noviembre 2021 - Página 4 de 4 - Revista 2+2
2+2- Descargar Impreso – Main
Home2021noviembre (Page 4)

La telemedicina veterinaria ha demostrado todos los beneficios que aporta tanto al paciente como a los profesionales.

La telemedicina veterinaria ha demostrado todos los beneficios que aporta tanto al paciente como a los profesionales.

¿Conoces la E-salud animal y cómo las nuevas tecnologías pueden ayudarte en tu profesión e impactar al mundo?

Escribe Dra. Cecilia Henríquez Coronado
MV, MSc, asesora, consultora y docente en E-salud animal*.

Desde hace ya varios años que se utilizan las nuevas tecnologías (robótica, Inteligencia Artificial, IoT, telemedicina, impresiones 3D, realidad virtual, etc.) aplicadas a las ciencias veterinarias, lo que se conoce en inglés como «Animal e-Health» o «E-salud animal».
Y esto ¡ya no es ciencia ficción!, es una práctica que se aplica, crece y se desarrolla tan rápido como la 5G y no solo en animales menores, también en ganadería y fauna silvestre. Quienes trabajamos en E-salud animal (e-veterinarios) conocemos la utilidad y el impacto de incorporar las nuevas tecnologías a la formación veterinaria de pre-grado, post-grado y también en la práctica profesional.
Las nuevas tecnologías pueden ayudar, por ejemplo, a muchos animales silvestres, amenazados, en peligro de extinción o en vías de desaparición. Hace años que diferentes proyectos trabajan con herramientas como drones y cámaras, para estudiar, monitorear, contabilizar, seguir o vigilar animales en su medioambiente y así obtener datos en tiempo real que puedan protegerlos de, por ejemplo, cazadores furtivos, de la pesca industrial o hacer relevamientos poblacionales.
Tanto animales terrestres como marinos, pueden beneficiarse del uso de diferentes tecnologías para prevenir ataques y muertes de parte del ser humano, la aparición de brotes o enfermedades (re)emergentes, para llevar un registro del número de individuos y aplicar medidas protectoras precoces.
Para estos fines, la Inteligencia artificial es de gran utilidad para analizar formas, tamaños, colores, sexos, especies y conductas de forma no «invasiva».
Además, sus algoritmos, el aprendizaje automático o las redes neuronales del deep learning, pueden ayudar a diagnosticar o predecir, más rápido y con mayor certeza o precisión, una gran cantidad de síntomas o enfermedades animales.
La impresión 3D también es un aliado para soluciones médicas veterinarias, existen diferentes modelos, diferentes colores, diferentes materiales y para diferentes tipos de animales. Incluso hay algunos modelos personalizados o «perrunizados» / «gatunizados».
La telemedicina veterinaria por su parte, ha demostrado en estas casi 4 décadas, todos los beneficios que aporta tanto al paciente, cliente como a los médicos veterinarios o equipos veterinarios.
Su usos y limitaciones dependerán del tipo de servicio ofrecido y de los usuarios que participan en el intercambio médico a distancia, así como de las restricciones éticas y reglamentarias de cada país.
Esta pandemia ha permitido a muchos colegas empezar a usar las nuevas tecnologías para brindar cuidados de salud a distancia y garantizar el bienestar de los pacientes en periodos de confinamiento o como medida de prevención o de mitigación de riesgos.
Para hacer más certera la telemedicina, se pueden usar herramientas adicionales como objetos conectados, sensores, inteligencia artificial o simplemente una buena guía de evaluación del dolor.
En gatos, se puede utilizar la Feline Grimace Scale (Escala de Mueca Felina) de la Universidad de Montreal, una herramienta válida, rápida, confiable y fácil de usar, que puede ayudar con la valoración del dolor (Nature, 2020) y que se complementa con la aplicación para dueños “Tably®”. La salud conectada veterinaria, utiliza objetos conectados o dispositivos médicos para evaluar, alimentar, hidratar, monitorear, vigilar o facilitar la vida y el bienestar a los animales a distancia. Y es un excelente complemento a la medicina veterinaria preventiva y de precisión.
Los nuevos retos para los actuales y futuros Médicos Veterinarios es innovar nuestra forma de pensar y ejercer, estando abiertos a las NTIC y siendo críticos, para que entreguen el mayor beneficio de forma ética, óptima y segura.
Recuerda que los clientes también cambian, se digitalizan y se transforman en usuarios hiperconectados y algunos incluso, tecnófilos, tanto que hoy se usa el término «conexsumidores». Entonces, ¿por qué no comenzamos a utilizar una Medicina Veterinaria más global y globalizada que considere los avances tecnológicos y tendencias digitales actuales para ofrecer un servicio profesional más actualizado y conectado?
Siendo la Medicina Veterinaria un «bien común mundial» en plena evolución y los médicos veterinarios los expertos en salud animal, debiésemos ser líderes de opinión e innovación para ofrecer un servicio profesional 4.0.

* Dra. Cecilia Henríquez Coronado, MV, MSc, asesora, consultora y docente en E-salud animal, Telemedicina, Inteligencia Artificial, Innovacion, Marketing y Gestión. Revolutionvet, Francia. cecilia.henriquez.c@protonmail.ch

¿Cuáles son los puntos críticos que debemos considerar cuando establecemos la prevención de pulgas, garrapatas y otros artrópodos dañinos para las mascotas?

Escribe Pablo J. Borrás
Vet. Esp. MSc.
pablojesusborras@gmail.com

Con la llegada de los meses más cálidos, como veterinarios debemos reforzar en la consulta diaria algunos conceptos claves para prevenir y controlar los ectoparásitos que aquejan a perros y gatos.
La prevención tiene como objetivo no solo proteger a las mascotas de los daños que provocan los ectoparásitos, sino también mitigar el riesgo de transmisión de enfermedades que pueden inclusive comprometer la vida del paciente.
Para ello, se debe considerar a cada animal en particular para diseñar la mejor estrategia en cada caso considerando la especie, edad, antecedentes médicos, ambiente en donde se encuentra y sus hábitos de vida.

Con la llegada de los meses más cálidos, debemos reforzar en la consulta diaria algunos conceptos claves para prevenir y controlar los ectoparásitos que aquejan a perros y gatos.

Y aunque en el verano hay un aumento de la abundancia de pulgas y garrapatas (entre otros ectoparásitos) la prevención debe ser sostenida durante todo el año siguiendo las indicaciones del profesional.
A continuación, compartimos algunas claves para reforzar la prevención y el control durante el verano, cuando los tutores vienen a consultar por las pulgas y garrapatas, para sentar las bases sobre las que nos apoyaremos durante todo el año.

  • Si las mascotas viajan a la playa, la montaña, a zonas rurales e inclusive a otros países deberemos reconocer los riesgos de cada ambiente o lugar para establecer pautas de manejo, así como reforzar las medidas de prevención.
  • En ocasiones deberemos recurrir a la combinación de productos (teniendo en cuenta los principios activos de cada uno) para asegurar una mejor protección, principalmente contra pulgas, garrapatas, mosquitos y flebótomos. Estas combinaciones deben ser indicadas por el profesional veterinario que conoce los datos del paciente y los fármacos disponibles en el mercado.
  • Probablemente la garrapata más prevalente en perros argentinos sea Rhipicephalus sanguineus sensu lato. La misma produce daños durante el proceso de ingesta de sangre sobre los animales y transmite numerosas enfermedades como la ehrlichiosis y la hepatozoonosis. La estrategia de prevención incluye la aplicación de productos sobre la mascota, pero también un manejo ambiental integral.
  • Hoy por hoy, se habla de que existe resistencia de los ectoparásitos en mascotas principalmente por fallas en los tratamientos, siendo el ejemplo más notorio el de las pulgas. El tratamiento de estas se basa en tres pilares: la aplicación de productos sobre el animal problema, sobre todos los animales convivientes y un manejo ambiental. Esto debe realizarse en forma sostenida en el tiempo bajo el asesoramiento veterinario.
  • Por último, la presencia de pulgas y garrapatas en las mascotas no solo perjudican a nuestros compañeros, sino que también constituyen un riesgo para la salud de la familia. Estos ectoparásitos, ocasionalmente, pueden transmitir enfermedades para las personas.

Por todo esto, es fundamental que hagamos hincapié en nuestra consulta diaria sobre la importancia de la prevención y control de parásitos externos en el verano (y durante todo el año).

Accedé a todas las notas de Pablo Borrás en esta Revista 2+2

Accedé a todas las notas que Pablo Borrás, Magíster en prevención y control de Zoonosis, compartió durante 2021 en este medio haciendo click acá.

El equipo de Veterinaria La Marca: MV Juan Mazzocchi, Valeria Demattei (auxiliar), MV Paula Deluca y MV Alejandro Carballo.

El equipo de Veterinaria La Marca: MV Juan Mazzocchi, Valeria Demattei (auxiliar), MV Paula Deluca y MV Alejandro Carballo.

Esta veterinaria ubicada en Mercedes, Buenos Aires, invirtió en su transformación. Uno de los socios, el MV Alejandro Carballo, nos cuenta el proceso de crecimiento.

Escribe Guadalupe Varelli
De la redacción de Revista 2+2

Alejandro Carballo parece ser de esas personas que, ante la adversidad, encuentra un camino lateral y se deja llevar por nuevos rumbos.
Nació y se crió en la Ciudad de Buenos Aires, pero cuando se quiso inscribir a la carrera de Veterinaria, los cambios en los programas de estudio que estaban en marcha en ese mismo momento complicaron su ingreso. Un amigo le sugirió ir a estudiar a La Plata y ¿por qué no? Allí fue y allí se recibió.
Volvió a Buenos Aires a ejercer su especialidad y su pasión: los caballos. Trabajó como asistente hasta que otra vez un comentario le abrió un nuevo horizonte. ¿Y si nos ponemos una veterinaria en Mercedes? La sugerencia vino de parte de su amigo y colega Juan Mazzocchi, veterinario dedicado a bovinos y propietario de tambos. Entre los dos, en 2005 abrieron La Marca, una veterinaria orientada a grandes animales en la puerta de entrada de Mercedes, en la provincia de Buenos Aires.
Nuevo lugar de residencia, nuevos desafíos. La cosa marchaba bien hasta que llegó la pandemia. La actividad vinculada a los caballos estuvo prácticamente detenida durante más de un año. En contraposición, y siguiendo la tendencia de la que venimos hablando esta Revista 2+2, la atención de pequeños animales crecía día a día.
Podían seguir con su plan inicial, el que tenían previsto, la atención de grandes animales, o podían escuchar la nueva demanda y hacer algo al respecto. Así comenzó el proceso de reconversión de La Marca, hoy con nuevo local, un equipo más grande, más servicios y un gran crecimiento y renovación de su cartera de clientes.
Para conocer más sobre este proceso de cambio, repasamos parte de la entrevista concedida a Facundo Sonatti, de www.motivar.com.ar. y que se puede ver a completa a continuación:

Escuchar la demanda

Ante la pregunta por el puntapié de esta reconversión, Carballo cuenta que el cambio fue progresivo, de a poco. Cuando empezaron a llegar las primeras consultas de pacientes caninos no estaban preparados, los atendían en el mostrador. El primer paso en este proceso de cambio fue destinar un cuarto a la atención de pequeños animales y contratar una veterinaria que se ocupe especialmente de ellos.
El crecimiento del segmento de pequeños siguió siendo gradual hasta el comienzo de la pandemia, cuando aumentó de forma exponencial y la búsqueda de un lugar más grande se convirtió en una necesidad.
“Cuando vimos que los clientes no entraban en el local, que tenían que esperar afuera, incluso con lluvia, nos dimos cuenta de que ya no estábamos brindando el servicio que se merecen”, comentó Carballo para explicar por qué se decidieron a hacer una inversión que implicó una reconversión del plan de negocios de la veterinaria, que sigue atendiendo grandes animales pero hoy tiene una pata fuerte en las mascotas.

La nueva La Marca

Impulsados por el gran crecimiento en el área de pequeños animales, durante la pandemia se mudaron a un lugar más grande, con un local de 200 metros cuadrados para servicio, 3 oficinas en el primer piso y lugar para estacionamiento de 8 autos.
“Hicimos esta inversión pensando en ofrecerle más y mejores servicios a nuestros clientes. Tenemos tres consultorios, un consultorio exclusivo para gatos con sala de espera independiente, un quirófano, una sala de imagen con radiología digital y ecografía, todo pensado para el cliente de hoy, que busca resolver todas sus necesidades en un solo lugar”, detalló Carballo.
El equipo también creció. Hoy cuentan con la colaboración de la MV Paula Deluca, y una auxiliar veterinaria, Valeria Desmate. También incorporaron dos pasantes al equipo, a punto de recibirse, para poder ofrecer mejor servicio a los clientes.
Además, sumaron especialidades con un anestesista que atiende una vez por semana y una cardióloga cada 20 días.

Una ubicación estratégica

La Marca estuvo ubicada históricamente en la entrada de la ciudad de Mercedes. El lugar funcionaba, era cómodo para los productores y vieron que también lo era para los tutores de las mascotas, por lo que la búsqueda de un nuevo local llevó su tiempo ya que no estaban dispuestos a perder esa ventaja.
Carballo da cuenta de los beneficios que les trae esa ubicación estratégica: “Al no tener que entrar en la ciudad ni lidiar con el tránsito del centro, se acercan clientes de otras localidades cercanas, como San Andrés de Giles, Areco y Navarro. Otro factor fundamental, aunque no lo parezca, es el estacionamiento. Tener que dejar el auto a tres cuadras cuando venís con un animal lastimado es un inconveniente, por eso contar con estacionamiento propio es un diferencial importante”.

Sumar la gestión a las tareas diarias

Ante el parate del sector equino que se vivió durante la pandemia, Carballo se abocó a la administración y gestión del crecimiento que se dio en el área de atención de pequeños animales. “La parte administrativa está a mi cargo. Viendo que me iba a superar empecé a hacer cursos de gestión, me asesoré para contratar un sistema; porque al crecer el Excel ya no era suficiente, tuve que buscar asesoramiento”.
Esto es algo que Carballo recomienda y lo dice de forma simple y directa: “Si querés crecer, tenés que buscar ayuda.”
La faceta comercial suele ser la menos desarrollada por los veterinarios, y Carballo no era la excepción: “Para mí este proceso no fue fácil, la facultad no me dio ninguna herramienta en cuanto a lo comercial, ni a la venta, o cómo saber cobrar… Hoy tengo que manejar una cartera de clientes, proveedores, espacios físicos, impuestos, cosas para las que no tenía ninguna preparación, fui aprendiendo a los ponchazos.”
Otro factor que destaca este veterinario emprendedor es que la administración de todo este crecimiento implica mucho tiempo, por eso, aunque sigue atendiendo equinos por la mañana y está a cargo de la parte de radiología, intenta destinar las tardes para estar en la veterinaria. “La gestión demanda mucho tiempo”, enfatizó.

Un esfuerzo que rinde

Escuchando el trabajo que implica la gestión y administración de una veterinaria en crecimiento, vale la pena preguntarse si aporta beneficios en la misma medida.
Según Carballo, la respuesta es positiva. El aumento exponencial del área de pequeños animales aportó al negocio otro perfil de clientes, muy distinto, que requiere un trato diferente ya que su mascota es parte de su familia, no un activo de su empresa. “Hay que estar preparado para eso y hay que tratar de darle lo que viene a buscar, de ponerse en el lugar del cliente, eso hace que tengas que abrir un poquito más la cabeza”, comentó. Además, el flujo de clientes aumentó también, considerablemente, el cash-flow en el día a día, porque además de las consultas, se derivan de ellas ventas de alimentos y accesorios.

Hacia adelante

El desafío de La Marca es, en palabras de Carballo, “empezar a funcionar como un reloj”. Un nuevo local, un nuevo sistema de gestión, un equipo en crecimiento, más servicios, una cartera de clientes renovada, todo eso en pocos meses.
“Tenemos que adaptarnos y empezar a trabajar como un engranaje, para eso tenemos que diseñar protocolos de trabajo, darle funcionalidad a todo esto”, destacó.
Además, en los planes está seguir sumando especialidades, como dermatología, y realizar alianzas con distintos médicos veterinarios para poder ofrecer todo lo que los clientes demandan. “Queremos seguir creciendo apostando siempre a ofrecer el mejor servicio”, concluyó Carballo.

Un informe sobre el Mercado de las apps a nivel mundial publicado por la empresa App Annie reveló que los consumidores promediaron 3 horas y 40 minutos en dispositivos móviles en 2019, un 35% más desde 2017.

Escribe Gimena Rubolino
De la redacción de Revista 2+2

Se trata de servicios útiles que pueden utilizarse dentro del negocio o sugerirse a los dueños de perros y gatos durante su visita en la clínica.
Un informe sobre el Mercado de las apps a nivel mundial publicado por la empresa App Annie reveló que los consumidores promediaron 3 horas y 40 minutos en dispositivos móviles en 2019, un 35% más desde 2017.
Según este reporte el desarrollo de este tipo de soluciones seguirá en ascenso en todo el mundo, incluyendo la Argentina.
El relevamiento además muestra que “América latina hispana es uno de los mercados móviles de más rápido crecimiento en todo el mundo, al registrar más de 2.500 millones de instalaciones durante el primer trimestre de 2021”.
Dicho relevamiento también detectó que las empresas de aplicaciones móviles en los países de habla hispana de América latina invirtieron cerca de u$s 690 millones en campañas de adquisición durante el año 2020.
Además, reveló que las apps de finanzas y negocios son las que más crecen en demanda en América latina y Google Play es la tienda dominante para las descargas de aplicaciones en Latam dado que 9 de cada 10 aplicaciones se descargan allí.
A la hora de recurrir a las apps tenemos una gran variedad en el mercado. Tienen muchas ventajas y usos de acuerdo con las necesidades de los clientes.
Algunas de las más prácticas:

Perros y gatos

  • My talking pet: esta herramienta permite dar vida a una foto de nuestro perro o gato desde nuestro teléfono o Tablet. Simplemente hay que cargar una imagen, marcarle tres áreas (ojos, boca y pera) y grabar un mensaje.
    Segundos después, la mascota repetirá lo que dijimos, moviendo los labios y los ojos. Entre otras ventajas que ofrece la aplicación, permite elegir el tono de voz, entre aguda de gato a más grave de perro y compartir el video en redes sociales o enviarlo a la casilla de mail. Está disponible tanto para equipos iOS y también Android.
  • Mi mascota: permite marcar las vacunas y desparasitación de las mascotas; además de la fecha de sus cumpleaños. Está disponible para sistema Android y es de fácil uso.
  • Back2Gether: aplicación gratuita que permite conectar a quién perdió su mascota con aquella persona que la encontró. Para eso se diseñó un mapa interactivo mediante el cual se puede marcar con exactitud el lugar en el que fue visto por última vez, dejar características del animal y así ayudar a que puedan identificarlo. Tiene una interfaz simple y está disponible español y en inglés, y también tiene su propia página web y cuenta en Facebook.

Las Apps en la clínica

Javier Pizarro, administrador de las redes de la veterinaria Merli ubicada en el barrio de Villa Crespo explica que “en la clínica nosotros utilizamos My Vete; se trata de un sistema automático de recordatorios para vacunas y turnos.
Además, cuenta con una app para los clientes que permite que tengan acceso a los estudios, turnos, etc.”
“Creo que la tecnología es una herramienta muy útil que tanto los trabajadores de la veterinaria como los clientes pueden utilizarla y sacar sus beneficios según el criterio personal” agrega.
Otras veterinarias de capital como San Sebastián, ubicada en avenida Pueyrredón y veterinaria Alem reconocen no utilizar apps por el momento.

Algunas apps para recomendar en la veterinaria

  • Friskies Cat fishing: es una aplicación para entretener a los gatos. El felino tratará de tomar a los peces que salen del agua. Cuenta con tres niveles diferentes y la puntuación se puede compartir en las redes sociales. Como recomendación el dispositivo preferentemente debe ser grande para que el gato pueda interactuar mejor; se debe colocar en una superficie plana para evitar riesgos de caída y con un protector adecuado.
  • Cat training: esta app entrega útiles consejos para solucionar problemas con los felinos como su baño, toma de medicamentos, y temas generales de conducta. Además, permite hacer un seguimiento de sus avances y entender mejor sus necesidades.
  • Dogo: es una buena herramienta para entrenar perros o cachorros de una manera sencilla. La aplicación cuenta con hasta 60 entrenamientos diferentes y trucos. Además, se pueden establecer metas, registrar el progreso de cada día y viene integrado un clicker, que emite un sonido de recompensa a nuestra mascota si lo ha hecho bien. Como ventajas destacadas: podremos ver explicaciones de expertos con los que nuestro animal de compañía puede aprender cual es el lugar y momento de ir al baño o por qué los muebles no se deben morder. Por último, dentro de la propia aplicación tenemos un chat con entrenadores expertos que brindan consejos específicos y nos ayudan a mejorar en los entrenamientos.
  • Dog Walk: esta aplicación permite controlar las rutas que siguen al pasear a nuestras mascotas.
    Además, se pueden tomar fotos.
    Si el usuario lo desea los paseos y sus estadísticas se comparten en redes sociales y se pueden colocar récords para intentar batirlos.
  • Ikibble Free: brinda detalles específicos sobre los beneficios o desventajas de cada tipo de alimento, así se puede ir aprendiendo y elaborando la dieta ideal (siempre con el consejo de un especialista) y ayudar a evitar el sobrepeso de las mascotas.
  • Nombres para perros: ofrece una recopilación de razas e información sobre los nombres más populares según el tipo de mascota.

¿Tener una App propia en la veterinaria?

A la hora de pensar en armar una app para utilizar en la clínica veterinaria y por qué no compartir con nuestros clientes es fundamental evaluar los pros y contras.
El licenciado en Informática Osvaldo Guzmán sostiene que “ante todo debemos tener en cuenta cuál es la necesidad y el tipo de usuario al que estará dirigido el servicio”.
“Es decir si la app será para uso propio o para nuestros clientes, por ejemplo. Su utilidad está determinada por la necesidad y el tipo de usuario. Este punto es importante porque los desarrolladores adaptan la app a ese público al que buscan llegar. Por ejemplo, si en la clínica la mayoría de los clientes son mayores, tendremos que pensar en una app más intuitiva que agilice cualquier tipo de manejo de información a esas personas y beneficie a la veterinaria” detalla.
Y agrega: “Con respecto al costo, esto depende del modelo de negocio y del usuario en cuestión. Según la complejidad de la app se determina el valor de inversión, dado que si tiene muchas funciones es más costosa”.
“El precio de una aplicación móvil puede ser desde 1.000 dólares hasta 120.000 o más. Todo depende de las especificaciones de la app. En lugar de pagar por el material se evalúa el tiempo necesario que requiere crear la app. Mientras que algunas aplicaciones se pueden crear en 30 horas otras pueden necesitar 300 horas”, sostuvo también en diálogo con Revista 2+2.
Y sumó: “Si la app es de servicio el fin es mejorar la atención. Hay ciertas aplicaciones que brindan un servicio que ayudan a resolver problemas y el desarrollador cobra una licencia o suscripción por el uso de la misma”.
Más allá de esto, nuestro entrevistado aseguró que “como alternativa podemos adquirir una app o sistema enlatado al que no se le pueden hacer modificaciones. Pero tiene como ventaja su bajo costo dado que es un producto masivo y también la capitalización de experiencia adquirida en el tiempo”. Y cerró: “La elección va a estar dada por la necesidad, funcionalidad y usuario final al cual estará dirigido. Estos productos se pueden conseguir por un pago único que ronda los 100 o 1000 dólares o por licencias mensuales o anuales de 20 dólares en adelante», concluye.