¿Por qué motivos cierran hoy las veterinarias? - Revista 2+2
2+2- Descargar Impreso – Main
HomeEdición Impresa¿Por qué motivos cierran hoy las veterinarias?

¿Por qué motivos cierran hoy las veterinarias?

Suerte, buena ubicación… El éxito de una empresa veterinaria depende de quién lidera a su equipo de trabajo. ¿Sabés motivar a las personas que trabajan con vos? Enterate en esta nota.

Escribe Javier Sánchez Novoa
MERCADER Consultora en Gestión Veterinaria
javier.sanchez@consultoramercader.com.ar

Si nos preguntamos por el éxito de una empresa veterinaria podríamos pensar que puede deberse a la suerte, la ubicación geográfica, si está al lado de una escuela o de un supermercado, es decir, en una localización con gran tráfico peatonal.
A veces se dan estas condiciones, pero aun así muchas veterinarias tristemente cierran sus puertas, ¿te preguntaste por qué les pudo haber pasado esto?
Personalmente creo que es la falta de liderazgo en los equipos de trabajo.
¿Coincidís conmigo? Exploremos juntos esta afirmación.
En notas anteriores te mencionaba sobre la característica especial que tiene la estructura de la veterinaria, formada por cuatro dimensiones identificables y que trabajan de forma orgánica, relacionándose íntimamente (Recursos Humanos, Administración y Finanzas, Comercialización y Comunicación).
Puntualmente el tema en cuestión es la gestión de los recursos humanos de forma eficaz y eficiente, aquí es donde debemos marcar un punto de partida.
¿Qué empresa veterinaria podría funcionar sin personal? Ninguna, ¿o no?
La figura del liderazgo o del líder es vital para la gestión de los recursos humanos, tanto por función como por el impacto sobre el grupo… ¿o equipo?
La figura del líder es clave para que, a partir de una célula primordial como un grupo de personas que comparten un área de trabajo, pueda formarse un equipo, con un objetivo y foco único guiados por su líder.
Cuando se da esta transformación de un grupo a un equipo de trabajo es cuando este último determina y nombra a su líder.
Seguramente estarás pensando que eso pasa en equipos de trabajo multitudinarios, en multinacionales.
No, para nada, yo pude observar este comportamiento en muchas empresas veterinarias con estructuras de administración, área médica, como una clínica veterinaria y hospitales veterinarios.
Muchas veces estos líderes no son conscientes de este nombramiento natural.
Algo que tenemos que saber es que un líder puede ser natural o no, pero siempre se comienza como un jefe (nombrado por un director) y luego se transforma (o no) en un líder de equipo.
Pero ¿qué es un líder?
Podríamos afirmar que es la persona que se diferencia del resto de los integrantes del equipo, quien tomará decisiones acertadas para su buen funcionamiento, inspirando a todos los integrantes para que lleguen a los objetivos.
El líder lleva al equipo a donde debe ir, es decir, a los objetivos propuestos. El líder guía al equipo por un camino, no los empuja ni los arrastra, por eso las habilidades de esta figura son clave.
La responsabilidad de los resultados obtenidos, positivos o no, siempre son del líder. No caigas en el error de pensar en diversas excusas de por qué el equipo de trabajo no llegó a los objetivos propuestos.
Analizá que pudiste haber realizado para mejorar los resultados, hacé un análisis con tu equipo para poder determinar qué variables pueden mejorarse, hacelos partícipes de los procesos de mejora.
El líder debe contar con habilidades claves, como motivar a los integrantes del equipo y comunicar los objetivos, tareas y responsabilidades de forma clara y efectiva, sin rodeos.
Debe poder delegar tareas y responsabilidades y desterrar el concepto de “si no lo hago yo, no sale bien” que es totalmente tóxico para el liderazgo.
También debe poder dirigir reuniones de forma exitosa.

10 características del líder

Imagen N° 1. Pirámide de Maslow.

Si hablamos del perfil del líder, podríamos determinar 10 características claves para dirigir a un equipo de trabajo.
1. La confianza en sí mismo es fundamental, y por su puesto en los integrantes de su equipo.
2. Capacidad de comunicarse con los integrantes del equipo, desde él/ella hacia el equipo y viceversa.
3. Contar con una visión de equipo.
4. Magnetismo / persuasión.
5. Hacer que el equipo trabaje como tal y no se transforme en un grupo de trabajo.
6. Mantener contacto con el equipo y todo lo relacionado con sus necesidades.
7. Contar con el valor suficiente para afrontar conflictos e intervenir de forma positiva para su resolución.
8. Compromiso al 100% con el equipo.
9. Capacidad de análisis y negociación ante conflictos internos y externos.
10. Capacidad de observación para poder integrar al equipo de trabajo (y sus objetivos) con los objetivos generales de la empresa.
Cómo podrás observar esto del liderazgo va en serio, no es superficial, es necesario que tomemos conciencia de que se debe trabajar profundamente en estas capacidades necesarias para llevar al éxito a tu empresa veterinaria.

¿Cómo motivar?

Si seguimos profundizando en este mar del liderazgo, es necesario que abordemos otro gran concepto que es la motivación.
¿Te preguntaste alguna vez cómo motivar a tu equipo? ¿solo es dinero?
Analicemos juntos este tema.
Motivar es la “voluntad de hacer, de actuar” siempre con matices diferentes, de acuerdo a la persona. Todos somos diferentes y también nuestras motivaciones.
Podríamos mencionar que hay tres pasos básicos para motivar:
1. Lograr que los integrantes abandonen los conflictos que puedan tener entre ellos.
2. Determinar un puesto claro para cada integrante del equipo.
3. Determinar una política clara de incentivos, que sea discriminante según los objetivos, ya que un integrante “perezoso” no puede tener la misma recompensa que otro que se esforzó para llegar a los objetivos propuestos.
Si hay algo básico y claro es que debemos reconocer las necesidades de cada integrante del equipo de trabajo, para esto debemos detenernos en otra teoría muy interesante, real y aplicable, la “Teoría de Maslow”, la cual nos permite explicar muchos comportamientos humanos, pero hoy vamos a aplicarlo en la motivación laboral.
Todas estas necesidades las ordenó Abraham Maslow (Ver Imagen N° 1) en cinco categorías que van desde las más básicas, como las necesidades fisiológicas, hasta la autorrealización. Analicemos cada una de ellas.
Necesidades fisiológicas: Laboralmente necesitamos crear puestos y remuneraciones reales que le permitan a los integrantes del equipo de trabajo poder solventar sus necesidades básicas (alimento, movilidad, etc). Sin esto es imposible pasar al otro nivel de la pirámide.
Necesidades de seguridad: Como líder tenés la obligación de crear confianza y seguridad en los integrantes del equipo, personas inseguras generan siempre resultados negativos o se pierden en el temor de la sanción. La seguridad es todo.
Necesidades sociales: Los integrantes del equipo necesitan comunicarse con fluidez, también con vos como líder, pero sobre todo es necesario lo gregario, reunirse en equipo al principio del mes para analizar cómo fueron los resultados y si se alcanzaron los objetivos.
Si tu equipo es muy heterogéneo en días y horarios, programa con tiempo la reunión y hacela híbrida (presencial y online) si es necesario, pero no dejes de hacerla.
Necesidades de estima: Todos los integrantes del equipo esperan que los felicites por los logros y que corrijas los desvíos.
Sí, así de extraño, si no marcás los desvíos las personas que forman tu equipo pueden pensar (y sentir) que no importa cómo salgan los resultados y que su trabajo da igual.
Autorrealización: La autorrealización está enfocada a la satisfacción de llegar a los objetivos propuestos, por la persona y por vos como líder, esto es cuando por ejemplo un vendedor llegó a sus objetivos de venta o generó una venta difícil.
En una veterinaria la autorrealización podría ser llegar a los objetivos de pacientes atendidos, número de casos exitosos, baja en los pacientes derivados, aumento de la tasa vacunal, etc.
Con todo lo expuesto, te invito a repensar la gestión de los recursos humanos y sobre todo la motivación de los equipos.
Es importante que antes de planificar incentivos económicos y no económicos, cuentes con información histórica de los resultados del equipo y con el perfil actitudinal de cada integrante.
No todo está perdido, trabajá fuertemente para convertirte en el líder de tu equipo de trabajo, los resultados los observarás en tu empresa veterinaria.

Comentarios

COMPARTIR:
Valoración: