Parásitos internos y cachorros: 5 claves en la consulta veterinaria - Revista 2+2
2+2- Descargar Impreso – Main
HomeEdición ImpresaParásitos internos y cachorros: 5 claves en la consulta veterinaria

Parásitos internos y cachorros: 5 claves en la consulta veterinaria

La consulta pediátrica, el cuidado de las perras preñadas y los controles regulares son puntos nodales del abordaje de esta problemática. De esta manera, se asegura la salud de los cachorros y también de sus familias.

Escribe Pablo J. Borrás
Vet. Esp. MSc.
pablojesusborras@gmail.com

Los parásitos internos pueden afectar a cualquier perro, pero especialmente a los cachorros, ya que cuando son destetados toman mayor contacto con el ambiente y son más susceptibles de adquirir algunas parasitosis como los coccidios (protozoarios del género Cystoisospora, entre otros) o las giardias.
Estos parásitos pueden generar cuadros desde asintomáticos a muy severos, que terminan comprometiendo la vida del paciente y, en algunos casos, pueden contagiar a los humanos.
A continuación, comparto algunas recomendaciones para orientar el diagnóstico, abordar su tratamiento y prevención.

La consulta pediátrica

La primera consulta pediátrica es el punto de partida. Al momento de recibir un cachorro en la clínica veterinaria, hay ciertas cuestiones que tenemos que considerar en relación con los parásitos internos, entre ellas: la edad del cachorro (o al menos, un estimativo), de dónde viene (criadero, refugio, hogar o vía pública) y cualquier antecedente que podamos relevar: ¿fue desparasitada la madre durante la gestación? ¿El cachorro recibió alguna desparasitación antes de la consulta? ¿Qué producto se utilizó?
También es relevante saber si los miembros de la misma camada están cursando alguna enfermedad, ya sea por parásitos o por otras causas.
El ABC con respecto a los parásitos internos en la consulta pediátrica incluye:
a. Realizar un directo de materia fecal (con el objetivo de detectar formas parasitarias en la camilla).
b. Indicar siempre un análisis coproparasitológico.
c. Comenzar con un programa de desparasitación interna adecuada para el paciente, teniendo en cuenta todas las variables del mismo.
Todo esto nos ayudará a orientar el diagnóstico y realizar una correcta valoración clínica del paciente en la camilla.
La atención de las perras preñadas también es muy importante, ya que algunos parásitos (como Toxocara canis y Ancylostoma caninum) se transmiten de la madre a la camada por vía transplacentaria y transmamaria.
De esto se desprenden dos cosas: la importancia de la desparasitación de la perra con productos aprobados para tal fin en el último tercio de la gestación y el inicio del ciclo de desparasitación interna de los cachorros, a partir de los 15 días de vida.

Prevención

Los parásitos internos se pueden prevenir. Para ello, lo recomendable es indicar análisis coproparasitológicos en forma rutinaria que servirán para hacer un diagnóstico certero y así conocer la problemática del cachorro en cuestión.
Será una herramienta clave para chequear si la aplicación de los antiparasitarios ha sido apropiada.
Además, en nuestra región, es recomendable la indicación de controles, mediante estas técnicas, cada tres meses en los perros (TroCCAP, 2019) principalmente en aquellos expuestos a altas cargas parasitarias.
Por último, vale la pena tener en cuenta que algunas de estas parasitosis (como el Ancylostoma y el Toxocara canis) son zoonóticos, es decir, pueden afectar a las personas.
Los más afectados son los niños, los adultos mayores y las personas inmunosuprimidas.
Por eso es importante recalcar en la consulta pediátrica la necesidad de los controles periódicos con el veterinario, el armado de un plan de desparasitación interna y las medidas básicas de higiene del hogar.

Comentarios

COMPARTIR:
Valoración: