimos esta inversión pensando en ofrecerle más y mejores servicios a nuestros clientes. Tenemos tres consultorios, un consultorio exclusivo para gatos con sala de espera independiente, un quirófano, una sala de imagen con radiología digital y ecografía, todo pensado para el cliente de hoy, que busca resolver todas sus necesidades en un solo lugar”, detalló Carballo.
El equipo también creció. Hoy cuentan con la colaboración de la MV Paula Deluca, y una auxiliar veterinaria, Valeria Desmate. También incorporaron dos pasantes al equipo, a punto de recibirse, para poder ofrecer mejor servicio a los clientes.
Además, sumaron especialidades con un anestesista que atiende una vez por semana y una cardióloga cada 20 días.

Una ubicación estratégica

La Marca estuvo ubicada históricamente en la entrada de la ciudad de Mercedes. El lugar funcionaba, era cómodo para los productores y vieron que también lo era para los tutores de las mascotas, por lo que la búsqueda de un nuevo local llevó su tiempo ya que no estaban dispuestos a perder esa ventaja.
Carballo da cuenta de los beneficios que les trae esa ubicación estratégica: “Al no tener que entrar en la ciudad ni lidiar con el tránsito del centro, se acercan clientes de otras localidades cercanas, como San Andrés de Giles, Areco y Navarro. Otro factor fundamental, aunque no lo parezca, es el estacionamiento. Tener que dejar el auto a tres cuadras cuando venís con un animal lastimado es un inconveniente, por eso contar con estacionamiento propio es un diferencial importante”.

Sumar la gestión a las tareas diarias

Ante el parate del sector equino que se vivió durante la pandemia, Carballo se abocó a la administración y gestión del crecimiento que se dio en el área de atención de pequeños animales. “La parte administrativa está a mi cargo. Viendo que me iba a superar empecé a hacer cursos de gestión, me asesoré para contratar un sistema; porque al crecer el Excel ya no era suficiente, tuve que buscar asesoramiento”.
Esto es algo que Carballo recomienda y lo dice de forma simple y directa: “Si querés crecer, tenés que buscar ayuda.”
La faceta comercial suele ser la menos desarrollada por los veterinarios, y Carballo no era la excepción: “Para mí este proceso no fue fácil, la facultad no me dio ninguna herramienta en cuanto a lo comercial, ni a la venta, o cómo saber cobrar… Hoy tengo que manejar una cartera de clientes, proveedores, espacios físicos, impuestos, cosas para las que no tenía ninguna preparación, fui aprendiendo a los ponchazos.”
Otro factor que destaca este veterinario emprendedor es que la administración de todo este crecimiento implica mucho tiempo, por eso, aunque sigue atendiendo equinos por la mañana y está a cargo de la parte de radiología, intenta destinar las tardes para estar en la veterinaria. “La gestión demanda mucho tiempo”, enfatizó.

Un esfuerzo que rinde

Escuchando el trabajo que implica la gestión y administración de una veterinaria en crecimiento, vale la pena preguntarse si aporta beneficios en la misma medida.
Según Carballo, la respuesta es positiva. El aumento exponencial del área de pequeños animales aportó al negocio otro perfil de clientes, muy distinto, que requiere un trato diferente ya que su mascota es parte de su familia, no un activo de su empresa. “Hay que estar preparado para eso y hay que tratar de darle lo que viene a buscar, de ponerse en el lugar del cliente, eso hace que tengas que abrir un poquito más la cabeza”, comentó. Además, el flujo de clientes aumentó también, considerablemente, el cash-flow en el día a día, porque además de las consultas, se derivan de ellas ventas de alimentos y accesorios.

Hacia adelante

El desafío de La Marca es, en palabras de Carballo, “empezar a funcionar como un reloj”. Un nuevo local, un nuevo sistema de gestión, un equipo en crecimiento, más servicios, una cartera de clientes renovada, todo eso en pocos meses.
“Tenemos que adaptarnos y empezar a trabajar como un engranaje, para eso tenemos que diseñar protocolos de trabajo, darle funcionalidad a todo esto”, destacó.
Además, en los planes está seguir sumando especialidades, como dermatología, y realizar alianzas con distintos médicos veterinarios para poder ofrecer todo lo que los clientes demandan. “Queremos seguir creciendo apostando siempre a ofrecer el mejor servicio”, concluyó Carballo.

Te contamos qué es necesario para poner en marcha una gestión alineada a las metas y objetivos personales y profesionales. Planificación, gestión y marketing, las claves.

Escribe Carlos López Delfino
Consultor en gestión y desarrollo profesional veterinario.
clopezdelfino@gmail.com.

Conversando con un amigo, colega y gran seguidor de esta Revista 2+2 sobre temas de gestión y marketing veterinario recibí la siguiente pregunta: “Carlitos, yo leo todos los artículos, pero cómo hago para bajar a tierra eso que en algún caso parece tan abstracto”. Hubo un silencio en la comunicación y le dije: “Haciéndolo”. Eso llevó a un nuevo silencio, pero del otro lado del teléfono.
Lo único que va a hacer que las cosas cambien, se transformen, que los resultados aparezcan, es haciendo. Pero, por diversos motivos, en temas que están fuera de nuestra zona de confort nos cuesta accionar.
Accionar en terreno desconocido es en donde se encuentra el mayor margen de progreso, el potencial latente de cada uno de nosotros.
Accionar fuera del área de confort no es romperla. Al contrario, es expandirla incorporando nuevas competencias que nos van a servir para alcanzar esos resultados deseados o diseñados.
Ese llamado me hizo reflexionar. Me quedó resonando la palabra “abstracto” y pensé en lo que le dije: “tenés que hacer”, pero ¿hacer qué?
Tratar de accionar sobre algo que uno siente abstracto es una misión imposible.
En este artículo me propongo sintetizar de una manera práctica y esquemática mucho de lo que vimos juntos durante el año para ayudar a aquellos que, como mi amigo, están dando sus primeros pasos y no saben por dónde empezar.
También sabemos que la lectura de un artículo no nos hace expertos. Yo los llamo “la llave de la biblioteca” y aquí comienza todo. Si tenés un compromiso con la gestión de tu desarrollo profesional o de tu negocio, sí o sí tenés que pasar a la acción. ¿Cómo? Capacitándote, pidiendo asistencia, consultando y probando. No se trata de ser expertos en todos los temas, sino de definir tus áreas claves de responsabilidad, lo que no podés delegar, las tareas que te quitan tiempo y las que pueden realizar los colaboradores.

¿Cómo empezar?

El primer paso es hacer conscientes nuestras expectativas: ¿qué quiero? ¿dónde quiero estar en el futuro?, ¿cómo me veo en unos años? Con eso en mente, definiremos metas y objetivos para luego planificar cómo lograrlos.
Las metas son los objetivos superiores. Son pocas, dos o tres, alineadas a la visión que tengo de lo que quiero ser o a dónde quiero llegar. Son de mediano a largo plazo, estratégicas, coherentes con esa visión o el resultado que quiero obtener. Nos va a servir de brújula para no perder el rumbo.
Los objetivos, por lo general, son varios, Incluso podemos dividirlos en micro objetivos, como escalones… Muchas veces son repetitivos, diarios, son de corto a mediano plazo y alineados a las metas. Los objetivos no son estáticos, dado que, mediante el control de su cumplimiento, vamos a tener un feedback constante que nos permite modificarlos si no son funcionales a lo que queremos.

Planificar

Por definición, planificar es la estructuración de una serie de acciones que se llevan a cabo para cumplir determinados objetivos. A nivel general es la definición de los procedimientos y estrategias a seguir para alcanzar metas.
¿Qué necesito para lograr mis objetivos?
Tanto las metas como los objetivos deben ser bien definidos, específicos, medibles, alcanzables, relevantes y temporales, y cubrir todos los aspectos necesarios para su cumplimiento: ¿voy a necesitar capital?, ¿apoyo de otras personas? ¿Tengo las herramientas necesarias o debo buscarlas afuera? ¿Cómo las voy a controlar?
Escribilos, dibujalos, bajá estos conceptos a tierra. Hay un lema que dice que la peor gestión es aquella que no se realiza. Es preferible romper o mandar a la papelera de reciclaje 10 o 20 planes a no haberlos escrito nunca.

Gestión

La gestión es asumir y llevar a cabo las responsabilidades sobre un proceso, empresarial o personal, lo que incluye la disposición de los recursos y estructuras necesarias para que tenga lugar en el comercio o el negocio, y la coordinación de sus actividades y sus colaboradores. Tiene cuatro pilares:
1. Planificar objetivos. Planificar nos da la ventaja de anticiparnos, de ser proactivos y no reactivos a lo que ya pasó. Los objetivos son hitos por cumplir. Tenelos presentes, es el camino elegido y diseñado para hacer realidad lo que queremos.
2. Organizar la estructura. Con los objetivos claros, tengo que determinar qué recursos necesito para conseguirlos. Formar un equipo, no importa la cantidad de integrantes, pero sí que estén comprometidos con el proyecto. Es clave definir y delegar los procesos que no son claves o no requieren tu presencia. Será clave desarrollar un método.
3. Coordinar acciones. Si queremos ser competitivos, lo que significa poder vender nuestros productos y servicios de la manera más eficiente, es fundamental coordinar las tareas dentro del negocio. Organizar el tiempo y entender que es una herramienta de gestión más. ¿Viste lo importante y productivo que fue dar turnos durante la pandemia?
4. Evaluar resultados. Armá un cronograma, mensual o trimestral según las circunstancias lo requieran. Evaluá periódicamente las acciones o los resultados, si son los deseados, si te conducen a las metas fijadas, si están alineados a la visión que tenés para su desarrollo profesional.

Marketing o mercadotecnia

Con la visión y las metas claras, planificadas y un proceso de gestión iniciado podemos trabajar en nuestro marketing. Como definición, transcribo la que más me hace sentido, la del economista especialista en marketing Philip Kotler: “El marketing es un proceso social y de gestión mediante el cual distintos grupos e individuos obtienen lo que necesitan y desean generando, ofreciendo e intercambiando productos o servicios de valor con sus semejantes.”

Marketing no es solo hacer folletos o flyers para redes sociales; es darle una estructura a nuestro proyecto de negocio.

Es básicamente lo que hacemos todos los días al abrir la veterinaria o cuando vamos al campo. Nos ayuda a anticipar, identificar y satisfacer las necesidades de nuestros clientes de manera rentable para nuestro negocio.
En otro de los artículos compartidos en esta Revista 2+2 durante 2021 comenté que, en los años 70, Jerome McCarthy introdujo el concepto de las 4 P del marketing: producto, precio, promoción y place (lugar).
20 años después se le añadieron 3 P más, people (gente), prueba y procesos. Trabajar estas 7 P nos sirve para gestionar nuestros recursos.
Marketing no es solo hacer folletos o flyers para redes sociales, es darle una estructura a nuestro proyecto de negocio.
1. People (gente): Necesitás clientes para desarrollar tu actividad. Tenés que preguntarte qué los motiva, qué los emociona, cómo es su estilo de vida, etc. Conocer al cliente te da una ventaja competitiva más allá de tener un título, somos muchos veterinarios.
2. Producto o servicio: Es lo que ofrecés. Tenés que preguntarte si es valorado por tus clientes, si están dispuestos a pagar por ello, qué valor les estás ofreciendo y cuál es el percibido por ellos.
3. Precios y honorarios: Tenemos un arancel mínimo por los consejos profesionales, pero busquemos cobrar por lo que valemos, ofrezcamos nuestros servicios de manera que no tengamos que competir por precio. Recordá que también hay otra vida fuera de la veterinaria. El cliente que se va por precio volverá por servicio, mientras que el que se va por servicio, no volverá por ningún precio.
4. Promoción: La promoción conecta al cliente con nuestra propuesta, ayuda a evaluar la oferta de productos o servicios. Hay muchas maneras de realizar promociones, hoy se utilizan mucho las redes sociales, aprendé a manejarlas o pedí ayuda, agregá valor en la información y asegurate de que vaya dirigida al público que querés captar.
5. Place (lugar): La veterinaria como lugar físico y las redes como lugar digital, son los dos canales por los que ofrecemos y acercamos nuestros servicios al consumidor. Tené una página web, es la vidriera, compartí contenido relevante, promocionate.
6. Prueba: Se refiere a la autoridad que tenemos para ofrecer nuestros servicios. En primer lugar, el título, luego vamos generando con nuestros clientes un contexto de validación social, donde nos recomiendan a otros potenciales clientes.
7. Procesos: Nos ayudan a mejorar la productividad del negocio y tienen que ver con la creación y entrega de valor, la atención a los clientes en toda su experiencia con la veterinaria y el área administrativa.
Estas P del mix de marketing o mezcla de mercadotecnia son las variables con las que disponemos para ejecutar nuestro plan. Por poco que hagamos, es mucho lo que vamos a lograr y están dentro de la gestión diaria de la veterinaria.

Accedé a todas las notas de carlos lópez delfino en esta Revista 2+2

Accedé a todas las notas que el MV Carlos López Delfino, consultor en gestión y desarrollo profesional veterinario, compartió durante 2021 en este medio haciendo click acá.

La telemedicina veterinaria ha demostrado todos los beneficios que aporta tanto al paciente como a los profesionales.

La telemedicina veterinaria ha demostrado todos los beneficios que aporta tanto al paciente como a los profesionales.

¿Conoces la E-salud animal y cómo las nuevas tecnologías pueden ayudarte en tu profesión e impactar al mundo?

Escribe Dra. Cecilia Henríquez Coronado
MV, MSc, asesora, consultora y docente en E-salud animal*.

Desde hace ya varios años que se utilizan las nuevas tecnologías (robótica, Inteligencia Artificial, IoT, telemedicina, impresiones 3D, realidad virtual, etc.) aplicadas a las ciencias veterinarias, lo que se conoce en inglés como «Animal e-Health» o «E-salud animal».
Y esto ¡ya no es ciencia ficción!, es una práctica que se aplica, crece y se desarrolla tan rápido como la 5G y no solo en animales menores, también en ganadería y fauna silvestre. Quienes trabajamos en E-salud animal (e-veterinarios) conocemos la utilidad y el impacto de incorporar las nuevas tecnologías a la formación veterinaria de pre-grado, post-grado y también en la práctica profesional.
Las nuevas tecnologías pueden ayudar, por ejemplo, a muchos animales silvestres, amenazados, en peligro de extinción o en vías de desaparición. Hace años que diferentes proyectos trabajan con herramientas como drones y cámaras, para estudiar, monitorear, contabilizar, seguir o vigilar animales en su medioambiente y así obtener datos en tiempo real que puedan protegerlos de, por ejemplo, cazadores furtivos, de la pesca industrial o hacer relevamientos poblacionales.
Tanto animales terrestres como marinos, pueden beneficiarse del uso de diferentes tecnologías para prevenir ataques y muertes de parte del ser humano, la aparición de brotes o enfermedades (re)emergentes, para llevar un registro del número de individuos y aplicar medidas protectoras precoces.
Para estos fines, la Inteligencia artificial es de gran utilidad para analizar formas, tamaños, colores, sexos, especies y conductas de forma no «invasiva».
Además, sus algoritmos, el aprendizaje automático o las redes neuronales del deep learning, pueden ayudar a diagnosticar o predecir, más rápido y con mayor certeza o precisión, una gran cantidad de síntomas o enfermedades animales.
La impresión 3D también es un aliado para soluciones médicas veterinarias, existen diferentes modelos, diferentes colores, diferentes materiales y para diferentes tipos de animales. Incluso hay algunos modelos personalizados o «perrunizados» / «gatunizados».
La telemedicina veterinaria por su parte, ha demostrado en estas casi 4 décadas, todos los beneficios que aporta tanto al paciente, cliente como a los médicos veterinarios o equipos veterinarios.
Su usos y limitaciones dependerán del tipo de servicio ofrecido y de los usuarios que participan en el intercambio médico a distancia, así como de las restricciones éticas y reglamentarias de cada país.
Esta pandemia ha permitido a muchos colegas empezar a usar las nuevas tecnologías para brindar cuidados de salud a distancia y garantizar el bienestar de los pacientes en periodos de confinamiento o como medida de prevención o de mitigación de riesgos.
Para hacer más certera la telemedicina, se pueden usar herramientas adicionales como objetos conectados, sensores, inteligencia artificial o simplemente una buena guía de evaluación del dolor.
En gatos, se puede utilizar la Feline Grimace Scale (Escala de Mueca Felina) de la Universidad de Montreal, una herramienta válida, rápida, confiable y fácil de usar, que puede ayudar con la valoración del dolor (Nature, 2020) y que se complementa con la aplicación para dueños “Tably®”. La salud conectada veterinaria, utiliza objetos conectados o dispositivos médicos para evaluar, alimentar, hidratar, monitorear, vigilar o facilitar la vida y el bienestar a los animales a distancia. Y es un excelente complemento a la medicina veterinaria preventiva y de precisión.
Los nuevos retos para los actuales y futuros Médicos Veterinarios es innovar nuestra forma de pensar y ejercer, estando abiertos a las NTIC y siendo críticos, para que entreguen el mayor beneficio de forma ética, óptima y segura.
Recuerda que los clientes también cambian, se digitalizan y se transforman en usuarios hiperconectados y algunos incluso, tecnófilos, tanto que hoy se usa el término «conexsumidores». Entonces, ¿por qué no comenzamos a utilizar una Medicina Veterinaria más global y globalizada que considere los avances tecnológicos y tendencias digitales actuales para ofrecer un servicio profesional más actualizado y conectado?
Siendo la Medicina Veterinaria un «bien común mundial» en plena evolución y los médicos veterinarios los expertos en salud animal, debiésemos ser líderes de opinión e innovación para ofrecer un servicio profesional 4.0.

* Dra. Cecilia Henríquez Coronado, MV, MSc, asesora, consultora y docente en E-salud animal, Telemedicina, Inteligencia Artificial, Innovacion, Marketing y Gestión. Revolutionvet, Francia. cecilia.henriquez.c@protonmail.ch

"Podemos trabajar en equipo con los tutores: pensemos juntos las mejores estrategias de prevención". Natalia Luka.

«Podemos trabajar en equipo con los tutores: pensemos juntos las mejores estrategias de prevención». Natalia Luka.

En esta segunda parte, hacemos un recorrido por las enfermedades de mayor prevalencia en los gatos maduros para estar atentos a su detección temprana. Paso a paso para abordarlas en la consulta.

Escribe Natalia Luka
Directora de Dra. Luka Medicina Felina y Regenerativa.
dralukat@gmail.com

La medicina preventiva es la medicina del gato, por eso seguimos haciendo énfasis en su ejercicio en cada etapa de la vida. En la edición anterior de esta Revista 2+2, empezamos a hablar de la consulta de los gatos maduros y geriátricos, donde hay mucho para hacer.
Es un momento en la vida de los felinos en el que debemos tener en cuenta diversas enfermedades que pueden aparecer y estar preparados para ayudar a prevenir o acompañar.
Les propongo evaluar paso a paso algunos tips que nos servirán para seguir acompañando a ese gato y su familia, por muchísimos años, con la mejor calidad de vida y bienestar posible.
Sabemos que el gato es estoico… ¿y si prevenimos? ¿y si estamos preparados?
Los dueños de gatos están dispuestos a buscar más atención veterinaria cuando ven cómo mejorar su calidad de vida y se detectan a tiempo enfermedades, reduciendo así los gastos a largo plazo asociados con la atención médica de sus felinos.
Estemos preparados para esta demanda.
Las enfermedades con mayor prevalencia en el felino geriátrico son: la enfermedad renal, el cáncer, el hipertiroidismo y la artrosis, entre otras.
Sobre ellas trataremos en este artículo con el fin de promover la salud en la longevidad, haciendo foco en la detección temprana.

Enfermedad renal

Sabemos que existen estadios IRIS, y también sabemos que en general el gato morirá con esta enfermedad, por lo que les comparto una forma de trabajo que creo nos podrá ayudar. Al explicar al tutor la importancia de hacer análisis de orina en forma preventiva desde los 6 años, aprovecho este momento para charlar acerca de esta enfermedad y de lo importante que es, si se puede, identificar rápidamente el estadío 1 para comenzar a trabajar en forma temprana.
Y acá, otra vez, es donde podemos trabajar en equipo con los tutores: pensemos juntos las mejores estrategias de prevención. Sobre todo, teniendo en cuenta que muchas veces ese gato llega a la consulta deshidratado, no come hace días, tiene altísima la creatinina… y lo internamos (si el propietario quiere) pero sabemos las pocas chances que tendrán algunos de ellos de salir adelante. En este momento me detengo a pensar en voz alta: ¿y si hacemos chequeos sistemáticos?
Quizás logremos no llegar tarde y ganemos ese valioso tiempo que necesitamos (y a veces no tendremos) porque vamos en contra del reloj. Por eso, en gatos mayores a 6 años podemos comenzar con un análisis de orina y sangre anual. Así vamos siguiendo a ese paciente, hacemos curvas de creatinina y, si podemos, el SDMA, hermoso predictor en esta enfermedad cuando lo tenemos a nuestro alcance.

Hipertiroidismo

¿Enfermedad subdiagnosticada? El que busca encuentra, dice el refrán. Y esto es sumamente cierto. Desde las asociaciones de medicina felina internacionales se recomienda medir las hormonas T4 y T4 total desde los 6 o 7 años. Y les comparto que desde que empecé a hacerlo hace años, no he dejado de sorprenderme.
Por un lado, el gato sintomático de libro: diarreas o vómitos crónicos, pérdida de peso sin causa aparente y con apetito, hipertensión y cardiopatías, vocalización excesiva y ese gato que de golpe se vuelve hiperactivo (tan importante la charla con el tutor en consulta).
En estos casos sabemos que seguramente las hormonas nos darán altas.
Lo que me sorprende es la cantidad de casos que vi en estos años de gatos con signos gastrointestinales que no tenían diagnóstico definitivo y sí, las hormonas altas, y tenemos rápidamente que ponernos a trabajar. El hipertiroidismo es una enfermedad que puede ser grave (tormenta tiroidea), pero que tiene por suerte en nuestro país varias herramientas para diagnosticar (incluso con centellografía) y tratamientos desde el farmacológico médico hasta terapia con Yodo gracias a los avances hace años del servicio del Dr. Jorge García en la Argentina.

Artrosis y dolor crónico

El envejecimiento no viene solo, aunque a veces el dolor y el gato no son el fiel reflejo de la realidad.
El dolor produce efectos negativos tanto psicológicos como emocionales. El dolor retrasa la recuperación, tiene un impacto negativo en el bienestar del paciente y perjudica el vínculo con el dueño y el equipo veterinario. En los gatos gerontes podemos tener dolor osteo músculo articular o dolor por cáncer, entre otras causas.
Tengamos en cuenta que la enfermedad dolor crónico en el gato de la tercera edad viene acompañando al gato aunque no lo veamos ni nos cuente el tutor. Hay que pensar siempre en no restarle valor al dolor. Ante la duda, el dolor se debe tratar. Sabemos que el gato, por su evolución, es el gran escondedor pero no por ello esperaremos a que haya signos clínicos para tratar, pudiendo antes de tiempo seguramente tener más datos.
En la anamnesis siempre debemos insistir en las actividades del gato: ¿se esconde? ¿dejó de saltar o le cuesta? ¿duerme más? ¿se lame o muerde alguna parte del cuerpo? ¿tiene eliminación inadecuada? ¿está constipado? ¿tiene atrofia muscular? Todos estos signos pueden estar relacionados con el dolor y los podemos conocer antes de revisar al gato.
También es fundamental la observación de su pelo: pelo sucio, gato probablemente enfermo, decimos entre gatólogos. Luego, en la camilla y despacio, deberemos revisar los puntos álgidos en las articulaciones que en general más se comprometen en los gatos: hombros, codos, columna lumbar. Estos podrán variar dependiendo del comportamiento del gato: indoor o outdoor.
Tengamos en cuenta la variedad de tratamientos que hoy tenemos a nuestro alcance: farmacológicos con Aines: de preferencia internacional el Meloxicam (ISFM AND AAFP CONSENSUS GUIDELINES Journal of Feline Medicine and Surgery (2010) 12, 521–538 doi:10.1016/j.jfms.2010.05.004), la terapia física, fisiokinesioterapia, la medicina china como la acupuntura, entre otros. Yo soy muy pero muy fan de las terapias físicas y las agujas: no hay mejor deleite para mis ojos que ver al gato cómo generalmente disfruta de su espacio de tratamiento cuando es realizado en forma amigable, y la familia disfruta junto al gato de su bienestar. Muchas veces haremos terapias combinadas, las mismas multimodales pensadas para ese paciente en particular, incluso hoy las terapias de células madre intraarticulares e intramusculares nos acercan tratamientos actualizados que nos ayudarán a promover dicho bienestar y calidad de vida.

Cardiopatías

Es muy común tener gatos gerontes con soplos. Incluso cuando “el felino es una especie que no sopla demasiado”, como decimos los veterinarios, sabemos que más del 60% de los gatos de 9 años podrán tener soplos. La auscultación y el ecocardiograma junto a la medición de la presión arterial siguen siendo los métodos de elección para estudiar el corazón de nuestros pacientes felinos. Las cardiopatías que mayormente vemos son las Hipertróficas, por ello es tan importante el ecocardiograma y PAS anual de control.

Disfunción cognitiva

Es fundamental en la consulta del gato geronte hablar de estos temas con los tutores. A veces, cuando preguntamos, llegamos a información muy valiosa que quizás a ellos no les pareció relevante mencionar pero que a nosotros nos servirá muchísimo a la hora de buscar las causas.
El síndrome de disfunción cognitiva como tal es muy difícil de diagnosticar. La mayoría de las veces lo haremos por exclusión de otras patologías ya que hay muchos problemas médicos que cursan con cambios similares de comportamiento.
La desorientación y pérdida de memoria, la inquietud, los cambios en la interacción con el medio, los desórdenes del sueño, cambios en sus actividades o trastornos de ansiedad son algunos de los signos que debemos tener en cuenta.
El más importante o quizás el que podamos ver más rápidamente es la vocalización. Gatos que vocalizan cuando nunca lo hacían, otros que aumentan la cantidad de veces e incluso el tono del mismo.
Muchas veces esto puede ocurrir por estrés, dolor, angustia o hasta por pérdida de la visión. Recomiendo trabajar junto a los tutores, poniendolos al tanto y entregándoles toda la información que tengamos disponible para que se involucren en el tema.

Disminución sensorial

La pérdida de la visión, la olfacción y el oído pueden estar asociadas a trastornos del comportamiento como la irritabilidad o la agresión, pérdida del apetito, aumento de la vocalización, trastornos del sueño, desorientación, síntomas a los cuales debemos prestar atención para ver los pasos a seguir para el manejo médico.

Cáncer

Podemos encontrar un sinfín de diferentes tipos de neoplasias en los pacientes añosos. Acá la medicina preventiva juega un rol fundamental. Salió un bulto o deformación de más: punzamos, hacemos improntas, biopsias. Bajo ningún punto de vista esperar a ver si crece será una opción. Hoy por suerte tenemos muchísimas herramientas para trabajar en forma anticipada, específica y diagnóstica: se punza, se tiñe, lo miramos al microscopio, biopsiamos, las ve el patólogo, hacemos pruebas como las de Inmunofluorescencia.
Sabemos si hay virus asociados como el VIF y el Vilef. Todo esto nos ayudará no solo a establecer el mejor tratamiento sino el pronóstico, especialmente teniendo en cuenta que contamos en la Argentina con protocolos quimioterápicos, inmunoterápicos, radioterapia, cirugía y las terapias combinadas.
Con toda este repaso hemos terminado este paneo general de medicina preventiva según cada etapa de la vida del gato. Ojalá les haya sido de utilidad y nos sirva para seguir compartiendo esta información tan valiosa entre nosotros para poder siempre trabajar lo mejor que podamos.

Accedé a todas las notas de Natalia Luka en esta Revista 2+2

Accedé a todas las notas que Natalia Luka, directora de Dra. Luka Medicina Felina y Regenerativa, compartió durante 2021 en este medio haciendo click acá.

Innovación y adaptabilidad son dos capacidades que se pueden entrenar. Para eso se necesita tiempo, perseverancia y procesos. En este artículo te presentamos algunas claves para ejercitarlas e ideas bien concretas para poner en práctica.

Escribe Javier Paoloni
Director Veterinaria Vida, Río Cuarto, Córdoba.
veterinariavida@hotmail.com

Si les digo que podemos entrenar para ser innovadores y creativos, y que también podemos ir al mismo gimnasio para desarrollar una gran capacidad de adaptación a los cambios, ¿me creen? Trataré de explicarles bien alejado de la intelectualidad por qué los veterinarios “tenemos que creer”.
La innovación y la adaptabilidad son competencias socioemocionales del grupo de las intrapersonales que todos podemos aprender, desarrollar y con el paso de los años, eficientizar. Se aprenden y se mejoran como alguna vez aprendimos a manejar…
Ahora nos sale de manera fluida, casi que automáticamente todo lo que es la conducción del vehículo y disfrutamos de hacerlo. ¿Por qué?
Porque nuestro cerebro tiene la capacidad de generar nuevas neuronas diariamente (neurogénesis) y muchas de estas pueden migrar (neuroplasticidad) hacia la zona cerebral entrenada y crear miles de interconexiones dando lugar a verdaderos circuitos neuronales capaces de permitirnos coordinar simultáneamente múltiples procesos físicos y cognitivos. Mientras más entrenamos la acción, más eficientemente la desarrollaremos. Así funciona nuestro cerebro.

Dentro de la veterinaria, podemos innovar en atención al cliente, en tecnología, en las formas de relacionarnos con la gente, en el trabajo en equipo… podemos innovar donde decidamos hacerlo.»

Entonces ¿cómo puedo entrenar mi innovación y adaptabilidad?
Para bajar la panza en el gimnasio o tonificar un grupo muscular o recuperarnos de una lesión necesitamos tiempo y perseverancia en el “gym”, y necesitaremos lo mismo para ser innovadores: tiempo, perseverancia y procesos.
La innovación es un proceso que tiene sus pasos y va evolucionando con el tiempo.
No nos transformaremos en innovadores de la noche a la mañana ni bajaremos “la panza” en el gimnasio de la noche a la mañana.
Innovación es crear algo completamente nuevo, puede ser un producto, un proceso o un servicio. O cambiar algo existente por algo mejor.
La creatividad es hacer reales cosas que no existen y se nutre de la imaginación, la innovación se alimenta de ambas.

En @veterinaria.vida se pueden ver las nuevas instalaciones en Río Cuarto, Córdoba.

¿Cómo hacer terrenal la innovación en la veterinaria?

Dentro de la veterinaria, podemos innovar en atención al cliente, en tecnología, en las formas de relacionarnos con la gente, en el trabajo en equipo… podemos innovar donde decidamos hacerlo. El límite nos lo pondrá nuestra creatividad. Les comparto ejemplos concretos:

  1. Podemos utilizar la innovación para crear experiencias inolvidables en el cliente, hacer que se sienta feliz al concurrir a nuestra veterinaria y ser felices al recibirlo. Hace algunos años pusimos en práctica una idea innovadora que hemos ido mejorando: a los clientes mayores de 65 años les hacemos un breve cuestionario con el que determinamos, entre otras cosas, si les gusta o no el tango. El 100% contesta que le encanta.
    Bueno, nosotros no solo los recibimos con tango cuando vienen a la consulta, sino que lo hacemos con el que más les gusta. Uno de los más nombrados es Naranjo en Flor. Me gustaría que estuvieran en nuestro consultorio cuando lo escuchan; que vean sus expresiones, sus sentimientos.
    El 14,3% de los habitantes de Argentina tiene más de 65 años, son cerca de 7 millones de personas ¿no habrá que hay que contemplar ideas nuevas orientadas a ese segmento?
  2. Podemos innovar en tecnología incorporando equipos de laboratorio, por ejemplo, que den resultados en minutos y cambiar nuestro modelo de negocio, haciéndolo ágil, veloz y preciso. De esta manera, por ejemplo, eliminamos la segunda consulta y evitamos un nuevo viaje del cliente hasta la veterinaria, algo muy valorado por quienes viven lejos, no tienen movilidad propia o no quieren salir de su casa (tremendamente importante en la pandemia).
    La innovación siempre nos acercará a la tan ansiada diferenciación en un mercado hiper poblado de oferta veterinaria.
  3. Podemos utilizar la conectividad para incrementar la innovación, para enfrentar ideas distintas y crear nuevas. Por ejemplo, conectándonos con especialistas de nuestra propia ciudad, de otras provincias del pao incluso de otros países para interconsultar en casos complicados.

El desafío es innovar colectivamente, y aquí podemos entender la importancia de trabajar en equipo y con equipos motivados y con diversidad. En ediciones anteriores de esta Revista 2+2 hemos hablado del trabajo en equipo, les sugiero que relean la edición donde lo hicimos.
Podemos innovar de muchas maneras, hay que dar el primer paso. Tenemos que hacer terrenal la innovación.

Reacción o adaptabilidad

Un cuerpo rígido frente a un golpe se rompe, uno flexible, probablemente no, quizás lo absorba, sienta el golpe, pero no se rompa. A un cerebro con pensamientos rígidos frente a cambios vertiginosos, le será difícil adaptarse. A uno con pensamientos flexibles le será más fácil.

# EL NUMERO #

7 millones

Son los habitantes del país que tienen más de 65 años, el 14,3% de la población. ¿No les parece que hay que contemplar ideas nuevas orientadas a ese segmento de clientes?

Un cerebro sometido al influjo permanente del cortisol, adrenalina y noradrenalina va moldeando pensamientos rígidos, se torna reactivo, reacciona a estímulos positivos o negativos. Reaccionar no es responder. Un cerebro en estrés crónico, reactivo y rígido de pensamientos tendrá poca adaptabilidad. Un cerebro en bienestar será receptivo a nuevas ideas y creará nuevas ideas, decidirá cómo responder a estímulos positivos o negativos, se tomará su tiempo para hacerlo y tendrá una enorme capacidad de reconocer cambios y adaptarse. O algo mejor: creará cambios, porque la innovación los crea.
Nuestra adaptabilidad estará directamente ligada a la flexibilidad de nuestros pensamientos. La flexibilidad de estos pensamientos es inversamente proporcional al nivel de estrés crónico que desarrollemos.
¿Cuándo un cerebro se torna flexible en sus pensamientos? Cuando las hormonas del bienestar y el buen dormir (dopamina, endorfinas, serotonina y melatonina) se producen en concentraciones adecuadas
¿Cuándo se incrementa la producción de estas hormonas beneficiosas? Realizando actividades placenteras. Viajar, practicar un deporte, caminar, correr, vacacionar, tomarse un mate al lado de un lago, al lado del mar o un whisky, no lo sé, ustedes sabrán qué actividades les dan placer, son esas las que hay que hacer para antagonizar la vorágine del día a día.
Tomémonos tiempo para nosotros. ¡Nos lo merecemos! Todo tiene que ver con todo:.
La innovación, la adaptabilidad, la motivación, el trabajo en equipo, el liderazgo, la orientación al logro, la empatía, la comunicación efectiva no son compartimentos estancos.
Al contrario, están interrelacionados y así como el cerebro crea conexiones neuronales en determinadas zonas “entrenadas”, nosotros podemos crear interconexiones entre estas competencias socioemocionales para desarrollar la profesión con felicidad, rentabilidad e impacto social positivo.
Porque un equipo de trabajo motivado, feliz, segregando las hormonas “del bienestar”, alejado del estrés crónico, será un equipo que brinde respuestas superlativas, será un equipo capaz de innovar colectivamente, de alinearse detrás del líder y aportar ideas nuevas. Será un equipo con adaptabilidad y empatía que se anticipará a lo que el cliente quiere, o se lo ofrecerá de una manera distinta, única e inigualable.
En este momento estoy en el gimnasio cerebral porque para mantenerlo “en forma” hay que ejercitarlo todos los días, estudiando, actualizando conceptos… pero también a veces hay que dejarlo descansar, para que se recupere, se oxigene y cree nuevas ideas.
Estoy en el km 1.200 de un viaje de 3.000 en moto, estoy en mi fábrica de serotonina.
¿Cuál es tu fábrica?

Accedé a todas las notas de Javier Paoloni en esta Revista 2+2

Ingresá a este link y accedé al listado y detalle completo de todas y cada una de las notas que el MV Javier Paoloni, referente de Veterinaria Vida, compartió durante 2021 en este medio.

El laboratorio Labyes lanza su acción promocional “Niños, adultos y mascotas más felices”. Por la compra de cada pipeta Fipro, Labyes donará dinero a la Fundación Brincar para trabajar por la calidad de vida de las personas con autismo.

A partir del lanzamiento de su campaña “Niños, adultos y mascotas más felices”, por la compra de cada pipeta Fipro el laboratorio Labyes donará dinero a la Fundación Brincar. La campaña inicia en noviembre de 2021 y durará hasta marzo de 2022, para realizar la donación en abril del 2022, cuando se celebre el Mes del Autismo.

Brincar es una Fundación que trabaja por la calidad de vida de las personas con autismo, desde la detección temprana hasta la vida adulta. Lo hace acompañando a las familias, brindando formación profesional y generando espacios, actividades y oportunidades amigables de inclusión social.

Hoy en día las mascotas son un miembro más de la familia, su presencia e interacción con sus tutores y familias brinda grandes beneficios a su salud. Numerosas investigaciones demuestran los beneficios que genera, en los seres humanos, la interacción con animales.

En las personas con autismo, el contacto y convivencia con mascotas colabora positivamente en su relacionamiento con otros, creando más diálogo, más empatía, más contacto físico y visual, más sonrisas, más risas. Menos ansiedad, menos llanto, menos berrinches y menos aislamiento social. En definitiva, una mejora sustancial en la calidad de vida de dicha persona y también de todo su entorno familiar.

“Una mascota sana y protegida con Fipro, sin pulgas ni garrapatas, ayuda al cuidado de la salud de toda la familia”, declararon desde el laboratorio que impulsa esta campaña.

El autismo está presente en 1 de cada 54 nacimientos, cada 11 minutos se diagnostica un caso nuevo. Es una condición neurobiológica que modifica la forma en la que una persona se comunica y se relaciona con otros. También se caracteriza por intereses restringidos y un procesamiento sensorial diferente.

Más información sobre Fundación Brincar: https://www.brincar.org.ar/
Más información sobre Labyes: www.labyes.com

Consultas / contacto: Comunicaciones.ar@labyes.com

MV Mariela Varesse en su Clínica Veterinaria.

MV Mariela Varesse en su Clínica Veterinaria. Crédito: Guillermina Lamfranco.

Esta es una de las conclusiones a las arribó un grupo de veterinarios, en una entrevista cuyo fin fue repasar las prácticas actuales y las tendencias en la prevención y el control de parásitos internos y externos en caninos.

De la redacción de Revista 2+2
info@dosmasdos.com.ar

MV Matías López, de Veterinaria Mitre.

MV Matías López, de Veterinaria Mitre.

La prevención y el control de parásitos internos y externos en los animales de compañía es uno de los pilares de la medicina veterinaria preventiva, a la vez de representar una de las principales instancias de contacto directo entre los profesionales y tutores de perros y gatos.
Con el objetivo de analizar las tendencias en el control de las enfermedades parasitarias durante los periodos de aislamiento y “cuarentenas” impuestas en todo el mundo a causa de la pandemia por COVID19, desde esta Revista 2+2 generamos una serie de acciones en el último tiempo. Así es como ya pueden acceder a los resultados de una encuesta realizada de manera on line entre más de 100 veterinarios de distintas partes del país, quienes respondieron preguntas en cuanto a las estrategias sanitarias que recomiendan hoy en día (Ver recuadro).
Vale destacar un punto en común entre los profesionales a la hora de reconocer la importancia de prevenir y controlar parásitos externos y también internos en los animales, de manera frecuente y del modo más práctico posible.
Asimismo, para la ocasión entrevistamos a otro grupo de veterinarios, quienes nos pusieron al tanto de cómo llevaron adelante sus recomendaciones y estrategias durante este tiempo y, fundamentalmente, explicaron sus distintas estrategias de comunicación para concientizar a los clientes sobre el tema.
En todos los casos, destacan la relevancia de que los veterinarios mantengan un rol activo en la lucha contra las parasitosis y definan concretamente los pasos a seguir para hacerlo en base a un correcto diagnóstico.
“Incluso, previo a la pandemia, ya notábamos un aumento en la prevención de las parasitosis internas y externas. Esto se vio potenciado, aún más, durante el período de aislamiento”, le explicaba a esta Revista 2+2 el MV Alejandro Bouzout, de Veterinaria El Jagüel, en Esteban Echeverría (Buenos Aires). Y agregaba: “Debemos derribar el mito de que es normal encontrar “un bichito” en el animal. Tenemos que explicar los beneficios de desparasitar en forma preventiva y mensual, no sólo para su mascota sino para su familia”.
A nuestro informe se sumó el MV Javier Mas, referente del laboratorio de análisis clínicos veterinarios, Diagnotest. “Los riesgos de estas parasitosis en el animal pueden llevar a estados nutricionales inadecuados, baja de defensas, lesiones orgánicas, predisposición a otras enfermedades oportunistas y hasta su muerte en casos de parasitación extrema”, nos ayudó a contextualizar el profesional.

MV Javier Mas, referente en el laboratorio Diagnotest.

MV Javier Mas, referente en el laboratorio Diagnotest.

Y agregó: “En la medida en que los animales ocupen el mismo nicho ecológico que los humanos, existe la probabilidad de contacto estrecho con diferentes agentes patógenos, ya sean bacterianos, virales, parasitarios o micóticos”.
También en Buenos Aires, pero más precisamente en Chascomús se encuentra Veterinaria Mitre. Desde Allí, el MV Matías López dejó en claro que ya desde antes de la pandemia viene concientizando a sus clientes en la prevención y el control de parásitos en perros. “Sin embargo, se ve claramente un pico de la preocupación / ocupación de los propietarios con respecto a la salud en general de sus mascotas desde mediados del año pasado”.
Desde Córdoba, la MV Mariela Varesse se suma a nuestro informe reforzando también el fuerte aumento evidenciado en su Veterinaria de este tipo de consultas. “Si bien entiendo que son las mismas pulgas y garrapatas de siempre, en el contexto que vivimos, las personas estuvieron mucho más en contacto con los animales y decidieron ocuparse del tema”, nos explicaba la profesional. Y agregaba: “Se incrementó la consulta por ectoparásitos y nosotros desde la Veterinaria y nuestro servicio de peluquería siempre estimulamos también la desparasitación interna. De la mano de lo que se ve, tratamos de traccionar lo que no se ve. Las personas ven las pulgas y las garrapatas y por eso pueden dimensionar el problema, pero a la prevención de los parásitos internos somos nosotros los que le damos protagonismo”.

¿Cómo se los digo?

MV Alejandro Bouzout en Veterinaria El Jaguel.

MV Alejandro Bouzout en Veterinaria El Jaguel.

Otro de los puntos que buscamos abordar frente a estos paradigmas es el de la comunicación efectiva de los mensajes por parte de los veterinarios. Y en este punto fue clave contar con la visión del MV Javier Paoloni, referente de Veterinaria Vida, en Río Cuarto (Córdoba). “La estrategia de comunicación más efectiva es escuchar y sobre eso aconsejar e indicar. La mayoría de las personas estrechó sus lazos con los animales durante la pandemia. Hoy es frecuente escuchar frases como “es como mi hijo”; “este me salvó la vida; estuve muy deprimido”, nos contaba Paoloni para luego profundizar: “Cuando tenemos un tutor o propietario que se refiere así a su perro o a su gato, se desprende la indicación de estar bien cubiertos en desparasitaciones interna y externa, por eso pedimos de rutina los análisis de materia fecal cada seis meses”.
“Es prioridad reforzar la comunicación del médico veterinario con los tutores de sus pacientes, asesorándolos sobre una correcta tenencia responsable. Nuestro rol como agentes de Salud Pública es hoy indiscutible”, reforzaba Javier Mas en diálogo con este medio. Y agregaba:  “Las desparasitaciones preventivas para ectoparásitos y endoparásitos se realizan, pero -en general- con una frecuencia menor a la indicada. Esto queda demostrado por la continua presencia de estos agentes en muestras para el diagnóstico parasitario”.
Ahora bien, ¿cuál es la metodología que se debería emplear cuando un cliente busca comprar un antiparasitario? ¿Sobre qué preguntar o indagar?
En este caso, Javier Mas cita algunos ejemplos tales como, profundizar en la edad del paciente, en los tratamientos previamente recibidos, la sintomatología presente, el hallazgo de alguna forma parasitaria macroscópica y hasta dialogar con la persona acerca de qué fue lo que la motivó a solicitar un antiparasitario. “La adecuada prescripción de un antiparasitario surge luego de la consulta médica, en donde el profesional actuante selecciona el tratamiento que mejor corresponde para esa situación y ese paciente”, enfatizó el referente.
A su turno, Mariela Varesse enfatizó en que hoy en día, las personas están más predispuestas a evitar posibles problemas en sus mascotas. “En mi caso, empleo mucho el recurso de la anécdota para brindarle información a los clientes. Les cuento casos reales, ocurridos con otros pacientes de la Veterinaria, en los que quedan claros los riesgos de las parasitosis”, aseguró la profesional. Y remarcó: “Hay cosas que para nosotros como veterinarios son obvias pero que la gente no sabe o no conoce. Debemos trabajar sobre este tema”.

Más puntos en común

Sin duda que las enfermedades parasitarias tienen diferente prevalencia a lo largo y a lo ancho del país, según las condiciones epidemiológicas.
“En los hogares con bebés, niños o adultos mayores de 65 años, se propone una desparasitación integral preventiva con una frecuencia establecida, generalmente mensual”, sostuvieron nuestros entrevistados. A esto Paoloni agregó que, también en este grupo de familias, recomienda un análisis de material fecal cada 4 meses y no cada 6 como con el resto de los pacientes.
“Este paradigma lo rompimos hace años, educando a la clientela y accediendo a nuevas tecnologías que no sólo facilitaron y dotaron de precisión al servicio, disponiendo incluso de los resultados mucho más rápido para comunicar a los clientes”, aseguró Paoloni.

No desparasitar a ciegas

En su Veterinaria Vida, el MV Javier Paoloni.

En su Veterinaria Vida, el MV Javier Paoloni.

Como se dijo, también en el caso de Veterinaria Vida de Río Cuarto se hizo evidente un aumento no sólo en los tratamientos, sino también en los análisis de materia fecal de alrededor de un 30% con relación a la prepandemia.
“Hace años hacemos análisis de materia fecal. Las drogas que usamos son las que ajustamos al análisis de su resultado. Muchos análisis dan positivos a Trichuris y Ancylostoma, así como a Dipylidium”, reforzó nuestro entrevistado y explicó que luego de revisar al perro, en la veterinaria se genera un encuentro formal en el escritorio con los tutores, en donde “le explicamos la situación y le indicamos los pasos a seguir en el tratamiento”, manifestó Paoloni.
“Es una estrategia de diferenciación que, a su vez, nos permite no usar antiparasitarios a ciegas. Debemos ofrecer seguridad y tranquilidad”, sostuvo.
Más allá de esto, el profesional abordó un tema que se replica en todo el país.
“Muchos cachorros vienen adoptados o comprados, con su cartillita, su vacuna y sus tutores dicen que están desparasitados. Pero cuando les hacemos el análisis, aparecen huevos de muchos parásitos. Esto nos llevó a defender los análisis coproparasitológicos como un pilar fundamental de la medicina preventiva en perros de todas las edades. No decimos que los animales no hayan recibido el antiparasitario, sino que probablemente no haya sido el indicado para tratar su situación particular”, concluyó.
No se puede perder de vista tampoco que son numerosos los factores por los cuales la desparasitación interna o externa puede fallar incluso usando los productos indicados y aplicados.
Frente a esto y destacando también que, en Veterinaria Mitre, por el contexto de sus clientes, se suele recomendar el uso de antiparasitarios spot on, Matías López destacó que busca mantener informada a su clientela con charlas de capacitación trasmitidas por redes sociales y sugiriendo un programa de control en las consultas y en el mostrador. Asimismo, abordó otra problemática frecuente. “El paradigma a romper aquí es el del perro «de la calle», al que el propietario o tutor hace años le da de comer y lo tiene en el frente de la casa o en su patio, pero no termina de hacerse cargo de su sanidad”.

Tomar cartas en el asunto

“Nuestros clientes venían tomando conciencia de la importancia de la sanidad de sus mascotas; entendieron que no es sólo la vacunación lo que asegura la salud del animal. Consideramos que al tener que aislarse, no solamente afianzaron el vínculo con sus mascotas, sino que también se informaron y, a raíz de eso, aumentaron las consultas en nuestro Centro”, agregó Alejandro Bouzout, quien nos explicaba que ha establecido cambios en este tiempo, comenzando a recomendar la desparasitación más frecuente, tanto en perros como en gatos. Además, el veterinario asegura que es posible implementar desparasitaciones preventivas de rutina que, además de parásitos externos, incluyan parásitos internos. Y destacó: “La recomendación del veterinario es fundamental. Es la base de todo éxito en un plan sanitario. Los clientes siempre confían en nosotros y es fundamental que tengamos las ideas claras e innovadoras para solucionarles los problemas”.

¿Más opiniones de los veterinarios?

Bajo el paraguas de VetData y el soporte de la Revista 2+2, se realizó un muestreo entre más de 100 veterinarios y veterinarias de distintas partes del país, a fin de abordar un tema clave y bien concreto: la prevención y control de parásitos internos y externos en perros. Aquí, algunos datos.

  • Cerca del 60% de los encuestados aseguró que el impacto de las parasitosis internas en los perros es mayor hoy que previo a la pandemia, por la mayor vinculación que se dio entre los animales y las personas en los períodos de aislamiento.
  • Frecuencia con la que los encuestados aseguraron desparasitar a los perros en sus veterinarias: el 50% al menos cada 3 meses; el 26% una vez cada seis meses; un 16% todos los meses y un 8% una vez al año.
  • Casi un 70% de quienes manifestaron desparasitar cada 6 meses a 1 año, considera que esta frecuencia debería ser mayor.
  • ¿Análisis coproparasitológicos en caninos? Un 60% aseguró realizarlo sólo ante sospecha de sintomatología, mientras que un 25% lo realiza esporádicamente y sólo un 15% de manera rutinaria y con frecuencia.
  • Un 82% del total aseguró proponer un tratamiento combinado contra parásitos internos y externos en los perros que atienden en sus veterinarias.

Lezcano. “Hay que seguir luchando”.

Lezcano. “Hay que seguir luchando”.

En octubre se realizó “Expo Cannabis” en La Rural de Palermo (CABA). Entre los stands y salas de conferencias, estuvieron los Veterinarios Cannábicos Argentino. No te pierdas la nota.

Los Veterinarios Cannábicos Argentinos son un grupo de profesionales que brinda información sobre el uso del Cannabis en la medicina veterinaria, asesoran a profesionales y ofrecen una guía a tutores que buscan brindar ese tratamiento a sus mascotas.
Sin embargo, el uso del Cannabis en animales no está contemplado en ninguna de las normativas vigentes en el país. Según el MV Nicolás Destefano, esta es una de las razones que explican su presencia en esta exposición.
“Estamos peleando para que los veterinarios, como agentes de salud, también seamos tenidos en cuenta en el marco regulatorio y podamos ofrecer esta terapia a nuestros pacientes. Los animales se merecen ser tenidos en cuenta y se debe contemplar su derecho a la salud”, destacó.
Más allá de esto y en el Pabellón Medicinal, la MV Paula Lezcano ofreció una conferencia sobre Cannabis medicinal en veterinaria, destacando una serie de hitos e información relevante. Se destacó que, dada la situación legal en nuestro país, hasta el momento hay un único estudio, llevado a cabo en la Universidad de La Plata, a cargo de la Dra. María Fabiana Landoni, sobre el uso de fitopreparados en el tratamiento de perros con epilepsia refractaria.

ACCEDÉ AL INFORME COMPLETO REALIZADO POR MOTIVAR SOBRE ESTE TEMA
HACÉ CLICK ACÁ

Ahora bien, ¿por qué arriesgarse a prescribir un producto que no es legal? Frente a este interrogante, el MV José Massabo respondió con contundencia: “Si hay una herramienta como el cannabis, que tiene menos efectos negativos que otro medicamento, ¿cómo no vamos a usarlo? Parte de nuestro trabajo es aliviar el sufrimiento de los pacientes”. También Paula Lezcano se pronunció respecto del interrogante planteado por MOTIVAR: “Lo hacemos porque genera bienestar. Lo veo en mi consultorio, soy fisioterapeuta y realizo rehabilitación en animales que sufren de dolor crónico. Defiendo la planta porque hace bien y mejora su calidad de vida. Hay que luchar por ello”.

*Esta nota fue publicada en la edición Nº 227 de MOTIVAR

Morante. Un referente en el campo oficial.

Morante. Un referente en el campo oficial.

Marcelo Morante es profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Plata y coordinador del Programa Nacional de Investigación de los usos medicinales del Cannabis, del Ministerio de Salud de la Nación.

“Los cambios primero se legitiman en la sociedad y después se legislan, esa es la secuencia del cannabis en el mundo y sigue el mismo camino en Argentina. Primero fueron las mamás con sus niños y ahora son los veterinarios organizados los que van a lograr que el marco regulatorio los contemple como actores fundamentales que son en este tema”, explicó el profesional. Y agregó: “Ese paso Argentina lo va a dar en un tiempo no muy lejano: si no es por la vía de la Ley 27.350 será el próximo marco regulatorio en que los pueda contener. No creo que pase mucho tiempo hasta que sean incorporados a la legislación”.

LEÉ EL INFORME COMPLETO REALIZADO POR MOTIVAR SOBRE ESTE TEMA
HACÉ CLICK ACÁ

Además, Morante agregó: “Los tutores ya han decidido que sus mascotas reciban este tipo de productos. Es una cuestión de tiempo y de tener el marco regulatorio adecuado para que se desarrollen productos de grado y de calidad a los que los veterinarios puedan acceder”.
Consultado por MOTIVAR en cuanto al avance de la industria farmacéutica en el tema, recordó que en nuestro país ya hay un producto a base de Cannabis registrado y aprobado para su uso en humanos, el Convupidiol, del laboratorio Alef Medical Argentina. “Esperamos que ningún actor quede fuera, ni los laboratorios, ni quienes hacen cultivos controlados con analítica en las universidades”, explicó el referente, asegurando que para que avance la industria farmacéutica (inicialmente en el área humana) hace falta avanzar el desarrollo de una materia prima que cumpla con los parámetros adecuados.

*Esta nota fue publicada en la edición Nº 227 de MOTIVAR